Saltar a: navegación, buscar

Las Mulatas de Fuego

Las Mulatas de Fuego
Información sobre la plantilla
Agrupación musical
Mulatas3.jpg
Grupo de bailarinas y cantantes
Datos generales
NombreLas Mulatas de Fuego
País:Bandera de Cuba Cuba
Fecha de Fundación:1947
Información artística
Director:Roderico Neyra (Rodney)

Las Mulatas de Fuego. Grupo de bailarinas y cantantes creado en 1947 por Roderico Neyra (Rodney). Fueron elegidas en una convocatoria para la producción del filme Zamba rumba. Quienes disfrutaron de su sensual y criollísimo arte, aseguran que aquellas mulatas eran un escándalo en la pista. Por donde quiera que pasaran dejaban una estela de frenesí.

Surgimiento

Sus comienzos datan de 1947, cuando se lanza en La Habana, Cuba, una convocatoria para buscar bailarinas que participen en una película y en una producción musical llamada Zamba Rumba. Se presentan a la convocatoria cientos de muchachas, hermosísimas todas, según los cánones estéticos de la época. De ellas sólo son escogidas por el propio Rodney, como bailarinas a:

  • Meche Lafayette
  • Meche Montaner
  • Martha Castillo
  • Anita Arias
  • Sandra Taylor
  • Olga Sotolongo, (bailarina)
  • Olga Socarrás, (bailarina)
  • Celia Cruz, (guarachera)
  • Vilma Valle, (cancionera)
  • Elena Burke, (cantante y bailarina)

En 1948 llegan a Cuba el director de cine El Indio Fernández y el dueño del Follies Bergère de México, El Chato Guerra, con el objetivo de filmar la película María la O; es en esta etapa donde descubren a "Las Mulatas de Fuego Rodney" y las contratan para una gira por México, en 1948. A partir de este momento Chato Guerra las bautiza como "Las Mulatas de Fuego".

Con este elenco de primera, las coreografías de Alexander y Pablo Morè, y la dirección de Rodney comienzan a darse a conocer estas increíbles mujeres en el mundo de la noche habanera. Por cierto, todas ellas son nacidas y criadas en la capital cubana, con un promedio de edad de 18 años. No siempre serían ellas las integrantes del grupo, pero el espectáculo nunca se paralizó.

Mientras unas mulatas salían, otras entraban. El estreno del conjunto tendría lugar en el Teatro Fausto con bombo y platillo. A partir de entonces recibirían infinidad de ofertas en los mejores escenarios, donde se presentan como Las Mulatas de Rodney. Quien las bautiza como Las Mulatas de Fuego es precisamente el dueño del Follies Bergeres de México, el Chato Guerra, que se las lleva contratadas al país azteca seguro de su éxito. El hombre no se equivocó. Las Mulatas de Fuego, conducidas de la mano de Rodney, conocieron de la gloria en el mundo del espectáculo por toda la América. Sus películas son estrenadas a teatro lleno.

No es de extrañar entonces que en los carnavales de Cienfuegos, Cuba en una ocasión, tuvieron que ser sacadas a través de cordones policíacos porque los muchachos de la Perla del Sur se alborotaron de mala manera con sus contoneos. Y en la Argentina, sin ir más lejos, un representante de la Juventud Católica subió al escenario pidiendo la prohibición de las Mulatas pues decía que sus bailes iban contra las buenas costumbres de los bonaerenses. Cierto o no estos sucesos aquellas mulatas llenaron un capitulo en la historia del espectáculo nocturno de la capital cubana.

Giras Internacionales

Según declaraciones del empresario español Jaime Peralta, Las Mulatas de Fuego impactaron internacionalmente a través de las películas exhibidas en México, por este motivo Peralta las contrata para una gira por toda América Latina, donde se dice que revolucionaron el espectáculo en todas sus manifestaciones: danzaria, musical y el estilo. Las Mulatas de Fuego fueron las que llevaron el mambo en vivo por toda región, en el gran momento del ritmo creado por Pérez Prado. Además, su vestuario (bikinis) fue muy atrevido para la época, causando escándalos moralistas en todos los lugares.

Como dice el fraterno Rafael Lam:

Las Mulatas tenían el fuego del ritmo y el mestizaje criollo, el exotismo tropical, el frenesí de la danza cubana y el ingenio creativo de Rodney que todo lo que tocaba lo convertía en oro! Ellas comienzan cuando se gesta el torbellino del mambo de Pérez Prado, que las Mulatas asumen y difunden en directo por toda Amèrica, una música irreverente que puso al mundo patas arriba. En ese panorama aparecen las Mulatas con su fuerza telúrica cubana. Sin olvidar, por supuesto, el vestuario que llevaban aquellas exuberantes mujeres. Muy provocativo, sin duda, para la época, incluso bailaban en bikini. Sus bailes causaban sensación.

Aún la férrea moral heredada de España predominaba en Amèrica Latina. Pero aquellas jóvenes, seguras de su arte, se enfrentaron contra viento y marea. Y escribieron su leyenda. En todos los países que actuaban las Mulatas de Fuego se armaba tremendo revuelo, del que la prensa siempre se hizo eco.

Muchas versiones de Las Mulatas de Fuego se crearon; por el grupo desfilaron decenas de bailarinas; Lina Salomé y las mamboletas del coreógrafo Gustavo Roig, a las que Benny Moré dedica una de sus piezas musicales; también el actor Alejandro Lugo formó Las Lugolinas., pero su gran momento fue de 1947 a 1953, cuando se crea el Cha Cha Chá, que cambió el estilo musical del momento.

En 1960 después de viajar a México con Rodney, se desintegró el grupo. Ciertamente, ya había pasado su momento. El Cha Cha Chà con su ritmo más lento, había desplazado hacía algún tiempo al mambo, al que ellas habían dado lo mejor de sí.

Sin embargo, su apasionante historia todavía se recuerda, como cuando en Argentina, un representante de la Juventud Católica, pidió su prohibición:

Al respecto, Vilma Valle, una de las primeras Mulatas de Fuego, confesó años después:

Yo personalmente saqué al susodicho del escenario. Le di una galleta y le dije que los cubanos no traemos lo inmoral en la danza. El público enardecido nos aplaudió frenéticamente y la fiesta continuó. A la salida nos esperaba una multitud. No sabíamos si para lincharnos, pero salimos resueltamente, porque cuando uno se mete en el arte del pueblo, hay que morir por él. Y resultó que el gran público se quedó para protegernos y escoltarnos hasta el hotel, donde nos ofrecieron un soberano brindis.

Aquellos fueron días de vinos y rosas, como dice una película. Las Mulatas de Fuego revolucionaron el espectáculo guiadas por el mago del show moderno, Roderico Neyra, Rodney.

Bibliografía

  • Rafael Lam. «La leyenda de Las Mulatas de Fuego».Música Cubana (La Habana) (4), 1999.

Otra Fuente

Véase también

Fuente