Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DEL MUNDO/2017-10-06

Destacan que Venezuela tiene el mejor sistema electoral de Latinoamérica

CARACAS, OCTUBRE 5 (PL).- El presidente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), Nicanor Moscoso, reconoció hoy que Venezuela tiene el mejor sistema comicial de la región, lo que asegura la transparencia, blindaje, confiabilidad y carácter auditable del mismo.

"Podemos decir que el venezolano es el mejor sistema de América Latina, el voto es automatizado, la máquina le entrega una certificación de cómo fue que votó. Es de lo más seguro y nadie puede manipular la información que da la máquina de votación", subrayó.

Es más, precisó, en casi 55% de las mesas se compara al final del día si esos papelitos se corresponden a los resultados de las máquinas", lo que crea una situación difícil para algunos sectores que aun se atreven a alegar hay fraude en las votaciones.

En entrevista en el programa Encendidos, de Venezolana de Televisión, a propósito del acompañamiento que realizarán a las elecciones regionales de este 15 de octubre en el país, Moscoso certificó que en las auditorías a las cuales se somete el sistema electoral participan representantes de todos los partidos políticos.

En esas validaciones, dijo, se firman actas respecto al resultado de cada una de las auditorías y en muchas ocasiones compartimos con todos los candidatos.

"El ambiente electoral en Venezuela existe y es extraordinario y el sistema electoral pasó todas las pruebas porque es observado desde todos los ángulos del mundo. Lo importante para nosotros es que el proceso se haya dado 100% verazmente, puntualizó.

Por otra parte, el presidente de Ceela destacó la vocación democrática, de paz y de diálogo del Estado y de la mayoría del pueblo venezolano, por lo que consideró que estos comicios son otra oportunidad para que el poder popular ratifique la paz, "eligiendo en democracia a sus gobernadores", dijo.

Resaltó asimismo la importancia del diálogo y afirmó que la convivencia de nuestros países nosotros la resolvemos en las urnas.

La víspera el Ceela firmó un convenio con el Consejo Nacional Electoral (CNE) para acompañar las elecciones regionales del próximo 15 de octubre, para escoger los gobernadores de los 23 estados del país.

Cabello dice que EEUU no permite ingresar ayuda de Caracas a Puerto Rico

CARACAS, OCTUBRE 5 (EFE).- El dirigente chavista Diosdado Cabello, uno de los más influyentes portavoces del Gobierno venezolano, dijo hoy que el Gobierno de Estados Unidos no ha permitido el ingreso de alimentos enviados por Venezuela a Puerto Rico para ayudar a la isla que fue azotada por el huracán María.

"El gobierno norteamericano no deja llegar el barco de Venezuela a Puerto Rico. Miserables, una y mil veces miserables. Nosotros no nos vamos a rendir, ahí está el barco esperando para entregar las cajas de alimentos en Puerto Rico", dijo Cabello durante su programa semanal de televisión transmitido por el canal estatal VTV.

Señaló que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, -antes de partir hacia el viaje que lo ha llevado esta semana a Rusia, Bielorrusia y continuará hacia Turquía- ordenó a su Gobierno enviar "de manera inmediata" 100 mil cajas a Puerto Rico del sistema de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Bajo este nombre se conoce a las bolsas y cajas de comida que la llamada revolución bolivariana implementó hace un año en el país caribeño para vender alimentos a precios subsidiados a las poblaciones vulnerables para paliar la escasez y la crisis económica nacional.

Cabello se dijo indignado porque no han permitido el ingreso de alimentos a Puerto Rico pues, remarcó, el pueblo boricua "no tiene comida" tras el paso del huracán.

El número de fallecidos a consecuencia del paso del ciclón se ha elevado a 34 y los daños materiales ascienden de 90 mil millones de dólares, según cifras ofrecidas por el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló.

Puertorriqueños indignados por el estilo de Trump en su visita

SAN JUAN, OCTUBRE 5 (EFE).- Los puertorriqueños, dos días después de la visita de Donald Trump a la isla, mantienen todavía la indignación por las palabras y gestos del presidente de Estados Unidos, quien dejó la impresión de no haber entendido la magnitud de la tragedia que supuso el huracán María.

Los comentarios hoy en cualquier rincón de Puerto Rico revelan un descontento por una visita de 5 horas en la que algunos vieron un comportamiento que no sirvió bien para que el mandatario conociera cuáles son las necesidades de una población acuciada por la falta de servicios básicos y ayuda humanitaria en las áreas más aisladas.

