Saltar a: navegación, buscar

Combate de Cerro Pelado

Combate de Cerro Pelado
Información sobre la plantilla
Fecha:27 de septiembre de 1958
Lugar:Cerro Pelado,
municipio Bartolomé Masó,
provincia de Granma,
Cuba
Ejecutores o responsables del hecho:
Ejército Rebelde


El combate de Cerro Pelado fue un combate desarrollado en Cerro Pelado (provincia Granma) el 27 de septiembre de 1958, en el que 25 rebeldes al mando de Lalo Sardiñas (27), donde perdieron la vida 4 combatientes.

Preparación del combate

El comandante Fidel Castro recibió la información de que en el Cerro Pelado se habían concentrado una gran fuerza de los guardias de la tiranía. Entonces comenzó a reunir a los rebeldes en Las Mercedes.

Allí Fidel planteó que había que atacar al enemigo en Cerro Pelado e hizo una selección de los 25 compañeros de los más experimentados en la Sierra. El comandante le dio la orden a Eduardo Lalo Sardiñas (quien era el jefe en ese momento) de que formara cinco grupos de a cinco hombres.

Después de organizados los grupos, Fidel planteó que debían entrar por la parte sur del campamento, que ese lugar estaba sembrado de arroz y estaba chiquito (más o menos una cuarta de alto y anegado en agua); deberían llegar hasta un dique y hacer el recorrido en silencio para no ser descubiertos.

Combate

En ese lugar debían esperar que Pedro Miret con los morteros empezara el fuego, tirando delante de los rebeldes a unos 100 o 150 metros. Toledo, que era uno de los compañeros escogidos, recibe una pistola que le da Fidel y varias luces de bengala para cuando los rebeldes fueran a atacar, el montara la bengala en la pistola y la tirara al aire, esa era la señal para que Pedro Miret cambiara el fuego del campamento y los combatientes pudieran entrar a las barracas donde estaban los guardias.

Ya dentro del campamento se formó una gran confusión entre los guardias, pues no sabían qué estaba sucediendo por ese frente, ya que no había sonado ningún tiro. Venían acción por otras direcciones y cuando ellos fueron a reaccionar ya estaban siendo atacados con armas blancas (cuchillos) sin tirar un tiro para no llamar la atención dentro del campamento, pero los morteros continuaban cayendo sobre los rebeldes, Toledo tiró la primera bengala, y en ese momento los soldados se dan cuenta que están siendo atacados con cuchillos en la trinchera y donde ellos se habían refugiado para protegerse de los morteros. Esto fue una situación difícil para los combatientes, ya que tenían que cuidarse del enemigo y de sus propios morteros, que estaban estallando dentro de su misma ubicación.

Toledo vuelve a lanzar otra bengala y eso confunde a Pedro Miret, piensa que es el enemigo el que está lanzando las bengalas y continúa él con los morteros en la misma posición. Eso obligó a los rebeldes a tenderse en una zanja y les dio posibilidad a los guardias de ocupar posiciones y defenderse del ataque.

En esa situación estuvieron alrededor de 2 a 3 horas, el enemigo mató a 4 combatientes, entre los fallecidos estaba Juan Sardiñas, el hermano del jefe Lalo Sardiñas.

Fidel da la orden de retirarse, sacando los muertos hasta el lugar donde se encontraba el comandante como a unos 500 metros de donde se había realizado el combate, de ahí trasladaron los cuerpos para Las Mercedes y allí los velaron y les dieron sepultura a los compañeros caídos en combate.

El combate se realizó el 27 de septiembre de 1958. Ese fue el primer combate que las tropas rebeldes iban a realizar con un tanque de guerra, que fue capturado en el combate efectuado cerca de Las Vegas de Jibacoa, dirigido por Ernesto Che Guevara.

Después del combate

Los cuatro jefes de grupo que participaron en el combate, habían sido ascendidos a capitán en días anteriores y Lalo a comandante, para que se hiciera cargo de la Columna n.º 12 Simón Bolívar que posteriormente el comandante en jefe Fidel Castro envió al 4.º Frente Oriental, en la zona de Holguín-Victoria de Las Tunas.

Fuentes