Saltar a: navegación, buscar

Acuario Baconao

Acuario Baconao
Información sobre la plantilla
Acuario Baconao.JPG

Acuario Baconao. Es uno de los lugares mas visitados dentro del parque que lleva el mismo nombre. Es un parque nacional cubano que abarca una amplia región situada aproximadamente a 20 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba, su superficie total es de 84.600 hectáreas. En 1987, fue declarada Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco.

Características

Tunel del Acuario
El Acuario, con un túnel submarino de 30 metros de profundidad, un restaurante y un delfinario.

Ubicado en el Parque Baconao, el acuario de igual nombre, es el lugar donde las personas que visitan la ciudad de Santiago de Cuba, hacen realidad el sueño de la convivencia y el baño con los delfines.Esta especie de animal, entre las más inteligentes del planeta, también ofrece espectáculos que asombran a los más incrédulos y resultan muy atractivos. Con la certera guía de los entrenadores, una pareja de cetáceos realiza acrobacias con aros y pelotas, algunos movimientos de saludos y bailes, además de ofrecer a los más pequeños de la familia la posibilidad de dar un paseo por el estanque.

Lobo Marino
Igualmente forma parte de cada presentación un lobo marino que roba los aplausos del público a través de la interacción con las personas, los diferentes ejercicios y las jocosas ocurrencias que provocan las risas de los niños y adultos.

Otro de los atractivos de esta instalación, perteneciente a la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, es la opción de observar los especímenes marinos comunes en el área del Caribe Este vistoso remanso de tranquilidad, permite a los visitantes observar en su propio hábitat algunos ejemplares del mar, como son los tiburones, morenas y manta rayas. Completan la visita por las profundidades del mar, el recorrido por las peceras, el tiburonario y los estanques arrecifal y oceánico. Platos elaborados a base de pescados y marisocs, son las ofertas de las cafeterías Las Brisas y Marejadas, prometen deleitar el paladar de sus comensales a la vez que disfrutan de los paisajes costeros que bordean el lugar

Delfinario
Los inteligentes delfines y los simpáticos leones marinos, junto a sus entrenadores, deleitan a todos con sus peripecias y astucia.

Una sala de peceras con variedad de especies de aguas dulces y saladas, presenta un diseño de construcción realmente muy original. El estanque dedicado a la vida marina en el arrecife, muestra especies variadas de vivos colores y un majestuoso tiburonario que nos permite caminar bajo los temibles animales acuáticos, son entre otras, las rutas de recorrido por el lugar. Otra de las ofertas que tiene la instalación es el baño con delfines, por la que puede optar si así lo desea. La instalación cuenta con una sala de exposiciones que realiza muestras itinerantes, sobre la vida marina y el patrimonio histórico submarino de la región donde se encuentra enclavada. El acuario Baconao hace las delicias de los que deciden pasar el día en este especial sitio de la geografía santiaguera. Piscinas con tortugas y delfines, con las que puedes tomar un baño si así lo deseas. Una cafetería restaurante que ofrece mariscos y una monumental sala de exposiciones que varía con mucha frecuencia, pero que siempre mostrará objetos, fotos, réplicas o elementos alusivos a la vida en el mar. En la ocasión de la visita que reseñan estas fotos, las expo eran sobre arqueología marina, los océanos del mundo y buques famosos.

Véase también

El Parque Baconao es un parque nacional cubano que abarca una amplia región situada aproximadamente a 20 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba, su superficie total es de 84.600 hectáreas. En 1987, fue declarada Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco. El nombre Baconao proviene de una leyenda local de un niño indígena que vivió en el sur de Cuba durante la etapa Precolombina. La leyenda cuenta sobre un árbol mágico llamado Bacona, que le enseñó al indiecito a tocar música usando los caracoles de la laguna. El pequeño niño era reconocido por su habilidades en la pesca y en la natación, además era un asiduo jugador de Batos (juego indígena cubano similar al béisbol actual). El niño acostumbraba a sentarse a la sombra del árbol bacona a sacar música de su caracol. Todos en la villa estaban fascinados y pensaban que las habilidades para tocar música de un caracol fueron dadas por el árbol. Por eso, empezaron a llamar al niño Baconao. Un día, el niño salió a dar sus paseos habituales por los alrededores de la villa, y nunca se volvió a saber de él. Con el tiempo la música que producía el niño con sus caracoles se escuchaba en la foresta y los pobladores pensaron que la magia del niño había quedado en los árboles, y con el paso del tiempo, empezaron a llamar a la zona Baconao.

Fuentes