Saltar a: navegación, buscar

Atención

Atención
Información sobre la plantilla
Atencion.jpeg
Concepto:Reflejo selectivo de los objetos que implica prescindir simultáneamente de todos los demás.

Atención. Reflejo selectivo de los objetos que implica prescindir simultáneamente de todos los demás. La atención es la inclinación y concentración de la psiquis (conciencia) en determinados objetos que suponen una elevación del nivel de la actividad sensorial, intelectual y motriz. Diversos autores la definen como un proceso, y señalan que la atención presenta fases entre las que podemos destacar la fase de orientación, selección y sostenimiento de la misma. (Ardila, 1979; Celada , 1989; Cerdá, 1982; Luria. 1986; Taylor, 1991).

Funciones de la atención

Una de las funciones más importantes de la atención, es la regulación y el control de la actividad. Con el fenómeno de la atención están vinculados también procesos complejos como espera, orientación y apercepción. La atención puede manifestarse tanto en los procesos sensoriales como en los del pensamiento o motores. El fundamento fisiológico de la atención está en la excitación concentrada en zonas determinadas de la corteza cerebral, en el foco de excitabilidad óptima y la inhibición simultánea, más o menos manifiesta de las demás zonas corticales.

Factores de la atención

  • Factores externos

Son condiciones inherentes a los estímulos que nos afectan como: intensidad y tamaño, contraste, movimiento y cambio, repetición, etc.

  • Factores internos

Son aquellos factores referidos a las características peculiares del sujeto que atiende. Todos ellos se integran en la personalidad, pero para efectos de una mejor comprensión. Estos son: la motivación y los afectos.

Clasificación de la atención

Mecanismos implicados

  1. Atención Selectiva: Es la habilidad de una persona para responder a los aspectos esenciales de una tarea o situación y pasar por alto o abstenerse de hacer caso a aquellas que son irrelevantes (Kirby y Grimley, 1992).
  2. Atención Dividida: Este tipo de atención se da cuando ante una sobrecarga estimular, se distribuye los recursos atencionales con los que cuenta el sujeto hacia una actividad compleja (García, 1997). Por su parte, Kirby y Grimley (1992) utilizan el término Capacidad de Atención para referirse a la capacidad de atender a más de un estimulo a la vez, resaltando su importancia para el aprendizaje escolar.
  3. Atención Sostenida: Viene a ser la atención que tiene lugar cuando un individuo debe mantenerse consciente de los requerimientos de una tarea y poder ocuparse de ella por un periodo de tiempo prolongado (Kirby y Grimley, 1992).

Grado de control

Atención involuntaria

La atención involuntaria está relacionada con la aparición de un estímulo nuevo, fuerte y significativo, y desaparece casi inmediatamente con el surgimiento de la repetición o monotonía. La atención involuntaria tiende a ser pasiva y emocional, pues la persona no se esfuerza ni orienta su actividad hacia el objeto o situación, ni tampoco está relacionada con sus necesidades, intereses y motivos inmediatos. Una de sus características más importantes es la respuesta de orientación, que son manifestaciones electrofisiológicas, motoras y vasculares que se dan ante estímulos fuertes y novedosos, tal respuesta es innata (Luria, 1988). Se presenta dos modalidades

Atención refleja: se produce cuando aparece un estímulo nuevo y de profunda intensidad que lleva a prestarle atención necesariamente. Esta atención decrece significativamente cuando el estímulo quien lo provocó se hace repetitivo. Ejm: atiendo un violento choque de dos automóviles.

Atención espontánea: se produce cuando aparece súbitamente un determinado estímulo que atrae el interés y mueve a atenderlo. Poner atención a una linda mujer que camina por la acera contraria.

Atención voluntaria

La atención voluntaria se desarrolla en la niñez con la adquisición del lenguaje y las exigencias escolares. En una primera instancia será el lenguaje de los padres que controlen la atención del niño aún involuntaria. Una vez que el niño adquiera la capacidad de señalar objetos, nombrarlos y pueda interiorizar su lenguaje, será capaz de trasladar su atención de manera voluntaria e independiente de los adultos, lo cual confirma que la atención voluntaria se desarrolla a partir de la atención involuntaria, y con la actividad propia del hombre se pasa de una a otra constantemente (Celada y Cairo, 1990; Rubenstein, 1982). Luria (1988) basado en las teorías de Vigotsky, apoya el origen social de la atención voluntaria, que se desarrolla a través de las interrelaciones del niño con los adultos, quienes en un inicio guían su atención, ésta se activa ante una instrucción verbal y se caracteriza por ser activa y consciente. La atención voluntaria es suprimida fácilmente cuando se da una respuesta de orientación, por ejemplo cuando el niño se distrae ante nuevos estímulos.

