Saltar a: navegación, buscar

Estación de Villanueva

Estación de Villanueva de Guanajay
Primera Estacion de Ferrocarriles de Guanajay.jpg
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Estación de trenes)
Descripción
Tipo:Estación de trenes
Estilo:Colonial neoclásica
Localización:Guanajay, La Habana
Datos de su construcción
Inauguración:1 de agosto de 1849

Estación de Villanueva de Guanajay. La estación de Villanueva en el municipio de Guanajay constituyó un vía de comunicación muy importante en su época, pues enlazaba a la villa con la capital y otros municipios. De arquitectura neoclásica constituía un punto de asistencia obligada para los lugareños que asistían diariamente a recibir a los viajeros. La aparición del tranvía y los ómnibus fueron incidiendo en su destrucción.

Descripción

El edificio es de arquitectura colonial neoclásica y en él estaban instalados los servicios de ventas de boletines y movimientos de equipajes. En la amplia plazoleta de Jiménez Bueno, hoy parque Ismael Cejas, se agrupaban los coches tirados por caballos. Frente a la estación se encontraban situados los almacenes destinados al embarque y protección de cajas de azúcar, viandas y frutas. Las naves tenían una superficie de 80 m de largo por 20 m de ancho y sus muros eran de cantería, los techos de dos aguas, con tejas criollas. Más adelante estaba situada la plataforma circular utilizada para el viraje de la locomotora.

Importancia socioeconómica

Fue punto de reunión y de habituales paseos para los jóvenes de la época, quienes asistían diariamente a la llegada del tren de pasajeros que después de su salida de Villanueva en La Habana tenía paradas oficiales en Ciénaga, Almendares, Aguada, Rincón, San Antonio, Seborucal, Ceiba y finalizaba su trayectoria en Guanajay. Este recorrido lo hacía dos veces al día (mañana y tarde).

En la década del 40 fueron inauguradas vías que enlazaban las principales zonas azucareras con puertos más cercanos a las mismas. La línea de Güines fue extendida a Batabanó en 1843 y de ella partió un ramal a San Antonio en 1844 y a Guanajay en 1849. Fue un éxito la construcción del camino de hierro de La Habana a Guanajay, precursor de los que con el pasar de los años unirían entre sí a otras poblaciones de la isla y llevarían de Oriente hasta Occidente no sólo pasajeros y mercancías, sino también cultura y civilización.

Declive

El tiempo transcurrió y la estación fue deteriorándose, a partir de 1906 la aparición del tranvía como otra alternativa y luego los ómnibus marcaron su decadencia.

Fuente

  • Biblioteca Municipal. Archivo Cultural