Saltar a: navegación, buscar

Cuartel de Bomberos de Cárdenas

Cuartel de Bomberos de Cárdenas
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Bomberoscardenas.jpg
Antuguo Cuartel de Bomberos de la ciudad.
Fundación:2 de febrero de 1873
País:Cuba Bandera de Cuba
Dirección:Vives entre Coronel Verdugo e Industria, Cárdenas

Cuartel de Bomberos de Cárdenas. Antiguo cuartel de Bomberos de la ciudad de Cárdenas inaugurado el 2 de febrero de 1873. Local donde radica actualmente el Museo A la Batalla de Ideas, inaugurado por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro.

Historia

Al hacerse cargo del gobierno de Cárdenas el teniente Manuel Sánchez Lamela, los equipos que poseían los bomberos municipales no eran los más adecuados para desempeñar su labor. Tampoco lo era el inmueble en donde se hallaba instalado el Cuartelillo de Bomberos de la ciudad.

Inicios

Por tal motivo, a iniciativa de Sánchez Lamela se inició en 1872 una suscripción popular con objeto de dotar al Cuerpo de Bomberos de Cárdenas de un nuevo cuartel.

Francisco Suaréz, distinguido vecino de la localidad que ocupaba el cargo de Concejal Síndico del Ayuntamiento, dirigió las labores constructivas y actuó como administrador de los fondos recaudados y de los cedidos por el Ayuntamiento Municipal, a los que se sumaron los obtenidos mediante las multas que Sánchez Lamela le imponía a los que eran sorprendidos por él jugando los juegos prohibidos por las autoridades.

Este dinero se hizo aparecer en las listas de los fondos recaudados como sí hubieran sido donadas generosamente por los jugadores.

Construcción del Cuartel

Durante las labores constructivas se organizó, con objeto de allegar nuevos fondos, un bazar en los solares que ocupó con posterioridad el Casino Español frente al Parque de Colón, el cual duró una semana.

En dicho bazar hubo premios que valían hasta 500 pesos. Así mismo, se prepararon con igual fin, verbenas, corridas de toros y otras diversiones y festejos populares.

Los planos y proyectos del edificio fueron hechos por el arquitecto local Manuel Solano mientras que las labores constructivas le fueron encargadas al Maestro de Obras Hurtado de Mendoza. El terreno escogido para levantar el edificio fue un solar, marcado con el número 4, de 30 varas de fondo, situado muy cerca de la antigua Plaza de Espriu, hoy Parque José Antonio Echeverría, en la esquina que conforman la avenida de Vives y la calle Coronel Verdugo. Dicho solar, en el que se hallaba edificada una casa - ciudadela, fue vendido en 4000 pesos el 3 de agosto de 1872 al Ayuntamiento de Cárdenas por Evelina Torre de Morales, esposa de José María Morales, quien fue Alcalde de Cárdenas.

La primera piedra del edificio, bendecida por el Cura Párroco Juan Bautista Echániz Landa, fue colocada el 1 de mayo de 1872.

Inauguración

El Cuartel fue inaugurado el 2 de febrero de 1873, siendo bendecido también por el Cura Párroco Juan Bautista Echániz Landa.

En horas de la tarde de este mismo día, se efectuó una Corrida de toros en un solar situado frente al Cuartel, del que fue espada Juan Lucas, empleado de la Hacienda local y aficionado al arte taurino.

Usos del Cuartel

El edificio fue usado inicialmente para dar albergue a los bomberos locales que regresaron en 1873 de la Trocha de Júcaro a Morón, sitio en el cual permanecieron desde 1870, año en que por orden superior partieron de Cárdenas desde el antiguo cuartelillo y bajo las órdenes del oficial Ferradani, para prestar sus servicios como miembros del Servicio de Vigilancia de la misma.

Desde la Estación de Pezuela, sitio al cual arribó el tren que los traía de Morón, los bomberos se trasladaron por las calles de Pinillos, Real y Coronel Verdugo hasta el nuevo cuartel.

