Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Brunete

Batalla de Brunete
Información sobre la plantilla
Batalla de Brunete2.jpg
Fecha: 6 - 25 de julio de 1937
Lugar:Quijorna, Villanueva de la Cañada, Brunete y alrededores, (Madrid), Bandera de España España
Descripción:
La ofensiva comenzó la noche del 5 al 6 de julio y se logró tomar Brunete en la mañana del mismo día 6; pero la falta de iniciativa republicana, a pesar de la abrumadora superioridad de recursos, la fuerzas de Líster se atrincheraron en Brunete sin lograr sus objetivos primarios que consistía en primera etapa la toma de Navalcarnero. Los nacionales dispusieron de tiempo suficiente para reforzar el frente y el general Varela después de tapar la brecha del frente en Brunete, inició la contraofensiva.
Resultado:
Los republicanos no consiguieron los objetivos planificados por Miaja y V. Rojo, la batalla terminó en tablas desde el punto de vista estratégico y una ligera victoria táctica de los republicanos al mover el frente unos pocos kilómetros en un frente de 20.
Consecuencias:
Pérdidas humanas en esta batalla, se estiman en 30.000 en el ejército republicano y unos 20.000 en el nacional.
País(es) involucrado(s)
Beligerantes
  • II República española
  • Brigadas Internacionales
  • Fuerzas sublevadas
Líderes:
Comandantes

Batalla de Brunete: Realizada el en los alrededores de este pueblo cercano a Madrid, desde el 6 al 25 de julio de 1937, durante la Guerra Civil Española. Esta ofensiva del bando republicano tenía como objetivo embolsar a las fuerzas del bando nacional que presionaban Madrid y también evitar la toma de Santander en el norte de España por las tropas de Franco.

Plan de maniobra

Bando Republicano

El plan diseñado por el estado mayor republicano del general José Miaja tenía como objetivo final la toma de Navalcarnero y progresar posteriormente hacia Extremadura. Vicente Rojo planificó la maniobra de envolvimiento de los nacionales mediante dos acciones:

  • La primera y principal, en la que los cuerpos de ejército 5º de Modesto y 18º de Jurado, romperían el frente de Brunete y progresarían hasta Villaviciosa de Odón y Navalcarnero. Esta consistía en lanzar un ataque desde el sector situado al norte de la carretera que cruzaba Majadahonda, Villanueva del Pardillo, Valdemorillo y El Escorial para seguidamente avanzar hacia el sur hasta alcanzar Móstoles y Navalcarnero.
  • La acción secundaria, encomendada al cuerpo de ejército de Vallecas, del Tte. Coronel Romero, rompería el frente del Manzanares y avanzaría hacia Useras y Carabanchel al encuentro de la acción principal en Alcorcón. Quedando así embolsado el ejército nacional que presionaba sobre Madrid.

Bando Nacional

El sector nacional frente a Vallecas, estaba fuertemente fortificado, y no cedió el ataque republicano; pero el sector de Brunete era muy débil y carecía de una línea continua de defensa del frente, la defensa estaba situada en posiciones aisladas.

Rojo confiaba en que Franco tardaría más de una semana en trasladar las fuerzas de refuerzo desde el norte a Brunete y la maniobra le permitiría embolsar a las fuerzas nacionales y abrirse paso hacia Extremadura y Castilla la Vieja.

Despliegue de los Ejércitos

Bando Republicano

La República disponía de 6 cuerpos de ejército; su superioridad era aplastante, contaba con los 4 cuerpos de ejército del Centro al mando de Miaja; y los 2 cuerpos de ejército de maniobra. Estos 6 cuerpos de ejército duplicaban en número de soldados a las 6 divisiones que disponían los nacionales para defender el frente.

El ejército de maniobra republicano que iba a intervenir en la ofensiva, estaba compuesto por el V Cuerpo, símbolo y esperanza de los comunistas, mandado por el dirigente de la M.A.O.C., el mayor Juan Modesto Guilloto, y el XVIII, al mando de Jurado y más tarde Casado.

Bando Nacional

La fuerzas de Franco que defendían el frente de Madrid, contaban con escasos medios, distribuidos sin formar una línea continua de contención a los largo de más de 20 km. Estas fuerzas estaban desplegadas en diferentes pueblos cercanos a Madrid: Villanueva del Pardillo, castillo de Villafranca, Villanueva de la Cañada, Quijorna y Navalagamella.

