Saltar a: navegación, buscar

Espeleología

Espeleología
Información sobre la plantilla
Cueva-de-pano.jpg
Concepto:Ciencia que estudia las cuevas

Espeleología. (del griego σπηλαιου spelaion que significa cueva y -logía, estudio). Es una ciencia cuyo objeto es la exploración y estudio de las cavidades subterráneas. La exploración de las cavernas y su estudio constituyen el fin de la Espeleología. En su faceta deportiva, ofrece las emociones de las grandes aventuras en la naturaleza.

Historia

Los primeros humanos que se adentraron en el oscuro mundo del subsuelo no eran espeleólogos, porque no buscaban conocer el medio en el que entraban, sino sencillamente, refugio, abrigo y protección. En el siglo XVI Leonardo Da Vinci se asomó a un par de cuevas en Lombardía experimentando 'miedo y deseo; miedo por la atenazante y oscura espelunca; deseo por ver si allí dentro hubiese alguna milagrosa cosa'.

Por eso, si bien ha habido interrelación entre humanidad y cavidades, no fue hasta el siglo XVII cuando podemos empezar a encontrar a quienes se atreven a ir a las profundidades de la tierra para conocerla más y mejor. Athanasisus Kircher, quién escribió la primera obra espeleológica, Mundus Subterraneus, donde todavía se nos habla de dragones y monstruos en el primer intento de hacer sobre este nuevo espacio un análisis sistemático.

En la siguiente centuria, nuevos precursores como A. Vallisneri (fundador de la hidrología subterránea), G. W. von Leibniz (filósofo alemán estudioso de la paleontología y de las grutas volcánicas), G. Arduino (fundador de la estratografía moderna) y A. Volta, siguieron con sus investigaciones y fruto de la utilización de métodos de medición y comparativas, pudo P.S. Pallas, bajo el mecenazgo de Catalina II, explorar las recónditas regiones de la Gran Rusia. Así mismo, el italiano Lindner alcanzó en 1841, el curso subterráneo del río Timavo a más de 500 metros de profundidad.

El principio de la Espeleología moderna

Cueva Los Nodas
El siglo XIX siguió con el desarrollo de los estudios subterráneos, pero no será hasta 1894 cuando Edouard-Alfred Martel publicó la obra Les abismes (Los abismos). En este momento es cuando se produce el gran giro que dará lugar a la espeleología moderna. Fue Martel quien acuñó el término y describió las primeras técnicas de progresión con las que pudo llegar a explorar 250 cavidades, algunas de ellas de más de 250 metros de profundidad. Colgado de una cuerda de cáñamo y sentado sobre un tablón, con un sombrero de fieltro y una vela en la mano, fue el primero que consideró la exploración directa como un medio para conocer las cavidades y estudiarlas con rigor científico. Por eso será reconocido por todos como el padre de la espeleología moderna.

Los materiales utilizados en las exploraciones fueron mejorando sustancialmente y en los años setenta se pasó de las escalas a las técnicas de solo cuerda. Este hecho marcó la gran revolución de la espeleología. El problema de las escalas era de tipo práctico: de un lado, lo voluminoso del material a transportar exigía un gran número de porteadores, por lo que tales expediciones podían ser realizadas por algunos pocos potentados que se podían permitir ese lujo; de otro, determinadas maniobras dentro de las verticales en las cavidades eran imposibles de realizar por lo angosto de los pasos. Utilizar la técnica de la sola cuerda posibilitó que un pequeño grupo de espeleólogos pudieran acometer exploraciones inimaginables hasta ese momento. La punta de las exploraciones subterráneas llegará, en año 2006, hasta los 2.158 m en la Sima Krúbera-Voronya.

La práctica de este deporte requiere cierta preparación física pero es aún más importante si cabe la mental. El aislamiento en un entorno donde se pierden las referencias tanto temporales como espaciales y la certeza de estar en ocasiones muy lejos de la salida afectan psíquicamente si no se está preparado para ello.

En una exploración compleja, la autosuficiencia y el espíritu de equipo son fundamentales. El mundo subterráneo puede ser fantástico o terrible según la preparación o predisposición del visitante.

En el transcurso de un fin de semana o en un solo día, el espeleólogo puede sentirse trasladado a un mundo tan remoto como puedan serlo las profundidades marinas o la superficie de otro planeta.

Desde las cómodas cuevas horizontales hasta las profundas simas, pasando por complejos sistemas laberínticos, hay todo tipo de cavidades que requieren distintos niveles de preparación y experiencia.

Galería

Véase también

Fuentes