El diario de Ana Frank (libro de 1947)

El diario de Ana Frank
Información sobre la plantilla
Diario Ana Frank.jpg
Narra la historia de una niña judía de 13 años durante la invasión nazi en Países Bajos.
Título originalHet Achterhuis
(La casa de atrás)
Autor(a)(es)(as)Ana Frank
GéneroTestimonio
Primera ediciónEl diario se publicó por primera vez bajo el título Het Achterhuis (la casa de atrás) en Holanda, en 1947, por la editorial Contact.
PaísBandera de Holanda Holanda

El diario de Ana Frank es la edición de los diarios personales escritos por la niña Ana Frank entre el 12 de junio de 1942 y el 1 de agosto de 1944, en un total de tres cuadernos conservados en la actualidad, donde relata su historia como adolescente y los dos años en que permaneció oculta de los nazis, con su familia alemana de origen judío, en la ciudad de Ámsterdam (Países Bajos) durante la Segunda Guerra Mundial.

Sinopsis

Ana Frank es una niña judía alemana de 13 años que, durante la Segunda Guerra Mundial, permanece oculta para escapar a la persecución de los nazis. Junto con otras siete personas permanece escondida en el anexo de un edificio en Holanda situado en el canal Prinsengracht n° 263, en Ámsterdam.

Después de más de dos años de haber estado ocultos, los escondidos son descubiertos y deportados a campos de concentración. De los ocho escondidos, solo el padre de Ana, Otto Frank, sobrevive a la guerra. Después de su muerte, Ana se hace mundialmente famosa gracias al diario que un mes antes había comenzado a escribir. Lo escribía hasta que la Gestapo descubriera el escondite.

Testimonio

Ana con su mamá Edith y su hermana mayor Margot.

Ana Frank es sin duda el personaje histórico que más ha contribuido a conservar el triste recuerdo del holocausto, que representa una de las mayores atrocidades de la historia de la humanidad. Su testimonio sirve para conocer los horrores del nazismo en toda su dimensión y dureza.

En su diario personal, que comenzó a escribir apenas un tiempo antes de la invasión nazi, narra sus sentimientos y emociones durante su estancia, oculta de la vista del ejército nazi. El escondite se encontraba ubicado en las oficinas donde trabajaba el padre de Ana. Los compañeros de trabajo de este se encargaron de proporcionarles a los ocho judíos la comida y la ropa necesaria para su estadía, aun sabiendo que existían fuertes represalias a quien refugiara a un judío en aquella época en la casa de atrás, nombre con el cual bautizaron a su transitoria morada, que hoy se ha convertido en un museo. En dicho desván convivieron dos familias: la familia Frank, la familia Van Pels, y un viejo dentista del pueblo llamado Fritz Pfeffer. Intentaron de esta manera, protegerse y evitar que los nazis los encontraran y los transfirieran a campos de concentración.

Ana Frank cuenta que solamente confiaba en su padre, le contaba todos sus problemas ya que se sentía más cómoda con él que con su madre. Para ella su padre era un buen ejemplo de hombre, en cambio su madre le parecía el peor ejemplo de mujer y de madre, porque creía que ella no aguantaría vivir su vida como su madre, que solo se ocupaba de las cuestiones de la casa.

Ella va contando su experiencia día a día. La mayoría de las jornadas le resulta excesivamente fastidiosa, en aquel escondite no encuentra nada que hacer, pero algunos otros días, según relata, se los pasaba llorando en su habitación ya que el encierro hace decaer su estado anímico. El mal humor, también era algo bastante normal en el escondite, el estado en el que vivían, hastiaba a la mayoría de las personas. Por esta razón, los ocho judíos allí ocultos, no entablaron una relación de amistad, simplemente coexistían en el mismo espacio y procuraban hacer una vida lo más normal posible.

Después de un año en la casa de atrás, Ana se hizo amiga de Peter, el hijo de la familia Van Pels. Detalla en su diario un cierto enamoramiento entre los dos jóvenes, cuenta como la mayoría de las noches se las pasaban en la habitación de él, mirando por la ventana las estrellas y la luna. Esos fueron los momentos más felices que describió durante su estadía en el escondite.

Aparece entre los relatos del diario, un robo ocurrido en las oficinas, que provocó en los habitantes del anexo un intenso miedo. Existía en sus mentes el horroroso pensamiento de que la Gestapo, los podía encontrar y los ruidos de los ladrones en las oficinas, provocaron en los refugiados la sensación de que los habían encontrado. Se dieron cuenta de que se trataba de ladrones cuando al verlos a ellos, los ladrones salieron corriendo. Los delincuentes se habrían imaginado que se trataba de guardias de seguridad del lugar.

