Saltar a: navegación, buscar

Alsacia (Francia)

(Redirigido desde «Alsaciano»)
Alsacia
Información sobre la plantilla
Subregión de Francia
Alsace.jpg
<span/>
Bandera de Alsacia
Bandera

Escudo de Alsacia
Escudo

Mapa de Alsacia
Mapa de Alsacia
EntidadSubregión
 • PaísBandera de Francia Francia
 • RegiónGran Este
Superficie 
 • Total8,280 km² km²
Población (2004) 
 • Total2 240 000 hab.
 • Densidad217 hab/km²
Sitio web oficial
Ciudad de Alsaciaaa.jpg
Edificios de apartamentos en alguna ciudad en Alsacia (posiblemente su capital, Estrasburgo

Alsacia fue una de las 18 regiones históricas de Francia situada al este del país, en la frontera con Alemania y Suiza.

Su capital es la ciudad de Estrasburgo.

Está compuesta de dos departamentos: Bas-Rhin y Haute-Rhin.

Administrativamente desde el 1 de enero de 2016 todo el estado francés se ha reordenado regionalmente con nuevas divisiones territoriales. Alsacia dejó de ser una «región» y se fusionó con las regiones de Lorena y Champaña-Ardenas, conformando entre las tres la nueva región francesa de Gran Este (ley n.º 2015-29).

Idioma

El idioma históricamente predominante de gran parte de Alsacia ha sido el alsaciano, que en realidad es un conjunto de dialectos relacionados con el alemán de Suabia y de Suiza. Desde la Segunda Guerra Mundial, la pertenencia a Francia ha llevado a que la mayoría de los alsacianos hablen principalmente francés, el idioma oficial de Francia. La migración interna e internacional desde 1945 también ha cambiado la composición etnolingüística histórica de Alsacia.

Ubicación

Está situada al este de Francia junto a la frontera con Alemania.

Tiene una extensión de 14 507 km²

Historia

Según testimonian los importantes yacimientos de la comuna de Achenheim, Alsacia está habitada desde el paleolítico.

Desde el siglo XV a. n. e., los celtas comenzaron a establecerse en Alsacia como agricultores, asentándose conjuntamente con migraciones precedentes de iberos orientales y líjios. En el caso de la misma Estrasburgo, que se desarrolló a partir del campamento militar de Argentoratum.

Edad media

En el transcurso de la Edad Media se construyeron numerosas fortificaciones sobre puntos elevados de los Vosgos en la proximidad de la Plana de Alsacia para vigilar y controlar las vías de comunicación que desde antiguo atraviesan Alsacia de norte a sur.

Tras la guerra franco-prusiana de 1870, la mayor parte de Alsacia junto con parte del territorio de Lorena, más tarde constituido en el departamento de Mosela, fueron anexionadas al Imperio Alemán, conformando el Territorio imperial de Alsacia y Lorena.

La región también ha estado fuertemente marcada por la guerra a través del tiempo. El Memorial de Alsacia-Mosela recorre la historia trágica de la Alsacia y Mosela, las áreas a partir de 1870 hasta la reconciliación franco-alemana y el inicio del proceso de construcción europea. El campo de concentración de Struthof (el campo único de su tipo construido en suelo francés) y la Línea Maginot en particular el "Four à Chaux" fortificaciones en Lembach testimonios de la historia trágica de la región.

Primera Guerra Mundial

En la Primera Guerra Mundial (1914-1918) esta ciudad formó parte de Alemania hasta el final de la Guerra en 1918, cuando Alemania tuvo que devolverla nuevamente a Francia.

Segunda Guerra Mundial

Al iniciarse de la Segunda Guerra Mundial, este territorio, que estaba defendido por el sistema de defensa fortificado de la Línea Maginot, pudo librarse de los principales combates de la Batalla de Francia, que se concentraron en torno a Sedán y la frontera belga.

En el otoño de 1944 se libraron duros combates en suelo alsaciano con la entrada en ella de las tropas argelinas y marroquíes de Francia: aunque la 2.ª división blindada del general Leclerc tomó Estrasburgo el 23 de noviembre de 1944 y alcanzó el Rin, otras zonas de la región quedarán todavía ocupadas («bolsas») por los últimos efectivos del ejército nazi en el momento de la rendición en mayo de 1945.

