Portal:Panorama Mundial/DE CUBA/2015-12-17

Anuncia en Francia visita de Raúl en febrero

París, 16 DIC 2015 (AFP) - El presidente cubano, Raúl Castro, visitará Francia en febrero próximo, indicó el miércoles el portavoz del gobierno francés, Stéphane Le Foll, sin dar más precisiones.

"Raúl Castro estará en París en el mes de febrero", se limitó a decir Le Foll al dar cuenta de una reunión del Consejo de Ministros francés. En mayo, el presidente francés Francois Hollande visitó Cuba, donde se reunión con Raúl Castro y con Fidel Castro.

Fue la primera visita de un presidente francés a ese país desde su independencia en 1998, así como la primera visita de un jefe de Estado occidental desde el anuncio del deshielo entre Cuba y Estados Unidos a fines de 2014.

En Francia, la oposición de derecha denunció entonces una "falta moral" de Hollande.

En La Habana, el presidente francés abogó por el levantamiento del embargo económico impuesto a Cuba por Estados Unidos que, dijo, "tanto perjudicó" al desarrollo de la isla.

Desde 1991, Francia vota cada año en favor de la resolución que pide ese levantamiento del embargo en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Fidel Castro, realizó, por su parte, una vista de Estado a Francia en marzo de 1995, en las últimas semanas del mandato del presidente Francois Mitterrand.

La OEA le debe una disculpa a Cuba, considera Almagro

Washington, 16 DIC (NOTIMEX).- La Organización de Estados Americanos (OEA) la debe una disculpa a Cuba por la persecución a que la sometió por décadas y el levantamiento de la suspensión que pesaba sobre la isla fue insuficiente para saldar esta deuda.

Así lo dijo el secretario general de la OEA, Luis Almagro, tras señalar que "la organización ha sido injusta con Cuba y definitivamente eso condiciona mucho la agenda del futuro" en la relación con la isla y por ello, explicó, la silla de La Habana en el organismo sigue vacía.

Cuba fue suspendida de la OEA en 1962 poco después de la aprobación de una resolución en Punta del Este, Uruguay, en la que se estableció que la adhesión de cualquier país miembro al marxismo-leninismo es incompatible con el Sistema Interamericano.

Los gobiernos de las 34 naciones restantes concluyeron entonces que dada la identificación del gobierno de la isla con esta ideología, Cuba quedaba excluida de su participación en el sistema interamericano.

La suspensión fue levantada en el Asamblea General de la OEA en Honduras en 2009 y Almagro destacó que la resolución incluyó la prerrogativa de que sea el gobierno de la isla el que determine su reingreso "y nosotros vamos a respetar esa prerrogativa".

En entrevista con Notimex, en su oficina de la sede principal de la organización, el ex canciller de Uruguay insistió en mantener la calma sobre una asignatura importante que, desde su perspectiva, no es fácil de resolver en poco tiempo.

"Sin apuro, vamos tranquilos porque el camino es largo y tiene que ser... ni podemos quedarnos cortos, ni podemos pasarnos de largos; tenemos que hacer las cosas en el momento que sea oportuno y conveniente, que sea oportuno y conveniente para Cuba", insistió.

Almagro concedió que aunque el levantamiento de la suspensión en 2009 constituyó una forma de pedirle una disculpa a Cuba, esta fue muy genérica.

Consideró que con ese acto, la OEA no asumió su responsabilidad por las acciones concretas que emprendió hacia Cuba y por "una lógica de persecución que tuvo durante mucho tiempo respecto a la lógica del sistema político de Cuba".

"Lo que vamos a mostrar siempre es nuestra mejor disposición y los mejores deseos para que Cuba vuelva a la organización y vamos a destacar siempre que en el hemisferio le debemos una disculpa a Cuba por su suspensión en el año 62", dijo.

Para el líder hemisférico, si bien un país al interior de una organización no lo es todo, su ausencia si le puede restar parte de su carácter, como sucede en el caso de la OEA y el distanciamiento de Cuba "Definitivamente, la OEA, que tiene una dimensión hemisférica, tiene que incluir a todos los países del hemisférico y eso (el regreso físico de Cuba a la sede de la organización) es algo pendiente", dijo.

Legisladores estadounidenses crean grupo bipartidista de trabajo sobre Cuba

Washington (AP).- Una docena de congresistas de ambos partidos anunciaron el miércoles que lanzarán un grupo de trabajo sobre Cuba para lograr un mayor acercamiento de Estados Unidos con la isla.

En una carta dirigida al presidente del Congreso, el republicano Paul Ryan, y a la jefa de la bancada demócrata Nancy Pelosi, los seis republicanos y seis demócratas escribieron que el grupo realizará seminarios, se reunirá con expertos sobre Cuba y buscará llamar la atención sobre "cómo las reformas en Estados Unidos y Cuba están abriendo nuevas oportunidades para relaciones personales, diplomáticas y comerciales".