"Si estoy allí no sé si me hubiera podido contener", se pudo oír a un conocido periodista puertorriqueño en sala de prensa del Centro de Convenciones en San Juan, donde está instalado el centro de mando del Gobierno local, en referencia a la escena en la que Trump lanza rollos de papel de cocina a la gente con un estilo que recordaba a un jugador de la NBA.

"Se cree que somos como los monos en el zoo que les tiras cacahuetes y se quedan contentos. ¿Pero qué es esto? Qué vergüenza", señaló a Efe Darelis Cuzco, una profesora universitaria de 40 años, para quien los puertorriqueños se merecían un mayor respeto por parte de Trump, su presidente pese a que no pueden votar por el estatus político de la isla.

"Estoy además segura que no tiene una imagen completa de la tragedia, porque yendo a iglesias -convertidas en centros de acopio de ayuda- en un barrio, que es todo, menos humilde, veo difícil que tenga idea de la realidad", agregó.

Las palabras de la profesora son suscritas por muchos puertorriqueños que sintieron algo cerca a la humillación por el estilo que mostró el presidente, que casi nada más bajar de su avión a la llegada a San Juan soltó un contundente "gastamos mucho en Puerto Rico".

"Odio decirlo, Puerto Rico, pero ustedes han sacudido nuestro presupuesto. Gastamos mucho dinero en Puerto Rico, pero está bien, hemos salvado muchas vidas", afirmó el mandatario.

El despliegue dialéctico de Trump no había hecho más que empezar, ya que luego señaló que cada muerte es horrible, pero que si se mira a catástrofes como Katrina, y después lo que pasó en Puerto Rico, no hay comparación posible.

Trump llegó a decir sobre un ciclón que pasó a más de 200 kilómetros por hora y que se cobró 34 vidas confirmadas por el momento, que se trató de "un huracán que nadie nunca había visto" y que murieron 16 o 17 personas -las cifras barajadas inicialmente- frente a las miles que dijo se cobró Katrina, que en 2005 causó en el sur de Estados Unidos más de mil 800 muertos.

"No se pueden decir las cosas que dijo. A medida que lo pienso y analizo, más me indigno. Cómo se puede dar a entender que esto no fue tanta tragedia como Katrina. Además no sabe, porque no creo que viera mucho, ya que estuvo gran parte de la visita en un portaaviones", dijo a Efe con evidente enojo Juan Alameda, un abogado de 50 años.

Las palabras de Alameda no son más que una muestra de un sentimiento de incredulidad por cómo Trump pasó por Puerto Rico, que en sus cinco horas en la isla pasó por la iglesia de la localidad de Guaynabo, el municipio más pudiente de la isla, para después dirigirse a una embarcación estadounidense desde la que se presta ayuda.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, dijo en tono defensivo que Trump, durante el traslado en helicóptero a la embarcación, sobrevoló las áreas afectadas y que el presidente le confirmó que el daño era realmente grave.

Comprobara con exactitud o no el daño causado por el huracán, considerado uno de los más dañinos que han pasado por la región del Caribe, los puertorriqueños siguen, 48 horas después, descontentos por la visita y por la que entienden actitud poco delicada del presidente Trump hacia una población que lo está pasado muy mal.

Trump ya había calentado su viaje al intercambiar declaraciones en las redes sociales con la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, que se quejó de la poca ayuda recibida desde Washington, a lo que el presidente respondió asegurando que en la isla esperaban que todo se les diera hecho.

Oxfam, una organización que lucha en el mundo contra la pobreza, criticó la ayuda prestada en los primeros momentos por las autoridades federales en voz de su presidenta para América, Abby Maxman.

Los puertorriqueños, en general, esperan que la visita de Trump ayude a que llegue más ayuda a la isla, pero lamentan un estilo poco considerado con una isla que sufre y tardará muchos meses en recuperarse.

El difícil futuro de Tillerson como Secretario de Estado

WASHINGTON, OCTUBRE 5 (EFE).- La insólita decisión del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, de negar públicamente que haya pensado en dimitir evidencia su frágil posición en el Gobierno de Donald Trump, quien ha minado reiteradamente su autoridad, y complica su futuro como titular de Exteriores, según expertos.

Tillerson, un exejecutivo celoso de su privacidad y reacio a hablar con la prensa, protagonizó este miércoles un acto sin precedentes para un secretario de Estado, que por la naturaleza de su cargo suelen guardar silencio ante los rumores políticos que circulan a diario en Washington.

"Nunca he considerado abandonar este puesto", dijo Tillerson en una comparecencia sorpresa ante los medios, poco después de que la cadena de televisión NBC News indicara que este verano pensó en dimitir debido a sus crecientes tensiones con la Casa Blanca e incluso llamó "idiota" a Trump.