En el centro de todo el arco nacional estaba Navalcarnero, objetivo final del general de estado mayor republicano, Vicente Rojo. El mando el lado nacional, estaba a cargo del coronel Mancebo, y contaba con 2 tabores de Regulares, 2 banderas de la Falange, un batallón, 12 piezas anticarro, 2 baterías, la 3ª brigada de la 11ª división con 1.961 hombres entre Las Rozas, Majadahonda y Boadilla del Monte; entre Peguerinos y Brunete la 2ª brigada de la 71ª división con 1641 hombres. Total unos 7.000 hombres para parar el ataque de 90.000. Las reservas nacionales era la 13ª división Barrón con 18 batallones; y la masa principal de maniobra del ejército de Franco, estaba entretenida en el norte intentando tomar Santander, planificada para el 10 de julio.

Desarrollo de la Batalla

Bando Republicano

El 5 de julio, en víspera del inicio de la batalla, ilustres miembros del gobierno de la república se reúnen en Madrid para ser testigos de la maniobra de ataque a los nacionales. Esta reunión tuvo lugar en el cuartel general de Miaja, en la histórica finca del Canto del Pico en Torrelodones (donde murió don Antonio Maura en 1925), el jefe del gobierno, doctor Negrín, Dolores Ibárruri, Indalecio Prieto. Al mismo tiempo se desencadenaron múltiples y fuertes ataque de distracción en todos los frentes de guerra para entretener y distraer al enemigo; algunos de ellos en la Cesta de la Reina, Aranjuez, Albarracín, etc.

Durante la noche del 5 de julio se ponen en marcha las fuerzas de mayor prestigio de la república, la 46ª división de Valentín González “El Campesino” a las 22 horas y la 11ª división de Líster a las 24 horas. Estas dos grandes unidades se infiltran, avanzando rápidamente durante la noche sin encontrara gran resistencia.

6 de julio. A la seis de la mañana las fuerzas de Líster llegan a las afueras de Brunete. La 100ª brigada de la 11 ª división rodeado Brunete, mientras que la 11ª brigada avanzaba hacia el río Guadarrama y dos batallones de la 100ª continuaban hacia Sevilla La Nueva y Navalcarnero.

Bando Nacional

Las tropas nacionales huyen de Brunete presas del pánico y a las siete de la mañana Brunete había sido ya tomada por las fuerzas de Líster. Alrededor de las 7:30 de la mañana, una de las patrullas de la 100 ª div. llegó a la entrada de Navalcarnero, donde fue apresada sin lucha. Este el momento de máxima penetración del ejército republicano en la Batalla del Ebro.

En Sevilla la Nueva, Líster encuentra resistencia. Las fuerzas republicanas no logra tomar este pueblo y entonces retrocede hasta Brunete, donde se atrincheran. Esta maniobra de Líster, fue muy criticada por los responsables del Estado Mayor republicano y posiblemente resultó decisiva e impidió logar el objetivo final definido por Vicente Rojo.

Líster se atrincheró a las afueras de Brunete y ya no pasará de ahí en toda la batalla. Después de un rápido avance nocturno de unos 10 km, quedó satisfecho con este resultado, perdiendo unas horas valiosísimas sin enemigo delante de sus fuerzas que deberían haber sido decisivas para lograr la toma de Navalcarnero y abrirse paso hacia Extremadura.

Durante la madrugada del 6 de julio, las unidades de la 46ª división del Campesino, no logran tomar Quijorna, defendida por 2 centurias de la 5ª bandera de la Falange de Castilla, una compañía del tabor de Ifni, voluntarios locales de la Falange y un batallón del regimiento de Toledo. La defensa de Quijorna fue reconocida por los republicanos con un hueso imposible de roer por las 2 brigadas mixtas, la 10ª y 101ª, de la división del Campesino.

Todo el día 6 y casi todo el día 7, 200 hombres resistieron el ataque de 4.000 y el día 8 lograron abrirse paso entre 2 Brigadas Mixtas e incorporarse a las líneas nacionales en Navalagamella, que nunca fue rebasado por las tropas de “El Campesino”. A las 5:30 la artillería republicana inicia el castigo sobre Villanueva de la Cañada.

El teniente coronel Mancebo, que había logrado escapar de Brunete, dio la alerta al Cuartel General del sector, situado en el casco urbano de Villa del Prado, desde donde el coronel Rodríguez Valderrama, máximo mando presente en este momento en Villa del Prado, moviliza las reservas para tratar de tapar la brecha en el frente: ordena al batallón de la Victoria, en Villaviciosa de Odón, que acuda a Brunete a las órdenes del teniente coronel Álvarez Entrena.

