Saltar a: navegación, buscar

Delincuencia

Delincuencia
Información sobre la plantilla
Delincuencia Juvenil123.jpg
Concepto:La delincuencia ha sido concebida como quebrantamiento de la Ley y el delincuente como el que delinque.


Delincuencia. Comúnmente, la delincuencia ha sido concebida como quebrantamiento de la Ley y el delincuente como el que delinque. Pero estas apreciaciones varían cuando se logra realizar el análisis jurídico sobre el tema.

Delincuencia

La Criminología es la ciencia que tiene por objetivos principales la determinación de las causas, tanto personales como sociales, del comportamiento delictivo, así como el desarrollo de los principios válidos para el control social del delito.

Para la obtención de los resultados afines con sus objetivos, investiga a partir de los descubrimientos de otras disciplinas interrelacionadas con ella en especial la Psicología y la Sociología.

Causas de la delincuencia

Las causas de la delincuencia han variado con el paso de los años y con el desarrollo de las sociedades, de ahí que los criminólogos se hayan hecho eco de diversas corrientes para darle explicación a este fenómeno, en ocasiones contradictorias entre sí.

El desarrollo del pensamiento criminológico pudiéramos distinguirlo como tradicional, contemporáneo y de control social. La distinción se basa en grandes rasgos respecto al enfoque de las diferentes etapas investigativas de las ciencias criminológicas en aras de estudiar la naturaleza, extensión y causas del crimen; las características de los criminales; los problemas de detención y castigo de los delincuentes; operatividad de las prisiones y de otras instituciones carcelarias; la rehabilitación de los convictos, tanto dentro como fuera de la prisión; la reinserción social de los ex reclusos y la prevención del delito.

La perspectiva tradicional se basaba en el estudio de las causas del delito considerándolas individuales, morfológicas, psicológicas-biológicas y antropológicas en su primera etapa. En un segundo momento advirtió la importancia del medio o entorno que rodea al individuo (económico, religioso, familiar, escolar).

La visión contemporánea analizó el origen de la criminalidad en quienes hacen, aplican y ejecutan la Ley.

Por último el control social viene a desplegar sus funciones en aras de la disminución de las causales delictivas a través de las instituciones como la familia, la escuela, el Estado, entre otras.

Con un enfoque técnico se puede concebir a la delincuencia como un fenómeno social histórico mutable, cuyo estudio puede abordarse relacionándolo con determinadas contradicciones sociales como son las derivadas del incipiente desarrollo de la economía y de la vida social y particular de los individuos.

Siempre ha estado condicionada por diversos factores, los que han variado en la medida en se profundiza en la investigaciones, encabezando hoy los estudios criminológicos los factores sociales.

Análisis de las causas de la delincuencia

La delincuencia como fenómeno social negativo solo podemos analizarla a través del conjunto de fenómenos que esta representa, en un período de tiempo. Se expresa en un número específico de delitos, llevados a cabo por sujetos, dentro de una sociedad determinada que sancionará tal comportamiento con posterioridad.

Ello expresa la contradicción social que genera un hecho delictivo, tras la no aceptación de la sociedad amenazada por la peligrosidad social del hecho.

La existencia del fenómeno delictivo tiene fundamento en un grupo de causas, las que se gestan por determinadas condiciones, es decir, solo podemos hablar probabilísticamente cuando nos referimos a las razones generales de la delincuencia.

El análisis de la delincuencia en el Capitalismo se basa en las relaciones capitalistas de producción. Los criminólogos burgueses buscan cada día más fórmulas para centrar el análisis de los delitos lo más alejado posible de las relaciones de producción de ese sistema.

Concepciones burguesas

Entre las concepciones burguesas podemos encontrar la tendencia biológica, que fundamenta las causas de los delitos en las aberraciones de naturaleza human, partiendo de la herencia de la información genética, apreciándose ello como una maldad innata del ser humano.

Algunas teorías psicológicas de los capitalistas explican la conducta delictiva a través de la “teoría de los bajos instintos reprimidos”, caracteriza universalmente el fenómeno delictivo al aceptar que la conducta humana está dirigida por elementos irracionales.

La delincuencia en el socialismo

El análisis de la delincuencia en el Socialismo estuvo asociado a un comienzo con los remanentes del pasado. Al unísono reconocemos la importancia del desarrollo social, asegurando para ello la propiedad social sobre los medios de producción y la igualdad de todos los individuos ante el trabajo.

Más no podemos obviar que las necesidades, intereses y motivaciones de cada hombre se gestan independientemente del curso de su formación personal. Pese a la igualdad que brinda este sistema, existen, desafortunadamente, diferentes micro-medios en los que se desenvuelven los individuos, cuyas características pueden propiciar la actividad delictiva.

En manos de la Familia puede quedar la disposición de un sujeto a la comisión de actos tanto honestos como contrarios a ellos y en ocasiones contrarios al orden social y legal.