Su declaración llegó cuatro días después de que Trump arruinara con un tuit sus cuidadosos esfuerzos de iniciar un contacto diplomático con Corea del Norte, y después de meses de constantes rumores sobre sus desencuentros con asesores del mandatario y su frustración con un presidente que no para de socavar su trabajo.

El discurso de Tillerson, lleno de alabanzas a la doctrina de política exterior de Trump, también dejó en muchos observadores la impresión de que seguía las órdenes del mandatario, quien al mismo tiempo arremetía en Twitter contra la "noticia falsa" de NBC News.

"Fue algo asombroso y sin precedentes. No llegó a ser como los vídeos que se obliga a grabar a los rehenes, pero fue raro que un secretario de Estado sintiera que tenía que defenderse así de una información de prensa", escribieron dos exdiplomáticos, Aaron David Miller y Richard Sokolsky, en la página web de la cadena CNN.

"Claramente, estaba tratando de preservar su trabajo", aseguró por su parte a Efe un experto en política exterior en la American University de Washington, Gordon Adams.

Los ocho meses que lleva Tillerson al frente de la diplomacia estadounidense han estado marcados por el evidente desdén de Trump y su círculo cercano por el trabajo del Departamento de Estado, al que han marginado en muchas decisiones clave y privado de encargados permanentes para coordinar las diferentes políticas regionales.

A ello se suman las contradicciones entre las posturas que marca Tillerson y los exabruptos de Trump, que más de una vez ha deshecho semanas de trabajo diplomático con 140 caracteres en Twitter.

"La dinámica que hay entre el presidente y Tillerson no ha existido nunca antes en la historia moderna de la política exterior de EEUU", dijeron en su artículo Miller y Sokolsky, basándose en sus respectivas "décadas de experiencia en el Departamento de Estado".

Es muy inusual, agregaron, que las diferencias entre un presidente y su secretario de Estado "salgan a la luz", y más en un momento lleno de "retos" diplomáticos, como las pruebas balísticas de Corea del Norte o el futuro del acuerdo nuclear con Irán.

Adams coincidió en que la imagen que el Gobierno de Trump está dando al mundo es "disfuncional" y "distrae la atención de crisis serias, como la de Corea del Norte".

Según la revista Politico, Tillerson se dio cuenta de que no podría durar mucho como secretario de Estado en junio, en plena ebullición de la crisis política entre Catar y sus vecinos.

Minutos después de que Tillerson compareciera ante la prensa para pedir a todas las partes implicadas "un diálogo calmado y sensato", Trump hizo una airada declaración en la que exigía a Catar "detener su financiación del terrorismo", alineándose con Arabia Saudí.

El titular de Exteriores también se distanció de la respuesta de Trump a la violencia neonazi de agosto en Charlottesville, al decir que "el presidente habla en su nombre" y no en el del gabinete.

El senador republicano Bob Corker, que preside el Comité de Relaciones Exteriores y es, por tanto, muy influyente, pero también habla sin tapujos porque no aspira a la reelección en el 2018, defendió este miércoles a Tillerson, al asegurar que "no está siendo apoyado como debería" por una Administración con dinámicas "frustrantes".

Miller y Sokolsky temen, sin embargo, que las diferencias entre Trump y Tillerson puedan haber llegado a un "punto de no retorno" y "truncado la efectividad" del secretario de Estado.

La cuestión es si un sustituto de Tillerson podría enderezar el papel del secretario de Estado y suscitar más respeto de Trump.

"Ningún funcionario del gabinete puede tener el respeto de una Casa Blanca que distribuye aleatoriamente alabanzas y críticas" y que exige de esos funcionarios "una lealtad servil", alegó Adams.

Mientras, el Departamento de Estado sigue corto de personal, bajo de ánimos y eclipsado por los asesores más cercanos a Trump.

"El Departamento de Estado tiene menos influencia ahora que en ningún otro momento desde la Segunda Guerra Mundial, cuando casi no tenía ninguna", dijo a Efe un profesor emérito de relaciones internacionales en la Universidad de Boston, Andrew Bacevich.

Obama: “No podemos resolver todos los problemas con tanques de guerra”

SAO PAULO, OCTUBRE 5 (EFE).- El expresidente de EEUU Barack Obama advirtió hoy que "no podemos resolver todos los problemas con tanques y aviones de guerra", en alusión al conflicto planteado con Corea del Norte, durante un foro en Sao Paulo.

"No podemos resolver todos los problemas con tanques y aviones de guerra. Tengo orgullo del poder militar de Estados Unidos y eso es una ventaja. Corea del Norte es un peligro y necesitamos alianzas fuertes para enfrentarla. Pero la seguridad no depende sólo de la fuerza militar sino también de la diplomacia fuerte", dijo Obama, en una velada crítica a la política de su sucesor, Donald Trump.