Finalmente los vecinos neerlandeses los delataron con los nazis alemanes, que el 4 de agosto de 1944 los arrestaron, dividieron las familias y los llevaron a todos a distintos campos de concentración.

Otros datos del libro

Tapa de una de las ediciones en español del diario.

El libro fue todo un éxito en todo el mundo, en especial en Israel, Estados Unidos y Reino Unido, país donde permaneció como n.º 1 en las listas de libros más vendidos durante 20 semanas consecutivas. Ha vendido más de 30 000 000 de ejemplares. Los cuentos manuscritos por Ana se hallan en la Casa de Ana Frank en Ámsterdam y el Archivo Documental de la Guerra, también en Ámsterdam. El libro escrito por Ana "Cuentos" que contiene las primeras 35 historias, se conserva en la Casa de Ana Frank. Las hojas sueltas restantes se conservan en el Archivo Documental. Asimismo algunas de estas historias forman parte de la edición del Diario por lo que existen algunas divergencias insignificantes entre la versión original y las hojas sueltas.

En la versión alemana del diario se encuentran incluidos los siguientes cuentos:

Publicación

El contenido de uno de los cuadernos que forman el diario de Ana Frank.

Su padre, Otto Frank, fue el único de los escondidos que sobrevivió a los campos de concentración. Cuando regresó a Ámsterdam, Miep Gies, una de las personas que les había ayudado durante su estancia en el anexo, le entregó el diario contenido en cinco libros y un cúmulo de hojas sueltas que su hija había escrito mientras estaban escondidos. En 1947 según el deseo de Ana, su padre decide publicar el diario y, desde entonces, se ha convertido en uno de los libros más leídos en todo el mundo.

Otto suele poner al final de sus cartas las siguientes palabras:

Espero que el libro de Ana pueda inspirarte cuando seas mayor, para que en tu entorno puedas luchar, en la medida de lo posible, por la paz y el acercamiento entre los seres humanos.

El diario se publica por primera vez bajo el título Het Achterhuis (‘la casa de atrás’) en Holanda, en 1947 ―dos años después del final de la guerra―, por la editorial Contact. En abril de 1955 se publica la primera traducción al español con el título Las habitaciones de atrás (editorial Garbo, Barcelona).

En 1959, el diario fue llevado al cine y en Estados Unidos adaptado como una serie de televisión en 1967. Tras el fallecimiento de Otto Frank en 1980, éste legó los escritos al Instituto Holandés para la Documentación de la Guerra. El Fondo Ana Frank (Suiza) es el heredero de los derechos de autor de los textos. En 1998 se publicaron cinco páginas más desconocidas del citado diario. La publicación de El diario de Ana Frank impactó en la opinión pública y hasta fue adaptado al teatro en 1956 por Frances Goodrich y al cine en 1959 por George Stevens.

Datos de la autora

Ana Frank, autora del diario

Annelies Marie Frank, conocida en español como Ana Frank (Fráncfort del Meno, 12 de junio de 1929 - campo de concentración nazi de Bergen-Belsen, marzo de 1945), fue una niña alemana con ascendencia judía, mundialmente conocida gracias al Diario de Ana Frank. La familia de su padre llevaba viviendo varias generaciones en Fráncfort. Tenía una hermana tres años mayor, llamada Margot. La crisis económica, el surgimiento de Adolf Hitler y el creciente sentimiento antisemita en la sociedad ponen fin a la tranquila vida de la familia. Otto Frank y Edith, su esposa, deciden ―como muchos otros alemanes judíos― abandonar Alemania.

Se exiliaron en Holanda al comenzar las persecuciones nazis. A la edad de trece años comenzó a escribir un diario que tiempo después se convertiría en una de las obras best seller más conocidas de la historia, El diario de Ana Frank.

Su hermana, Margot Frank, también escribió un diario, pero nunca se encontró ningún rastro de este. El 4 de agosto de 1944, una comisión de agentes de la Gestapo al mando del SS oberscharführer Karl Silberbauer detuvieron a todos los ocupantes y los llevaron a diferentes campos de concentración. Después de permanecer durante un tiempo en los campos de concentración de Westerbork (en Países Bajos) y Auschwitz (en Polonia), Ana y su hermana mayor, Margot, fueron deportadas a Bergen-Belsen, donde ambas murieron durante una epidemia de tifus entre finales de febrero y mediados de marzo de 1945 (el tifus fue causado por la extrema falta de higiene en el campo de concentración).

Enlaces relacionados

Fuentes