Saltar a: navegación, buscar

Historia de los Estados Unidos

(Redirigido desde «La Fiebre del Oro»)
Historia de los Estados Unidos
Información sobre la plantilla
Escudo usa.svg.png
Cronología
Civilizaciones precolombinas
Anasazi
Indios de las Llanuras
Los Esquimales
Indios de los Bosques
Confederación Iroquesa
Colonización británica
Trece Colonias
Movimiento independentista
Estructuración de la Nación
Siglo XIX
Guerra de 1812
Destino Manifiesto
Intervención militar en México
Fiebre del oro
Abolición de la Esclavitud
Guerra Civil
Siglo XX
Primera Guerra Mundial
Gran Depresión
Segunda Guerra Mundial
Guerra Fría
Guerras en Asia
Conflicto con Cuba
Carrera aeroespacial
Siglo XXI
Guerra contra el terrorismo
Occupy Wall Street
WikiLeaks

Historia de los Estados Unidos. La historia del país que hoy se denomina Estados Unidos de América, oficialmente United States of America comienza con la colonización británica al norte del Continente Americano entre los siglos XVII y XVIII[1][2]. En aquel momento los colonos establecieron Trece Colonias en la costa atlántica del subcontinente norteamericano, ubicadas al Este de los Apalaches. Estas colonias se situaban entre las posesiones francesas del Québec y la Luisiana.

El territorio donde actualmente se encuentra los Estados Unidos también fue ocupado en tiempor precolombinos por civilizaciones como los Anasazi, los Indios de las Llanuras, los Esquimales, los Indios de los Bosques y la Confederación Iroquesa, entre otras.

La relación entre los colonos al inicio fue pacífica pero los conflictos con los franceses le obligaron a crear sus propios cuerpos de ejército coloniales, siendo esto una de las primeras expresiones de identidad nacional. Más tarde, como acto de rebeldía de los colonos de Boston en contra de la llamada Acta del Té firmada por el Parlamento del Reino de Gran Bretaña para salvar la decadente Compañía Británica de las Indias Orientales, se produjo el Motín del Té en el puerto de Boston (1773). Este hecho fue reprimido cruelmente por el gobierno inglés lo cual provocó el inicio de la Guerra de Independencia. Los colonos formaron un ejército de milicianos que se pusieron bajo el mando de George Washington, quien tuvo problemas para equipar a sus hombres con armas y municiones, además de no disponer de una flota para combatir a la del imperio británico, por lo que pidió ayuda a Francia, país que recién salía de la Guerra de los Siete Años y que accedió a ayudar a las colonias británicas en su emancipación.

Desde su independencia los Estados Unidos siguieron creciendo y sumando territorios a su inmensa nación mediante guerras y adquisiciones. Poco a poco se fueron convirtiendo en una gran potencia mundial con una filosofía imperialista[3] con la que ha llegado a nuestros días, siendo considerada el mayor enemigo para la paz mundial y los países soberanos de corte izquierdista.

Civilizaciones precolombinas

Anasazi

Ruinas de la cultura anasazi ubicadas en el Palacio Acantilado, poblado ancestral anasazi del Parque Nacional de Mesa Verde en Colorado

Los Anasazi eran un conjunto de tribus amerindias de la superárea cultural de Oasisamérica. Ocupaban, en varios grupos, la superficie de los estados actuales de Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México. Su civilización es interesante por varias razones. Ha dejado varios vestigios monumentales y litúrgicos en distintos lugares, de los cuales dos han sido clasificados como Patrimonio de la humanidad por la Unesco. Los restos encontrados por los arqueólogos demuestran un conocimiento de la cerámica, el tejido y la irrigación. Además, dibujaban símbolos que no han sido descifrados y observaban los desplazamientos solares. A partir del año 1300, los anasazi se refugian en el valle de Río Grande y en el centro de Arizona. Se pierden sus huellas poco antes de la llegada de los españoles. Las razones de este éxodo no son conocidas. Existen varias hipótesis: un cambio climático que amenazó las cosechas, un medio deteriorado que redujo las tierras cultivables disponibles, sobrepoblación, problemas políticos, tal vez guerras. No obstante, dada la ausencia de documentos escritos y la limitación de los conocimientos actuales no es posible probar ninguna de dichas hipótesis.

Indios de las Llanuras

Los Indios de las Llanuras incluido todas las tribus que habitaba las Grandes Llanuras (toda de la tierra entre las Montañas Rocosas y el río Misisipi). Para la mayor parte de su existencia, que sigue siendo un cazador-recolector de la civilización hasta el siglo XVII cuando los exploradores españoles introdujeron los caballos en la región. Los indios se adaptaron rápidamente y se transforma en una civilización nómada que siguió a las rutas migratorias de los bisontes americanos que cazaban para comer. Cuando los blancos invadieron y ocuparon las Grandes Llanuras en el siglo XIX, los indígenas participan en una amarga guerra de resistencia que duró desde 1836 hasta 1918. La combinación de las Guerras Indias y la política del gobierno de Estados Unidos de aniquilar a los bisontes americano dio lugar a un colapso demográfico dramático en la población de los indios de las llanuras. Después de su derrota, el resto de los indios estaban confinados en reservas, donde permanecen hoy en día.

Los Esquimales

Los Esquimales son un pueblo indígena que tradicionalmente han habitado la región circumpolar del este de Siberia (Rusia), a través de Alaska (Estados Unidos), Canadá y Groenlandia. Las culturas más antiguas conocidos esquimales fueron pre-Dorset, que parecen haber sido una cultura esquimal plenamente desarrollado que data de hace 5.000 años. Parece que han evolucionado en Alaska de personas que utilizan el arcaico herramientas de tecnología de la pequeña, que probablemente habían emigrado a Alaska de Siberia, al menos, de 2.000 a 3.000 años atrás, aunque podrían haber sido en Alaska ya en 10.000 a 12.000 años o más. Hay artefactos similares que se encuentran en Siberia, que se remonta quizás a hace 18.000 años.

Indios de los Bosques

Los Indios de los Bosques habitado en los bosques entre el océano Atlántico y el río Misisipi. Estas tribus eran generalmente comunales y vivían en aldeas con chozas de madera y carriles. La recepción de los exploradores ingleses se mezcló con algunas resultantes en la guerra y el exterminio, mientras que otros fueron pacíficas, como la primera Acción de Gracias o la vida de Pocahontas. Finalmente, la relación entre el ingléses y los Indios de los Bosques fue de hostilidad permanente, tanto que los franceses, que controlaban el valle del río Misisipi, lo utilizaron para su beneficio. Los franceses mantuvieron una política de comercio y de paz con los Indios de los Bosques y eventualmente formaron una alianza militar con ellos.

Confederación Iroquesa

Ilustración de un guerrero iroqués

La más avanzada de las civilizaciones precolombinas en el territorio que ahora es Estados Unidos fue la Confederación Iroquesa. La Confederación Iroquesa, o las Cinco Naciones fue una liga o confederación iroquesa de carácter democrático, con características tanto participativas como representativas (combinadas con algunas hereditarias). Se hallaba constituida por tribus amerindias de lengua iroquesa, que habitaban al noreste de Estados Unidos y al sureste de Canadá en la zona de los Grandes Lagos. La Confederación estaba formada originalmente por cinco tribus (seneca, cayuga, oneida, onondaga y mohawk) que se confederaron a mediados del siglo XII, y a las que se sumó tuscarora en 1720. El régimen democrático de la Confederación estaba regulado por una constitución de 117 artículos conocida como la Gran Ley de la Paz y gobernada por un Parlamento o Consejo de representantes de la población, considerado como el segundo más antiguo del mundo luego del Althing de Islandia.

La Gran Ley de la Paz establecía una especie de Estado de Derecho con estrictos límites y restricciones al poder de los gobernantes. Establecía también una división del poder entre hombres y mujeres, estableciendo que ningún hombre podía presidir un clan y ninguna mujer ser jefe militar o sachem. A las jefas de los clanes correspondía elegir a los jefes militares. Así la Confederación tuvo una influencia directa tanto en la democracia y el constitucionalismo, como en la idea de la igualdad de mujeres y hombres en la sociedad moderna. En especial Benjamín Franklin, quien tuvo trato directo con Haudenosaunee en 1753, destacó en sus obras que el grado de autonomía individual que gozaban los habitantes de la liga era desconocido en Europa y publicó los tratados indios, considerada como una de sus obras más importantes. Para pensadores o historiadores de los movimientos radicales como Howard Zinn, la Confederación de las Seis naciones constituye una muestra de la aplicación de la democracia radical a través de las decisiones asamblearias.

Colonización británica

Tras la llegada de los navíos españoles al mando del navegante Cristóbal Colón al territorio americano, los ingleses no se quisieron quedar atrás en la conquista del Nuevo Mundo así fue como, en 1580, la reina británica Isabel I de Inglaterra le concedió a Sir Humphrey Gilbert el derecho a poseer nuevas tierras en nombre de la Corona. Algo más tarde sir Walter Raleight llegará al norte de Florida, un territorio lleno de bosques y pantanos en posesión de los españoles. Los primeros 117 colonos desembarcaran en un islote y vivirán de forma comunitaria. Sin embargo a la vuelta de Raleight ya no quedara nadie.

Entre los siglos XVII y XVIII los británicos comenzaron la colonización de América. Olas de inmigrantes llegados de tierras inglesas fundaron Trece Colonias en la costa atlántica del subcontinente norteamericano, al Este de los Apalaches. Estas colonias daban la espalda a las posesiones francesas del Québec y la Luisiana. Las Trece Colonias creadas fueron: Virginia, Massachussets, Pensilvania, Connecticut, Rhode Island, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Nueva Hampshire, Maryland, Nueva Jersey, Nueva York y Maine.

Los primeros colonos provenían de dos tipos de clases existentes en el Reino de Inglaterra de aquel entonces. Por un lado estaban los colonos de las clases privilegiadas que desean aumentar sus riquezas y conquistar nuevas tierras para incrementar el territorio dominado por sus nobles familias. Por otro lado estaban las personas que tras ser expulsadas de Inglaterra por la intolerancia religiosa, las injusticias y las ansias de libertad, querían crear una nueva sociedad en el nuevo mundo a imagen y semejanza de la utopía de Tomás Moro.