El expresidente (2009-2017) recordó que cuando asumió su mandato el riesgo venía de Irán y formalizó un acuerdo nuclear que impidió que ese país se convirtiera en una amenaza como hoy lo es Corea del Norte.

"Uno de mis orgullos es el acuerdo nuclear con Irán. Negociamos con Irán, un país con grandes diferencias con EEUU y que exportó problemas a otros países; un gobierno que era adversario. Y pese a ello creí que era necesario resolver un problema específico y garantizar que no desarrollaran armas nucleares", dijo.

"Eso demoró y tuvimos éxito. La consecuencia es que Irán no va por el mismo camino de Corea del Norte. Tenemos grandes tensiones pero el problema fue resuelto sin ningún disparo. Y eso demuestra que se pueden tener resultados con una diplomacia fuerte", agregó.

En el foro organizado por el banco Santander y el diario Valor, Obama admitió que una de las asignaturas pendientes de su mandato fue no haber logrado reducir las diferencias políticas en la sociedad estadounidense.

"Mi mayor autocrítica es no haber sido capaz de disminuir las diferencias que ya entonces estaban surgiendo en nuestra política.

Parece que no contribuí mucho para eso. Intenté ser una persona calmada pero creo que, cuando entregué el cargo, vi frustrada la esperanza que llegué a tener de juntar a las personas por encima de las diferencias", afirmó Obama en el Foro Ciudadano Global.

A su juicio, la crisis económica agravó las diferencias porque "aunque respondimos con éxito y no enfrentamos una recesión tan profunda, la recuperación fue lenta y dejó a muchos frustrados, y la rabia en la política parece que aumentó".

Entre sus logros, mencionó la reforma del sistema sanitario, que abrió la puerta a 20 millones de familias.

En su conferencia ante una platea de empresarios en Sao Paulo, Obama se refirió también al avance de los populismos y defendió el refuerzo de la democracia para frenarlos.

Criticó veladamente a Trump y cargó contra las visiones nacionalistas que culpan a otros países por la pérdida de empleos, el cierre de fronteras a los inmigrantes, los sectores que niegan los efectos de los cambios climáticos y las propuestas para restringir medios de comunicación.

Tras admitir que EEUU tiene graves problemas de monopolios en los medios de comunicación y que la opinión pública en su país es formada por sólo tres redes de televisión, consideró "más peligroso que los gobiernos comiencen a censurar o restringir lo que circula en los medios y en la internet".

Criticó también las políticas que no ofrecen igualdad de oportunidades a mujeres o minorías raciales porque "no se puede tener éxito en la economía de hoy si deja la mitad de su equipo fuera de la cancha", señaló.

La globalización y la tecnología pueden destruir empleos, admitió, pero también generarlos y es necesario mostrar que no son amenazas.

Estados Unidos vive la mayor división partidista en décadas

WASHINGTON, OCTUBRE 5 (PL).- La división partidista en Estados Unidos muestra su nivel más alto en décadas, cuando republicanos y demócratas tienen visiones muy dispares sobre temas como raza, inmigración, seguridad y medio ambiente, indicó hoy el Centro de Investigaciones Pew.

De acuerdo con la organización, las diferencias entre las dos principales fuerzas políticas del país alcanzaron niveles récords durante la presidencia de Barack Obama (2009-2017), y en el primer año del mandato de Donald Trump estas brechas han crecido aún más.

Como parte de un estudio realizado en el verano, el centro preguntó a más de cinco mil adultos su opinión acerca de 10 temas políticos específicos, que incluyen cuestiones como la regulación gubernamental, el matrimonio homosexual o las normas ambientales.

A partir de esa encuesta se encontró que, como promedio, había una brecha de 36 puntos entre el criterio de republicanos y demócratas, lo cual supone un aumento de 21 puntos en comparación con el 1994, cuando la institución comenzó a analizar esas divisiones.

Las brechas más amplias estuvieron en las opiniones sobre la raza y la ayuda del gobierno a los pobres.

En el primero de esos asuntos, el 64% de los demócratas consideró que la discriminación racial es el principal motivo por el que muchas personas negras no logran avanzar en la sociedad norteamericana actual, pero solo un 14% de los republicanos compartieron esa postura.

Además, el 71% de los votantes del partido azul estimó que el gobierno debe hacer más para ayudar a los necesitados, mientras esa cifra fue de 24% entre los de la formación roja.

