Saltar a: navegación, buscar

Francisco Caamaño Deñó

(Redirigido desde «Francisco Camaño»)
Francisco Caamaño Deñó
Información sobre la plantilla
Francisco caaman.jpg
militar revolucionario
NombreFrancisco Caamaño Deñó
Nacimiento11 de junio de 1932
Santo Domingo, Bandera de la República Dominicana República Dominicana
Fallecimiento16 de febrero de 1973
Causa de la muerteasesinado

Francisco Caamaño Deñó (1932-1973, República Dominicana) fue un militar revolucionario, que enfrentó a los norteamericanos durante la invasión a la isla, murió asesinado intentando retornar a su patria para retomar la lucha por la liberación.

Datos biográficos

Nació el 11 de junio de 1932 en Santo Domingo. Hijo del teniente general Fausto Caamaño Medina, quien llegó a ser Secretario de Guerra y Marina durante la tiranía de Trujillo. Inició su carrera militar en la Marina de Guerra y luego continuó en el Ejercito Nacional y la Fuerza Aérea. Se desempeñó también en la Policía Nacional, ascendiendo hasta el rango de Coronel. Efectuó cursos de entrenamiento en Estados Unidos en 1954, en Panamá y en su país, entre 1954 y 1960. Fue trasladado a la Policía Nacional con rango de mayor en 1960, siendo designado jefe de adiestramiento y comandante de efectivos contra motines en 1962.

Al estallar el levantamiento del 24 de abril de 1965, ocupó una posición de importancia y tres días después era el líder indiscutible de la Guerra de Abril. El 3 de mayo, fue designado por el Congreso, Presidente de la República. Dirigió el enfrentamiento del pueblo cuando la invasión estadounidense.

En 1966 sale del país como agregado militar en Londres, Inglaterra, desde donde conspira. Es asesinado tras regresar al país a retomar la lucha por la liberación el 16 de febrero de 1973. Caamaño dirigía un pequeño grupo guerrillero que fue exterminado por las fuerzas represoras.

Síntesis de su actuación

En 1964 se unió al grupo conspirativo que dirigió el coronel Fernández Domínguez, que tenía como objetivo el derrocamiento del régimen de Reid Cabral y el retorno al orden constitucional desaparecido en septiembre de 1963, cuando fue derribado el gobierno de Juan Bosch.

El coronel Francisco Caamaño Deñó, funde en un solo cuerpo combativo a soldados y pueblo, repartiendo las armas del arsenal militar entre los trabajadores de los barrios pobres de la capital.

En pocos días controlan el Palacio de Gobierno y el 3 de mayo es electo presidente por el Congreso Nacional, iniciando un período inédito de protagonismo político de los sectores populares en alianza con los militares patriotas de la República.

El gobierno de los Estados Unidos, con el apoyo de la OEA, invade con cuarenta mil marines en la isla. Bloquea la capital y masacra indiscriminadamente a hombres, mujeres y niños, para "restaurar la democracia" en la nación caribeña.

El conflicto político y militar culminó el 3 de septiembre de [1965]], con la firma del Acta de Reconciliación. Dirá Caamaño: "A pesar de la frustración momentánea que en esos trágicos días sufriera la Revolución, el Gobierno Constitucional decidió defender sus derechos. Naturalmente, ante la violencia y la fuerza del poderío norteamericano, representado por más de 40 000 soldados, ya no era posible el triunfo armado del movimiento democrático dominicano. Tuvimos que negociar con los invasores a fin de conservar parte del tesoro de democracia que habíamos comenzado a crear." En 1966 aceptó salir del país como agregado militar en Londres, Inglaterra.

Caamaño comprendió el papel histórico que le correspondía e inicia su capacitación política. Estudia el materialismo dialéctico y emprende la tarea de continuar la lucha por la definitiva liberación del pueblo dominicano. Intenta crear desde el exterior un Frente Patriótico que aglutinara a todos los sectores y fuerzas políticas presentes en la jornada de Abril. Fue en vano su esfuerzo debido a las divisiones entre partidos y líderes.