Para llevar a cabo la colonización de las nuevas tierras la Corona Británica ordeno la creación de dos compañías comerciales que se encargarían de dicha empresa. La primera se denominó Compañía de Londres y se encargó de las colonias del sur de América del Norte, mientras que la Compañía de Bristol administraría los territorios del norte.

Para apoyar esta colonización el gobierno emitió centenares de acciones a cambio de la propiedad de un terreno en las nuevas colonias. A pesar de la planificación los colonos se rigieron por sus propias iniciativas lo que provocó desorden a la hora de situar las colonias, pero ello no impidió que se establecieran los dos modelos ordenados por la Corona. El primero se inicia en la colonia de Virginia, donde se establecieron grandes plantaciones de tabaco, y más tarde algodón, mientras que el otro se da en las colonias que conformaran la región de Nueva Inglaterra, ambos intentan crear una nueva sociedad autosuficiente.

Trece Colonias

Ubicación de las Trece Colonias británicas en Norteamárica.
John Smith, uno de los primeros colonizadores ingleses.
William Penn, fundador de la colonia norteamericana de Pennsylvania.

La primera colonia británica fue Virginia. Según cuenta la historia su nombre se debe a la primera niña nacida en este territorio, Virginia Dare, aunque otras fuentes atribuyen el nombre en honor de la reina Isabel I, la Virgen.

La región donde se ubicaría esta colonia fue colonizada inicialmente por 120 colonos que llegaron a bordo de tres buques ingleses (el Susan Constant, el Godspeed y el Discovery)[4][5] en 1606 y el 13 de mayo de 1607 se adentraban en la bahía de Chesapeake. Estos colonos, al mando de John Smith, mantuvieron una enfrentamiento con los indios de la tribu creek, para asegurar el territorio ocupado deciden fundar la ciudad de Jamestown, la primera ciudad inglesa en el continente, la cual no es más que una iglesia, un fuerte y unas cuantas chozas.

El objetivo inicial de los colonos que la poblaron fue apoderarse del oro, pero una vez acabado este se convirtieron en agricultores. En 1612 John Rolfe siembra unas semillas de Nicotiana tabacum que había conseguido, obteniendo espléndidos resultados. El cultivo del tabaco será la actividad principal de la colonia y su exportación será la principal fuente de ingresos[6].

Frente a este modelo de grandes plantaciones y terratenientes que se fue formando en Virginia, y que en un futuro constituirá el sur de los Estados Unidos, en el norte se irán formando una serie de colonias, en lo que se conoce como la región de Nueva Inglaterra (Massachussets, Rhode Island, Connecticut, Nueva Hampshire y el Maine)[7], en donde la autosuficiencia y la creación de una nueva sociedad será lo fundamental.

Esta colonización fue llevada a cabo por unos colonos, los que luego se conocerán bajo el nombre de Padres Peregrinos, que habían dejado Inglaterra y otros países de Europa por cuestiones religiosas. La Inglaterra del siglo XVII se había separado de Roma pero la Reforma, que instauró la Iglesia Anglicana, no satisfacía a todos. Pues había personas que en lo ideológico, lo espiritual y cultural que eran calvinistas. A estas personas se le denominó puritanos y recibieron persecución por parte del estado y la nueva jerarquía eclesiástica por lo que optaron por irse, primero a Holanda y después a América.

En 1681 la Corona le concede a William Penn un nuevo territorio en América del Norte, la colonia de Pensilvania (la selva de Penn). William Penn organizó bien su expedición con el objetivo de fundar una buena colonia en las tierras otorgadas. Para esta empresa llamo a campesinos y artesanos, gente trabajadora, y le ofreció 50 acres en las tierras colonizadas a cada nuevo colono. Llegó a territorio americano en 1682[8].

William Penn, tras una serie de acuerdos con los indios iroqueses, creó la ciudad de Filadelfia. Los colonos inmigraron por centenares, talaron los bosques y empezaron a arar la tierra. Filadelfia se convirtió rapidamente en una ciudad armoniosa y ordenada. Penn creó una ley de tolerancia religiosa y un orden democrático, para ello eligió los mejores hombres para preparar las leyes en una asamblea numerosa. Sin embargo esta asamblea era solo consultiva, servía para reafirmar sus medidas y podía ser disuelta por el propio Penn si no le era favorable. Esto provoco descontento, lo que obligo a Penn a crear un documento denominado Carta de Privilegios, además del Estatuto Constitucional, otorgándole un carácter más democrático al estilo de vida de la ciudad. Filadelfia en 1683 tenía 10.000 habitantes y se oponía a toda forma de opresión. Penn defendía la idea de que en su colonia todas las razas, religiones y culturas podían convivir en armonía.

Al ver el rápido crecimiento de las colonias la Corona ordenó la derogación de las Cartas de derechos, lo que indicó que las colonias eran propiedad del Reino y se regirían por nuevas leyes promulgadas en Londres. Por ejemplo, la del comercio, denominada Acts of Trade and Navigation, indicaban que todo el comercio de las colonias inglesas debía efectuarse mediante buques y puertos ingleses[9]. Estas actas, como las leyes españolas, obligaban a los colonos a comerciar los frutos de su trabajo con la madre patria. Los mismos que una vez fueron expulsados de Inglaterra, ahora debían pagar impuestos a la Corona para enriquecer las arcas del Reino.

Los primero años fueron pacíficos, lo que contribuyó a un desarrollo de las colonias. Luego vinieron las guerras contra los franceses del norte, lo que les obligo a los colonos la creación de cuerpos de ejército coloniales, una de las primeras expresiones de identidad nacional.

Movimiento independentista

George Washington, prócer de la guerra de independencia y primer presidente de los Estados Unidos

En 1773 se produjo una sublevación en el puerto de Boston, conocido como el Motín del Té, en contra de la llamada Acta del Té firmada por el Parlamento del Reino de Gran Bretaña para salvar la decadente Compañía Británica de las Indias Orientales[10]. Este hecho fue reprimido cruelmente por el gobierno inglés lo cual provocó una indignación nacional. Dos años más tarde la paciencia de los colonos llegó a su límite y estalló una revuelta en contra de las medidas político-económicas impuestas por el monarca británico Jorge III.

El gobierno británico, decidió imponer a los colonos nuevos impuestos directos (sobre el papel sellado o timbre y el azúcar) para así sufragar los gastos ocasionados por la guerra contra Francia, ya que las colonias eran las principales beneficiarias de la misma. Los comerciantes que se encontraban disgustados rechazaron estas leyes que no habían votado, por no tener representantes en el Parlamento de Londres, ni tampoco habían sido aprobadas por las asambleas coloniales.

Salvo Georgia, que se mantuvo leal, los delegados de los doce estados restantes de Nueva Inglaterra: Massachussets, Nueva Jersey, Nueva Hampshire, Pennsylvania, Delaware, Virginia, Maryland, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Nueva York, Rhode Island y Connecticut se reunieron en el I Congreso de Filadelfia, donde redactaron una Declaración de Derechos (1774) y decidieron suspender el comercio con la metrópoli hasta que se estableciera la situación anterior a 1763. Al año siguiente se celebró el II Congreso de Filadelfia en el cual se acordó la separación de las colonias de la corona británica.

El 4 de julio de 1776 era aprobada por los congresistas una Declaración de Independencia redactada por Thomas Jefferson; abogado de Virginia y, posteriormente, tercer Presidente de los Estados Unidos. La declaración fundaba la separación de las colonias en Las leyes de la naturaleza y del Dios de la naturaleza y en las verdades evidentes de la razón. De esta manera se inicio de la Guerra de Independencia[11].

Para lograr su objetivo los colonos crearon un ejército de milicianos con el militar y terrateniente George Washington, Coronel del Ejército británico en América del Norte que había nacido en la colonia de Virginia. Washington se convirtió en Comandante en jefe del Ejército Continental, pero las dificultades para equipar a sus hombres con armas y municiones, además de no disponer de una flota para combatir a la del imperio británico, lo obligó a pedir ayuda a Francia, la cual para desquitarse las derrotas sufridas a manos de los británicos durante la Guerra de los Siete Años, accedió a ayudar a las colonias en su emancipación.

La guerra fue larga. Inglaterra creyó que bastaría con el bloqueo de los puertos norteamericanos para someter a las colonias. Su ejército estaba compuesto mayoritariamente por mercenarios alemanes, inadaptados al terreno. Los patriotas por su parte estaban desorganizados y sin recursos, sus tropas estaban compuestas de voluntarios. El desarrollo inicial fue claramente de dominio inglés, pero su curso cambiaría cuando tras la Batalla de Saratoga (1777), primera gran victoria estadounidense, con lo que se liberaron las colonias del norte y centro.[11].

Para buscar el apoyó internacional Benjamín Franklin, famoso científico ilustrado, fue nombrado embajador de Estados Unidos y mandado a París en busca de ayuda. Francia y España entraron en la guerra para perjudicar a su rival, Inglaterra. Los insurgentes recibieron ayuda en forma de material de guerra, empréstitos y voluntarios europeos, como Lafayette. Holanda, aunque se mantuvo neutral, también aportó armas y material naval.

La guerra continuó por unos años más hasta que el 19 de octubre de 1781 los ingleses sufrieron una terrible derrota en la Batalla de Yorktown frente a las fuerzas insurgentes comandadas por el propio George Washington, quien contó con el apoyo de un fuerte destacamento francés. Este hecho produjo un debilitamiento de las fuerzas británicas que terminaron por capitular y comenzaron a evacuación sus tropas y a más de cien mil norteamericanos que prefirieron seguir siendo súbditos de Jorge III. El 3 de septiembre de 1783 Inglaterra reconoció la independencia de Estados Unidos y les concedió territorios entre los Apalaches y el Mississipi, el acta de este reconocimiento se denominó Tratado de París[12]. Mediante este tratado también le fue devuelto a España el territorio de la Florida.