Informado Franco de la ofensiva, comprende la gravedad de la situación ante el peligro de que los republicanos pudieran envolver el ejército de Madrid. Desde su Cuartel General en Burgos, ordena la resistencia total hasta el final de las pequeñas guarniciones del frente de Brunete, y que las escasas reservas nacionales disponibles acudan urgentemente en su ayuda. También se ordena que las Brigadas IV y V de Navarra aplacen su avance sobre Santander y que se desplacen inmediatamente a Brunete para reforzar el Cuerpo de Ejército de Madrid.

Durante el 6 de julio, el general Varela toma el mando del sector y coordina la entrada en el frente de las reservas disponible: la 13ª división del general Barrón, al mando del teniente coronel Rodrigo, por ausencia de Barrón.

El teniente coronel Álvarez Entrena, con el batallón de la Victoria, detiene a Líster en Villaviciosa y Boadilla, sin dejarle penetrar más en el frente. El teniente coronel Cuevas, tapona la brecha principal del frente en Sevilla la Nueva y la 1ª Bandera del Tercio, que avanza desde Chapinería, fija a las tropas de Líster a 2 km de Brunete. La 11ª división nacional, mantiene bajo control os vértices Romanillos y Mosquito que nunca perderán a lo largo de la batalla.

En Villanueva de la Cañada, la bandera de la Falange de Sevilla, mantiene la posición durante todo el día 6 de julio, aguantando el ataque a las brigadas 16ª y 68ª, de la división 34 del teniente coronel Galán, reforzadas con batallones de las Brigadas Internacionales de la División Internacional de Walter. Al final del día la posición fue conquistada por los internacionales, falleciendo el comandante de la posición y todos los oficiales del bando nacional.

El 2º Cuerpo de Ejército del Tte. Coronel Romero se pone en marcha de madrugada para unirse a la vanguardia de la ofensiva norte con objeto de cerrar el cerco sobre los efectivos nacionales que luchan en las cercanías de Madrid. Al mediodía alcanzan la carretera de Toledo en su avance hacia el pueblo de Alcorcón, pero por los fuertes contraataques tienen que retroceder a sus posiciones de partida. En el frente de Vallecas, los nacionales mantuvieron fácilmente el frente a la espera de la llegada de refuerzos desde el norte. Miaja tuvo que renunciar a la operación complementaria, ofesiva por el sur.

7 de julio. Barrón toma el mando de la 13ª división y acude en ayuda del frente. Se establecen los frente y comienza una terrible batalla de desgaste con muchos muertos de sed , locura y pánico. Muchos hombre morirán defendiendo pequeños pueblos desde posiciones vitales en los secarrales de los valles del rio Guadarrama y Perales.

Las tropas republicanas de las Brigadas Mixtas 2ºª y 111ª de la División Enciso atacan con decisión Villanueva del Pardillo, defendida por el 8º batallón de San Quintín. La resistencia se mantuvo hasta el día 10 de julio.

8 de julio. El general Asensio Cabanillas, toma el mando del sector derecho y mantiene la presión sobre los vértices Romanillos y Mosquito. Franco llega al frente a la primera línea de Sevilla la nueva y establece su Cuartel General en el pueblo de Villa del Prado. Las brigadas Internacionales 13ª y 15ª, cruzan el Guadarrama sin lograr tomar los vértices.

9 de julio. Sorprendentemente, los nacionales disponen ya en el frente 44 batallones y 24 baterías. Los republicanos toman Quijorna.

10 de julio. La ofensiva republicana ya ha sido detenida prácticamente con las reservas disponibles de Madrid. En este momento e la batalla, el despliegue de fuerzas, era el siguiente:

  • El 18º Cuerpo de Ejército de Jurado con sus divisiones 34 y 10 está completamente neutralizado la 12ª división del general Asensio en Boadilla del Monte.
  • La 11 ª división de Líster en la flecha de Brunete atrincherada frente a Sevilla La Nueva.
  • La 46ª división de “El Campesino” tratando de ampliar su avance sobre Quijorna.
  • En el bando nacional, la 13ª división de Barrón está taponando el paso hacia Navalcarnero y la 150ª división de Sáenz de Buruaga mantiene el flanco izquierdo en el cauce del Perales.

