Saltar a: navegación, buscar

Carnaval Acuatico

Carnaval Acuatico
Información sobre la plantilla
Carnaval-acuatico-de-morcn.jpg
Concepto:conjunto de ideas, usos, costumbres o actividades que se transmiten de generación en generación, ya sea por vía oral, mediante fiestas, en el vestuario, la bebida, la comida, la arquitectura y otros aspectos culturales.

Se conoce como Tradición al conjunto de ideas, usos, costumbres o actividades que se transmiten de generación en generación, ya sea por vía oral, mediante fiestas, en el vestuario, la bebida, la comida, la arquitectura y otros aspectos culturales.

Inicio

La palabra tradición proviene del latín traditio y desde el inicio de la civilización humana estuvo presente en forma de acuerdos o bienes culturales que serían heredados y transmitidos de generación en generación dentro de una comunidad.

Algunas de las tradiciones pueden estar relacionadas con diversas manifestaciones del arte de una región determinada, como por ejemplo: la tradición literaria europea, la tradición musical latinoamericana o la tradición danzaría española.

En el caso específico de la Tradición oral se le considera un hecho de promoción donde se utiliza el lenguaje para comunicar un conjunto de conocimientos históricos, sociales e ideológicos, que posibiliten la conservación y apropiación de la cultura característica de una región determinada para ello suele apoyarse en los refranes, adivinanzas, proverbios, canciones y décimas, además de cuentos, mitos, leyendas, relatos y epopeyas.

Los carnavales acuáticos constituyen una de las tradiciones más atractivas de Morón. Se realizan desde antes del triunfo revolucionario (1955) a lo largo del canal que va desde El Embarcadero hasta la Laguna de la Leche.

LOS CARNAVALES ACUATICOS

En sus inicios lo realizaban familias de las clases pudientes, las que engalanaban sus embarcaciones y paseaban a través de dicho canal, lo que constituía un espectáculo impresionante, una diversión única. Pero esa tradición se había perdido, quizás debido a las tareas urgentes que absorben a una revolución en el poder, la que tiene que resolver numerosos problemas sociales, sin embargo, con la política de rescate de las mejores tradiciones culturales aparecen de nuevo los carnavales acuáticos, pero con una tónica distinta, aunque su esencia es la misma.

Se desarrollan siempre en los meses de verano. Las embarcaciones -que pueden ser estatales y particulares- se adornan con esmero y cierta confidencialidad porque la competencia comienza desde la selección de los temas. Los organismos asumen embarcaciones y buscan los recursos para asegurarse un lugar en este maravilloso desfile de colores, música, coreografías que pasa ante todo un pueblo y ante cientos de turistas extranjeros que se congregan en el lugar para disfrutar de tal fiesta.

Un jurado, previamente seleccionado, evalúa el paso de las embarcaciones, su evolución artística, la relación entre el contenido y la forma, la originalidad, la estética, en fin, mide una serie de parámetros para al final decidir las tres embarcaciones ganadoras del sector estatal y las tres triunfadoras del sector privado.

La actividad en sentido general se torna desde horas tempranas una gran fiesta porque alrededor de el fuerte de la misma, que son los paseos de las embarcaciones, uno puede disfrutar de numerosas opciones tales como áreas de juegos infantiles, juegos tradicionales, música bailable, cantinas a lo largo del canal con venta de comestibles y de bebida, y ya se ha convertido también en tradición la paella gigantesca de cientos de raciones que suelen hacer verdaderos maestros culinarios.

El Carnaval Acuático de la Ciudad del Gallo, es una de las atracciones no solo de los habitantes locales, de la provincia de Ciego de Avila, sino también de toda Cuba. Para el municipio avileño de Morón, representa una fuente grande de alegría y de aporte económico.

Por el año 1990 se ve interrumpido al caer el país en el Período Especial, pero ya a partir de 1994, tras un período de recuperación económica se retoman las festividades, mediante la adopción de diversas alternativas que garantizan su viabilidad, manteniéndose hasta la actualidad. Todo el embarcadero y el canal que desemboca en la laguna moronera, bellamente se engalana cuando se acerca la fechas del carnaval acuático, las embarcaciones que compiten se convierten en escenarios culturales que simbolizan distintos motivos de la cultura cubana, si dudas unos de los atractivos mas originales, bajo la reglamentación y el asesoramiento de especialistas del arte a de sus patrocinadores.

Fuentes

Larry Morales, Historiador de la ciudad de Morón