Estructuración de la Nación

Ratificaciones de la Constitución
Constitución de los Estados Unidos aprobada en 1787 y ratificada un año después.
Fecha Estado Votos
No
1 7 de diciembre de 1787 Delaware 30 0
2 12 de diciembre de 1787 Pensilvania 46 23
3 18 de diciembre de 1787 Nueva Jersey 38 0
4 2 de enero de 1788 Georgia 26 0
5 9 de enero de 1788 Connecticut 128 40
6 6 de febrero de 1788 Massachusetts 187 168
7 28 de abril de 1788 Maryland 63 11
8 23 de mayo de 1788 Carolina del Sur 149 73
9 21 de junio de 1788 Nuevo Hampshire 57 47
10 25 de junio de 1788 Virginia 89 79
11 26 de julio de 1788 Nueva York 30 27
12 21 de noviembre de 1789 Carolina del Norte 194 77
13 29 de mayo de 1790 Rhode Island 34 32

La fecha oficial de la fundación de los Estados Unidos es el 4 de julio de 1776[13], cuando el Segundo Congreso Continental, representando a las Trece Colonias británicas secesionistas, firmó la Declaración de Independencia. Una vez lograda la independencia de las Trece Colonias la naciente nación comenzó el debate entre si debían seguir como estados independientes a unificarse en una sola nación.

Tras varios años de negociaciones, en 1787, 55 representantes de las antiguas colonias se reunieron en el Congreso de Filadelfia con el fin de redactar una constitución. Se creaba así un gobierno federal único, con un Presidente de la República y dos Cámaras Legislativas (Congreso y Senado) como solución intermedia. Se redactó también la Constitución de 1787, y se convocó las elecciones de las que George Washington fue elegido primer Presidente de los Estados Unidos bajo la nueva constitución.

Esta constitución estaba inspirada en los principios de igualdad y libertad que defendían los ilustrados y se configuró como la primera carta magna que recogía los principios del liberalismo político, estableciendo un régimen republicano y democrático. La fecha en la que cada estado adoptó la Constitución se tiende a tomar como la fecha en que se fundó la Unión propiamente dicha. La independencia y democracia estadounidense causó un notable impacto en la opinión y la política de Europa. Según esta constitución cada Estado contaba con su propio gobierno, el cual podía tomar decisiones en determinados asuntos (policía, salud, enseñanza, justicia, etc.) y por encima de ellos se encontraba un gobierno federal fuerte, responsable de la política exterior, defensa, comercio, impuestos y moneda del país. El texto constitucional establecía una forma de gobierno republicana y aseguraba la separación y el equilibrio de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial). El poder ejecutivo quedó en manos del Presidente con amplios poderes. Su mandato duraba cuatro años siendo elegido por los compromisarios de cada Estado. El poder legislativo residía en el Congreso, dividido en dos cámaras:

  1. La Cámara de Representantes, elegidos por sufragio directo cada dos años en que cada Estado tendría un número de representantes proporcional al de su población
  2. El Senado, en que cada Estado tendría dos representantes.

El poder judicial residía en el Tribunal Supremo formado por nueve miembros nombrados por el presidente. La Constitución fue ratificada en 1788 y se completaba con una Declaración de Derechos que garantizaba la libertad de religión, de prensa, de expresión, de reunión, de petición y el derecho a ser juzgado por un jurado.

La ciudad de Nueva York fue la capital federal por un año, antes de que el gobierno se trasladara a Filadelfia. En 1791, los estados ratificaron la Carta de Derechos, diez enmiendas a la Constitución federal que en teoría prohíben la restricción de las libertades personales y garantizan una serie de protecciones legales. Los estados del Norte abolieron la esclavitud entre 1780 y 1804, dejando a los esclavistas de los estados del Sur como defensores de este estilo de vida. En 1800, el gobierno federal se trasladó a la recién fundada Washington D.C.

George Washington gobernó con un estilo federalista. Cuando los agricultores de Pensilvania se negaron a pagar un impuesto federal sobre el licor, Washington movilizó a un ejército de 15.000 hombres para sofocar la Rebelión del Whiskey. Con Alexander Hamilton al frente de la Secretaría de Hacienda, el gobierno federal se hizo cargo de las deudas de cada estado y creó una banca nacional. Estas medidas fiscales fueron concebidas para alentar la inversión y persuadir a la iniciativa privada a que apoyara al nuevo gobierno.

En 1797, a George Washington le sucedió otro federalista, John Adams, quien se vio envuelto en una guerra naval no declarada contra Francia. En una atmósfera de histeria bélica, el Congreso, controlado por los federalistas, aprobó en 1798 las Leyes sobre Extranjeros y Sedición. Estas medidas permitieron la deportación o arresto de extranjeros «peligrosos» y prescribieron multas o prisión por publicar ataques «falsos, escandalosos y maliciosos» contra el gobierno. Diez editores republicanos fueron condenados conforme a la Ley de Sedición, la cual fue duramente denunciada por el abogado virginiano y principal autor de la Declaración de Independencia Thomas Jefferson.

Siglo XIX

El Siglo XIX significo el comienzo de la expansión de la naciente nación. En su afán por ampliar su territorio hacia el oeste, el estado comenzó un ciclo de guerras indias que se extendió hasta finales del siglo XIX, despojando a los nativos americanos de sus tierras. La compra de Louisiana a Francia en 1803 prácticamente duplicó el tamaño de la nación[14]. A ello se le sumo la compra de la Florida a España poco tiempo después.

Guerra de 1812

James Madison, Presidente de los Estados Unidos en el momento del conflicto bélico contra Inglaterra.
El Capitolio de Estados Unidos en 1814, tras el incendio de la ciudad de Washington D.C. durante la guerra.
En 1811 el entonces presidente James Madison decidió que no se le debía renovar el contrato al Primer Banco de los Estados Unidos (en inglés: First Bank of the United States), institución bancaria creada el 25 de febrero de 1791 por encargo del Congreso de los Estados Unidos y con las ideas de Alexander Hamilton, aunque con la desaprobación de Thomas Jefferson. El Banco fue creado para saldar las deudas que tenía el país desde la Guerra de Independencia y para establecer una moneda estable en el recién creado gobierno. La carta de autorización del banco se vencía en un plazo de veinte años, tras los cuales debía ser renovada. Madison determinó no renovar la autorización del Banco, que en la práctica estaba en manos inglesas que se apropiaban del dinero de los ciudadanos. No hizo caso a la amenaza de Nathan Mayer Rothschild, rico comerciante y banquero británico que era el mayor accionista del Banco de Inglaterra, quien le dijo:
(...) los Estados Unidos pueden verse involucrados en una de las guerras más desastrosas si no se renuevan los estatutos bancarios.

Con la excusa de que la flota mercante estadounidense le transportaba suministros al monarca francés Napoleón Bonaparte, Inglaterra les declaró la guerra a los Estados Unidos en 1812, dando inició a lo que se conoce como la Guerra anglo-estadounidense. Al estallar la guerra el Secretario del Tesoro, Albert Gallatin, quería que el banco fuera reconstituido, pues se dio cuenta de lo difícil que sería financiar la guerra sin un Banco.

Sabiendo que no tenían mucho que hacer contra la Royal Navy, los estadounidenses planearon asediar Canadá por tierra. La guerra empezó con muy poca ventaja para los Estados Unidos, ya que sus intentos por invadir Canadá fueron repetidamente repelidos. La milicia estadounidense se mostró inefectiva y el alto mando incompetente a lo largo de toda la guerra, salvo en el último año.

Pese a un bloqueo marítimo inicial de los británicos en el litoral oriental que arruinó el comercio estadounidense, estos últimos consiguieron finalmente el control naval del lago Erie y el lago Champlain, previniendo así cualquier amenaza de una invasión a gran escala desde el norte. En el lago Erie las fuerzas navales estadounidenses al mando del Comodoro Oliver Hazard Perry, Comandante de la Marina de los Estados Unidos en aquel entonces, le proporciono una dura derrota a las británicas cuando en la conocida Batalla del Lago Erie producida el 10 de septiembre de 1813, hecho que le demostró a los marinos de la Royal Navy que por agua también seria defendido el territorio estadounidense.

En 1814 los británicos adoptaron una estrategia más agresiva y enviaron tres ejércitos de invasión a Norteamérica. Con esta nueva fuerza militar lograron avanzar con más rapidez sobre las ciudades estadounidense, así lograron penetrar en partes de Maine y, gracias a la victoria en la batalla de Bladensburg en agosto del mismo año, pudieron llegar hasta la ciudad de Washington D.C. El 22 de agosto de 1814 el presidente Madison salió de Washington D.C. para pasar revista a sus tropas en un campamento defensivo improvisado a toda prisa en las cercanías de la capital para intentar protegerla ante el avance inglés; pero en la tarde del día siguiente ya era evidente que Washington no podía ser defendida debido a que todas las tropas estadounidenses apostadas en las vías de acceso a la capital huían en un absoluto desorden. Los británicos lograron penetrar en Washington D.C. haciendo arder sus edificios públicos, incluyendo la Casa Blanca y el Tesoro. Madison ha sido el único presidente de los Estados Unidos que debió huir de la Casa Blanca y de la ciudad capital de Washington D.C. ante el avance de tropas extranjeras enemigas que ocuparon la ciudad. Este hecho le provocó una gran impopularidad entre los estadounidenses.

Andrew Jackson, general estadounidense que se destaco en las operaciones militares por tierra contra las fuerzas británicas.
Representación de la Batalla de Nueva Orleans (1814-1815).

Por su parte los estadounidenses destruyeron las fuerzas británicas compuestas de indios en el noroeste y el sureste, y de esta manera impidieron el sueño de la confederación india que perseguía la formación de un estado indígena independiente en la región del Medio Oeste, bajo el patrocinio de los británicos. Las victorias estadounidenses en septiembre de 1814 repelieron las tres invasiones británicas en Nueva York y Baltimore. En el sur y en la costa del golfo también se libraron grandes batallas en las que los americanos impidieron la invasión británica por Nueva Orleans y además derrotaron a los indígenas aliados de los británicos; destacando el general Andrew Jackson en la Batalla de Horseshoe Bend.