Atención post voluntaria

Surge de la involuntaria. Es un tipo de atención que no se puede confundir con la atención involuntaria por cuanto está relacionado con tareas y objetivos concientes, o sea, provocados premeditadamente. Por otra parte es diferente de la atención voluntaria, por cuanto no se exige fuerza de voluntad, en todo caso fuerza de voluntad manifiesta, para mantener la atención.

Leyes de la atención

La psicología de la atención ofrece algunas leyes, cuyo conocimiento servirá para estructurar normas y técnicas desde el punto de vista de la venta.

Ley de Bretano

En el fluir de la conciencia, esta siempre se halla ocupada en algo, y ese "algo" sobresale en la corriente conciencial". Esto se traduce en que la mente nunca puede estar en blanco, siempre esta pensando en algo.

Ley de la prioridad

Cuando algo se atiende y se destaca en la conciencia otros puntos se inhiben en ella". Esta ley se refiere a que cuando aparecen puntos en la conciencia que destacan y sobresalen, los demás desaparecen restándoles importancia y atención.

Ley de la afectación

Si la atención se polariza en algo, es porque ese "algo" nos afecta de alguna manera emotiva o volitiva". Las cosas que emotivamente no sentimos o volitivamente no queremos y que en consecuencia no nos afectan, no son objeto de nuestra atención. Como consecuencia de la ley de la prioridad y la ley de la afectación, se atiende lo que se aprecia o desea y en consecuencia se desatiende lo que no se aprecia, estima ni se desea.

Ley de monodeísmo

La atención es monodeísta". Significa que no se pueden atender dos cosas al mismo tiempo, la atención no se puede enfocar simultáneamente sobre dos cosas.

Ley de la labilidad

La atención es móvil y de muy corta duración". La atención no dura sobre un mismo punto de un objeto o aspecto de una idea, más que 5 o 6 segundos, en sujetos entrenados y en condiciones experimentales de laboratorio, se ha llegado a los 24 segundos. Cuando creemos atender por más tiempo, en realidad estamos fijando la atención en diferentes puntos, aspectos o facetas del objeto o idea en cuestión.

Ley de la fijación

La atención puede fijarse en ideas y en objetos, así como en percepciones y vivencias". Es decir, que si bien la atención no puede fijarse simultáneamente en dos ideas, ni en dos objetos, en cambio es capaz de proyectarse en una idea y vivencia.

Anomalías de la atención

  • Hiperprosexia: es el exceso de atención, el sujeto atiende diversos estímulos o fija su atención en un solo objeto. Ejem: el obsesionado por el dinero o la muerte.
  • Aprosexia: es la incapacidad absoluta de atención. Es propia de la demencia y la locura adquirida por un trauma o herencia.

Alteraciones atencionales

Las alteraciones atencionales nunca han sido consideradas como signo o síntoma de importancia a la hora del diagnóstico de las enfermedades mentales, especialmente si comparamos el impacto “diagnosticador” de estas alteraciones con el que pueden tener otras, como las de la percepción, del pensamiento o las de la identidad. 

  • Esquizofrenia: las propuestas para explicar el déficit atencional de la esquizofrenia no son concluyentes. Los síntomas esquizofrénicos reflejan trastornos de la conciencia y buscan puntos de unión entre estos déficit cognitivos y déficit cerebrales, lo que proporciona una interesante y fructífera línea de investigación: la neuropsicología cognitiva de la esquizofrenia.
  • Depresión: los pacientes se quejan de falta de concentración y de distraibilidad. La atención autofocalizada y autoconciencia, en donde se hace alusión a dominios de contenido, se aplica cuando el “sí mismo” es el “objeto” al que se atiende, se refiere a algo situacional, que puede ser inducido mediante los estímulos apropiados.
  • Trastornos de ansiedad: la relación ansiedad/atención es bastante obvia: una de las funciones o propósitos de la ansiedad es facilitar la detección de un peligro o una amenaza, por lo que la consideración de los procesos atencionales y preatencionales debe ocupar un lugar central.