El Cuartel General de Franco nombra al general Varela como Jefe Supremo para la defensa y el Contraataque en campaña de Brunete. Queda así constituido el Cuerpo de Ejército Provisional de Brunete. El día 10 se incorporan a dicho Cuerpo de Ejército dos brigadas de navarra; la 4ª de Camilo Alonso Vega y 5ª de bautista Sánchez González

11 de julio. Durante la noche, Juan Modesto, comandante del Vº Cuerpo de Ejército (divisiones 46ª Campesino, 35ª Walter y 11ª Líster), da la orden de pasar a la defensiva. El teniente coronel Segismundo Casado, toma el mando del 18º Cuerpo de Ejército de Jurado, que abandonó el frente por agotamiento. La imposibilidad de rebasar las línea de los vértices Romanillo Mosquito, había anulado la capacidad ofensiva del 18ª Cuerpo de Ejército republicano.

En el cielo de Brunete se producen encarnizados combates aéreos, 13 aviones republicanos son derribados por el bando nacional y la aviación de Franco domina definitivamente la situación. Los Polikarpov I-15 (Moscas) e I-16 (Chatos) ya no pueden con los modernos cazas de la Legión Cóndor, recién llegados desde Alemania, los Messerschmidt Bf-109 y el bombardero Heinkel-111. A partir de esta batalla el dominio del aire tuvo signo nacional.

14 de julio. Todo el frente republicano se pone a la defensiva. No va más, el intento de Brunete termina en el avance de algunos pocos km. Franco aconsejado por Valera, en lugar de continuar con su ofensiva sobre Santander, decide continuar la maniobra en Brunete durante 10 días más y realizar una ofensiva de la que no conseguiría ningún éxito.

La ofensiva nacional tendrá 2 fases, siendo las brigadas Navarras 4ª y 5ª las que soporten el terrible desgaste de esta fase final de la batalla de Brunete; la primera por el flanco izquierdo y la segunda por el flanco derecho.

24 de julio. Varela da la orden de contraofensiva y la 13 división nacional, reconquista Brunete, completamente en ruinas. Franco se siente satisfecho al tomar el pueblo que dio nombre a la batalla; pero las Brigadas de Navarra no consiguen progresar más por la durísima resistencia encontrada en el sector y sufre enormes pérdidas

Los Republicanos mantienen el frente en Villanueva de la Cañada, gracias a la eficiencia de una gran línea defensiva, que resulta definitiva. El frente del sector, permanecerá estable para el resto de la Guerra Civil.

26 de julio. La batalla termina, el general Vigón planifica la reanudar la maniobra para tomar Santander y las brigadas de Navarra 4ª y 5ª regresan al norte.

Consecuencia de la batalla

Las bajas fueron: cerca de 20.000 hombres y 23 aviones para los nacionales; y unos 30.000 hombres y 100 aviones para los republicanos. Uno de cada dos soldados que tomaron parte en la batalla resultó muerto, herido, enfermo o prisionero. Los republicanos conservaron las localidades de Quijorna, Villanueva de la Cañada y Villanueva del Pardillo.

Los republicanos no consiguieron sus objetivos, la falta de seguridad y confianza de Líster impidió progresar más, él no creyó en la fácil victoria inicial, delante de sus líneas apenas había recursos enemigos y decidió atrincherarse en Brunete. Los dos ejércitos demostraron su gran capacidad de resistencia.

Franco consiguió taponar el frente, mucho antes de lo previsto por Rojo, pero su obsesión por Madrid le llevó a desplegar una contraofensiva final inútil que supuso un gran desgaste para ambos ejércitos.

Brunete tuvo un resultado parecido pero inverso a la batalla del Jarama. Empate estratégico y victoria táctica republicana, las líneas del Frente Popular habían avanzado 6 km en un frente de 20 km; tomaron tres pueblos sin valor estratégico a costa de un gran número de bajas que resultarían vitales más adelante para los intereses de la República.

Véase también

Fuentes

  • La Ofensiva de la Granja y la Batalla de Brunete. Martinez Bande Servicio Histórico Militar.
  • Historia del Ejército Popular de la República, Ramón Salas Larrazábal, La Esfera de los Libros, Madrid 2006.
  • Thomas, Hugh (1967). La Guerra Civil Española. París: Ruedo Ibérico.
  • Beevor, Antony (2005). La Guerra Civil Española. Barcelona: Crítica.
  • Brunete. Rafael Casas de la Vega. Ramillete de Relatos en torno a la batalla.
  • Rafael, Casas de la Vega (1967). Brunete. Madrid: Uriarte.