Saltar a: navegación, buscar

Parque Serafín Sánchez (Sancti Spíritus)

(Redirigido desde «Parque Serafín Sánchez»)
Para otros usos de este término, véase Parque Serafín Sánchez (desambiguación).
Parque Serafín Sánchez
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Parque de recreo)
Parque central ssp.jpg
Vista del parque tras su redomelación en vísperas de los 500 de la Villa
Descripción
Tipo:Parque de recreo
Localización:Casco histórico de la Ciudad de Sancti Spíritus, Bandera de Cuba Cuba
Uso inicial:Convento de San Francisco
Uso actual:Parque
Datos de su construcción
Inicio:1914

Parque Serafín Sánchez. Es el área principal de la ciudad de Sancti Spiritus, en el centro de la isla de Cuba. Es un centro recreativo-cultural y comercial por excelencia de la ciudad, cuyo entorno está conformado por edificaciones de diferentes siglos, predominando las manifestaciones eclécticas de varios niveles constructivos. En el 2014, con víspera a las celebraciones por los 500 años de fundada la ciudad espirituana, cuarta villa fundada por los colonizadores españoles bajo la denominación de Espíritus Santos, se remodela la importante plaza espirituana, donde se encuentran restos y elementos del convento y la iglesia que existía anteriormente antes de transformar el lugar en parque.

Historia

Convento de San Francisco

Infografía del Convento de San Francisco.

Su historia se remonta al siglo XVII, al erigirse en el área la ermita de la Veracruz en el año 1690 y fundarse a su lado, en 1716 el Convento de San Francisco regido por la orden monástica más numerosa de América entonces. A su frente tenían un espacio vacío al que llamaban Plaza de San Francisco o Plaza del Convento, carecía de equipamiento alguno y tenía carácter religioso, pero fue albergando otras funciones cuando se dispuso ubicarle el mercado de la ciudad, la Real Factoría y se fue rodeando de casas aportaladas en algunas partes y de otras de cierta categoría, a manera de colgadizos, que en el siglo XIX se remodelaron.

En virtud del esplendor alcanzado por la ganadería, el secular negocio espirituano y de un cierto despertar azucarero, las élites enriquecidas reclaman transformaciones en su hábitat e influyen en el gobierno local para lograr mejoras en la ciudad. Por sus gestiones se funda el primer periódico (1834), se edifica el Teatro Principal (1839), se empiedran calles, se construyen varios puentes, el primero en 1825 sobre el río Yayabo y se mejoran los espacios públicos. Entonces comienza el máximo esplendor de la Plaza San Francisco. Cruzada por las vías más importantes de la ciudad: la arteria del mismo nombre, por donde desfilaban actividades festivas, entierros, procesiones y la calle Real que además de ser transitada como la anterior era el eje religioso, administrativo y comercial del pueblo. Por estas razones, las más distinguidas familias la eligen para sus residencias: el Intendente de Hacienda Don Félix Ramón del Camino, Don Mariano Mendigutía, Don José M. García, Leandro Agustín Ramírez y otros.

Convento de San Francisco.

A su vez el mercado se trasladaba hacia la Plaza de Jesús situada cuatro cuadras al sur. Dejaba de ser este lugar de abasto de viandas y carnes para convertirse en centro recreativo-cultural. Ello se debió a la iniciativa del gobernador Nicolás del Llano y a la cooperación monetaria del vecindario, de compañías dramáticas, del sudor de herreros, albañiles y peones. Se dotó de árboles, flores, verjas de hierro, alumbrado de gas y se animó con frecuentes retretas. Fue el único lugar de la ciudad realzado de tal manera, por eso fue el principal sitio de esparcimiento y paseos elegantes, el logro más significativo en cuanto a las plazas coloniales espirituanas. Su gran relevancia se reafirma cuando los jesuitas adquieren los edificios religiosos del entorno, los reparan, embellecen y acondicionan para su iglesia y su escuela donde acudieron los hijos de las más encumbradas familias. Las transformaciones hechas a la iglesia la dotaron de una hermosa fachada de filiación neoclásica, de lujosos altares y de un nuevo mobiliario completando un bello marco a aquella distinguida Plaza de Recreo o Plaza de Armas.

