Materialismo dialéctico

Materialismo dialéctico
Información sobre la plantilla
Materialismo dialectico 1.jpg
Concepto:Concepción filosófica científica del mundo; una de las partes componentes del marxismo, su base filosófica.

Materialismo dialéctico. Concepción filosófica científica del mundo, una de las partes componentes del marxismo, su base filosófica. Fue creado por Marx y Engels y ha sido objeto de ulterior estudio por parte de Lenin y otros marxistas.

Surgimiento

El Materialismo Dialéctico surgió en la década de 1840 y se ha desarrollado en indisoluble conexión con los resultados de la ciencia y la práctica del movimiento obrero revolucionario. Su nacimiento representó una auténtica revolución en la Historia del Pensamiento Humano y en la Historia de la Filosofía. Pero esta revolución implicaba la sucesión, la reelaboración crítica de todo cuanto de avanzado y progresivo había sido alcanzado ya por la Historia del Pensamiento Humano.

Filosofía precedente

Dos corrientes fundamentales de la filosofia precedente se fundieron en el Materialismo Dialéctico y fueron fecundadas por el nuevo enfoque, por la nueva y profundamente científica Concepción del mundo. Por una parte, se trataba de la línea de la Filosofía Materialista, cuyas fuentes se remontaban a un pasado lejano; por otra parte, era la línea del desarrollo de la Concepción dialéctica del mundo, que poseía también profundas tradiciones en la Historia de la Filosofía.

El desarrollo del pensamiento filosófico en íntima relación con la ciencia y con toda la práctica histórica de la humanidad, conducía con sujeción a leyes a la victoria de la Concepción materialista del mundo. Pero las teorías de los viejos materialistas adolecían de un defecto esencial, el de ser metafísicas, mecanicistas, a pesar de contener algunos destellos de la Dialéctica, combinaban el materialismo en la Concepción de la naturaleza, con el idealismo en la elucidación de los fenómenos sociales.

Época Moderna

Los filósofos que en la Época Moderna hicieron progresar la Concepción dialéctica del mundo eran en lo fundamental idealistas, cosa que con particular claridad se manifestó en el sistema de Hegel.

Marx y Engels no se limitaron a hacer suyas las teorías de los viejos materialistas y la dialéctica de los idealistas, sintetizándolas en una unidad. Basándose en los resultados más recientes de la Ciencia Natural, en toda la experiencia histórica de la humanidad, demostraron que el materialismo sólo puede ser científico y consecuente hasta el fin, si se hace dialéctico, a la vez que la dialéctica sólo puede ser auténticamente científica si se hace materialista.

Influencias en su formación

En la formación del Materialismo Dialéctico influyó de manera esencial el hecho de que se estructurara la concepción científica del desarrollo social y de las leyes del mismo (Materialismo Histórico). Sin la concepción materialista dialéctica del mundo habría sido imposible vencer al idealismo en su último refugio: la explicación de la esencia de la sociedad humana.

Por otra parte, sin un enfoque materialista de la sociedad, sin un análisis de la práctica histórico-social y, ante todo, de la producción social como base del ser humano, habría sido igualmente imposible crear una concepción filosófica consecuente del mundo, explicar las leyes del conocimiento humano. Los fundadores del marxismo resolvieron este problema. Por esto, el Materialismo Dialéctico surgió como grandiosa síntesis filosófica que abarcaba en una concepción única toda la compleja red de fenómenos de la naturaleza, de la sociedad humana y del pensar, síntesis que unía orgánicamente en sí misma el método filosófico apto para explicar y analizar la realidad con las ideas de transformación práctico-revolucionario del mundo. Esto último constituye uno de los rasgos más característicos del Materialismo Dialéctico, a diferencia de la vieja Filosofía, la cual, en lo fundamental, se limitaba a explicar el mundo.