El 25 de diciembre de 1814 se firmó la paz en Gante (Bélgica). Los ingleses solo exigieron a cambio de irse que se volviera a crear un banco central. Madison vetó el proyecto de ley en 1815. Aunque la guerra terminó en un empate, ayudó al fortalecimiento del nacionalismo estadounidense. El concepto de Destino Manifiesto se popularizó durante este tiempo.[15]

A pesar de la firma de la paz los estadounidenses y los británicos siguieron combatiendo unos días más ya que las fuerzas bélicas que se encontraban en combate no se enteraron del acuerdo de paz. Este tiempo sirvió para que se produjese la mayor batalla registrada durante la guerra anglo-estadounidense, dicha batalla se llevo a cabo en Nueva Orleans entre el 23 de diciembre de 1814 y el 8 de enero de 1815.

La batalla ocurrió entre las fuerzas estadounidenses dirigidas por Andrew Jackson, quién con la colaboración del corsario franco-estadounidense Jean Lafitte y unos mil piratas que engrosaban las filas de del ejército estadounidense hasta los tres mil efectivos, y la marina real británica compuesta por una flota de más de 50 barcos al mando del General Edward Pakenham. Las tropas de Jackson, atrincheradas eficazmente detrás de las fortificaciones, atacaron el el 8 de enero a las indefensas huestes inglesas, siendo la lucha breve y acabando en una victoria decisiva para los estadounidenses, logrando así la retirada británica y la muerte del general Pakenham. Este hecho elevó la reputación de Jackson hasta tan punto que los llevo a la presidencia de la nación (18291837) con el recién fundado Partido Demócrata.

Destino Manifiesto

Tras alcanzar la paz con los británicos, los Estados Unidos siguieron su campaña expansionistas en su propio territorio. El fin de la guerra le produjo a los nativos americanos del río Mississippi finalizar su alianza militar con los británicos, lo que fue aprovechado por los colonos blancos para ocupar las tierras indígenas del oeste del mismo río. En 1830, el Gobierno Federal forzó la deportación de las tribus del sureste a tierras menos fértiles al oeste.

Los estadounidenses no se preguntaron su derecho a colonizar las vastas tierras de Norteamérica hasta el borde del país. A mediados de 1840, el expansionismo de los Estados Unidos era llamado Destino Manifiesto (en inglés: Manifest Destiny).

Tratado de Oregón

El 15 de junio de 1846 los Estados Unidos dieron un paso más en la expansión de su territorio mediante la firma en Washington D.C. del Tratado de Oregón, oficialmente Tratado con la Gran Bretaña con respecto a los límites occidentales de las Montañas Rocosas, el cual firmo con Gran Bretaña para establecer las frontera entre las secciones británica y estadounidense del Territorio de Oregón.

Este territorio había sido conjuntamente ocupado por los británicos y estadounidenses desde la convención anglo-estadounidense de 1818 cuando fue acordado un dominio común de la región. El presidente estadounidense James K. Polk implantó en las elecciones federales de 1844 el lema Fifty-Four Forty or Fight! (cincuenta y cuatro cuarenta o lucha); 54°40' referiéndose a la línea de latitud que debería formar la frontera norte del estado de Oregón.

El tratado fue negociado por James Buchanan, Secretario de Estado norteamericano, y Richard Pakenham, miembro del Consejo Real (Privy Council) de la Reina Victoria y enviado especial de dicha monarca.

El territorio al norte del 49°N quedó bajo mandato británico con el nombre de Columbia Británica, el territorio al sur del mencionado paralelo y hasta el paralelo 42°N quedó fue integrado a la Unión con el nombre Territorio de Oregón. Con posterioridad el territorio se transformaría en tres nuevos estados estadounidenses:Oregón, Washington e Idaho.

Intervención militar en México

Zachary Taylor, presidente de los Estados Unidos durante la intervención militar de este país en México.
Antonio López de Santa Anna, presidente de México durante la intervención militar de Estados Unidos a este país.

Entre las décadas de 1820 y 1830, después de la proclamación de la Doctrina Monroe de expansión territorial hacia el Pacífico, miles de colonos estadounidenses se establecieron en las comunidades anglosajonas de Texas (entonces territorio mexicano). En aquel momento el gobierno mexicano se encontraba en una mala situación económica tras la guerra de independencia por lo que dio la bienvenida a los colonos. A estos les vendió tierras para que se establecieran en ellas y producieran los necesario para pagar sus impuestos y mantenerse en la región.

Uno de estos colonos fue un empresario de Misuri, Moses Austin, quien había negociado con España para que se le permitiera llevar 300 colonos a Texas. Stephen Austin, hijo de Moses y padre de la República de Texas, siguió estos planes con el nuevo gobierno mexicano, escogiendo colonos que fueran buenos trabajadores y que pudieran ser leales al gobierno mexicano. Por su parte los mexicanos le dejaron traer esclavos para trabajar en sus tierras, a pesar de que habían abolido la esclavitud.

Una vez establecido Antonio López de Santa Anna en el poder comenzaron los problemas con los colonos estadounidenses, los que se levantaron en armas y lucharon, con la aprobación de su madre patria, para obtener la independencia, ya que para entonces los colonos anglosajones eran más numerosos que los colonos mexicanos. Después de la guerra (1836), Texas se estableció como una república independiente, pero casi inmediatamente buscó su anexión a los Estados Unidos, que obtuvo algunos años después.

La inestabilidad en la región fue aprovechada por los Estados Unidos para incursionar en el norte de México (1846) en una zona texana en disputa, donde las tropas son atacadas y como consecuencia en 1847 Estados Unidos le declara la guerra a México.

La invasión comenzó en varios frentes: en el territorio de la Alta California operaba, aún antes de la declaración de guerra, un grupo de filibusteros estadounidenses y la marina de Estados Unidos en el Océano Pacífico, una fracción del ejército de los Estados Unidos se lanzó hacia el territorio de Nuevo México, otra, con refuerzos del norte avanzó hacia el sur por Tamaulipas y Nuevo León hasta que fue detenida; posteriormente el contingente más importante y mejor reforzado desembarcó en el Puerto de Veracruz y avanzó hasta la capital de México.

Los Territorios de Nuevo México, Alta California, Baja California y los estados de Coahuila, Veracruz, Puebla y el Estado de México fueron ocupados. A los puertos marítimos de otros estados se les aplicó un bloqueo naval. El ejército mexicano estaba al mando del General Antonio López de Santa Anna hasta la ocupación de la capital de la República. Dando término a las acciones bélicas se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo donde México reconoció la independencia de la República de Texas, fijaba la frontera de ese estado en el río Bravo y cedía los territorios de la Alta California y Nuevo México, que actualmente conforman los estados de Arizona, California, Nevada, Nuevo México, Utah, y partes de Oregón, Colorado y Wyoming, a Estados Unidos. Como compensación, los Estados Unidos pagarían 15 millones de dólares por daños al territorio mexicano durante la guerra.

Fiebre del oro

La Fiebre del oro de California fue un fenómeno social ocurrido en Estados Unidos entre 1848 y 1855 que impulso de forma notable la migración occidental, por ello es considerado el fenómeno migratorio más grande de la historia de este país[16]. Este fenómeno, que comenzó tras ser descubierto oro en Sutter's Mill (Coloma), se caracterizó por la gran cantidad de inmigrantes (más de 300 000 personas) que llegaron a las cercanías de San Francisco (California) en busca de dicho metal.

La fiebre del oro en California, considerada el acontecimiento fundamental en la formación del estado y uno de los hechos más significativos de la formación de la nación, localizado entre la compra de Louisiana en 1803 y la Guerra Civil de 1861, comezón cuando el 24 de enero de 1848, James Wilson Marshall, encontró pepitas de oro en el río American en las faldas de la Sierra Nevada, cerca de Coloma. Marshall, un carpintero de Nueva Jersey, trabajaba en la construcción de un aserradero propiedad de John Sutter, un suizo alemán en la colonia de Nueva Helvetia, que originó la ciudad de Sacramento. Esta zona era escasamente poblada y había quedado en manos de los estadounidenses tras el Tratado de Guadalupe Hidalgo, en ella solo habitaban los llamados californios, individuos de origen español y mexicano.

Mineros durante la fiebre del oro.

Los primeros buscadores de oro, llamados Forty-niners o 49’erns, viajaron a California por barco por la ruta de Cabo Hornos o en caravanas atravesando el continente, enfrentando un viaje muy duro la mayoría de las veces. Los mineros provenientes del este venían en carretas de caballos en viajes que duraban desde abril o mayo hasta septiembre, solos o en caravanas, que costaban unos $200, en momentos en que un trabajador promedio ganaba menos de $1 diario. Por su parte los que llegaban en barcos que navegaban bordeando el Cabo de Hornos hacian un viaje que podía durar hasta ocho meses. La mayoría de los inmigrantes eran estadounidenses, pero la fiebre del oro también atrajo decenas de miles de personas desde Iberoamérica, Europa, Australia y Asia. Al principio, los buscadores de oro recogían el oro en los arroyos y lechos de los ríos usando técnicas simples como el cribado, pero más tarde desarrollaron métodos más sofisticados para la extracción del oro que fueron adoptados en todo el mundo. Algunos de estos buscadores de fortuna se hicieron millonarios, pero la mayoría se quedó con poco más de los bienes que tenía cuando la fiebre comenzó.

Los efectos de esta migración repentina fueron espectaculares. Antes de la fiebre del oro, San Francisco era una aldea diminuta, y con la fiebre la aldea llegó a ser una ciudad. Se construyeron escuelas, caminos e iglesias, y se fundaron otros pueblos. Se creó un sistema legal y de gobierno, lo cual llevó a la admisión de California como estado de la Unión en 1850. Los nuevos medios de transporte, como el barco de vapor, entraron en servicio en el estado, y se tendieron líneas de ferrocarril. También se inició el negocio de la agricultura, el segundo rubro de mayor crecimiento en California.

