Saltar a: navegación, buscar

Gastroenteritis

Gastroenteritis
Información sobre la plantilla
Gastroenteritis1.JPG
Clasificación:Trasmisible
Región de origen:Intestino
Forma de propagación:Por el contacto con las heces o los pañales de un niño con la enfermedad.
Gastroenteritis. Es una inflamación de la membrana interna del intestino, causada por un virus, una bacteria o parásitos. Se disemina a través de alimentos o agua que estén contaminados y el contacto con una persona infectada. La mejor prevención es lavarse las manos frecuentemente.

Causas

Las gastroenteritis pueden deberse a múltiples motivos:

  • La más común es un virus que se propaga rápidamente en diferentes ambientes a través del agua, alimentos contaminados o de persona a persona. El agente etiológico también puede ser bacteriano o parasitario.
  • Las bacterias que más comúnmente causan gastroenteritis son los géneros de Salmonella, escherichia, Shigella y Campylobacter.
  • Las bebidas y los alimentos contaminados por microbios también pueden producir gastroenteritis.
  • La ingestión de hongos o de frutas silvestres no comestibles que contienen sustancias tóxicas, así como los excesos en la comida o en la bebida, y de ciertos medicamentos, como las aspirinas, laxantes, etc. puede dar lugar a distintos tipos de gastroenteritis.
  • Algunas personas son alérgicas a ciertos alimentos, tales como los mariscos, los huevos o la carne de cerdo, entre otros, lo que puede provocarles gastroenterocolitis.
  • Otra causa posible de esta enfermedad es la alteración de la microbiota bacteriana natural del tracto digestivo.
  • También los antibióticos pueden tener un efecto parecido, ya que actúan sobre la población bacteriana intestinal, alterando su equilibrio natural, es importante precisar que en un inicio la sintomatología de una gastroenteritis es muy similar a la de un diagnostico de apendicitis por lo cual es importante el control posterior y los exámenes de sangre respectivos.

Síntomas

Incluyen Diarrea, Dolor abdominal, vómitos, Dolor de cabeza, Fiebre y escalofríos. La mayoría de las personas se recupera sin tratamiento. El problema más frecuente en la gastroenteritis es la Deshidratación. Esta ocurre si no se ingiere suficientes líquidos para sustituir los que se pierden con los vómitos y la diarrea. La deshidratación es más común en bebés, niños pequeños, ancianos y personas con un sistema inmunológico débil.Por lo general, los síntomas desaparecen después de dos o tres días. Los riesgos son mayores en el caso de los niños, sobre todo de los menores de 18 meses, y también en los ancianos.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es prevenir la deshidratación, garantizando que el cuerpo tenga tanta agua y líquidos como se debe. Los líquidos y electrolitos (sales y minerales) perdidos en la diarrea o el vómito se deben reponer tomando líquidos adicionales. Incluso si usted no es capaz de comer, aún debe tomar líquidos adicionales entre comidas.


Se debe basar en:

  • Mantener al niño hidratado, suministrándoles líquidos con frecuencia además de que beba lo que él quiera, preferiblemente en pequeñas cantidades cada vez para prevenir los vómitos.
  • En algunas ocasiones los más pequeños deberán recibir una solución rehidratante farmacéutica.
  • Evitar en general el uso de medicinas, salvo los antitérmicos si fueran necesarios u otros fármacos si hubiera recomendación expresa del médico.
  • Tomar antibióticos sin indicación puede prolongar el cuadro diarreico y el período de transmisión de la infección a otras personas, incluso en la mayor parte de las gastroenteritis producidas por Bacterias.
  • Los medicamentos que se emplean para los vómitos sólo sirven para mejorar el síntoma, pero no curan y pueden producir efectos secundarios.
  • Ofrecer alimentos enseguida, sin forzar al niño y sin período de pausa.
  • En los lactantes no es necesario hacer ninguna modificación en su dieta: los que mamen al pecho deben seguir haciéndolo, los que tomen biberón no es preciso rebajar la concentración de la fórmula adaptada, diluyéndola con más agua; en los que ya hayan comenzado con las papillas y purés no hará falta cambiar nada, pues pueden tomar cualquier cereal, verduras, carnes, pescado, lácteos (no solo yogur, sino también leche) y frutas, pero evitando añadir azúcar a los alimentos.
  • En los niños mayores, al igual que en los adultos, las limitaciones serán tan sólo la comentada del azúcar y que no han de consumir alimentos grasos.

Asistencia médica

Consulte con el médico si la diarrea persiste por más de varios días o si se presenta deshidratación. Igualmente, se debe poner en contacto con el médico si usted o su hijo presentan estos síntomas:

  • Sangre en las heces
  • Confusión
  • Vértigo
  • Boca reseca
  • Sensación de desmayo
  • Náuseas
  • Ausencia de lágrimas al llorar
  • Ausencia de orina por 8 horas o más
  • Ojos de apariencia hundida
  • Punto blando (fontanela) hundido en la cabeza de un bebé

Observaciones

  • No se debe tomar leche ni derivados.
  • Se pueden tolerar el yogourt natural y los quesos frescos (después de una mejoría franca).
  • Las frutas y verduras se evitarán crudas.
  • Evitar durante una semana verduras de color verde: acelgas, espinacas, lechugas... así como la ingestión de almendras, compotas, nueces, pan negro, por su efecto laxante.
  • No tomar dulces: caramelos, chocolates, pastelería, azúcar...
  • Evitar las bebidas muy frías, todo tipo de bebidas refrescantes, así como las aguas minero-medicinales con gas.

Prevención

  • La gastroenteritis por ser una enfermedad infecciosa puede trasmitirse de persona a persona.
  • La fuente más habitual para su contagio es por contacto con las heces o los pañales de un niño con la enfermedad y la manera de evitarlo será extremando las medidas de higiene habituales, sobre todo el lavado de manos, tanto del niño como de la persona que lo cuide.
  • Esta limpieza ha de ser especialmente escrupulosa después de cambiar el pañal, asear al niño o tras utilizar el retrete y, por supuesto, antes de las comidas.
  • Con más razón aún si la persona que cuida al niño manipula además los alimentos.
  • Se deben lavar minuciosamente las verduras y viandas.
  • Se deben fregar correctamente los biberones.
  • Se debe tapar con tapacetes el biberón.

Fuente

Nlm

Fisterra