Saltar a: navegación, buscar

Castelo de Montalegre

Castillo de Montalegre
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Castillo)
MontalegreCastle1.jpg
Se sitúa en la cima de un monte granítico, de donde se descortinan las sierras del Gerês (al oeste) y del Larouco (al este) y el curso del río Cávado (al norte), en posición dominante sobre la población, a pocos kilómetros de la frontera con Galicia. Integraba el conjunto defensivo de las Tierras de Barroso.
Descripción
Tipo:Castillo
Estilo:arquitectura militar medieval y gótico.
Localización:en el pueblo, ciudad y municipio del mismo nombre , Distrito de Vila Real, Bandera de la República Portuguesa Portugal
Uso inicial:Fortaleza
Uso actual:Núcleo museológico y de interés público.
Datos de su construcción
Inicio:1270
Otros datos
Premios:1910 fue clasificado Monumento Nacional

Castillo de Montalegre

Ubicación

Situado en la ciudad, pueblo y municipio de Montalegre, en el distrito de Vila Real de Portugal, en la cima de una colina de granito, era parte de la serie defensivo de las Tierras del Barroso, muy cerca de la frontera con España.

Historia

El castillo se erige tarde en el movimiento realizado por Alfonso III de Portugal (1248-1279) para la reorganización de las fronteras hacia el este y oeste de Chaves. El objetivo de su construcción fue el de que la frontera septentrional de Trás-os-Montes fuese dotada de un efectivo orden territorial y jurídico, que debía quedar bajo el poder del Rey D. Dinis (1279-1325) - quien aseguró al pueblo privilegios sustancial en 1289 , con el objetivo de su asentamiento - que se completará en 1331 , en el D. Afonso IV (1325-1357), conforme inscripción epigráfica al pie de la torre sur. En los años sucesivos estuvo bajo los reinados siguientes, como el de D.Manuel (14951521) hubo trabajos de recuperación del inmueble. En el contexto de la Guerra de la Restauración de la independencia de Portugal (1640-1668), recuperó su valor estratégico, el castillo recibió trabajos de modernización. El terremoto de 1755 no causó ningún daño importante al castillo solo la caída de una de las almenas, como se indica en las memorias parroquiales de 1758. En el contexto de la Guerra Peninsular (1808-1814), en 1811 el castillo tenía el puesto del gobernador vago, a partir de esta fechas se estuvo pretendiendo que se utilizara la piedra de las murallas del castillo arruinadas para diferentes construcciones. Del siglo XX a nuestros días.Se encuentra clasificado como Monumento Nacional, por Decreto de 16 de junio de 1910, publicado en el Diario del Gobierno nº 136 de 23 de junio de 1910.A partir de la década de 1980, la acción del poder público se manifestó por una campaña de intervención y restauración a cargo de la Dirección General de Edificios y Monumentos Nacionales (DGEMN), que culminó, en la década de 1990 con la instalación de un núcleo museo. El 1 de junio de 1992, la propiedad pasó al Instituto Portugués del Patrimonio Arquitectónico (IPPAR), por el Decreto-Ley N ° 106F / 92, publicada en el Boletín Oficial, Serie A, No. 126. En los últimos años, se realizaron varias excavaciones exploratorias en el lugar, que han ayudado a conocer la historia pre-castillo del local.

