Saltar a: navegación, buscar

Enrique Santos Discépolo

(Redirigido desde «Enrique Santos Discepolo»)
Enrique Santos
Información sobre la plantilla
Santos2012i.jpeg
Compositor, músico, dramaturgo y cineasta argentino. Escribió varias obras musicales.
NombreEnrique Santos Discépolo[1]
Nacimiento27 de marzo de 1901
ciudad de Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento23 de diciembre de 1951
ciudad de Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Causa de la muerteproblema cardíaco
Nacionalidadargentina
Otros nombresDiscepolín
Conocido porcompositor, músico, cineasta argentino
PadresSanto Discépolo y Lucía Deluchi
FamiliaresArmando Discépolo (hermano)[1]
Obras destacadasCambalache, Sueño de juventud, Justo el 31, Chorra ["ladrona"], Soy un arlequín, Quién más, quién menos, Confesión.

Enrique Santos Discépolo[1] (Buenos Aires, 27 de marzo de 1901 - Buenos Aires, 23 de diciembre de 1951), conocido como Discepolín, fue un compositor, músico, dramaturgo y cineasta argentino, hermano del destacado director teatral y dramaturgo Armando Discépolo.

Síntesis biográfica

Nace en el barrio porteño de Balvanera el 27 de marzo de 1901. Su padre, llamado Santo y de origen napolitano, era un destacado músico que había decidido trasladarse y establecerse en Buenos Aires con el fin de mejorar la situación económica de su incipiente familia, y así fue que lo hizo, junto con su mujer Luisa Deluchi.

Muchos historiadores aseguran que fue su progenitor quien funcionó como punto de partida para que el pequeño Discépolo optara por continuar el camino de la música. Tras fallecer sus padres, su hermano Armando se convirtió en su maestro, lo guió por el camino de la cultura y le descubrió la vocación por el teatro en el año 1917 al lado de Roberto Casaux, un año más tarde firmó junto a un amigo la pieza Los duendes, la misma fue maltratada por la crítica.

Trayectoria teatral y musical

En el año 1918 escribió sus primeras obras de teatro:

  • El señor cura
  • El hombre solo
  • Día feriado.

En el año 1920 actuó en la obra Mateo, escrita por su hermano Armando Discépolo. Prosiguió escribiendo para el género teatral y en 1925, compuso la música del tango “Bizcochito” y la letra y la música de “Que vachaché”. En el año 1927 compuso el tango “Esta noche me emborracho”, popularizado por Azucena Maizani. Entre los años 1928 y 1929, escribió “Chorra”, “Malevaje”, “Soy un arlequín” y “Yira-yira”, entre otros. Mientras tanto, continuaba actuando con éxito en los teatros de Montevideo y Buenos Aires. Entre los años 1931 y 1934 escribió varias obras musicales, entres ellas:

  • Wunderbar y Tres esperanzas.

En 1935 viajó a Europa y a su regreso se vinculó al mundo del cine como actor, guionista y director. Simultáneamente escribió y compuso sus tangos más notables como son:

  • Cambalache y el Alma de bandoneón en el año 1935
  • Desencanto en el año1937
  • ”Uno” (con música de Mariano Mores, en el año 1943) y “Canción desesperada” (en el año 1944).
Composición musical

Muchos expertos tangófilos aseguran que la línea compositiva que Enrique Santos inició con "Que Vachache", maduró la idea en "Yira... yira", se prolongó en tango tales como "Qué sapa, señor" y evolucionó hasta llegar al famoso "Cambalache" en 1935.

Poeta

Sin lugar a dudas, uno de los más grandes poetas que han surgido en el país a través del universo del tango ha sido Enrique Santos Discépolo, quien a través de un estilo original en el que se entremezclan sensaciones, pasiones y el ritmo orillero propio de la música ciudadana logró plasmar la idiosincrasia de los argentinos y su visión de este frágil mundo fugaz y muchas veces injusto.

El poeta logró expresar de manera sencilla y directa la dualidad del hombre, sus desventuras, y el universo global que lo rodea y en oportunidades los asfixia, sin alejarse de la línea armónica que requieren los versos para ser parte de una composición musical que también gustara al público.

Última película

En el año 1947, después de una gira por México y Cuba, compuso “Cafetín de Buenos Aires” (en el año 1948). Durante los siguientes años continuó produciendo películas, obras teatrales y tangos, algunos de los cuales fueron estrenados después de su muerte.

Finalmente, el 13 de abril del año 1951 estrena y protagoniza su última película como actor dirigida por Manuel Romero, llamada “El hincha”. En la que queda inmortalizada su frase célebre en la que describe lo que es un hincha de fútbol.

De ideología peronista desde los estudios de la radio y con el sobrenombre de "mordisquito" combatió a los que consideraba carneros de la oligarquía o cipayos con un empeño que no fue bien entendido. Ello le provocó bastantes disgustos en la fase final de su vida.

Muerte

Falleció el 23 de diciembre de 1951 de problema cardiáco. Las certezas en cuanto a las causas de su fallecimiento aún hoy son desconocidas, rodeadas de noticias confusas y difusas, aunque la mayoría de los investigadores coinciden en señalar que Enrique Santos murió de tristeza.

Esa desolación y esa tristeza que se hizo presente en la mayor parte de su producción poética, fue la que finalmente se adueñó de su alma, y nos arrebató para siempre su arte. No en vano, Discepolín había mencionado días antes de su muerte, “La tristeza es el corazón que piensa”, definiendo quizás su paso por este mundo.

Placas conmemorativa

Error al crear miniatura: Falta archivo
Placa conmemorativa

Placas en la "esquina de Discépolo" (Avenida Corrientes al 900 y calle Enrique Santos Discépolo, conmemorándolo.

Tangos compuestos

  • "Malevaje"
  • "Que vachaché" ["qué vas a hacer"]
  • "Yira... yira..." ["gira gira..."]
  • "Que sapa señor" ["qué pasa, señor"]
  • "Cambalache"
  • "Sueño de juventud"
  • "Justo el 31"
  • "Chorra" ["ladrona"]
  • "Soy un arlequín"
  • "Quién más, quién menos"
  • "Confesión"
  • "Canción desesperada"
  • "Cafetín de Buenos Aires" ["café de Buenos Aires"]
  • "Esta noche me emborracho"
  • "Sin Palabras"
  • "Tormenta"
  • "Desencanto"
  • "Alma de bandoneón"
  • "Uno" (Letra).
  • "El choclo" (Letra).
  • "Bizcochito" (Música).

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 En Argentina no es usual el segundo apellido (el materno): es indicativo de clase alta, y Discépolo no incluía su segundo apellido, Deluchi, en su libreta de enrolamiento.

Fuentes