Saltar a: navegación, buscar

Catedral Metropolitana (México)

Catedral Metropolitana
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Catedral)
Catedral Metropolitana.jpeg
Fue uno de los proyectos más importantes que inició Don Andrés Ambrosio de Llanos y Valdez, tercer Obispo del Obispado de Linares a partir de 1792.
Descripción
Tipo:Catedral
Estilo:Barroco
Localización:Monterrey, Nuevo León, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Uso inicial:Fortín en varias guerras
Uso actual:Catedral de este Obispado
Datos de su construcción
Inicio:1792


Catedral Metropolitana (México). Uno de los proyectos más importantes que inició Don Andrés Ambrosio de Llanos y Valdez, tercer Obispo del Obispado de Linares a partir de 1792.

Surgimiento

Tras la inundacion de 1611 se definio la sede de la nueva parroquia, pero la construccion inicio años despues cuando el gobernador Martin de Zavala unio esfuerzos con el obispo de Guadalajara.

Construcción y reformas

Entre el siglo XVII y el XVIII se construyo y reconstruyo la la parroquia principal, usando los materiales disponibles, evolucionando del carrizo y lodo, al adbe con techumbre de hojas de palma, hasta terminar con lo mas solido que el virreinato en Nuevo Leon pudo ofrecer: el sillar.

Para 1791, la iglesia ya tenia las 3 naves que hoy se conocen, pero la fachada de un sencillo estilo barroco tardio se termino hasta ya entrado el siglo XIX.

Interior de la catedral metropolitana.jpeg

La puerta principal de la catedral es de estilo barroco moderado. En el interior hubo un retablo churrigueresco que por desgracia fue eliminado a fines del siglo XIX. El templo está encementado en su interior y exterior, ya que el inmueble experimentó tres modificaciones durante el siglo XX.

Características del edificio

Sin campanario, la sencilla catedral de Monterrey domino el paisaje hasta que pudiera construirse otra del tamaño adecuado, lo cual nunca sucedio.

El unico campanario que tiene se construyo de 1891 a 1899, y la ultima gran intervencion artistica fue en los años 40's, cuando el pintor Angel Zarraga ejecuto el mural que adorna el abside.

Uno de los proyectos más importantes que inició Don Andrés Ambrosio de Llanos y Valdez, tercer Obispo del Obispado de Linares a partir de 1792, fué la edificación de la Catedral del Obispado, la cual comenzó a levantarse en las manzanas comprendidas entre las calles hoy denominadas Colegio Civil, Galeana, Gral. Tapia y Gral. Treviño.

El Obispo deseaba fijar el centro de la población en esa área, por las facilidades que el terreno presentaba para una ciudad mejor acondicionada, sin embargo sus deseos no llegaron a cumplirse debido a problemas con el Cabildo del Ayuntamiento y la negativa de los vecinos de Monterrey a cumplir sus ofrecimientos de edificar sus casas en éste rumbo, con lo cual casi en sus principios se suspendió la construcción de la Catedral.

La obra se fue destruyendo con el tiempo, después de haber servido como fortín en varias guerras.

Por iniciativa del Lic. Santiago Roel, en 1940 se construyó por el Ayuntamiento de Monterrey, un jardín conmemorativo (con frente a la calle Juárez), abarcando los restos de un muro que aún se conserva en el lugar.

Estado actual

En la actualidad, y desde 1833, sirve como Catedral de este Obispado la que a mediados del siglo XVII fuera primera parroquia de Monterrey.

Esta iglesia comenzó a construirse en 1626, pero no fué sino hasta 165 años después que se concluyó, siendo consagrada en 1833 por el Obispo Belauzarán.

El reloj actual fué instalado en 1904, sustituyendo al fabricado en 1786, en México, por Don Antonio Velazquez y que estuviera en el mismo lugar desde 1817.


La torre mayor fué iniciada en 1891 y concluida en 1899, durante el gobierno eclesiástico del Obispo López.

La sobriedad de su diseño, el color de la cantera y la altura de su torre de tres cuerpos impresionan al visitante, que encuentra en esos trazos la biografía de una región agreste dominada por la voluntad de sus pobladores. La visita resulta sumamente interesante si se tiene en cuenta la calidad y la belleza de las pinturas que guarda la sacristía, todas ellas realizadas durante el periodo colonial, así como de las estanterías y los sitiales de maderas finas de la sala capitular y el enorme óleo de las Ánimas pintado en 1767.

Es también muy bella la capilla del sagrario, donde destaca el frontal de plata repujada, obra anónima del siglo XVIII. Dentro de la iglesia se encuentran algunos cuadros considerados valiosos, así como frescos que fueron restaurados por el prestigiado pintor Angel Zárraga.

Merecen especial mención los murales del presbiterio, obra del pintor Ángel Zárraga (1886-1946); realizados entre 1942 y 1946, estos murales destacan por su originalidad, y el colorido que alcanzan crea un ambiente de transparencia que renuncia a los contrastes y que nos habla de un pintor de gran sensibilidad y talento.

Fuentes