Saltar a: navegación, buscar

Catedral de Santa María del Fiore

Catedral de Santa Maria del Fiore
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Catedral)
Santa-maria-dei-fiori.jpg
La catedral, dedicada a la Virgen con el nombre de “Santa Maria del Fiore”
Descripción
Tipo:Catedral
Estilo:Gótico - renacentista
Localización:Florencia, Bandera de Italia Italia
Otros datos
Arquitecto(s):Arnolfo di Cambio
Filippo Brunelleschi

Catedral de Santa Maria del Fiore (el “Duomo”). La catedral, dedicada a la Virgen con el nombre de “Santa Maria del Fiore” (de la Flor), fue construida sobre la antigua catedral de Santa Reparata, que se había hecho pequeña para acoger a toda la ciudadanía. Esta obra maestra del gótico es la cuarta iglesia más grande del mundo, después de la Basílica de San Pedro en Roma, St. Paul en Londres y la catedral de Milán.

Historia

Fue diseñada por Arnolfo di Cambio en 1296 para ser el templo católico más grande del mundo. Diseñó tres anchas naves que morían bajo la cúpula octogonal, con la nave central cubriendo la superficie de Santa Reparata. Debido a la prosperidad en la que se encontraba inmersa la ciudad de Florencia famosa por sus comercios con la lana y la seda se decidió ampliar el proyecto de Arnolfo. Para su ampliación se cambió la escala del proyecto original. Nadie reparó en aquel momento debido a la euforia y riqueza que invadían la ciudad en las dificultades técnicas que conllevaría cubrir el espacio central ortogonal que tras el cambio de escala era de 42 metros.

Tras la muerte de Arnolfo di Cambio la obras se ralentizaron y llegaron a detenerse hasta que en 1334, se nombró a Giotto como maestro de obras. Asistido por Andrea Pisano, continuó el diseño de Arnolfo di Cambio. Su triunfo mayor fue la construcción del campanario, pero murió en 1337, dejando inacabada la obra. Andrea Pisano continuó con los trabajos hasta que éstos tuvieron que abandonarse a causa de la Peste negra en 1348. Superada la epidemia de la peste negra la población europea se vio reducida a la mitad por lo que la gente que antes de tan fatal acontecimiento contaba con algún poder lo vio incrementado, al igual que sus riquezas. Sencillamente había menos para repartir. Ciertos mercaderes venidos a más que acumularon grandes riquezas comenzaron a prestar su dinero dando lugar a lo que se podría denominar la primera banca. Fueron estas familias adineradas las que procuraron los fondos para convocar el concurso para cubrir la catedral de la ciudad.

Arquitectura

La Fachada

La fachada original, diseñada por Arnolfo di Cambio y normalmente atribuida a Giotto, fue comenzada veinte años después de la muerte de Giotto. La primera fachada se debe al esfuerzo colectivo de varios artistas, entre ellos Andrea Orcagna y Taddeo Gaddi, y fue sólo completada en su parte baja, después fue abandonada. En 1587-1588 el arquitecto de corte de los Médici Bernardo Buontalenti, la demolió por orden del Gran Duque Francisco I de Médicis, ya que parecía no estar de moda en los tiempos del Renacimiento. El concurso para una nueva fachada terminó con un gran escándalo de corrupción. Varios diseños nuevos fueron propuestos en años posteriores, pero los modelos no fueron aceptados. La fachada se dejó, por tanto, descubierta hasta el siglo XIX.

En 1864 se abrió un concurso para diseñar una fachada nueva resultando ganador Emilio De Fabris (1808-1883) en 1871. El trabajo comenzó en 1876 y se terminó en 1887. Esta fachada neo-gótica en mármoles blancos, verdes y rosas forma una unidad en armonía con la catedral, el campanario de Giotto y el baptisterio, pero está excesivamente decorada.

La Cúpula

Pese a que desde sus inicios la cúpula de Santa María del Fiore estaba llamada a ser una de las mayores construcciones de la historia y pese a lo trascendental que resultó en materia de construcción se quiso integrar la obra con el resto de la ciudad.

Bien se hubiese podido optar por diferenciarla claramente del resto de construcciones, algo que por otra parte no hubiese resultado complicado debido a sus dimensiones. Sin embargo se optó por recubrirla de tejas de terracota al igual que las demás construcciones de la ciudad, desde los edificios públicos hasta las casas más humildes. De este modo la catedral pasa a ser una pieza más de la ciudad, importante eso sí, pero una más al fin y al cabo.

Quizá se pueda relacionar este hecho con la situación de la sociedad de la época donde algunos mercaderes de origen humilde habían conseguido grandes riquezas y un gran poder (los mismos mercadres que habían finaciado la obra de la catedral). Pasaron a ser gente importante dentro de la sociedad al igual que la catedral lo era par ala ciudad siendo el edificio de mayor envergadura, pero no dejaban de ser un vecino más.

La Linterna

La linterna, con sus 16 metros de altura y un peso aproximado del 10% de total de la cúpula, es una pieza clave en el conjunto arquitectónico. Hasta aquel momento las linternas eran pequeñas o inexistentes. Está inspirada en los templos circulares de la Roma Imperial y abierta a los vientos. Está diseñada como el remate indispensable a una cúpula apuntada y es una especie de punto de fuga de la perspectiva de la catedral. Se podira decir que la linterna es un resumen de todo lo que sucede debajo de ella. Es como una maqueta de la catedral completa, con sus contrafuertes, diseñada en estilo gótico, con planta octogonal y consagrada a Santa María de las flores al igual que la catedral. Finalmente con la construcción de la linterna diseñada por Brunelleschi la cúpula pasa a tener la misma dimensión en planta que en sección, la misma altura que anchura, el mismo camino para los hombres que para Dios.

Fuentes