Consecuencias de su nacimiento

Con el nacimiento del Materialismo Dialéctico culmina en lo fundamental el proceso histórico que lleva a la Filosofía a separarse y a formar una ciencia aparte, con su objeto específico de investigación. Tal objeto está constituido por las leyes más generales del desarrollo de la naturaleza, de la sociedad y del pensamiento, aquellos principios generales y fundamentos del mundo objetivo y de su reflejo en la conciencia humana que proporcionan un acertado enfoque científico de los fenómenos y procesos, un método de elucidación, cognición y transformación práctica de la realidad.

Piedra angular

La piedra angular del Materialismo Dialéctico es la teoría relativa a la naturaleza material del mundo, al hecho de que en el mundo no existe nada al margen de la materia y las leyes de su movimiento y cambio. El Materialismo Dialéctico es enemigo resuelto e inconciliable de todas las representaciones acerca de esencias sobrenaturales, cualesquiera que sean los ropajes de que las revistan las religiones y la Filosofía idealista. La naturaleza se desarrolla y alcanza sus formas superiores, incluyendo la vida y la materia pensante, no gracias a una fuerza del más allá, sino merced a causas dadas en ella misma, en sus leyes.

Dialéctica

La Teoría Dialéctica del Desarrollo (Dialéctica) elaborada por el Materialismo Dialéctico, señala cuáles son las leyes generales gracias a las cuales acontecen los procesos del movimiento y cambio de la materia, el paso de sus formas inferiores a las superiores.

Teorías físicas

Las teorías físicas actuales sobre la materia, el espacio y tiempo, al reconocer la mutabilidad de la materia cualquiera que sea su especie y la inagotable facultad de las partículas materiales de experimentar transformaciones cualitativas, no sólo se encuentran en perfecta concordancia con el Materialismo Dialéctico, sino que únicamente en él pueden hallar las ideas filosóficas y principios metodológicos necesarios. Lo mismo puede decirse de las ciencias que investigan otros fenómenos de la naturaleza.

Ley de la unidad y la lucha de los contrarios

Artículo principal: Ley de unidad y lucha de los contrarios

Ley universal de la realidad y de su conocimiento por el pensamiento humano; expresa la esencia, el “núcleo” de la dialéctica materialista. Cada objeto contiene contrarios. Por contrarios, el materialismo dialéctico entiende los momentos, “aspectos”, etc., que

  1. se encuentran en unidad indisoluble,
  2. se excluyen mutuamente y esto no sólo en relaciones distintas, sino además, en una misma relación, o sea
  3. se interpenetran mutuamente. Su unidad es relativa, su lucha es absoluta.

La lucha de los contrarios significa que la contradicción dada en el interior de la esencia del objeto se resuelve sin cesar y que asimismo sin cesar se reproduce, lo cual lleva a transformar el viejo objeto en un objeto nuevo. Con esto, tal ley permite explicar la “fuente” objetiva interna de todo movimiento sin recurrir a fuerzas extrañas de ninguna clase, permite concebir el movimiento como automovimiento.

Esta ley pone al descubierto la auténtica unidad concreta de la multiplicidad como identidad concreta, y no muerta. Con esto permite reproducir la totalidad concreta y el desarrollo del objeto “en la lógica de los conceptos”. Ello explica que la ley de la unidad y lucha de contrarios constituya el “núcleo” de la dialéctica. En la ley enunciada se expresa de la manera más concentrada la oposición del pensamiento dialéctico al metafísico, el cual concibe la “fuente” del movimiento sólo como distinta del propio movimiento y, externa al mismo, y la unidad, como “un más allá” para la diversidad. La metafísica induce a sustituir el movimiento y la unidad concreta de la diversidad por la descripción de los resultados externos del movimiento y de los aspectos del objeto sólo externamente contrapuestos. Toda la historia de la dialéctica es la historia de la lucha en torno a los problemas indicados, es la historia de las tentativas emprendidas para resolverlos.

El marxismo ha interpretado y formulado en un sentido materialista la ley de la unidad y lucha de los contrarios

“como ley del conocimiento y ley del mundo objetivo”

La concepción de esta ley desde el punto de vista del principio de la coincidencia de la dialéctica, de la lógica y de la teoría del conocimiento está dirigida contra el intento de reducirla a una “suma de ejemplos”. La universalidad objetiva de la ley de la unidad y lucha de los contrarios constituye la base de sus funciones metodológicas en el conocimiento. Para demostrar su universalidad, es necesario investigar estas funciones metodológicas suyas. La ley indicada determina también la estructura de la teoría científica, dado que pone de manifiesto la dialéctica del desdoblamiento de lo singular.