Estructura del Cuartel

El 2 de marzo de 1876 el periódico cardenense El Progreso publica el artículo de titulado Justo Tributo en el que al mismo tiempo que se le rinde homenaje a Manuel Sánchez Lamela, promotor de la idea de construir el edificio, se hace una completa descripción del exterior y el interior del Cuartel. Tenía forma de un castillo, con almenas en las plataformas que corrían de oeste a este a los lados del segundo cuerpo y en la de este mismo, que es un cuadrado almenado.

A la izquierda del gran portón de entrada situado en el centro de la fachada que da a la calle de Vives se encontraba el Cuarto de banderas, que la entusiasta oficialidad del batallón había decorado y amueblado modesta pero convenientemente; ocupaba parte de uno de los testeros del cuarto de banderas un dosel rojo con el retrato del rey Don Alfonso XII.

A la derecha del portalón se hallaba el cuarto de los sargentos, que debía experimentar mejoras, entre ellas una, la separación por medio de un tabique de los números y las clases, y otra el decorado y mobiliario.

Armonizaban en la fachada de la calle de Vives los dos arcos de las puertas que conducían a las galerías de las bombas que iban de oeste a este, dejando en el centro de estas el portalón de entrada y a sus lados los cuartos descritos.

En la galería de la izquierda estaban depositadas tres bombas de mano loco móviles con sus útiles, y al final de dicha galería se elevaba una torre de madera para secar las mangas, después de haber prestado sus servicios. En la galería de la derecha se hallaba una magnífica bomba de vapor regalada al instituto por el comercio cardenense, poseyendo aquella su correspondiente carro de útiles.

El resto de la planta baja estaba distribuido entre el calabozo, un patio espacioso, donde puede pasar revista el batallón, la sala de ensayos y otros anexos.

Una sólida escalera conducía al primer piso donde estaba de sur a norte la sala de armas y de Oeste a Este la habitación del conserje. La misma escalera llevaba al piso segundo a encontrarse a la puerta de la sala de conferencias donde se encontraba el retrato al óleo del fundador del cuartel Dr. Manuel Sánchez Lamela, pendiente del muro sobre el arco de una de las ventanas de la fachada. La misma escalera conducía a una desahogada azotea, donde estaba colocada la campana de alarma.

El golpe de vista que presentaba su fachada principal cumplía con todas las prescripciones de la estética, el plano vertical del cuerpo interior coronado de almenas en sus elevadas puertas arqueadas y juego de ventanas, y como prolongación del mismo plano el del segundo cuerpo más reducido en su anchura, con ventanas a su vez ovaladas y de antepecho en el segundo piso, al paso que en el primero o entresuelo, eran cuadradas, adornando este segundo cuerpo coronados de almenas.

El edificio era rematado por un alegórico escudo, custodiado por un león de bronce a cada lado, alzándose del centro del mismo un asta de bandera.

Transformaciones en los finales del siglo XIX

Cuartel b2.JPG
El 11 de noviembre de 1890, se aprobó por las autoridades coloniales de la Isla, la creación en Cárdenas de un nuevo Cuerpo de Bomberos del Comercio.

Dicho Cuerpo, se fundó en diciembre de 1890, gracias a las repetidas gestiones de Guillermo Castellvil, empleado de las oficinas locales de la Real Hacienda. Su primer Jefe fue Enrique Vilá.

Poco después, adquirió este Cuerpo una nueva bomba de vapor, que fue traída de los Estados Unidos de América.

También, en 1890 se comenzaron a guardar en el Cuartel las dos potentes bombas de riego que el Ayuntamiento de Cárdenas, ayudado por el vecindario, había adquirido en este mismo año, a iniciativa del Alcalde Municipal Francisco Comas, para acometer la limpieza de las calles y plazas de la ciudad.

El 15 de abril de 1896 el Ayuntamiento de Cárdenas, a petición de varios vecinos de la ciudad, cedió los altos del Cuartel a la Comandancia Militar Mayoría de Plazas de Cárdenas, la cual mantuvo sus oficinas en este lugar hasta el término de la Guerra del 95.

Por esta época, el Gobierno Civil de la provincia de Matanzas obligaba al Ayuntamiento de Cárdenas a mantener como fuerza armada, lista para combatir a los mambises, al Cuerpo de Bomberos de la ciudad. No obstante, el 16 de febrero, tres bomberos cardenenses: José Cruz Ruiz, Estanislao Ramírez y Pedro Peñalver, se incorporaron a las fuerzas cubanas que operaban en la zona, con las mismas armas que utilizaban para hacer la guardia en el cuartel.