La fiebre del oro también tuvo efectos negativos: los aborígenes de la región fueron atacados y expulsados de sus tierras tradicionales, hecho que redujo considerablemente la presencia de ellos en la región[17]. Importante fue también el impacto ambiental que la minería produjo. Además, en medio siglo, hasta 40 millones de búfalos, fueron sacrificados por las pieles y la carne y para facilitar la propagación de los ferrocarriles. La pérdida de estos animales, un recurso económico fundamental para los indios de las llanuras, fue un golpe existencial para las culturas nativas.

Abolición de la Esclavitud

Abraham Lincoln, decimosexto Presidente de los Estados Unidos y el primer por el Partido Republicano, tuvo un papel decisivo durante la Guerra Civil y la abolición de la esclavitud.

Desde su nacimiento, Estados Unidos se convirtió en el más importante comprador de esclavos para satisfacer la demanda de mano de obra en las pesadas labores agrícolas. La esclavitud se extendió entre los estados sureños que practicaban principalmente la agricultura y a la postre se convirtieron en los estados secesionistas.

El movimiento abolicionista dentro de los Estados Unidos se formó en 1830 cuando los estados del norte decidieron acabar con la esclavitud dentro de la nación, hecho que fue muy difundido en la prensa de la época. Un año después se fundó Sociedad anti-esclavitud de Nueva Inglaterra (en inlgés: New-England Anti-Slavery Society). El movimiento tenía sus raíces en el pensamiento del siglo XVIII que buscaba prohibir la trata de esclavos. La posesión de esclavos se permitió hasta el final de la Guerra de Secesión, particularmente en los estados del sur. La constitución trataba en ciertos puntos la esclavitud, aunque en ninguno se usaba esta palabra.

Todos los estados al norte de Maryland abolieron la esclavitud entre 1789 y 1830, gradualmente y en diferentes momentos. Sin embargo, su estatus permaneció inalterado en el sur, y las costumbres y el pensamiento público evolucionaron en defensa de la esclavitud como respuesta al creciente fortalecimiento de la actitud anti-esclavitud del norte. El punto de vista contra la esclavitud que mantenían muchos hombres del norte tras 1830 fue llevando lenta e imperceptiblemente hacia el movimiento abolicionista. La mayoría de los estados del norte no aceptaban las posiciones extremas de los abolicionistas. Abraham Lincoln, a pesar de ser contrario a la esclavitud, tampoco aceptaba el abolicionismo.

El abolicionismo como principio era algo más que un mero deseo de ampliar las restricciones a la esclavitud. La mayoría de los norteños aceptaban la existencia de la esclavitud, no tenían como objetivo cambiar esto, sino favorecer una política de liberación indemnizada y gradual. Los abolicionistas, en cambio, querían terminar con la esclavitud de una vez por todas y para siempre, y el movimiento se caracterizó por el apoyo de la aplicación de la violencia para precipitar el fin, como muestran las actividades de John Brown. El movimiento abolicionista se difundió particularmente gracias a la efectiva propaganda de William Lloyd Garrison.

La situación llegó a su punto de mayor enfrentamiento en 1858, cuando el senador esclavista Douglas buscó la reelección. Este fue desafiado por Abraham Lincoln quien, en una serie de debates históricos, exigió un alto a la expansión de la esclavitud. Lincoln estaba dispuesto a tolerarla en los estados del sur, pero al mismo tiempo afirmó que:
...este gobierno no puede subsistir permanentemente siendo mitad esclavo y mitad libre.[13]

La idea de Lincoln fue acogida como un ataque a su estilo de vida en los estados del sur y desencadeno la denominada Guerra de Secesión de los Estados Unidos. Durante este tiempo el abolicionismo jugó cierto papel. Aunque los cuáqueros (Benjamin Lay, John Woolman) se dieron a conocer parcialmente por su participación en este movimiento, éste no estaba en ningún caso limitado a los cuáqueros. Este punto fue uno de muchos que llevó a la fundación de los metodistas libres, un grupo que se separó en la década de 1860 de la Iglesia Metodista.

Mediante la Proclamación de Emancipación (promulgada por el presidente Abraham Lincoln, en la que se declaraba la libertad de todos los esclavos en el año 1863 y entró en efecto por primera vez al final de la Guerra Civil en 1865), los abolicionistas americanos obtuvieron la liberación de los esclavos en los estados en los que seguía habiendo esclavitud y la mejora de las condiciones de los americanos negros en general. El movimiento abolicionista abonó el campo para el movimiento para los derechos civiles estadounidense.

Guerra Civil

Batalla de Fort Sumter, hecho que condujo al enfrentamiento militar entre la Unión y la Confederación en la Guerra Civil Estadounidense.

La reelección de Abraham Lincoln como presidente de la nación en 1860 fue el punto detonante del enfrentamiento entro los estados esclavistas del sur y los abolicionistas del norte. Antes de que tomase posesión de su cargo, los siete estados esclavistas declararon su secesión de los Estados Unidos, formando los Estados Confederados de América. El gobierno federal arguyó que la secesión era ilegal, y pronto se produjo el ataque por parte de los secesionistas a Fort Sumter, iniciándose así la Guerra Civil Estadounidense.

Los dos bandos enfrentados fueron las fuerzas de los estados del Norte (la Unión) contra los recién formados Estados Confederados de América, integrados por once estados del Sur que proclamaron su independencia.

El primer acto de guerra fue el asalto confederado a la guarnición de Fort Sumter el 12 de abril de 1861. La represión del ejército al recuperar Fort Sumter, hizo que a los estados se les unieran Virginia, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte. De este modo comenzó la guerra civil entre los Estados Confederados del Sur (Confederación) y los Estados del Norte (Unión). En esta guerra se enfrentaron un aproximado de 3.264.000 soldados (2.200.000 de la Unión y 1.064.000 de la Confederación), con un total de 618.000 personas fallecidas (360.000 de la Unión y 258.000 de la Confederación) y unos 412.200 heridos (275.200 de la Unión y 137.000 de la Confederación).

Las figuras principales de los dos bandos en conflicto fueron Lincoln y Ulysses S. Grant, Presidente y Jefe del Ejercito respectivamente de la Unión, aunque también se destacaron los militares William Tecumseh Sherman y Philip Sheridan. Por la parte de la Confederación se destacaron Jefferson Davis y Robert E. Lee, Presidente y Jefe del Ejercito respectivamente.

La guerra duro cinco años con victoria para la Unión en 1865. Este hecho produjo que se añadieran tres enmiendas a la constitución para garantizar la libertad de los casi cuatro millones de afroamericanos que habían sido esclavos. Al finalizar la guerra, Lincoln estableció la reconstrucción, tratando de reunir rápidamente al país a través de una generosa política de reconciliación.

Lincoln fue reelecto para presidente en 1864. El 14 de abril de 1865 un fanático esclavista disparó un único tiro a la cabeza del presidente. El presidente entró en coma hasta que falleció diez horas después del atentado. Su asesinato en 1865 fue el primer magnicidio en Estados Unidos.

Siglo XX

Primera Guerra Mundial

RMS Lusitania, barco británico de pasajeros que, tras ser hundido por un submarino alemán, contribuyó a que los estadounidenses decidieran participar en la Primera Guerra Mundial.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, Estados Unidos se mantuvo neutral. Los estadounidenses se solidarizaron con los británicos y franceses, a pesar de que muchos ciudadanos, sobre todo los originarios de Irlanda y Alemania, se opusieron a la intervención.

En 1915 se produce el hundimiento por parte de un submarino alemán del RMS Lusitania, un barco británico dedicado al transporte de pasajeros. A consecuencia del ataque, que se produjo frente a las costas irlandesas, perecieron 1198 personas, muchas de ellas estadounidenses ya que el buque hacía la ruta Nueva York-Liverpool. Este hecho produjo una serie de fuertes protestas públicas en Estados Unidos y, a consecuencia de ello, los alemanes decidieron parar los ataques en 1916. Pero el crimen nunca fue olvidado y condujo a que los estadounidenses decidieran dos años más tarde, 1917, entrar en la guerra contra Alemania[18].

Los Estados Unidos se sumaron a los aliados y contribuyendo a la derrota de las Potencias Centrales. Este hecho no fue muy bien acogido en por el Senado quien no ratifico el Tratado de Versalles, que estableció la Sociedad de Naciones. El país aplico una política de unilateralismo, que rayaba en el aislacionismo.

La Primera Guerra Mundial no fue muy popular entre algunos estadounidenses. Luego de esta guerra, el gobierno se volvió muy cauteloso de involucrarse en otro conflicto, en especial, en cualquier conflicto que involucrara al territorio europeo. Este punto de vista llevó a un reticente Franklin Roosvelt a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial sólo luego de que el Pearl Harbor fuera atacado en diciembre de 1941, en lugar de unirse al inicio en 1939.

En 1920, el movimiento de los derechos de la mujer ganó la aprobación de una enmienda constitucional para otorgar a las mujeres el sufragio[19]. En parte debido a su servicio en la guerra, los americanos nativos obtuvieron la ciudadanía de los Estados Unidos en la Ley de ciudadanía india de 1924.

Gran Depresión

Grandes filas de desempleados estadounidenses intentado buscar trabajo.

La Gran Depresión es la mayor crisis económica y financiera que ha sufrido Estados Unidos. Sus causas fueron una combinación de factores, en parte todavía hoy discutidos por los historiadores. Si bien no existe un criterio único sobre el peso de cada una de las causas que originaron esta crisis, no cabe duda que entre todas jugaron un importante papel en el desencadenamiento de la Gran Depresión[20].

Con el fin de la Primera Guerras Mundial y la crisis que trajo esta, los Estados Unidos entraron en la década de 1920 con un buen animo y una economía cada vez mejor. El economista estadounidense de origen canadiense, John Kenneth Galbraith, describió la situación de esa época de la siguiente manera:
los más ricos se enriquecieron mucho más deprisa que los pobres dejaron de serlo.