Demolición Convento de San Francisco

Parque Serafín Sánchez en 1914.

Durante las guerras de liberación del siglo XIX, la Plaza perdió esplendor y sus edificios religiosos fueron dedicados a cuarteles y hospitales que los deterioraron, pero no al punto de ser necesaria su eliminación. Sin embargo, en 1899 comenzaron a demolerlos. Después, una fiebre modernizadora se apoderó del pueblo y comenzaron grandes remodelaciones bajo el influjo de capitales en continuo crecimiento. Nuevas influencias culturales, técnicas, gustos y caprichos quedaron marcados en las construcciones y espacios públicos. La urbanización se expandió al norte, sur y sureste; pero el centro de la ciudad no se desplazó. En los alrededores de la Plaza, se eliminaron o remodelaron antiguas edificaciones para adecuarlas a las nuevas funciones requeridas por las clases que se enriquecían: bancos, oficinas, sociedades culturales, instalaciones de servicios y viviendas, todas con un tratamiento formal diferente y con tendencia a la monumentalidad, acorde con la mentalidad de sus dueños o usufructuarios. La Plaza cambió drásticamente: fue demolido el convento y se ejecutaron varios proyectos para transformarla en parque, hasta que en 1911 se presentó el de mayor envergadura, cuya conclusión fue en 1914, según consta en Actas Capitulares.

Remodelación por el 500 de la Villa

Hallazgos encontrados

Ruinas de la cimentación de la iglesia monumental.

Como parte de las acciones acometidas por la Dirección del Gobierno y el Partido en el territorio por la celebración de los 500 años de la Cuarta Villa fundada de Cuba se realizaron las tareas de restauración total del Parque Serafín Sánchez Valdivia. Durante las acciones de reconstrucción acometidas por diferentes entidades constructoras se encontraron importantes vestigios de la existencia del Convento de San Francisco y de la Iglesia de igual nombre, además de restos de elementos de vajilla, clavos, herraduras, cerámica, pisos, muros muy antiguos y restos de esqueletos humanos. Ante tal hallazgo arqueológico las autoridades pertinentes acordaron llevar a cabo acciones de recuperación del sitio donde en antaño estuvieron edificadas ambas construcciones la etapa colonial espirituana.

Restos de elementos encontrados en los hallazgos del parque.

Luego de culminadas las acciones de recuperación en el área por especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad, apoyados por la Oficina de Historiador de la Ciudad de La Habana se acordó preparar el lugar para encausar acciones de constructivas que permitieran que los transeúntes que visitaran el Parque totalmente remodelado, pudieran disfrutar de los hallazgos arqueológicos. Con tal fin se dispuso la compra de materiales de producción extranjera por las Empresas Comercializadoras que atienden la adquisición de tales materiales como los acrílicos para la cubierta, los medios para la iluminación y los materiales de impermeabilización de los espacios donde se encuentran los hallazgos. Luego de concretada la compra de los materiales necesarios se procederá a realizar las acciones para devolverle al Parque Serafín Sánchez de la ciudad, la posibilidad de mostrar al mundo los hallazgos del Convento y la Iglesia de San Francisco, así como todo lo relacionado con las acciones de excavación realizadas en el área.

Nuevo diseño

Parque Serafín Sánchez tras su remodelación con vísperas a los 500 años de la Villa del Espirítus Santo.

El nuevo diseño valorado en 700 000 pesos, se semeja a la época republicana (1914), en el que se incluyeron el restablecimiento de las áreas verdes, reconstrucción de aceras y la pavimentación de las calles, además de la instalación de 133 bancos y 42 luminarias, así como el cambio de la glorieta y la disposición del mobiliario antiguo, las palmas que identifican la plaza, así como las estatuas de Serafín Sánchez y José Martí, al mismo tiempo se conservaron los 18 edificios emblemáticos que recrean su entorno.

Fuentes