Tetuán del boniato

(Redirigido desde «Cylas formicarius»)
Tetuán del boniato
Información sobre la plantilla
Tetuandelboniato.jpg
Plaga de importancia en el cultivo del boniato
Clasificación Científica
Nombre científicoCylas formicarius var. Elegantulus (Sum)
Reino:Animalia
Filo:Arthropoda
Clase:Insecta
Orden:Coleoptera
Familia:Curculionidae

Tetuán del boniato. Insecto que más daño hace al cultivo del boniato en nuestro país. Las larvas y los adultos se alimentan del tubérculo abriéndole galerías y comunicándole con sus deyecciones un sabor desagradable que lo hace inservible para el consumo humano e incluso para los animales.

Lesiones y daños

El tetuán adulto se alimenta de cualquier parte de la planta (hojas, peciolos, tallos y raíces tuberosas) sin causar daño económico. El daño importante es causado por las larvas que perforan los tallos y las raíces tuberosas, que se vuelven inservibles hasta para la alimentación animal. La larva induce la formación de furano-terpenoides y cumarinas que dan un sabor amargo, muy desagradable, a la raíz tuberosa. Los tallos infestados cerca del cuello de la raíz se hipertrofian, interrumpiendo el flujo se savia.

Ciclo de vida

La hembra pone sus huevos, blanco-cremosos, aisladamente, en cavidades superficiales en el tallo o en las raíces tuberosas. Cinco a seis días después (a 30 oC), emergen las larvas, que barrenan tallos y raíces tuberosas, durante 16 días en verano (30 oC), a 58 días en invierno (20 oC), hasta medir 7.2 mm de largo. La pupa es de color blanco amarillento y se encuentra en una cámara pupal, en el tallo o en la raíz tuberosa. Después de 6 a 9 días (30 oC y 25 oC) emerge el adulto. Una vez que fija sus colores, la cabeza y proboscis del adulto son negras y lustrosas; el protórax, estrecho, es de color naranja, los élitros, de color azul oscuro; y las patas, de color rojizo. El ciclo total de huevo a adulto, toma de 32 a 40 días. Los adultos son longevos, viven de dos a cuatro meses, o más.

Comportamiento

Las hojas y raíces emiten substancias volátiles que atraen a las hembras. La larva, una vez que completa su desarrollo dentro de la galería, en el tallo o en la raíz tuberosa, se dirige hacia la superficie y forma la cámara pupal. La actividad de los adultos (alimentación, apareamiento y oviposición) es nocturna. Sin embargo, cuando se usan trampas con feromonas sintéticas, se les ve activos durante todo el día. Los adultos, cuando se les molesta fingen estar muertos (fenómeno de tanatosis). La distribución de las larvas a lo largo del tallo está influenciada por la lignificación del tejido; la mayoría se encuentra en los 10 cm basales de los tallos y 15 cm debajo del cuello de la raíz.

Infestación de las raíces tuberosas

La infestación de las raíces tuberosas se produce como continuación de las galerías de la parte basal del tallo, por el cuello de la raíz, y cuando los tetuán s tienen acceso directo a la raíz tuberosa, a través de las grietas del suelo. En experimentos realizados por el INIVIT, cerrando artificialmente las grietas, se encontró que en las parcelas con las grietas cerradas el 26 % de las raíces estaban infestadas y en las parcelas con grietas no cerradas, el 73.8%. Del 100% de boniatos dañados, el 35 % se debió al ingreso de larvas a través del cuello y 65%, al acceso directo de adultos a través de las grietas.

Manejo Integrado de la plaga

Actualmente para en control del esta plaga no se recomienda el uso de productos químicos, se recomienda un manejo integral de la plaga a través de la combinación de los métodos agrotécnicos y biológicos

  • Semilla: Usar semilla procedente de campos sanos, preferiblemente de bancos de semilla.
  • Desinfección de semilla: Los esquejes se sumergen durante 2 – 3 minutos en una solución de hongo (''Beauveria Bassiana'' o Metarhizium anisopliae), al 5% (5 Kg en 100 L de agua), la que debe estar en agitación constante.
  • Colindancia entre campos de boniato: Se pueden sembrar dos campos cercanos cuando la diferencia de edad no sea mayor de 30 días. Si esa diferencia es mayor, deberá establecerse la distancia mínima de 1000 metros.
  • Rotación de cultivos: Debe establecerse como mínimo un año entre dos plantaciones de boniato en la misma área, si las condiciones lo permitieran, lo ideal serían dos años.
  • Uso del riego: Elimina las grietas y por ende la penetración del insecto.
  • Cosecha oportuna: Se ha establecido como criterio de cosecha ( un máximo de 3% de daños para proceder a la misma y no permitir postergación alguna una vez alcanzado este índice.
  • Destrucción de residuos de cosecha: Un kilogramo de restos infestados puede proporcionar 2 500 insectos entre hembras y machos.
  • Medios Biológicos. Los principales entomopatógenos que se utilizan para controlar la plaga son: Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae. Se realizan aplicaciones a toda el área a partir de los 15 días de la plantación y posteriormente 3 más con una frecuencia de 10 días. Si las condiciones de humedad son favorables, el hongo debe quedar establecido. La dosis será de 1kg/ha.
  • Trampas de feromonas: Finalmente, la dilución del hongo se aplica en lugar de insecticidas, para controlar los adultos machos atraídos en las trampas de feromonas.
  • Utilización de hormigas predadoras: Pheidole megacephala conocida como Hormiga leona y Tetramorium guineense (hormigas del plátano). Se deben hacer introducciones de hormigas en los entornos de los campos, en lugares húmedos y sombreados.

Fuentes

  • Mendoza Hernández, Francisco. Gómez Sausa, Jorge. Principales insectos que atacan a las plantas económicas de Cuba.
  • Suárez Rosendo. Plagas Enfermedades y su control. Editorial Pueblo y Educación. 1999.
  • Instructivo Técnico del cultivo del boniato (2007), ACTAF- INIVIT, Edit. Biblioteca ACTAF, Cuba.
  • Instructivo técnico del cultivo del boniato. Villa Clara, Cuba. INI VIT. (2008).