Además los norteamericanos desplegaron un asombroso afán de enriquecerse rápidamente y con un mínimo esfuerzo.El ánimo especulativo fue creciendo día a día, y en el caso de Florida, donde hombres del norte se lanzaron a comprar terrenos que aumentaban de valor sin motivos aparentes, es una prueba de ello. La especulación llegó a la Bolsa gracias a las normas de Wall Street y por el alza que durante la década de los veinte se produjo en las acciones ordinarias. Una situación de esta índole no podía continuar indefinidamente, ya que dependía exclusivamente del alza de la bolsa, y ésta era ficticia, fruto exclusivo de la especulación y del mantenimiento de la creencia de que la economía de los Estados Unidos era inquebrantable. La especulación, sin relación con la actividad económica real, llevó a la quiebra de la bolsa en octubre de 1929, en lo que conoció como el Crack de 1929 o Martes Negro, hecho que desencadeno la Gran Depresión.

Las situación especulativa de esta crisis se mantuvo por las razones siguientes:

  • La inflación monetaria, que dio como resultado una política de dinero barato y facilidad de créditos.
  • La estructura bancaria, que estaba formada por múltiples y pequeños bancos, cuya supervivencia financiera dependía del alza de los valores de bolsa. Prestaban casi siempre a corto plazo con un interés del 12 por 100, cuando ellos obtenían créditos de la “Federal Reserve” al 5 por 100. El negocio era bueno, pero los bancos dependían mucho de la especulación bursátil y contribuían al alza de los valores. Además no existía control estatal ninguno sobre los bancos.
  • La existencia de compañías de “cartera”, que poseían abundantes acciones y estaban interesadas en la subida de las cotizaciones.
  • La psicología de las masas, convencidas de que el sistema era infalible, alentadas, por capitalistas sin escrúpulos y políticos que no sabían o no querían acabar con ese estado de cosas.
Franklin D. Roosevelt, el presidente de los Estados Unidos que impulso una sería de medidas de ajuste económico que ayudaron a salir de la crisis pero dejaron un gran número de afectados.

La crisis se extendió desde 1929 hasta finales de la década de los años treinta e incluso a finales de los cuarenta. Con la caída de la bolsa se perdieron más de 13.000.000 títulos y aproximadamente 600 bancos americanos quebraron. El descenso del consumo hizo que los stocks acumulados crecieran, las inversiones se paralizaran y muchas empresas tuviesen que cerrar sus puertas. La caída de la actividad industrial supuso una desocupación generalizada, de tal manera que se calcula que hacia 1932, existían en los Estados Unidos cerca de 13.000.000 de desocupados.

La depresión trajo también penuria en el campo, pues muchos agricultores se arruinaron como consecuencia de la caída de los precios y de los mercados agrícolas. Como solución desesperada para poder pagar sus deudas, gran cantidad de trabajadores agrícolas vendieron sus tierras a precios irrisorios y se fueron a trabajar al oeste. La pobreza no alcanzó solo a campesinos y obreros, sino que se extendió a empleados, profesionales y capitalistas arruinados.

Después de su elección como presidente en 1932, Franklin D. Roosevelt respondió con el New Deal, una serie de políticas de aumento de la intervención del gobierno en la economía. La Dust Bowl de mediados de los años 1930 dejó varias comunidades de agricultores empobrecidas[21]. La nación no se recuperó de la depresión económica hasta la gran movilización hacia el sector industrial que se produjo con la Segunda Guerra Mundial.

Los efectos de la Gran Depresión influyeron en los sucesos precedentes de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo en el ascenso de Adolfo Hitler al poder en Alemania motivado por la ausencia de financiación del exterior así como el aumento de las dificultades económicas.

Segunda Guerra Mundial

Tras el estallido de la Segundo Guerra Mundial el país se mostró oficialmente neutral durante las primeras etapas de la guerra, aunque inició el suministro de material a los aliados en marzo de 1941 a través del Programa de Préstamo y Arriendo. Reino Unido, al ser una pequeña isla nación, era muy dependiente de la importación de bienes. Estados Unidos enviaba armas, bombas, vehículos, combustibles y más suministros que el Reino Unido necesitaba para la guerra. El hecho de que EE.UU. enviara ayuda militar a Gran Bretaña fue tomado por Alemania como un acto de hostilidad por lo que decidió hundir los barcos mercantes estadounidenses que se encontrasen en alta mar.

Estados Unidos prosiguió con su política de neutralidad pero el 7 de diciembre de 1941 esta cambiaría. Ese día los japoneses decidieron lanzar un ataque por sorpresa contra las posiciones estadounidenses en el Océano Pacífico por lo que llevaron a cabo un ataque contra la base de marina que se encontraba en Pearl Harbor con el objetivo que Estados Unidos cesara su ayuda a los países Aliados. Pero el hecho fue tomado como una declaración de guerra y obligó a los Estado Unidos a declararle la guerra al Imperio del Japón el 8 de diciembre de 1941. El 11 de diciembre, Alemania e Italia declararon la guerra contra Estados Unidos[22].

La Segunda Guerra Mundial impulsó en Estados Unidos la economía mediante el suministro de capital de inversión y puestos de trabajo, mientras que muchas mujeres entraron en el mercado laboral. Entre los principales combatientes, Estados Unidos fue la única nación que se enriqueció a causa de la guerra. Las conferencias en Bretton Woods y Yalta y esbozaron un nuevo sistema de las organizaciones internacionales colocando a los Estados Unidos y la Unión Soviética en el centro de los asuntos mundiales, con la ventaja para los norteamericanos que su territorio no había sufrido el impacto de la guerra. Cuando llego el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, una conferencia internacional 1945 celebrada en San Francisco produjo la Carta de las Naciones Unidas,[23] que entró en vigor después de la guerra.

Nagasaki destruida tras el lanzamiento de la bomba nuclear por parte de los Estados Unidos.

A pesar de que las fuerzas del Eje tenían la guerra perdida, Japón se mantenía firme en su lucha y estaba decidió a no rendirse frente a los Aliados. Sin embargo Estados Unidos estaba decidido a ganarle la guerra a cualquier costo. El presidente estadounidense Harry S. Truman tomó la decisión de usar armas nucleares contra Japón sin tener en cuenta el daño que esto produciría en la población civil. El 6 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó una bomba nuclear contra la ciudad de Hiroshima, y tres días más tarde, el 9 de agosto, otra bomba nuclear fue detonada sobre Nagasaki. Este acto fue considerado como una genocidio contra los pobladores de esas ciudades cuya memoria no ha dejado de estremecer a la humanidad[24][25]. El 15 de agosto, Japón se rindió incondicionalmente.

Guerra Fría

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial el mundo vio como los Estados Unidos se convertían en una superpotencia que buscaba expandir su ideología de capitalismo fuerte y hegemónico a nivel mundial. Estas pretensiones imperialistas tuvieron a los países de la URSS como principales opositores. El conflicto de carácter político, económico y social que se desato fue conocido como Guerra Fría (1947 - 1991).

El concepto Guerra Fría lo inventó en 1947 el periodista Herbert B. Swope, para su uso en un discurso del senador Barnard Baruch. Lo recogió otro periodista, Walter Lipman, que lo popularizó en una recopilación de sus artículos titulada La Guerra Fría. Estudio de la política exterior de los Estados Unidos.

La Guerra Fría estuvo orientada a no permitir la coexistencia pacífica entre Estados de diferentes sistemas sociales, a agudizar la tensión internacional y a crear las condiciones para el desencadenamiento de una nueva guerra mundial:
(…) En la práctica la política de Guerra Fría se hizo patente en la creación de bloques político-militares, en la carrera de armamentos, en el establecimiento de bases militares en el territorio de otros Estados, en la histeria de la guerra, en la intimidación de los pueblos amantes de la paz (…), en la desorganización de las relaciones económicas pacíficas, en los intentos de sustituir, por la violencia y la dictadura, las normas generalmente reconocidas de las relaciones diplomáticas entre los Estados.

La influencia estadounidense en aspectos tales como la economía, la ciencia, tecnología, y la cultura creció a nuevos niveles. A causa de la guerra fría y el enfrentamiento político, ideológico y social que produjo con los países socialistas, particularmente la Unión Soviética, el papel de los asuntos militares e internacionales creció en la política de esa época, se reprimió a figuras de la izquierda intelectual y un ferviente anticomunismo creció se alentó desde las esferas más poderosas, procesos como el Macartismo y el asesinato de los esposos Rosemberg que marcaron la historia de ese país.

Llegando a los 60 del siglo XX tuvieron lugar eventos importantes, como el Movimiento por los Derechos Civiles y el alunizaje de Apollo XI en 1969.

Guerras en Asia

Guerra de Corea

La Guerra de Corea fue una conflicto bélico ocurrido en la Península de Corea, en la primera mitad de la década de 1950, entre los estados soberanos de Corea del Sur, apoyada por la Organización de las Naciones Unidas con los Estados Unidos como principal aliado, y Corea del Norte, apoyada por la República Popular China, con ayuda de material militar de la Unión Soviética.

La guerra fue el resultado de la división de Corea por un acuerdo de los victoriosos Aliados de la Segunda Guerra Mundial tras la conclusión de la Guerra del Pacífico al final de la Segunda Guerra Mundial. La península de Corea había permanecido ocupada por Japón desde 1910 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Tras la rendición incondicional del Imperio del Japón, los estadounidenses dividieron la península por el Paralelo 38.

El norte, que comenzó a industrializarse y a simpatizar con los soviéticos, formó el Estado comunista de Corea del Norte el 9 de septiembre de 1948. La URSS reconoció a su gabinete como único legal para toda la península. Mientras, al sur, había nacido Corea del Sur, simpatizante de los estadounidenses, el 15 de agosto del mismo año, entonces la parte más pobre de la península. La ONU organizó sus elecciones. En 1945 el 93% de la industria del acero y el 85% de la química estaban en Corea del Norte, mientras que el Sur funcionaba prácticamente sólo como proveedor de alimentos.

