Saltar a: navegación, buscar

Maximiliano Robespierre

(Redirigido desde «Maximilien Robespierre»)
Maximiliano de Robespierre
Información sobre la plantilla
Maximilianor.jpg
Gobernante de facto de Francia.
NombreMaximilien François Marie Isidore de Robespierre
Nacimiento6 de mayo de 1758
Arras, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento28 de julio de 1794
Bandera de Francia Francia
Partido políticoJacobinos
Maximiliano de Robespierre. Gobernante ''de facto'' de Francia durante el Reinado del Terror.

Síntesis biográfica

Primeros años

Nacido el 6 de mayo de 1758, en Arras, al norte de Francia, fue sin duda alguna una de las figuras determinantes en el movimiento que puso fin al reinado de la dinastía de los luises e implantó la república francesa. Descendiente de una familia de burgueses venida a menos, recibió no obstante una buena educación.

Estudió leyes y ejerció la abogacía con la decisión y honestidad que le eran características, y gracias a las cuales ganó el prestigio que lo llevó a convertirse en protagonista de una etapa importante en la historia universal.

Trayectoria en la política

En 1789 resultó electo para representar a la ciudadanía en los Estados Generales, que se hallaban reunidos en Versalles por convocatoria del Rey Luis XVI, con la finalidad de solicitar dinero que permitiera un desahogo a las finanzas del Estado, duramente golpeadas a causa de las cuantiosas deudas que arrastraba. Ya para entonces, el descontento popular contra la corona era mayúsculo. Los gastos de la realeza crecían, siempre con cargo al pueblo que vivía en un empobrecimiento constante e ignominioso. El resultado: el Tercer Estado protestó contra la autoridad real y decidió redactar una constitución e implantar la república como sistema de gobierno. El abogado Robespierre fue activo representante ante el Tercer Estado y contribuyó con sus conocimientos para enriquecer no sólo el texto de la constitución, sino también la Declaración de los Derechos Humanos del Hombre.

Maximiliano de Robespierre representaba a la facción de línea dura y su capacidad de liderazgo era indudable. Cuando se tomó la decisión de juzgar al rey Luis XVI, pidió se le aplicara la pena de muerte sin comparecer ante un tribunal. El monarca fue juzgado y guillotinado en 1793, y si para los moderados aquello había sido un exceso, los revolucionarios radicales iban por más todavía: querían la cabeza de todos aquellos que fueran en contra de la república. Por fin, en 1793, logra imponerse el gobierno revolucionario, integrado por un grupo reducido de diputados, con Robespierre a la cabeza, que se hacían llamar Comité de Salvación Pública.

La política del terror

Posteriormente empezaron a aparecer diferencias entre Robespierre y los restantes miembros de su gobierno. El prestigiado y radical abogado pretendía implantar la política del terror y no estaba dispuesto a detenerse ante nada. Prueba de ello, es que llegó incluso a enviar ejecutar a Danton, su colaborador más cercano, cuando este intentó frenar sus pretensiones.

Una vez sin obstáculos, aplicó las teorías del “ser supremo” que había tomado de Rousseau. En 1794, en menos de dos meses habían muerto en la guillotina alrededor de mil 400 personas y no había ya nadie que pudiera sentirse a salvo ante el poder desatado por una sola persona. Al cabo de varios meses, la Convención decidió que no era posible continuar con aquella política implantada, así que arrestó a Maximiliano de Robespierre y lo condenó a morir guillotinado, bajo acusación de pretender establecer una dictadura. Robespierre, el hombre honesto pero duro, inflexible aun con sus propias convicciones.

Muerte

Murió de la misma manera en que condenó a muchos otros a morir, el 28 de julio de 1794.

Fuentes