Desde Londres preparó meticulosamente su viaje clandestino a Cuba. Allí permaneció durante varios años y se preparó para luchar por una auténtica revolución socialista, convencido de que era posible desencadenar otro proceso de cambio en su patria.

El 3 de febrero de 1973 desembarca en Playa Caracoles con un grupo de nueve hombres; pero es capturado vivo y luego asesinado por orden de Balaguer.

Síntesis de su pensamiento

  • Patriota y antiimperialista y defensor de la unión de Latinoamérica y el Caribe. Mientras avanza su acción revolucionaria adopta las banderas del socialismo.
  • Vio un ejemplo en la Revolución Cubana y estudió el materialismo dialéctico para aplicarlo a la necesidad de su pueblo.
  • Creyó en la necesidad de integración de ejército y pueblo armado para la defensa de la nación.
  • Defendió la necesidad de unión entre los partidos de izquierda en un frente común y aglutinador de fuerzas, bregó por un Frente Patriótico.

Citas importantes

Sobre la intervención yanqui en Dominicana

“Desde México hasta Argentina la democracia es el sueño de millones de hombres que quieren convertir en realidad. Sueño de paz creadora, de paz y libertad decorosa. Pero ese bello sueño es turbado, hasta convertirse en pesadilla, por la codicia y la explotación de minorías ajenas al noble ideal de la convivencia humana.”

“Se vislumbraba ya la victoria de las armas democráticas, y cuando estábamos a punto de lograrla plenamente, Estados Unidos de América se interpone, invadiéndonos para salvaguardar los peores intereses y las más ruines ambiciones. Fue entonces cuando tuvimos que ceder en algunos de nuestros objetivos, porque no podíamos vencer con las armas. Pero a pesar de toda la fuerza y de toda la violencia del poderío militar norteamericano, no cedimos por temor o por miedo a ser vencidos. Testigo es el mundo de la lucha que libramos, del coraje y la valentía de ese pueblo en el terreno del honor y en el campo de batalla.”

Sobre el gobierno popular

“Pero nuestra victoria no será para el gozoso disfrute de sus laureles y de sus palmas, sino para reemprender otra lucha más fuerte y más llena de agonías: la lucha por la reestructuración de la República; de una República de hermanos y de trabajadores en que imperen la justicia social y el espíritu cristiano”.

Sobre la conciencia popular

“… lo que más profundamente caló en mi vida y dejó su sello para siempre, es el haber llegado a ser un hijo más de nuestra Patria y el enorme privilegio de aborrecer a la clase a que pertenecí y que lo explotaba, para abrazarme a las masas y ser un hombre más de nuestro pueblos”.

Sobre los enemigos del pueblo y la Revolución

“Los enemigos del pueblo, aquellos que por encima de los intereses de la Patria colocan sus propios intereses en un vano empeño por mantenerse en el poder, hacían correr, como ríos, la sangre generosa. Pero sobre nuestros muertos, nos levantamos siempre con mayor fuerza. La Revolución avanzaba triunfante. América entera miraba con admiración hacia esta tierra, esperando ansiosa nuestro triunfo, porque en él veía una victoria de la democracia sobre las minorías opresoras que azotan, como plagas, todo el Continente Americano.”

Trascendencia histórica

Caamaño enseñó que la lucha consecuente contra el imperialismo conduce necesariamente hacia la adopción de las ideas socialistas, siendo insoslayable, para alcanzar el objetivo, la unidad del pueblo y de las Fuerzas Armadas. Desgraciadamente la desunión de las fuerzas populares dominicanas malogró su empeño. El ejemplo de Caamaño al resistir la invasión estadounidense ha quedado grabado en la conciencia de los pueblos como gesto heroico de patriotismo y entrega.

Fuente