Clasificación de los trastornos atencionales

  • Falta de atención y trastorno de la concentración: incapacidad o capacidad disminuida para enfocar, concentrarse y orientarse hacia un objeto. Trastorno de la capacidad de prestar atención persistentemente a una determinada actividad, objeto o vivencia. Intensa distraibilidad y falta de concentración.
  • Estrechamiento de la atención: concentración sobre unas pocas cosas.
  • Oscilaciones de la atención y de la concentración: alteraciones en cuanto a la duración de la atención. Oscila con arreglo al interés, a la participación personal de un sujeto en un objeto, etc. 

La atención y su relación con otros procesos

La actividad psicológica del hombre se caracteriza por el funcionamiento conjunto e interactivo de procesos y mecanismos, las cuales tienen funciones concretas, de esta manera la atención no es una actividad aislada, sino que se relaciona directamente con los procesos psicológicos a través de los cuales se hace notar. Para Rosselló (1998) y Tudela (1992) la relación entre la atención y los procesos psicológicos radica en que la atención actúa como mecanismo vertical, que controla y facilita la activación y el funcionamiento de dichos procesos. 

Atención, motivación y emoción

Por motivación se entiende al proceso que de algún modo inicia, dirige y finalmente detiene una secuencia de conductas dirigidas a una meta, es uno de los factores determinantes del comportamiento, y que tiene que ver con variables hipotéticas que son los motivos (Puente, 1998). Motivación y emoción han sido considerados como factores determinantes de la atención, de este modo un estado de alta motivación e interés estrecha nuestro foco atencional, disminuyendo la capacidad de atención dividida, así como el tono afectivo de los estímulos que nos llegan y nuestros sentimientos hacia ellos contribuyen a determinar cual va a ser nuestro foco de atención prioritario (García, 1997). Rosselló (1998) señala que atención, motivación y emoción se encuentran relacionadas desde el punto de vista neurobiológico. El Sistema Activador Reticular Ascendente (SARA) que activa el mecanismo atencional, establece estrechas relaciones neuroanatómicas con el Hipotálamo, que es el centro motivacional por excelencia y forma parte del cerebro de las emociones al estar integrada en el sistema límbico. Además el SARA es también responsable de procesos motivacionales y emocionales por la implicación de vías catecolaminérgicas en los tres procesos.

Atención y percepción

La atención ha sido concebida en muchas ocasiones como una propiedad o atributo de la percepción, gracias a la cual seleccionamos más eficazmente la información que nos es relevante. García (1997) indica que la atención considerada como propiedad de la percepción produce dos efectos principales: que se perciban los objetos con mayor claridad, y que la experiencia perceptiva no se presente de forma desorganizada, sino que al excluir y seleccionar datos, estos se organicen en términos de figura y fondo. La existencia de la atención en el proceso de percepción significa que el hombre no solamente oye, sino que también escucha, incluso a niveles intensos, y que el hombre no solo ve, sino que observa y contempla (Rubenstein, 1982).

Atención, inteligencia

La inteligencia ha sido entendida de manera general como la capacidad de dar soluciones rápidas y eficaces a determinados problemas. Sin embargo para realizar un trabajo de manera eficiente se requiere de habilidad, en este sentido la atención sería una de las herramientas que posibilita y optimiza dicha habilidad. García (1997) consideró que la capacidad de un individuo de reorientar su atención con cierta rapidez (oscilación de la atención) y de atender a más de un estímulo a la vez (distribución de la atención) puede ser considerada como componentes importantes de la inteligencia. De esta forma atención e inteligencia se definen en términos de habilidad para manejar gran cantidad de información.

Atención y memoria

La memoria es el proceso mental mediante el cual la persona fija y conserva las experiencias vividas y las re-actualiza de acuerdo a las necesidades del presente (Celada y Cairo, 1990). La memoria asegura el almacenamiento de la información, siendo la atención uno de los factores asociados a su buen funcionamiento, entendida esta como el esfuerzo realizado por la persona tanto en la fase de almacenamiento como en la fase de recuperación de la información (Reategui, 1999).

Importancia de la atención

Gracias a la atención, el sujeto percibe mejor lo que mejor atiende, recuerda mejor lo que atiende mejor, piensa mejor si atiende bien sus ideas y aprende mejor si sabe atender.

Fuente

  • Javier Meza Ramos, La Psicología

Enlaces externos