Saltar a: navegación, buscar

De facto

de facto
Información sobre la plantilla
De facto (gramática).jpg
Concepto:Palabras que significa literalmente «de hecho», o sea, sin reconocimiento jurídico, por la fuerza de los hechos.

De facto. Es una locución latina que significa literalmente "de hecho", o sea, por la fuerza de los hechos, sin reconocimiento jurídico. Esta locución está incorporada al idioma español. Según la última Ortografía de la RAE debe escribirse en cursiva.

Definiciones

Una situación de facto es aquella que, existiendo en la realidad, no ha sido reconocida formalmente, ya sea mediante los mecanismos legales vigentes o por la autoridad competente. Es aquello que tiene existencia en la práctica o en la realidad sin que se ajuste a una normativa.

Ejemplos

  • Un país puede ser independiente de facto, sin que tenga reconocimiento formal por parte de las Naciones Unidas ni de otros países.
  • Una persona puede estar desempeñando un cargo de facto sin la existencia de un contrato laboral o sin que dicho cargo tenga reconocimiento formal mediante nombramiento de una autoridad competente. “Fernández es el director técnico de facto, aún cuando la planilla del equipo sea firmada por Domínguez”, “Me vi forzado a asumir la dirección de la empresa de facto, ya que la enfermedad de Zeyda le impide asistir a la fábrica”.
  • Una pareja de hecho puede considerarse un matrimonio de facto, ya que se comporta como tal en muchos aspectos de su vida familiar, personal y social, pero sin tener el reconocimiento legal de matrimonio.
  • Un caso habitual del uso de esta expresión es el de los gobiernos de facto. Un "gobierno de facto" lo es por haber tomado el poder tras un golpe de Estado como es el caso de las dictaduras, o simplemente el que ocupa un vacío de poder en un momento determinado. El gobierno de facto detenta y ejerce el poder con todos los mecanismos propios de un gobierno, pero no tiene legitimidad jurídica para ejercer dicho poder y los actos jurídicos para su proclamación, si los ha habido, no se ajustaron a la legalidad vigente en ese momento. Esto quiere decir que los gobernantes de facto no son elegido por el pueblo en elecciones democráticas como marca la Constitución, sino que llegan al poder por la fuerza. De esta manera, desarrollan un mandato de hecho, haciendo que la población obedezca por motivos que no tienen que ver con la legalidad o el ordenamiento constitucional: “No podemos hacernos cargo de la deuda ilegítima que contrajo un gobierno de facto”, “El presidente de facto nos llevó a la guerra y fue el responsable de la muerte de miles de jóvenes”.
  • Otro uso habitual son los estándares de facto. Un "estándar de facto" es el que, sin tener el respaldo formal de una autoridad institucional o un organismo de normalización, es ampliamente empleado en su campo, ya sea comercio, tecnología, informática u otro como los protocolos TCP/IP que también son estándares de facto.

Es lo opuesto a de iure, que significa "de derecho".

Fuentes