El 11 de mayo de 1898, durante el bombardeo realizado a Cárdenas por las fuerzas navales norteamericanas, cayeron varios proyectiles en el Cuartel, el cual fue - como todos los edificios de la ciudad en donde ondeaba la bandera española - uno de los blancos escogidos por la armada norteamericana.

El Cuartel en la República El 17 de diciembre de 1898, al día siguiente de haberse producido su entrada victoriosa en la ciudad, quedan establecidos el Cuartel General y las oficinas del Estado Mayor de la Brigada Cárdenas en el Cuartel de Bomberos.

Más tarde, entre 1907 y 1909, durante la segunda intervención norteamericana, se instalaron en sus locales tres de las aulas que funcionaban en la Escuela Pública que tenía su sede en el antiguo Cuartel de Infantería.

En el mes de enero de 1907 el Ayuntamiento utilizó sus salones para almacenar varios libros, documentos y objetos pertenecientes al Museo y Biblioteca de Cárdenas, institución cardenense que había sido desalojada a finales de 1906 de los locales que ocupaba en el antiguo Cuartel de Infantería de la ciudad por las Fuerzas Americanas destacadas en la Plaza de Cárdenas.

Remodelación

En 1924, luego de someterlos a una remodelación interior capital, se instalaron en los locales del fondo del Cuartel, la Casa de Socorros y el Botiquín Municipal, los cuales permanecieron en el local hasta poco después del triunfo de la Revolución.

En 1933, luego de los destrozos causados en el local que ocupaba la Casa de Socorros, por el ciclón y ras de mar que azotó a Cárdenas.

El 1 de septiembre, se instaló también al fondo de Cuartel, aunque provisionalmente, la Jefatura de Policía.

El ya mencionado ciclón y ras de mar provocó varios daños en el edificio del Cuartel, los cuales se tasaron en 500 pesos.

El 21 de diciembre de 1933 a solicitud de los comerciantes locales y por Decreto de la Alcaldía local, la sirena instalada en la azotea del cuartel en la década del 20, en sustitución de la antigua campana de alarma, comienza a sonar a las 6 para anunciar el cierre de los comercios cardenenses, que con motivo de la implantación de la jornada laboral de 8 horas, adoptaron este nuevo horario. Con anterioridad, la sirena se hacía sonar a las 9 de la noche, hora en que la ciudadanía se recogía en sus casas, quedando desiertas las calles y plazas. Durante el machadato el ulular de esta sirena se convirtió en una especie de toque de queda.

Entre 1940 y 1942, durante el período de gobierno como Alcalde Municipal del Dr. Enrique Sáez Diez Argüelles, el edificio del Cuartel fue reparado completamente y se uniformó al Cuerpo de Bomberos. Así mismo, se organizó una Banda de Música con los miembros de ese Cuerpo.

Después de 1959

Error al crear miniatura: Falta archivo
Desde 1959 y hasta la década del 80 del Siglo XX, el edificio continuó funcionando como Cuartel de Bomberos, hasta que fue construido el nuevo inmueble que ocupa actualmente este cuerpo, perteneciente desde 1964 al MININT, en la calle de Cristina esquina Línea.

En 1967, el Cuartel almacenó nuevamente valiosas piezas, libros y documentos del Museo y Biblioteca Pública de Cárdenas, cuyo edificio propio fue clausurado este año por las autoridades locales por ofrecer peligro de derrumbe.

El edificio permaneció desde entonces semi abandonado y en ruinas, siendo utilizadas solamente algunas de sus áreas como instalaciones deportivas, para la práctica de las artes marciales, la gimnasia, el levantamiento de pesas y otras disciplinas similares, por la Dirección Municipal del INDER

Actualidad

A mediados del año 2000, por decisión de la dirección del país, se comenzó la restauración capital del edificio, para convertirlo en museo.

Actualmente radica en este sitio el Museo A la Batalla de Ideas, que surge al calor de la lucha por el regreso del niño Elián González Brotons secuestrado en los Estados Unidos, inaugurado por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro el 14 de julio del 2001

Fuentes