Hotel E La Unión

Hotel E La Unión
Información  sobre la plantilla
Hotelunion.jpg
Hotel E La Unión
Información geográfica
PaísBandera de Cuba Cuba
CiudadCienfuegos
DirecciónCalle 31 esquina a Calle 54, Cienfuegos
Información general
Inauguración1869
EstrellasEstrella Amarilla.pngEstrella Amarilla.pngEstrella Amarilla.pngEstrella Amarilla.pngEstrella vacia.png
TemaCiudad
Habitaciones49
Suites2
Cadena hoteleraCubanacán S.A.

Hotel E La Unión. Uno de los hoteles más antiguos de la Ciudad de Cienfuegos. Edificio colonial, estilo neoclásico que fue construido en el siglo XIX. Hoy se presenta como una buena opción, revitalizada después de que volviera a convertirse en Hotel en la década del ‘80.

Ubicación y orígenes

Está situado en un área privilegiada de la ciudad de Cienfuegos, a metros del Parque José Martí, y si bien es un edificio antiguo brinda comodidades modernas.

Orígenes

Las áreas donde se edificaría este Hotel, fueron primero terrenos de fincas y más tarde dos solares tasados en la cifra de 37 169 escudos (18 584 pesos oro), y vendidos: el primero el 20 de mayo de 1874 al precio de 60 000 pesos y el segundo el 17 de febrero de 1876, por el monto de 43 000 pesos, lo que puede ser corroborado en los protocolos notariales de José Joaquín Verdaguer, los fechados el 18 de mayo de 1887, donde por demás se hace descripción exhaustiva de las propiedades de Don Tomás Terry Adans.

Propietarios

Los terrenos o solares eran propiedad de don Tomás Terry, rico hacendado y comerciante quien los compra a Don Pedro Dorticós (su cuñado) que los adquirió por herencia de sus padres, uno de los primeros colonos residentes Andrés Dorticós Casseaus, casado con María del Carmen Gómez de Leys de cuyo matrimonio tuvo dos hijos: Teresa y Pedro, la primera casada con Tomás Terry. De un propietario a otro, en calidad de compra o herencia, fueron pasando los susodichos terrenos hasta que, al fallecer Don Tomás Terry Adans en Francia, las fincas o solares son adjudicados a su viuda Teresa Dorticós, quien a su vez los cede y traspasa a su hija Natividad Terry Dorticós, natural de Nueva York, casada con el barón Alberto Blanco, con residencia ambos en Roma, Italia, en 1885. En esta última fecha es cuando se produce la unificación de los inmuebles que existían en ambos solares o fincas para fundar el hotel La Unión, cuyo propietario en arriendo fue Faustino Robés, según aparece en la memoria histórica de Cienfuegos escrita por Pablo L. Rousseau y Pablo Díaz de Villegas.

El 16 de julio de 1903, Natividad Terry arrienda la finca a favor de Vicente González Fernández, natural de Santander, España, de 31 años y vecino de esta ciudad, lo que se hace por seis años hasta 1909, por el precio de 6 000 pesos oro del cuño español anuales hasta llegar a los 36 000 pesos, en el vencimiento del arrendamiento.

Con el tiempo la edificación utilizada como instalación hotelera pasa de Vicente González a Juan Susquet en 1911 y desde 1915 a la sociedad de Álvarez y García. Natividad Terry continúa arrendando la planta baja y en 1919 lo hace firme, el 20 de febrero, hasta el año 1925, a la sociedad mercantil colectiva que giraba en Cienfuegos bajo el nombre de “N. Armesto y Compañía”, representada por su gerente Plácido Fernández Fernández, de procedencia española. Aunque el Hotel La Unión se mantuvo funcionando, el aumento considerable de la red hotelera de la ciudad, hace que éste fuera cediendo a la competencia con otros más pequeños como El Brístol, San Carlos, La Suiza, Ciervo de Oro, Cuatro Naciones, La Flor de Cuba, Presidente, Roma y otros. En la década de los años 40 aparece administrado por la sociedad Fernández y Compañía.

