Albarracín

Para otros usos de este término, véase Albarracín (desambiguación).
Albarracín
Información sobre la plantilla
Población 
 • Total1 000 habitantes hab.
Albarracin.JPG

Albarracín es una localidad y municipio del suroeste de la provincia de Teruel, en la comunidad de Aragón, España. Enclavada en las montañas del centro del país, esta antigua ciudad de unos 1.000 habitantes se encuentra rodeada de verdes prados regados por varios ríos y una cadena montañosa con la que comparte nombre: la sierra de Albarracín.


Antecedentes

Nombre
Albarracin ha sido habitado por el hombre desde la Prehistoria. En sus montañas hay pinturas rupestres que se atribuyen a pueblos africanos llegados a España después del Paleolitico Superior. La presencia romana queda patente en una serie de lapidas que pueden apreciarse en el basamento de la catedral y en el puente "Rodadilla" a 3 Km. del núcleo urbano.

En la antigüedad sus pobladores llegaron atraídos por la abundancia de caza. Las pinturas rupestres que se han hallado demuestran que fueron buenos artistas y agudos observadores de la naturaleza. Entre sus dibujos figuran grandes bóvidos y otros animales coloreados con un pigmento blanco exclusivo de la zona. Los expertos creen que las cuevas donde se pintaron escenas de la vida, se utilizaban como lugares de reunión para celebrar ceremonias religiosas u otras actividades sociales. Con la invasión musulmana en el siglo IX llegó la tribu bereber de los Banu Razín de donde se cree que deriva el nombre de Albarracín. En la edad media moros judíos y cristianos convivieron juntos demostrándose respeto y tolerancia, lo que se tradujo en la época de mayor prosperidad de la villa. Los artesanos fabricaban objetos primorosos y es evidente que la medicina también tuvo su apogeo, pues se ha desenterrado un juego de instrumentos quirúrgicos que atestigua que los cirujanos incluso operaban cataratas.

Ubicación

Se encuentra situada a 38 Km. De Teruel España

Características

Se trata de un bello conjunto amurallado que, para su mejor defensa, se encarama en lo alto de una peña a 1,171 m. de altura, circundada por el río Guadalaviar que taja un profundo meandro a sus pies. Dentro de la muralla se encuentra la Ciudad, de calles estrechas y sinuosas, dispuestas en la falda de la montaña paralelamente a las curvas de nivel. El pueblo está dividido en tres zonas: el barrio, que es lo primero que el viajero encuentra; el arrabal, en la parte baja del pueblo, junto a la vega, y la ciudad que se identifica con la zona amurallada, famosa por sus casas colgadas y por sus pintorescos rincones.

Albarracin

Presenta angostas calles empedradas de la cuidad donde se puede observar la cautivadora arquitectura de una época remota. Alguno de sus exponentes más destacados son el balcón esquinero, la casa azul, y la casa de Julianeta. Esta última da la impresión de estar gurdando el equilibrio en el cruce de dos calles. Las casas antiguas están edificadas con madera y yeso, materiales muchos mas ligeros que la piedra, un factor clave si se construye sobre una cima. El visitante se siente atraído por las diminutas ventanas con sus cortinas de encaje y sus rejar. Aportan otra pincelada de distinción los aleros a punto de tocarse, los balcones de madera labrada y los originales picaportes que a menudo adoptan formas animales. Todos el que padezca de vértigo debe evitar mirar al fondo del barranco cuando entre en una de las casas colgantes. Como la cuidad está encaramada en un gran peñasco y el espacio es reducido se colocaron algunas de las casas justo al borde del tajo. Corona la colina un castillo árabe, donde una vez estuvo el corazón de Albarracín. La torre del andador es parte de la muralla original construída por los musulmanes en el siglo X. Otras construcciones datan de fechas más tardías son la catedral gótica y el ayuntamiento en forma de U con sus pórticos de arcos de medio punto.

Naturaleza

Albarracín tiene mucho más que ofrecer a los amantes de la naturaleza. la sierra posee una gran variedad de ecosistemas con una generosa fauna y flora, las fuentes, manantiales y las cascadas salpican los montes poblados de árboles y quienes acampan en estos parajes pueden disfrutar de noches estrelladas de suma belleza. Más de cien mil turistas pasean anualmente por las callejuelas de Albarracín.

Monumento Nacional

La Ciudad de Albarracín es Monumento Nacional desde junio de 1961. En diciembre de 1996 recibió la medalla de oro al m'erito en las Bellas Artes. Actualmente se encuentra propuesta por la UNESCO para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza e historia.

Enlaces Externos

Fuentes

  • Revista Despertad. Edición Julio de 2009.