Río Hatibonico (Camagüey)

(Redirigido desde «Hatibonico»)
Río Hatibonico
Información sobre la plantilla
Puente-rio-cguey.jpg
País(es) que atraviesaCuba
Altitud de la fuente130 metros
Cuenca hidrográficaCuenca Hatobonico
NacimientoLa Experiencia
DesembocaduraMar Caribe

Río Hatibonico. Es un corriente fluvial que atraviesa la ciudad de Camagüey de norte a sur. Citada por varios historiadores junto al Río Tínima como punto de referencia donde se asentó la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe.

Cauce

El río nace en las sabanas camagüeyanas en un lugar cercano al nacimiento del Río Saramaguacán, próximo al barrio La Experiencia, distante 10 kilómetros al norte de la ciudad de Camagüey, a una altitud de 130 metros sobre el nivel del mar.

En el curso del mismo converge con el río Tínima, formando ambos el río San Pedro que corre hacia la vertiente sur del territorio. Entre los afluentes se citan, el Juan de Toro, quedando a la izquierda del cauce otros arroyos como el Güije y el Santa Cruz.

El Hatibonico entra a la ciudad a través de la circunvalación norte hasta acercarse al reparto Puerto Príncipe, que es uno de los más modernos construido a finales de la década de 1950. Justo al abandonar esa urbanización le alcanza el arroyo del Güije, que viene desde el oeste y es uno de sus más importantes afluentes.

El Hatibonico luego flanquea por un tramo la avenida Carlos J. Finlay y entra al reparto Saratoga para, tras el reparto Las Mercedes, cruzar bajo la línea del ferrocarril central a la altura del reparto La Norma, donde hay un viejo puente de hierro que es uno de los dos que aún quedan en pie en el entorno de la ciudad, (el otro se encuentra en la propia línea para cruzar sobre el Tínima al extremo noroeste de la población). En La Norma y a orillas del río hubo una importante fábrica de velas que desapareció cuando la empresa eléctrica extendió sus cables por la ciudad.

Río Hatibonico

A partir de allí el río camagüeyano serpentea por la zona de La Zambrana, lugar donde junto al magnate canadiense, el ferrocarrilero Sir William Van Horne, numerosos ricos industriales y hacendados levantaron sus mansiones próximas al Hatibonico, convirtiendo el espacio en atractivo lugar de paseos y romerías de fin de semana. Incluso, cuando una línea de tranvías circunvaló el reparto se proyectó la construcción de un aeropuerto en el lugar.

Al fondo de la planta eléctrica el Hatibonico llega a su parte más hermosa, el popular Casino Campestre, el más espacioso parque urbano del país sombreado de árboles y monumentos donde también hay un pequeño zoológico. En ese punto del Casino Campestre al río se suman las aguas de su más importante afluente, el arroyo Juan del Toro. En ese mismo sitio se levantaba, durante el siglo XVI, un pequeño cachimbo para la fabricación de azúcar y miel y que fue, según la crónica, el primer ingenio azucarero que se instaló en la comarca, aunque no el único.

En la margen izquierda se encuentra el barrio de Triana, porción de la ciudad muy antigua y cuna de cabildos y fabulosas fiestas populares, en especial por las calles Palma y los extremos de los callejones de Montera, Triana, Tío Perico, Las González y Funda del Catre.

Al entrar el Hatibonico a las orillas de la barriada de La Caridad, por el malecón y el paseo construido hace unos pocos años a la vera del edificio del Ministerio de la Agricultura, se tiene acceso a la ciudad por unos de sus más emblemáticos puentes, el de La Caridad, construido en la medianía del siglo XVIII y que posiblemente sea una de las obras más antiguas de la ciudad aún en funciones.

Luego las aguas bordean la Carretera Central, dejando a un lado las zonas bajas de las calles Matadero, San Rafael y San Juan de Dios, barrio de Los Indios de las Cinco Esquinas, gente brava, muy pobre y unida, que durante las guerras por la independencia lograron poner a salvo a numerosos patriotas debido a que no siempre la tropa española se decidía a entrar a esas barriadas.

Luego de cruzar la Carretera Central, el Hatibonico entra a los repartos de Vista Hermosa, La Belén y El Jardín, donde se le incorpora el arroyo de La Carbonera, que sube desde el sureste cruzando por numerosos repartos como Marquesado, Salomé y La Esperanza.

Finalmente, allá por el camino de Camujiro, el Hatibonico se une al Tinima que viene fluyendo casi recto desde el norte, para formar ambos en ese punto el río San Pedro

Inundaciones

Las inundaciones que se producen por las crecidas de este río son califican de desastrosas, citándose entre las más recordadas, una en 1854, otra en 1988 y la última de ellas en 2007.

En la actualidad se han colocado sistemas de alerta temprana y equipos digitalizados de medición de lluvia en la cuenca del río y otros en el afluente Juan del Toro.

Residuales

La corriente fluvial que atraviesa la capital camagüeyana sirve de vertedero residual a las aguas albañales que derraman sobre el, arroyos y riachuelos a lo largo de la ciudad.

Dragado

A un costo de unos 34 millones de pesos se ha iniciado un proyecto de solución de drenaje integral de los ríos, riachuelos y arroyos de la ciudad de Camagüey que incluye la construcción de tres presas.

Entre las medidas tomadas para prevenir las inundaciones, está el dragado de la cuenca de río para aligerar los procesos de escurrimientos de las lluvias por esa vía. Las labores se encaminaron a eliminar meandros y estrechamientos provocados por basura acumulada por los arrastres del propio río y por la indisciplina de la población al utilizar las márgenes como vertedero.

Taller de diseño urbano

Con el objetivo de brindar soluciones al manejo de esas corrientes fluviales se ha desarrollado el Taller de diseño urbano “Camagüey mira sus ríos”, llevado a cabo entre el Instituto de Planificación Física de Cuba y la Junta de Andalucía en España.

El evento promueve el rescate de los ríos a partir de las propuestas de intervención urbana y la incorporación de esos cursos fluviales como articuladores de la funcionalidad urbana de la ciudad, cuyo segmento más antiguo, surgido precisamente entre el Tínima y el Hatibonico, es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Fuentes