Etapa de decadencia

En la década de los 50 viene una etapa de decadencia. Muchos huéspedes se quedaron como residentes permanentes en una parte del Hotel, mientras que la otra continuaba ofreciendo servicios transitorios de alquiler. El dueño por esta época era Estelvino Fernández, quien se mantuvo hasta el Triunfo de la Revolución y la intervención de las empresas privadas. La Nación Ilustrada, en un artículo de 1909, describía a La Unión como un gran hotel y mucho tiene que ver el siguiente párrafo con el servicio que presta en la actualidad: “El hotel La Unión, se ha convertido en un templo donde se rinde el debido culto a la seriedad compatible con todos, a la administración estricta, al respeto y la estimación personales y, conjuntamente, al gran confort, la higiene y la mesa presiden esas anotadas armonías. Después de lo dicho no estimo necesario recomendaros el gran hotel La Unión. El solo se recomienda…” Otro aspecto que distingue al Hotel La Unión es que el 1ro. de julio de 1936, desde su planta baja, salió al aire por primera vez RADIO ACEITE MARTÍ, que con un fin comercial y de servicio a la comunidad, se convierte con el paso del tiempo en la voz amiga de la emisora Radio Ciudad del Mar.

Símbolos de la ciudad como la flor Mari Lope, las leyendas de la Dama Azul o Guanaroca, y los nombres de personalidades cubanas o extranjeras, ocupan espacio y viven en los salones de este Hotel, donde no se olvida a quienes lo honraron con su presencia.

Personalidades

Interior del Hotel
Entre los visitantes ilustres del hotel La Unión están: Ana Pávlova, destacadísima bailarina rusa; el Capitán General de la Isla Don Arsenio Martínez Campos, quien aquí se encontraba hospedado el 15 de diciembre de 1895 y se entera de la derrota española en Mal Tiempo, razón por la cual parte de inmediato para Batabanó con el objetivo de hacer el intento de no permitir a Gómez su llegada a occidente. Aquí descansaron muchos generales y doctores, y personalidades extranjeras. De China, la distante y con milenaria cultura, innumerables luminarias en disímiles ramas se hospedaron aquí; el doctor Joaquín Albarrán, destacadísimo médico nacido en Sagua La Grande; madame Dudot, famosísima modista francesa; y el muy íntimo colaborador de José Martí, el periodista Juan Gualberto Gómez.

También, antes de ser presidente en Cuba, visitó La Unión el general Gerardo Machado, llamado por el líder estudiantil Rubén Martínez Villena “asno con garras”. Fue muy significativo que el 19 de enero de 1912 pernoctó aquí José Raúl Capablanca, el cubano jugador de ajedrez de todos los tiempos.

Década de los 60

En el año 1960 el Hotel deja de funcionar como tal y sus plantas habitacionales son convertidas en viviendas. En 1980 era una ciudadela con pésimo estado técnico. En 1985 el edificio fue declarado inhabitable. En 1987 se realiza un proyecto para convertirlo en Hotel para la Empresa de Alojamiento y Restaurantes del Poder Popular. Este proyecto no estaba concebido para el turismo internacional. La ejecución de la obra fue detenida por el Período Especial.

Restauración e inauguración

Se muestra el área de la piscina
En el año 1995 la Corporación Cubanacán y el Gobierno Provincial decidieron acometer esta inversión que representaba un incremento de capacidades habitacionales y el rescate de una edificación valiosa en el Centro de la Ciudad que estaba en total estado de abandono. El Programa o Tarea de Proyección presentado por la parte inversionista en la primera etapa resultó breve e insuficiente, que unido a otros factores hicieron que la elaboración del proyecto se detuviera en ocasiones y se prolongara la terminación del mismo. Finalmente, en mayo de 1998 se concluye y entrega la documentación técnica y el 21 de diciembre del propio año se inicia la ejecución y 19 meses después, el 24 de julio del 2000 se inauguraba el hotel.

Fuentes