La escalada de tensión en la península degeneró en una guerra abierta cuando Corea del Norte invadió Corea del Sur el 25 de junio de 1950, en lo que suponía el primer conflicto armado serio de la Guerra Fría. Las Naciones Unidas, y particularmente los Estados Unidos, acudieron en ayuda de Corea del Sur para repeler la invasión, pero en sólo dos meses los defensores fueron empujados al Perímetro Pusan, un área pequeña en el extremo sur de la península, antes de que los norcoreanos fueran detenidos. Una rápida contraofensiva de las fuerzas multinacionales de la Naciones Unidas devolvió a los norcoreanos más allá del Paralelo 38, casi hasta el río Yalu, y entonces entró en el conflicto la República Popular China del lado del Norte. Los chinos lanzaron una ofensiva que forzó a las Naciones Unidas a volver al otro lado del Paralelo 38, para lo que la Unión Soviética ayudó con material militar a los ejércitos chino y norcoreano. En 1953 la guerra cesó con un armisticio que restauró la frontera entre las Coreas cerca del Paralelo 38 y creó la Zona desmilitarizada de Corea, una franja de 4 km de anchura entre ambos países. Diversos rebrotes de lucha se siguen produciendo hasta la actualidad.

En total se enfrentaron 1.207.940 soldados por parte de Corea del Sur y el ejercito multinacional de las Naciones Unidas, estos sufrieron 708.500 bajas oficiales entre civiles y militares, y 387.740 desaparecidos. Por su parte el Norte y sus aliados enviaron al campo de batalla 1.406.000 soldados, sufriendo 1.142.000 bajas oficiales entre civiles y militares, y 680.000 desaparecidos.

Guerra de Vietnam

Estados Unidos desarrolló una guerra de agresión en Viet Nam, conocida como Guerra de Vietnam o Segunda Guerra de Indochina. Este enfrentamiento militar tubo su origen en la determinación de las llamadas guerrillas Vietcong de Vietnam del Sur, apoyadas por Vietnam del Norte, de derrocar al gobierno sur vietnamita.

La guerra ocurrió entre los años 1964 y 1975, enfrentando a los soldados de la República de Vietnam, o Vietnam del Sur, apoyados principalmente por los Estados Unidos y otros 40 países aliados de los estadounidenses, contra la República Democrática de Vietnam del Norte, apoyada por el bloque de países de ideología comunista, principalmente la URSS y la República Popular China.

En el 1975 tras la toma de Saigon por las fuerzas del norte, se forzó la rendición incondicional de las tropas subvietnamitas y la unificación del país bajo el control del gobierno comunista de Vietnam del Norte, con el nombre de la República Socialista de Vietnam, el 2 de julio de 1976. Este hecho significo la primera derrota militar de los Estados Unidos.

El conflicto también afectó a Laos, donde el Pathet Lao combatió al gobierno desde los años 1965 hasta 1973 y logró derrocar el régimen monárquico en 1975, y también involucró a Camboya, cuyo gobierno se rindió en 1973 ante el grupo Jemer Rojo.

El precio de la guerra en vidas para los Estados Unidos fue de 58.159 muertes y 1.700 desaparecidos y de miles que quedaron mutilados. Por su parte los vietnamitas perdieron entre 3 y 5 millones de personas, siendo la mayoría de personas civiles, además de los grandes daños ambientales que sufrió esa nación a causa de esta guerra. Estas cifras de muertes marcan a la guerra de Vietnam, como la mas sanguinaria después de la Segunda Guerra Mundial, por los grandes crimines cometidos y en la forma en como ocurrieron sus muertes.

Conflicto con Cuba

En enero de 1959 tomo el poder en Cuba los insurgentes revolucionarios cubanos del Ejército Rebelde, el Movimiento 26 de Julio y otras fuerzas progresistas del país. Este hecho, conocido como la Revolución Cubana, le ocasiono al gobierno estadounidense la perdida de uno de sus mayores aliados en la región, el gobierno dictatorial de Fulgencio Batista, pero también le ocasiona la instalación de un gobierno comunista, el de Fidel Castro, a pocas millas de sus tierras. Este hecho condujo a uno de los conflictos o diferendos que se produjo en la Guerra Fría y a llegado a nuestros días, el conocido Diferendo Estados Unidos - Cuba, conflicto que mantiene tensas las relaciones entre los estadounidenses y los gobiernos progresistas de la región.

Crisis de Octubre

La denominada Crisis de Octubre o Crisis de los Misiles fue un acontecimiento histórico que por varias semanas mantuvo al mundo al borde de una tercera guerra mundial. Esta crisis ocurrió en octubre de 1962, pero los hechos que condujeron a ella se remontan a inicios y a mediados de ese mismo año.

En medio de la creciente escalada norteamericana contra el gobierno revolucionario de Cuba, el 29 de mayo de 1962 llegó a la Isla una delegación soviética presidida por un miembro del Presidium del Comité Central del Partido Comunista de la URSS, que traía la encomienda de proponer a Cuba la instalación en su territorio de cohetes con carga nuclear a fin de garantizar que los norteamericanos no invadieran la Isla y fortalecer las posiciones del Socialismo en el mundo.

El 20 de junio de 1962, el Estado Mayor General de la URSS aprobó la jefatura y composición de la Agrupación de Tropas Soviéticas que participaría en la Operación Anadir.[26][27] Raúl Castro viajó a Moscú del 3 al 16 de julio y, entre otras cosas, reiteró el criterio del Comandante en Jefe Fidel Castro, de hacer público el acuerdo militar cubano-soviético como acto soberano entre dos Estados.[28] No obstante, la parte soviética insistió en mantener la operación en secreto, algo imposible de lograr debido a su envergadura y al sobrevuelo sistemático de la aviación de exploración norteamericana sobre Cuba.

Ya desde el 7 de marzo de 1962, la Junta de Jefes de Estado Mayor de los Estados Unidos había propuesto, "fabricar una provocación que justificara una acción militar norteamericana" y solo dos días después, la oficina del Secretario de Defensa sometió a la consideración de la Junta de Jefes de Estado Mayor un paquete de medidas que podían servir de pretexto para justificar la intervención militar en Cuba.

Foto de reconocimiento de un avión espía Lockheed U-2 en la zona de San Cristóbal en Pinar del Río

El 16 de octubre de 1962, los aviones espías Lockheed U-2 confirmaron la presencia de emplazamientos coheteriles nucleares en San Cristóbal, Pinar del Río y ese mismo día, sobre las 11:00 h. Kennedy citó a un grupo de funcionarios y éstos, después de estudiar durante cinco días las variantes propuestas, decidieron, el 20 de octubre, aplicar el Bloqueo Naval a Cuba.

El 22 de octubre, al decretarse el bloqueo naval contra Cuba y crearse todas las condiciones para bombardear e invadir la Isla se desencadenaba la llamada Crisis de Octubre. Kennedy demandó la retirada de las armas estratégicas soviéticas basificadas en Cuba, y declaró el bloqueo naval, ante lo cual, las FAR respondieron con la Alarma de Combate para todas sus unidades. Dos aviones espía estadounidenses Lockheed U-2 fueron derribados en Cuba y Siberia el 27 de octubre, justo en el ápice de la crisis.

El domingo 28 de octubre, el Kremlin comunicó a Washington que se habían impartido órdenes para interrumpir la construcción de las instalaciones, desmantelar las existentes y retornar las armas nucleares desplegadas a la URSS. En la tarde de ese día, Cuba rechazó la inspección de su territorio que habían acordado las dos potencias y dio a conocer su posición con “Los Cinco Puntos”.

Los Estados Unidos y la URSS se pusieron de acuerdo sobre la base de la propuesta de Jruschov del día 26 de octubre, lo que para ambas superpotencias marcó el fin de la Crisis. El 30 y el 31 de octubre fue suspendido el bloqueo por la visita de U. Thant a Cuba; reanudado el 1 de noviembre. El 20 de noviembre a las 18.45 h Kennedy ordenó levantar el bloqueo y el 22 el Gobierno Revolucionario declaraba la vuelta a la normalidad en la Isla, luego de permanecer en pie de guerra desde el 22 de octubre.[29]

Esta crisis dio nacimiento a un nuevo periodo, señalado por la puesta en marcha del teléfono rojo -en realidad blanco-, una línea directa entre Moscú y Washington, que apresuraría las comunicaciones en caso de otra crisis.

Carrera aeroespacial

El Explorer I, primer satélite estadounidense.
Buzz Aldrin junto al Módulo Lunar en la superficie de la Luna.

La denominada carrera aeroespacial o espacial consistió en la lucha tecnológica por ver cuál de las dos superpotencias de la Guerra Fría, los Estados Unidos o la URSS, estaba más adelantada en materia de investigación aeroespacial. La mañana del 4 de octubre de 1957 la agencia soviética de noticias TASS difundió una información que conmocionó el planeta.[30] La URSS había logrado poner en órbita circunterrestre un satélite artificial, cumplimentando así un llamamiento realizado por el Consejo Internacional de uniones científicas, en octubre de 1954, en el que informaba la necesidad de la construcción de estos artefactos para realizar un mapeo de la superficie terrestre.

Los soviéticos apostaron por la sencillez y denominaron a su creación Sputnik, que significa satélite en ruso; una denominación que remite al idioma griego y significa "compañero de viaje" o "acompañante", término con el que los griegos se referían a la luna.

Los Estados Unidos entraron en la carrera lanzando el Explorer I en 1958,[31] pero la Unión Soviética consigue dar un paso gigantesco, al conseguir lanzar en 1961 la nave Vostok 1, tripulada por Yuri Gagarin.[32]

Fue entonces cuando la rivalidad aumentó hasta tal punto que el propio presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, prometió enviar estadounidenses a la Luna antes del fin de la década. Los soviéticos se dispusieron a vencer a los estadounidenses: las misiones Zond debían llevar humanos para orbitar la Luna, pero debido a fallos técnicos sólo consiguieron enviar misiones no tripuladas: Zond 5 y Zond 6 en 1968. Los Estados Unidos, por su parte, consiguieron enviar la misión tripulada Apolo 8, en la Navidad de 1968.

