Saltar a: navegación, buscar

Francisco Bayeu

Francisco Bayeu
Información sobre la plantilla
Francisco Bayeu.jpg
NombreFrancisco Bayeu y Subías
Nacimiento1734
Zaragoza, Bandera de España España
Fallecimiento1795
OcupaciónPintor

Francisco Bayeu y Subías (09/03/1734 - 04/08/1795) Pintor español.

Vida

Francisco Bayeu y Subías nació en Zaragoza en 1734 en una familia de pintores. Sus hermanos, Ramón y Fray Manuel, también desarrollaron esta actividad. Uno de los aspectos por el que más se le conoce, es por haber sido cuñado de Goya.

Desde pequeño mostró su gran habilidad y afición por el dibujo. Se formó con el pintor zaragozano de más renombre de la época, José Luzán Martínez, dentro de un barroco académico. En 1756 gana el Premio Extraordinario de la Academia de San Fernando, con La tiranía de Gerión y recibe una pensión de la Academia para continuar en Madrid sus estudios con González. Pero las desavenencias surgidas con Gonzalez hacen que se le retire la pensión y que regrese a Zaragoza. A su vuelta, la situación de Francisco se complicó, ya que la muerte de sus padres le obligó a hacerse cargo de su familia. Durante este periodo trabajó para iglesias y conventos zaragozanos y en 1759, se casó con Sebastiana Merclein y Salillas, hija del pintor zaragozano, Juan Andrés Merclein.

Obra

Las primeras obras de Bayeu denotan la influencia de Lucas Jordán y Corrado Giaquinto. Más tarde, cuando Rafael Mengs visita Zaragoza y le propone colaborar como ayudante suyo en la Corte, su estilo evolucionará hacia el neoclasicismo.

Los primeros encargos que recibe para el palacio real, por mediación de Mengs, son la decoración al fresco de la bóveda del comedor en el cuarto de la reina, con La Rendición de Granada y la bóveda de la antecámara de los príncipes de Asturias con La caída de los Gigantes. En La Rendición de Granada se manifiesta todavía su formación barroca. Pero la armonía de la composición, la elegancia de las actitudes, la minuciosidad y los efectos lumínicos, ya anuncian la tendencia neoclásica que desarrollará después.

La caída de los Gigantes supone un perfecto estudio anatómico de los atletas que aparecen en escorzos y en actitudes violentas.

En 1767 le nombran pintor de cámara del Rey, afianzando su labor en el ámbito cortesano. Su estética neoclásica, marcada por un dibujo preciso y limpio y por un cromatismo que alterna los carmines y amarillos bajo la gama de azules y grises de los cielos, se hace más evidente en Hércules en el Olimpo(para la sala de conversación de los príncipes de Asturias en el palacio real), en Apolo remunerando a las Artes (para El Pardo), o en La Providencia presidiendo las virtudes y facultades del hombre (para la sala contigua al comedor de gala del palacio real).

En el claustro de la catedral de Toledo plasma al fresco once escenas referentes a la vida y milagros de santos toledanos. Las actitudes y posiciones de las figuras, la luminosidad, el color y el dibujo, ya siguen los presupuestos de Mengs.

Tras la marcha de Mengs a Roma en 1777, Francisco Bayeu pasó a ser la gran figura artística de la corte. Junto a Salvador Maella son nombrados directores de pinturas para la Real Fábrica de Tapices y encargados de la restauración y conservación de las pinturas de los Reales Sitios.

Fuera de los encargos de la Monarquía la obra más importante que llevará a cabo será el ciclo decorativo para la Basílica de El Pilar de Zaragoza. Se representa a María Reina de los Ángeles y Reina de Todos los Santos, inspirándose en La Apoteosis de Trajano de Mengs. Los trabajos se realizaron en dos fases y participaron su hermano Ramón Bayeu y Goya.

Aunque sus principales obras fueron de carácter religioso e histórico, también cultivó el género del retrato. Destacan el Retrato de Sebastiana, su mujer; el Retrato de Feliciana Bayeu, su hija y el de doña Paula Melzi.

Tras la muerte de su hermano Ramón Bayeu en 1793, cae en una crisis anímica y su salud se fue debilitando rápidamente. Antes de morir, en 1795, le nombraron director general de la Academia de San Fernando.

Fuente