Saltar a: navegación, buscar

Inmunología

Inmunología
Información sobre la plantilla
Inmunología.jpeg
Concepto:Rama de la biología y de las ciencias Biomédicas que se ocupa del estudio del sistema inmunitario, entendiendo como tal al conjunto de órganos, tejidos y células

Inmunología. Es la rama amplia de la biología y de las ciencias Biomédicas que se ocupa del estudio del sistema inmunitario, entendiendo como tal al conjunto de Órganos, Tejidos y Células que, en los Vertebrados, tienen como función reconocer elementos extraños o ajenos dando una respuesta (respuesta inmunitaria).La ciencia trata, entre otras cosas, el funcionamiento fisiológico del sistema inmunitario tanto en estadios de salud como de enfermedad; las alteraciones en las funciones del sistema inmunitario (enfermedades autoinmunitarias, hipersensibilidades, inmunodeficiencias, rechazo a los trasplantes); las características físicas, químicas y fisiológicas de los componentes del sistema inmunitario in vitro, in situ, e in vivo. La inmunología tiene varias aplicaciones en numerosas disciplinas científicas, que serán analizadas más adelante.

Conceptos derivados

Inmunidad

El término "inmunis" (inmune) se introdujo en la Biología para expresar el estado en que quedaban los vertebrados superiores que, después de pasar por una enfermedad microbiana, adquirían la propiedad de quedar libres de volver a padecerla.
Podemos definir la inmunidad como el estado de resistencia que presentan los organismos frente a la infección.

La Ciencia que estudia la inmunidad se denomina Inmunología.La inmunidad puede ser congénita, es decir, hereditaria (y propia de cada especie).La inmunidad adquirida puede lograrse por vía natural o de una manera artificial. Tanto una como otra pueden dividirse en inmunidad activa e inmunidad pasiva (en la activa el individuo recibe antígenos y fabrica anticuerpos específicos contra esos antígenos: es más duradera; en la pasiva el individuo recibe los anticuerpos por el suero de un individuo ya inmunizado).

Tipos de inmunidad

  • Congénitas: Bases genéticas.
  • Adquirida:
    Natural
    Activa: Formación de anticuerpos por haber padecido una enfermedad.
    Pasiva: :Por el paso de anticuerpos a través de la placenta.
  • Artificial
    Activa: Por vacunaciones
    Pasiva: Por administración de anticuerpos preformados.

Linfocitos

Anatómicamente el sistema inmunitario está formado por el sistema linfoide: Linfocitos circulantes y órganos linfáticos. Se considera que el linfocito es la célula básica de la inmunidad. Los linfocitos son células con un diámetro de 8-10 μm cuyo citoplasma está prácticamente ocupado por el núcleo y que circulan por el organismo.
Linfocitos t y b.jpg

A partir de la célula madre pluripotente situada en la médula ósea se originan las células progenitoras de los linfocitos y del resto de las células sanguíneas (Hematíes, Leucocitos y Monocitos).

Las células progenitoras de los linfocitos invaden los órganos primarios o centrales (Timo y Bolsa de Fabricio en Aves; en Mamíferos no hay Bolsa de Fabricio y cumplen su función las placas de Peyer, situadas en el Intestino), donde son procesados y diferenciados. Los Linfocitos que van a parar al timo se transforman en linfocitos timodependientes o Linfocitos T. Los que llegan a la Bolsa de Fabricio o a las Placas de Peyer, en linfocitos bursodependientes o Linfocitos B.

Los linfocitos T y B son similares al Microscopio óptico, pero el electrónico nos permite ver que los Linfocitos T presentan una superficie lisa mientras que los B la presentan rugosa. Pero aún es mayor la diferente "educación inmunológica" que reciben: los linfocitos T son preparados para intervenir de manera directa, atacando al agresor (antígeno) por su presencia (respuesta inmune de tipo celular), mientras que los linfocitos B actúan sobre los antígenos mediante sustancias de naturaleza proteica (Anticuerpos) elaboradas por ellos (respuesta inmune de tipo humoral).

Tanto los linfocitos T como los B, una vez educados en los órganos linfoides primarios (timo, placas de Peyer) pasan a los órganos secundarios o periféricos (ganglios linfáticos, amígdalas, bazo, etc.), y de allí -aptos ya para la respuesta inmunológica- a la Sangre y a la Linfa.

Fuentes