El próximo paso sería posarse en la superficie de la Luna. La misión Apolo 11 consiguió realizar con éxito su tarea y Neil Amstrong y Edwin Aldrin se convirtieron así en los primeros humanos en caminar sobre otro cuerpo celeste.[33]

Esta carrera fue tomando impulso y empezó a costar miles de millones y a cobrarse vidas. Hay quienes vieron en el programa espacial metas más altas, pero lo cierto es que desde que empezó la competencia, cíclicamente volvía la discusión de si los viajes a la luna y otros experimentos eran necesarios o si sólo eran maniobras de intimidación.

Década de 1990

Con el desplome de la Unión Soviética en 1991, los Estados Unidos pasaron a ser la única superpotencia del mundo.

En 2 de agosto de 1990, Irak invadió a Kuwait. Ante tal hecho el Presidente George H. W. Bush exigió la retirada inmediata, ya que los Estados Unidos tenían fuertes relaciones económicas con empresas petroleras de Kuwait. Al no retirarse las tropa iraquíes el ejército estadounidense organizó una coalición militar y política con fuerzas militares de Asia, Europa, África, y Medio Oriente. Con este ejército multinacional y con el apoyó de la ONU los estadounidenses realizaron una operación militar contra el ejército invasor iraquí, esto dió lugar a la Guerra del Golfo.

El 28 de febrero de 1991 Iraq se rindió pero Saddam Hussein, enemigo declarado de las potencias occidentales, se mantuvo en el poder.

Siglo XXI

Guerra contra el terrorismo

El Tío Sam (en inglés: Uncle Sam) es la personificación nacional de Estados Unidos y, específicamente, del gobierno estadounidense.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueron tomados como pretextos por la administración de George W. Bush para desatar una ola de dominación mundial, y fueron la justificación por la invasión de Afganistán de 2001 y la llamada Guerra contra el terrorismo. La amenaza del terrorismo ha llegado a ser una gran fuerza en la política del país, y en 2003, formó en gran parte la justificación, junto a la falsamente proclamada posesión de armas nucleares por Iraq la invasión de ese país. Se ha torturado prisioneros, asesinado inocentes y espiado a la población a través de la controvertida ley Patriot Act.[34]

Al denunciar Bush el Protocolo de Kioto sobre el recalentamiento global, el Financial Times de Londres comentó:
"La posición antirregulatoria en lo interno y el enfoque unilateralista en lo externo son señales de que el gobierno estadounidense será el más conservador desde la Segunda Guerra Mundial [1939-45]."[35]
Esta tendencia se reforzó en forma dramática a raíz del 11 de septiembre del 2001, sobre todo con el vigoroso avance del gobierno de Bush hacia una guerra para imponer un "cambio de régimen" en Irak, con el apoyo obsecuente de siempre de Tony Blair. En el primer aniversario de los atentados en Nueva York y Washington se dio a conocer una Estrategia de Seguridad Nacional nueva que comienza con la afirmación:
"Estados Unidos posee una fuerza e influencia sin precedentes —y sin igual— en el mundo" y concluye con la advertencia: "Nuestras fuerzas tendrán el poder suficiente para disuadir a los adversarios en potencia de iniciar una escalada militar con la esperanza de superar o igualar el poderío de Estados Unidos."[36]

Lo que hizo el presidente Barack Obama al impedir los avances que se requieren urgentemente para salvar el planeta en la Cumbre sobre el Cambio climático en Copenhague, la instalación de Bases militares en Colombia y la actitud ante el Golpe de Estado en Honduras demuestra que esta posición imperial está más allá de quién ocupa el sillón presidencial en la Casa Blanca.

La imagen nacional que los Estados Unidos tienen de sí mismos, como protectores y defensores de la legalidad, la libertad y la democracia, se funda en la creencia de que poseen una superioridad moral (porque son el “pueblo elegido”). Esta suposición les ha permitido justificar su intromisión en los asuntos internos de otros pueblos (que no son “elegidos de Dios”) o de plano la violencia contra ellos. La primera actitud intervencionista inspirada por el espíritu del “Destino Manifiesto”[37] fue la obsesión de los colonos ingleses por desplazar de sus tierras (o bien exterminar) a los indígenas norteamericanos. En cuanto a su relación con otras naciones, Estados Unidos tiende a manejar sus relaciones exteriores como si se tratara de una cruzada moral. Generalmente justifica sus acciones con dos argumentos, ya sea el de la “nación fuerte que protege a la débil”, como pueden constatar la gran mayoría de las naciones americanas; o bien el de “la lucha contra el Mal para defender la libertad y seguridad del mundo”, como actualmente alega respecto de su invasión de Afganistán.

Protestas internas y ciberactivismo

Occupy Wall Street

Un cartel creado por Adbusters para la promoción de la fecha de inicio de la ocupación, 17 de septiembre.

Occupy Wall Street es un movimiento social que algunos comparan con las manifestaciones en la plaza Tahrir, en El Cairo y los Indignados españoles. Los participantes en las manifestaciones, que comenzaron en Zuccotti Park, antes conocida como "Plaza de la Libertad Park" y que se han extendido por diversos estados, se consideran parte del 99% que se niega a seguir tolerando la avaricia y corrupción del 1% que se apropia las riquezas. Su lema, que demanda una economía que se ponga al servicio de las personas, se extiende a la regulación de los mercados financieros, la limitación de su influencia sobre la vida política, la creación de una Banca Pública y un reparto equitativo y justo de la riqueza.

A mediados de 2011, el grupo canadiense Adbusters Media Foundation propuso una ocupación pacífica de Wall Street para protestar por la influencia corporativa en la democracia, frente a una creciente disparidad en la riqueza, y la ausencia de repercusiones legales tras la reciente crisis financiera global. Activistas del grupo Anonymous alentaron también a sus seguidores a participar en las protestas que aumentaron con el pasar de los días.

La primera manifestación del movimiento tuvo lugar en el bajo Manhattan y Wall Street donde unos 20 000 indignados decidieron establecer un campamento de protesta el 17 de septiembre iniciándose de esta forma el Movimiento Occupy Wall Street.

Al enterarse de las manifestaciones en Nueva York, el Movimiento 15-M de España protestó frente a la Bolsa de Madrid como muestra de apoyo a los indignados estadounidenses. Otras ciudades que se unieron a la protestas dentro del territorio de Estados Unidos fueron: San Francisco, Los Ángeles y Seattle.

Para el 8 de octubre las protestas contra la desigualdad económica y el poder financiero ya se habían extendido por 45 de los 50 estados del país, convirtiendo en tema cotidiano en los medios masivos y en las calles de decenas de ciudades. Centenares de personas fueron detenidas por participar en las protestas.

WikiLeaks

En diciembre de 2006 sale a la luz el sitio web WikiLeaks, que daba a conocer al público diversos documentos secretos, en los que estaba involucrado principalmente el gobierno de los Estados Unidos. El 15 de marzo de 2010 Wikileaks hizo público un informe del Departamento de Defensa de los Estados Unidos en el que trataba varias filtraciones protagonizadas por esta web relacionadas con intereses estadounidenses y proponía diversas vías para marginarla.[38]

El día 5 de abril de 2010 WikiLeaks publicó un vídeo[39] en el que se ve como soldados estadounidenses asesinan al reportero de Reuters Namir Noor-Eldeen, a su ayudante y a nueve personas más. A algunos cuando venían a llevarse a los muertos y heridos. Se ve claramente que nadie de los presentes hacia amagos de atacar al helicóptero Apache desde el que se les dispara, ni siquiera lo miran.

Aunque la agencia Reuters solicitó en numerosas ocasiones el vídeo, le fue negado hasta que WikiLeaks consiguió este vídeo inédito que pone en jaque al aparato militar de EE.UU., mostrando la verdadera imagen de este ejército en el mundo.[40]

Luego de sacar a la luz pública miles de documentos secretos el Pentágono ha exigido bajo amenazas a WikiLeaks y a su administrador australiano Julian Assange devolver los documentos militares que aún no han sido publicados por el medio noticioso de Internet.

El 8 de enero de 2011 una corte de Estados Unidos ordenó a la red social Twitter facilitar datos de la cuenta del sitio digital Wikileaks y la de algunos de sus colaboradores al departamento de Justicia. Según la televisora CNN, el tribunal exigió documentos relacionados con el fundador del portal, Julian Assange, y el soldado Bradley Manning, a quien acusan de facilitar información publicada en la polémica página, reporta Prensa Latina.[41]

Estado Unidos ha tomado numerosas medidas contra el sitio, entre las que se encuentra la desactivación del servicio de pagos online PayPal, a través de la que recibe al menos parte de su financiación, el sitio WikiLeaks. PayPal, que pertenece al portal de subastas eBay, informó en su blog que “PayPal ha restringido permanentemente la cuenta utilizada por WikiLeaks debido a la violación de la política de uso aceptable de PayPal que afirma que nuestro servicio de pagos no puede ser utilizado para actividades que favorezcan, promuevan, faciliten o instruyan a otros a implicarse en una actividad ilegal. Hemos notificado al titular de la cuenta esta acción”.

Gobierno de Barack Obama

Desde 2004 la carrera del senador Barack Obama fue meteórica. Sus promesas de cambio y su famoso lema "Yes, we can " le dieron fama mundial y le llevarían a la Casa Blanca, tras ganar con una ventaja considerable las elecciones de 2008, convirtiéndose en uno de los presidentes de Estados Unidos que más fuerza consiguió en las urnas. El candidato demócrata Obama tendrá que afrontar la crisis financiera de 2008, la tensión con Irán, la resolución de las guerras de Irak y Afganistán y los problemas del medio ambiente. También, Barack Obama tiene entre sus objetivos la mejora de la política exterior con Europa y el diálogo con todos los gobiernos del mundo.

El 17 de diciembre de 2014 fue un día histórico para el mundo, este día el presidente Barack Obama declara el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba tras más de cinco décadas de conflicto político, esta respuesta fue bien aceptada por Cuba y gran parte de la comunidad internacional.

Referencias