Saltar a: navegación, buscar

Beverly Sills

Beverly Sills
Información sobre la plantilla
Beverly-Sills.jpg
Datos generales
Nombre real:Belle Miriam Silverman
Fecha de nacimiento:25 de mayo de 1929
Brooklyn,Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fecha de fallecimiento:2 de julio de 2007
Nueva York,Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Información artística
Tipo de voz:Soprano
Género(s):ópera
Instrumento(s):Voz

Beverly Sills. Fue la más famosa cantante americana de ópera de los años 60 y los 70. Fue tan famosa como soprano de coloratura que la apodaron "La Reina de la Ópera Americana" destacándose luego como empresaria, ejecutiva, periodista y directora de teatros y organizadora.

Síntesis biográfica

Nació el 25 de mayo de 1929 en Brooklyn, Nueva York.

Se inició como cantante actuando en la radio cuando era niña. Con 12 años inició sus estudios de canto con la profesora norteamericana Estelle Liebling. Destacó cantando óperas de compositores italianos y, sobre todo, las de Gaetano Donizetti. Debutó en Filadelfia como Frasquita en Carmen en 1947. Interpretó en escena unos 60 personajes. Reconocida por su Reina de la Noche, de La flauta mágica, de Mozart; por su Cleopatra de Julio César, de Handel; o por su Norma, de Bellini.

En 1955 ingresó en la ópera de la ciudad de Nueva York y en 1979 la ofrecieron el puesto de directora general de esta institución. En 1994, fue presidenta del Lincoln Center y en 2002, de la Metropolitan Opera, la primera mujer en dirigirlos.

Madre de dos hijos discapacitados, aprovechó su fama para ayudar en la prevención y el tratamiento de los defectos de nacimiento, recaudando más de 70 millones de dólares para la causa. Su apodo Bubbles es también el título de su autobiografía (1976).

Muerte

Beverly Sills falleció el 2 de julio de 2007 en Nueva York a consecuencia de un cáncer de pulmón.

Frases

El arte es la firma de nuestra civilización.
Todo lo que necesitas ya lo tienes. Eres una persona completa ahora, no un aprendiz que reemplazará a otro. Debes entender cuán completo eres y experimentarlo como tu propia y única realidad.
La ira empieza en la estupidez y termina en arrepentimiento.
No siempre se logra lo que uno pide pero nunca aquello que uno no pide, a menos que sea contagioso.
Te puedes desilusionar si fallas, pero estarás condenado si no tratas.

Fuente