La delincuencia como toda conducta humana es resultado de la interacción constante con el medio que le rodea, enfrentando el sujeto la realidad externa con la manifestación de una posición determinada. La valoración personal de una decisión a toma se expresa en la conducta concreta del individuo.

De todo esto se infiere que el estudio del hombre delincuente tiene que partir de la correlación entre las circunstancias, objetivas que no dependen de él, como su formación y aquellas otras que él puede variar o modificar como pudiera ser la decisión del sujeto de llevar a cabo determinada acción para satisfacer una necesidad personal y esta puede ser correcta o no.

Factores sociales que condicionan la delincuencia

Los factores sociales que condicionan la delincuencia, sobresalen con respecto a otros, dada la continua acción del hombre en la sociedad y la interacción entre los sujetos que en ella se desarrollan, conviviendo a diario bajo los mismos patrones de conducta y similares hábitos. Dentro de estos factores sociales se tiene:

El espacio social

Aquellos factores estáticos que se relacionan con una cultura y un medio geográfico determinado. La cultura comprende hechos sociales de una sociedad determinada con un uso reiterado. Llega a crear costumbres, sentar creencias y patrones sociales, así como concebir técnicas, incluso se concibe como fundamento y contenido de las normas jurídicas.

En este parámetro se analizan las zonas criminógenas, concebidas como aquellos territorios proclives a que la actividad delictiva se realice en ellos. Incluso según las características de una zona serán los hechos delictivos que se realicen en ellos. Incluso, según las características, serán los hechos delictivos que se realicen, tenemos de referencia la diferencia entre una ciudad y una zona rural.

El barrio

Comprendido como el límite político establecido por las autoridades, o bien el entorno en que se mueve cada persona a diario, a pesar de que el círculo social en que se interactúe sea fuera de este territorio. El barrio influye en el número, tipo y calidad de los delitos que se cometen, teniendo en cuenta cuanto facilita o dificulta el control de las autoridades y la protección que pueda dar esta y los habitantes del territorio.

En este espacio territorial existen intereses comunes, normas aceptadas en las relaciones sociales o económicas y algunas instituciones sociales, donde existe la interacción constante y generalmente una solidaridad dinámica; lugares entre ellos primordiales que facilitan el vínculo: la escuela, la casa de residencia y el vecindario.

El alojamiento

El hogar y la convivencia interna.

La educación

La educación fundamental es dada por los padres, la escuela complementa la formación del individuo. La educación recibida por el delincuente tiene una profunda relación con su peligrosidad, es decir, con la posibilidad de reiteración criminal, pues los que han crecido en un medio de vicio o criminalidad lo toman como cosa normal, aunque lo repruebe la sociedad.

Incluso los conocimientos técnicos y científicos adquiridos por la educación son utilizados para perfeccionar sus actividades criminales. Por otra parte, la desorganización en la escuela tiene la negativa principal de convertir al educando en una persona indisciplinada, enemiga del orden.

Moralidad de los delincuentes

Los delincuentes no están desprovistos de moral, sino solo excepcionalmente, prueba de ello es que los asesinos, los violadores o abusadores sexuales y los ladrones se desprecian mutuamente por su baja moralidad, desde su visión de la vida.

Religiosidad

Algunos delincuentes intentan justificar sus actos con la creencia religiosa que los ha motivado a realizarlos.

Economía

Se podría mencionar otros tantos como el abandono, la ignorancia, la ocupación, la composición de la población, la alimentación, los centros de diversión.

El análisis demuestra que la delincuencia se caracteriza por la integridad, complejidad y diversidad como fenómeno social.

El delincuente, sujeto comisor. Particularidades

Antes del surgimiento del Estado, desde las formas pre-estatales, existían personas que, tanto por imprudencia, desconocimiento o en pleno conocimiento del alcance de sus actos, llevaban a cabo acciones que iban en contra de los intereses de una sociedad.

Este individuo es el conocido sujeto comisor, sujeto activo de la acción antisocial. Para conocer la profundidad de su acción tendremos en cuenta diferentes elementos, desde una visión criminológica, comenzando con el crimen, acción que todos conocemos en primera instancia y luego concretan sus autores.

El sujeto comisor será entendido como aquella persona que no acata el orden social establecido en una disposición normativa de obligatorio cumplimiento, violándolo en determinadas ocasiones.

Dentro de la denominación mencionada solo podemos agrupar aquellas personas que hayan actuado contrario a las exigencias legales, refiriéndonos tanto a personas naturales como jurídicas. En el caso concreto de las personas naturales, estas han de ser penalmente responsables.

El menor de edad  que actúe contrario a las exigencias legales, tipificando alguna conducta delictiva, se clasifica como un  menor transgresor. El menor no es penalmente responsable a la luz del , es decir se exime de responsabilidad penal, ya que no posee la capacidad plena de discernir entre el bien y el mal e incluso no puede medir ni analizar con profundidad el resultado de su actuar.