El resultado de la batalla de Alsacia fue la destrucción de numerosas poblaciones de la región, en especial en torno a las bolsas de Haguenau y Colmar.

Clima

El clima alsaciano no tiene buena reputación debido a sus duros inviernos. Sin embargo, la presencia de viñedos demuestra el calor y la insolación en el período estival. Alsacia también tiene precipitaciones más débiles que las regiones próximas.[1]

Colmar goza de un microclima muy seco: es la segunda ciudad más seca de Francia, con solamente 550 mm de lluvia al año.

Otoño

Alsacia en condiciones normales goza de un otoño muy agradable. El encanto de los colores del bosque y de los viñedos dorados incitan a pasearse para sacar provecho del espectáculo de la naturaleza y de las vendimias. La niebla aparece en las llanuras y los valles húmedos que desprenden una atmósfera fascinante.

Invierno

Los inviernos son fríos y las precipitaciones de nieve abundantes sobre el macizo de Los Vosgos, lo que facilita mucho la práctica del esquí. En las zonas de llanura la nieve es menos frecuente que en montaña y las nieblas tienden a estancarse más.

Primavera

La primaveras transcurren generalmente dulces y luminosas con algunos aguaceros y posibles olas de frío. Una época ideal para visitar la región pues las últimas cumbres nevadas de los Vosgos contrastan con los colores verdosos de los prados en primavera.

Verano

Los veranos son calientes y secos. En llanura las temperaturas suben frecuentemente a 30 o 35 °C.

Economía

La ciudad de Alsacia es la tercera región de Francia en términos de PIB. A nivel de agronomía, destaca la producción y elaboración de vinos. En cuanto a la industria, se destaca por la construcción de automóviles de lujo.

Desarrollo social

Cultura

Esta ciudad se ha beneficiado de su situación geográfica central que la convierte en uno de los lugares de paso de las migraciones humanas desde ya antes de la Edad Media y lugar de confluencia de las diversas tendencias del pensamiento europeo, desde el humanismo y la reforma protestante hasta el movimiento contemporáneo de la construcción de la Unión Europea.

Cuenta con más de 250 museos, uno de ellos es el más grande del mundo, tiene una obra maestra en el campo del arte religioso.

Gastronomía

Baeckeoffe, una platillo de la gastronomía alsaciana.

La comida alsaciana es una de las más peculiares de Francia, pues combina recetas alemanas con formas y detalles puramente franceses. Hay que destacar la calidad de sus vinos alsacianos y los vinos blancos fruto de las uvas de las variedades, y sus cervezas. Otros productos de renombre local son las aguas naturales de las fuentes de los Vosgos. Cuenta con tradicionales navideños o los dulces como las galletas y bizcochos (llamados «bredalás») o el «pain d’épice» (pan de miel con especias).

La gastronomía de Alsacia es conocida especialmente por el baeckeoffe, que consiste en rodajas de patatas y otras especies, se caracteriza por su preparación lenta, aproximadamente de 24 horas; por la choucroute, el cual se prepara con hojas de repollo en agua con sal; y las tartes flambées, que son un tipo de tartas que pueden ser preparadas con diversos ingredientes, entre ellos y los más especiales son queso o con panceta y cebolla.

Los platos de su gastronomía en su mayoría suelen contener carne de cerdo, combinándolo con distintos ingredientes, también se sirve el pescado, llamado carpe frite, delicia popular en esta zona.

Vinos

A los vinos se le conceden gran importancia en esta región, ya que Alsacia se considera como una región vinícola.

Patrimonio

Alsacia cuenta con mayor concentración de Europa de los castillos feudales, dando testimonio de su turbulenta historia. Sin lugar a dudas el más famoso de ellos es el castillo de Haut Koenigsbourg que es uno de los monumentos más visitados de Francia. Tiene más de 400 castillos en ruinas, incluyendo el recién restaurado castillo Hohlandsbourg.

Fuentes