El Capital de Marx ofrece un modelo típico de dicha estructura. La solución de las contradicciones hace progresar la investigación por la lógica del propio objeto y sirve de procedimiento racional para elaborar nuevos conceptos. En el conocimiento, la contradicción dialéctica no se reduce al conflicto de tesis y antítesis, sino que consiste en el movimiento hacia su resolución. Comprender la contradicción dialéctica significa comprender cómo se resuelve. La resolución nada tiene de común con la eliminación de embrolladas contradicciones lógicas formales en el razonamiento. Sólo es posible formular de manera adecuada la contradicción dialéctica dentro de la teoría, en el proceso ascensional de lo abstracto a lo concreto. Por esto, una amplia exposición de la teoría no puede constreñirse en el marco de un “sistema no contradictorio” único. El proceso de desarrollo se realiza a través del conflicto de oposiciones externas, relativamente independientes. La dialéctica no ve estas oposiciones externas como esencias distintas desde un principio, sino como el resultado del desdoblamiento de lo singular, en última instancia, como derivadas de las internas. La teoría marxista acerca del desarrollo social se ha constituido aplicando esta ley, investigando las contradicciones de la sociedad; fundamenta la tesis acerca de la lucha de las clases como fuerza motriz del desarrollo de la sociedad de clases e infiere todas sus conclusiones revolucionarias de dicha ley. El socialismo es el resultado conforme a leyes del desenvolvimiento y de la resolución de las contradicciones del capitalismo por medio de la revolución social. Las contradicciones y las maneras de resolverlas son diversas.

El socialismo también se desarrolla mediante contradicciones, pero éstas poseen un carácter específico (Contradicciones antagónicas y contradicciones no antagónicas). La categoría de contradicción dialéctica tiene asimismo gran importancia metodológica para la ciencia natural moderna, que enfrenta cada vez con más frecuencia la naturaleza contradictoria de las cosas. El marxismo-leninismo ha demostrado que el comunismo convertirá la categoría de la contradicción en una categoría propia de una manera de pensar derivada de la total asimilación del mundo por parte del hombre, que no tendrá ya motivos para temer las contradicciones o para obstaculizar la resolución de las mismas.

Práctica histórica de la humanidad

Sirve de confirmación de los principios del Materialismo Dialéctico la práctica histórica de la humanidad que, dando un viraje radical, deja de lado viejas formas de vida social, ya periclitadas, para adoptar formas de vida nuevas. Articulando en una unidad la teoría del ser, del mundo objetivo, y la teoría relativa al reflejo de éste último en la conciencia del hombre, el Materialismo Dialéctico es teoría del conocimiento y lógica. El paso fundamentalmente nuevo dado por el Materialismo Dialéctico en este terreno y que coloca la teoría del conocimiento sobre un sólido fundamento científico, estriba en haber incluido la práctica en dicha teoría.

«Todos los misterios que descarrían la teoría hacia el misticismo encuentran su solución racional en la práctica humana y en la comprensión de esta práctica» (Marx).

Aplicaciones

Después de aplicar la teoría dialéctica del desarrollo al conocimiento, el Materialismo Dialéctico estableció el carácter histórico de los conceptos humanos, reveló la interconexión de lo relativo y lo absoluto en las verdades científicas, elaboró el problema concerniente a la lógica objetiva del movimiento del conocimiento.

Concreción de sus principios y tesis

Con cada gran descubrimiento científico, con el cambio de las formas de la vida social, los principios y tesis del Materialismo Dialéctico se concretan, se desarrollan, asimilan los nuevos datos de la ciencia y de la experiencia histórica de la humanidad.

El Materialismo Dialéctico constituye la base filosófica del programa, de la estrategia y de la táctica, de toda la actividad de los partidos comunistas.

Enlaces externos

Fuentes