La Delincuencia Juvenil

Si una acción delictiva es llevada a cabo por un joven penalmente responsable, estaremos frente al fenómeno nombrado como delincuencia juvenil. Para ellos la ley penal concede algunos privilegios, pues estos sujetos se exponen a cambios biológicos, físicos y psíquicos. Además, su responsabilidad social y su posición en relación a los adultos hacen que esta etapa de la vida sea más fluctuante e insegura en cuanto a la consolidación de la motivación de sus acciones.

La delincuencia en la mayoría de estos jóvenes se debe a lagunas en el proceso educativo, así como la deficiencia que se engendra en el plano organizativo por los cambios que se producen, constantemente, en la construcción de una sociedad. Se consideran mero resultado de un proceso educativo deficiente de la familia o la escuela.

Para los criminólogos los aspectos a tener en cuenta para medir la variabilidad de los índices de la delincuencia, que permiten investigar a profundidad sus causas y tomar las medidas preventivas acorde con este fenómeno son:

• Edad

• Sexo

• Escolaridad o nivel cultural

• Reincidencia o peligrosidad social

• Actividades delictivas proclives

En las sociedades socialistas los comisores de delito poseen un nivel cultural bajo y mayoritariamente, son responsables por delitos contra los derechos patrimoniales (robo, hurto); delitos contra la vida y la integridad corporal, como es el caso particular, más frecuente, el delito de lesiones, estos sujetos no tienen vínculo laboral estable.

Conductas antisociales más frecuentes en Cuba

La actividad delictiva en Cuba antes de 1959 mostraba gran peculiaridad de los delitos de estafa, el juego prohibido, a pesar de la existencia del juego legal y el seudolegal. Estos hechos delictivos eran más de 10000 anuales y las modalidades de los delitos contra la propiedad conjuntamente con los delitos contra la integridad personal alcanzaban el 60% de los hechos delictivos conocidos.

Así, en esta etapa se incrementaron los niveles de corrupción con el florecimiento de la prostitución. La sociedad en aquellos momentos tenía como condicionantes el nivel de pobreza, la analfabetización, el desempleo, así como la discriminación racial.

Luego del Triunfo de la Revolución se incrementó la persecución de las actividades delictivas y comienza el uso de las instituciones del estado peligroso y las medidas de seguridad contra las conductas antisociales. Paulatinamente, fueron disminuyendo las tasas de las actividades delictivas existentes.

Desapareció desde entonces el llamado crimen organizado o delincuencia organizada, la cual responde a una actividad de grupo, o sea, grupos de poder que se asocian para desarrollar una actividad criminal mediante la explotación, mercado y consumo de bienes para obtener beneficios.

En la actual existe un incremento de las tendencias por las conductas desviadas, que consisten en la violación de normas sociales, desde las simples normas de convivencia social, hasta la norma de Derecho y la moral, entre ellas la drogodependencia, consistente en la adicción a sustancias introducidas en el organismo por cualquiera de las vías de administración.

Produce una alteración en el sistema nervioso central del individuo, así como dependencias psíquicas, físicas o ambas. El individuo adicto al crear la dependencia se vincula generalmente a actividades relativas al comercio ilícito de estas sustancias.

Clasificación de las Las drogas y sus consecuencias

Las drogas se clasifican en legales e ilegales. Entre las legales se encuentran el alcohol y el tabaco; y entre las ilegales las sustancias psicotrópicas, los estupefacientes y otras.

Estas adicciones con la excepción del Tabaquismo, se relacionan directamente con conductas violentas y delictivas e indirectamente favorecen la inadaptación social y la delincuencia, en ocasiones, de las personas que rodean al adicto, como los niños.

A las acciones violentas podemos asociar acciones de lesiones, daño, desorden público, desacato, resistencia, entre otros casos están las consecuencias derivadas de accidentes del tránsito producidos en estado tóxico. El alcoholismo es la adicción que más abunda en el país.

Entre las particularidades criminológicas de los comisores de delitos por codicia como el robo y el hurto, se encuentran las necesidades mal educadas, relacionadas con procurar un nivel de vida por encima de sus ingresos, a costa de ganancias ilegales y el predominio de manifestaciones egoístas e individualistas sobre los intereses sociales.

Gran importancia tiene predecir la conducta que se espera de un individuo en el futuro y también establecer los determinantes situacionales teniendo en cuenta las condiciones concretas de vida que le gravan una variación en su conducta futura.

Se puede examinar un sujeto, detectarlo y poner al descubierto sus particularidades morales negativas y no por ello estamos frente a un delincuente, tan solo es el motivo para aplicar medidas preventivas, tratando de neutralizar las fuentes de influencias negativas. Salvar un hombre de la comisión de acciones antisociales es brindarle una nueva forma de vida y a cada ciudadano la preciada seguridad colectiva.

Fuente

  • Vasallo Bomuta, Norma: La conducta desviada. Un enfoque psico-social para su estudio. Ed. Félix Varela, La Habana, Cuba.