Construcción

Construido a 980 metros sobre el nivel del mar. El castillo cuenta con una sección sólida de la pared, ajuste vittatum perfil circular irregular, alrededor de la antigua plaza de armas, en el interior parcialmente cubierto por adarve en algunas áreas protegidas por barandilla de hierro; interconecta dos torres y dos torres de planta cuadrangular, de diferentes tamaños y alturas.. En el sureste conserva una de las 2 puertas que poseía, con cerca de 2 metros de ancho y 4 de altura, en arco roto, de aduelas irregulares. La torre del homenaje, la más alta, se despliega al norte, teniendo las fachadas recorridas por basamento más saliente, rematadas por merlones pentagonales, y está cubierta por tejado de teja de 4 aguas, alrededor del cual tiene camino de ronda exterior. Las fachadas son rasgadas por siete franjas estrechas, desalineadas, y en el piso superior, por 4 balcones de perfil curvo en los ángulos, y al centro de las fachadas norte, sur y este, por balcones rectangulares, todos con mata-perros, asentados en mísulas alargadas y escalonadas y coronadas por merlones pentagonales. En la fachada oriental, se abre al nivel del primer piso, sobrellevado, portal de arco roto, de largas aduelas, poseyendo frontalmente sacada larga, compuesta de 3 marcos largos boleados escalonados, con guardia metálica, precedido por escalera de hierro. Su interior se divide en 4 pisos; el primero, correspondiente al de la entrada, es amplio, posee pavimento en losas de cantería granítica y escaleras de madera de acceso al piso superior; este es cubierto por bóveda, tiene en cada una de las paredes una setera y complejo sistema de desagüe de las aguas infiltradas, con canalizaciones en piedra que conducen las aguas hacia el exterior de la torre; el tercer piso presenta pavimento de piedra y escalera de acceso parcialmente embutida en la bóveda del piso inferior; en el último piso, se abren en las paredes, de 3 metros de espesor, corredores estrechos de acceso a los 7 balcones; cubierta con travesaño de madera aparente, teniendo trampilla para acceder al camino de ronda. La torre inferior, está en el lado sur, siguiendo el perfil curvado hacia dentro de la pared y está coronada por almenas y techo pentagonal que cubre 4 en agua que tiene algunas gárgolas circulares. Las fachadas son rasgadas; en el primer piso, al nivel de la plaza de armas, hay portal de arco de vuelta perfecta, de aduelas largas, y en el segundo piso, al nivel del adarve, pero sin comunicación con el mismo, existe portal en arco de vuelta perfecta, sobre imponentes salientes y con tímpano esculpido por cruz de Cristo. Interiormente tiene marcación de 3 pisos, pero los suelos están destruidos. Las torretas, el reloj y pequeño, son sólidos hasta aproximadamente 7 metros sobre el nivel del suelo de la que tienen un solo piso, correspondiente dentro del espacio único con cobertura a cuatro aguas del techo, que se alcancen del adarve, por portal de arco roto; las fachadas no poseen ningún coronamiento y el adarve tiene acceso por escalera de piedra desde la plaza de armas. En el interior de la antigua plaza de armas, de planta circular, junto a la muralla en el hilo de la torre del reloj, se abre en el afloramiento rocoso una cisterna, de planta cuadrangular, con 25 metros de profundidad, protegida por rejilla de hierro, y con acceso a través de una escalera que se desarrolla en su perímetro. En el noroeste de la costa, en un plano inferior del cerro, subsisten vestigios a nivel de cimientos de dos cubos, de planta circular, poseyendo a medio vano de antigua puerta, que integraban la antigua barbacã, la cual se ligaba a la torre de homenaje y a la muralla, y se disponía de frontera a la puerta abierta al norte; cada uno de estos cubos conserva siete escarpines conjugados con agujero. De las dos líneas de murallas que rodeaban el castillo, se conserva sólo parte de una de ellas, visible entre el norte y el sur debido al colgante del terreno, y los fosos se encuentran actualmente entubados.

Leyenda

Se dice que cada año, a medianoche del día de San Juan, aparecen tres bellas chicas sentadas en sillas de oro y que no es posible librarlas del encantamiento. Reza la leyenda que, una vez, las niñas ofrecieron a una mujer un delantal lleno de joyas, alertándola de que no debía contar a nadie lo que llevaba allí. Cuando la mujer iba en camino de casa, le apareció una amiga que le preguntó qué cargaba en el delantal. La mujer le respondió que llevaba una gran riqueza y cuando abrió el delantal para mostrar, todas las joyas se habían convertido en carbón. Otra leyenda, dice que cuando iba camino de la iglesia del Castillo, por la carretera que va de Portela hacia allí, una mujer encontró un cordón de oro. Cuando comenzó a tirar, vio que el cordón no tenía fin. Ella tiró del cordón hasta cansarse. Entonces ella dijo: "Para ser rica ya me llega" y cortó el cordón. En ese momento, el cordón comenzó a deshacer en sangre, oyendo muchos gritos y maldiciones contra ella. Para romper el encanto, la mujer debía haber tirado el cordón durante toda la misa, hasta que el sacerdote la terminar

Actualidad

Hoy en día existe un núcleo museológico y es de interés público.

Fuente

Enlaces Externos