Por otra parte, casi dos tercios de los estadounidenses sostienen que los inmigrantes fortalecen al país "debido a su trabajo y sus talentos", y solo un 26% estima que son una carga "porque toman nuestros empleos".

Sin embargo, al ir a las posiciones partidistas, el 84% de los demócratas valora el aporte de esas personas a la sociedad, un número que duplica al de los republicanos con ese mismo punto de vista.

En la perspectiva frente al uso de la diplomacia, en tanto, el 83% de los demócratas consideró que se trata de la mejor manera de asegurar la paz, pero para el 53% de los republicanos la forma más adecuada de alcanzarla es a través de la fuerza militar.

Con respecto a las regulaciones ambientales, el 58% de la formación roja apuntó que cuestan muchos puestos de trabajo y perjudican a la economía, frente a un 20% de seguidores del partido azul con similar criterio.

Comisario de la Unión Europea teme una guerra civil en España

MÚNICH, OCTUBRE 5 (DPA).- El conflicto por la independencia de Cataluña conlleva el peligro de una guerra civil en España, alertó hoy el comisario europeo de Programación Financiera y Presupuestos, el alemán Günther Oettinger.

"La situación es muy, muy preocupante. Es imaginable una guerra civil en el seno de Europa", declaró en un panel en Múnich. "Sólo se puede esperar que entre Madrid y Barcelona se entablen pronto las conversaciones".

La Unión Europea (UE) no puede inmiscuirse por iniciativa propia en la disputa, indicó. "Una mediación de la UE sólo sería posible si se nos pide, pero no si no se solicita", explicó. Más allá de esto, la UE está sujeta a las reglas de las Constituciones de los países miembros y debe velar también por éstas, comentó y recordó que un referéndum en una región como Cataluña no se contempla en la Constitución española.

"Los catalanes tienen la sensación de que el conjunto de España se está comiendo los frutos de su rendimiento económico y no queda nada más para la región", declaró Oettinger. Por ello, el objetivo debería ser mejorar este equilibrio en España, recomendó.

El Gobierno español rechazó una nueva oferta de diálogo de los separatistas. Los partidos del Gobierno de coalición de Cataluña han convocado un pleno del Parlamento regional el lunes, en Barcelona, en el que se podría declarar la independencia. En el polémico referéndum organizado en contra de la legalidad española, la mayoría de los catalanes votó a favor de la independencia de la región.

Critican a Presidente francés por frases consideradas chocantes

PARÍS, OCTUBRE 5 (PL).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, es hoy blanco de numerosas críticas por frases consideradas chocantes e indignas de un jefe de Estado, pues entrañan un desprecio a las clases populares, de acuerdo con las denuncias.

La polémica estalló tras una visita ayer del mandatario al departamento de Correze (centro), donde dialogó sobre una empresa con dificultades para contratar empleados y al respecto señaló que "algunos en lugar de armar un burdel, harían mejor con ver si encuentran trabajo allí".

Así se refirió a un grupo de trabajadores de la empresa GM&S que aprovecharon la presencia del presidente en la zona para realizar una manifestación y denunciar sus precarias condiciones de trabajo.

Numerosos políticos y personalidades estiman que la frase revela un desprecio a las clases populares, lo cual no es digno de un mandatario, de acuerdo con los cuestionamientos.

"Un presidente no debería decir eso", sostuvo el socialista Stephane Le Foll, mientras la portavoz del partido conservador Los Republicanos, Valérie Boyer, lamentó que "Macron no deja de expresar su menosprecio por los franceses".

El legislador Alexis Corbiere, del movimiento izquierdista Francia Insumisa, denunció las reiteradas frases ofensivas del presidente, y su correligionario Adrien Quatennens señaló que el jefe de Estado "no sabe lo que es buscar trabajo, aquí el lío es él".

De su lado, los medios de comunicación recuerdan las numerosas ocasiones en que Macron ha despertado la controversia a causa de este tipo de frases, que se remontan a varios años atrás, cuando se desempeñaba como ministro de Economía.

Algunos de los sucesos más aludidos son el uso de la palabra "iletradas" para referirse a las empleadas de una fábrica; cuando estimó que los jóvenes deberían proponerse ser millonarios, o cuando aseveró durante una discusión con un ciudadano que "la mejor forma de conseguirse un traje de lujo es trabajando".

En julio último, ya como presidente, el político asistió a la inauguración de una estación de trenes y afirmó que en ese tipo de lugares "uno se encuentra con gente de éxito y también con gente que no son nada".

En otra ocasión, en medio de las recientes protestas ciudadanas por la reforma laboral, Macron afirmó que "no cederé ante nada ni ante los perezosos ni ante los cínicos ni ante los extremistas".