"Creemos que los intereses estadounidenses se persiguen a través de una relación más estrecha con la sociedad cubana", agregó la misiva. "Al relacionarse con el pueblo, el sector empresarial y otras instituciones de Cuba, los Estados Unidos pueden participar de manera constructiva en una transición pacífica a la democracia y a una economía de mercado en la isla".

El grupo de trabajo estará integrado por los republicanos Tom Emmer (Minesota), Kevin Cramer (Dakota del Norte), Rick Craford ( Arkansas), Reid Ribble (Wisconsin), Ted Poe (Texas) y Mark Sanford ( Carolina del Sur).

Los integrantes demócratas son Kathy Castor (Florida), Barbara Lee (California), James McGovern (Massachusetts), Sam Farr (California), Rosa DeLauro (Connecticut) y Nydia Velásquez (Nueva York).

Estados Unidos y Cuba retomaron este año las relaciones diplomá ticas tras una ruptura de medio siglo, pero sólo el Congreso puede anular el embargo comercial que a través de varias leyes Estados Unidos ha impuesto sobre la isla desde 1962.

Los representantes dijeron que planean lanzar el grupo de trabajo el jueves, cuando se cumplirá un año desde que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sorprendieron al planeta al anunciar que buscarían un acercamiento diplomático.

Marc Hanson, asesor principal de Washington Office on Latin America, calificó como trascendental la creación del grupo de trabajo en la cámara baja porque "será instrumental para traducir el abrumador apoyo público para terminar el embargo a Cuba en iniciativas legislativas que pueden prosperar en el Congreso".

Los miembros del grupo de trabajo han presentado este año diversas propuestas de ley que permanecen estancadas.

Las iniciativas buscan permitir a todos los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba y que las empresas estadounidenses realicen transacciones comerciales con Cuba sin restricciones, brinden servicios de telecomunicaciones en la isla e inviertan en empresas agrícolas privadas en Cuba.

Reaproximación con EEUU es "irreversible" aunque resten tantos obstáculos

Washington, 16 DIC 2015 (AFP) - El histórico proceso de reaproximación iniciado hace un año por Washington y La Habana después de medio siglo de ruptura es irreversible y profundamente transformador, aunque aún queden tantos y tan difíciles obstáculos a ser superados, dicen analistas.

El 17 de diciembre del año pasado los presidentes Barack Obama y Raúl Castro tomaron por sorpresa a todo el mundo al anunciar el fin de cinco décadas de desconfianza para recomponer sus relaciones diplomáticas, en una tentativa de recibió el aplauso y apoyo global.

El proceso, que pocos creían posible, avanzó en el último año y los dos países ya tienen embajadas plenas en las respectivas capitales, pero la remoción de los escombros acumulados en medio siglo será una tarea ciclópea que tomará más tiempo, coinciden analistas.

Si se considera la inexistencia de relaciones bilaterales hace poco más de un año, el escenario actual representa un "cambio radical", dijo a AFP Peter Schechter, director del departamento de estudios latinoamericanos del Atlantic Council, un centro de análisis de Washington.

En la opinión de Schechter, aún serán necesarios "más cambios" para profundizar el proceso pero "ahora las dos embajadas agendan un encuentro y dialogan, algo que era prácticamente imposible" hace apenas doce meses.

Para el abogado de origen cubano Pedro Freyre, "podrá aún haber divergencias, podrá aún estar vigente el embargo, pero es innegable que el escenario ahora es drásticamente diferente del que teníamos hace un año".

Asociado de bufete de abogados que asesora empresas estadounidenses interesadas en operar en Cuba, Freyre dijo a AFP que en particular "para los cubanos de a pie, y para los cubanoamericanos de a pie, todo esto ha cambiado extraordinariamente".

Escombros para remover

Sin embargo, sectores más conservadores del Congreso estadounidense contrarios a cualquier entendimiento con Cuba han dejado claro que el poder legislativo no pretende desmontar el enmarañado legal del embargo a la isla, a pesar de las fuertes presiones de la Casa Blanca y sectores empresariales.

Para el economista Mark Weisbrot, del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR), de Washington, todo el proceso "es irreversible. El Congreso podrá frenarlo, quizás, pero no detenerlo".

"Lo que impide la remoción del embargo es la decisión del (opositor) partido Republicano de darle a Obama una victoria en un año electoral", dijo en tanto Schechter, quien sin embargo señaló que la suerte del embargo "es la historia de una muerte anunciada. Esa política se va a morir un día".

Para Schechter, desde el inicio del proceso se tornó evidente que Washington quería avanzar "de forma rápida y caótica, al tiempo que los cubanos indicaron que preferían avanzar de forma lenta y ordenada", y que la marcha de los avances será también resultado de esa dinámica.

No obstante, Weisbrot señaló que existen otros factores internos en Estados Unidos que contribuyen a que la reaproximación y normalización de relaciones tenga su propio ritmo.

De un lado, dijo a la AFP, "resta la impresión de que la Casa Blanca no tiene el soporte pleno del Departamento de Estado" en la iniciativa, y recordó que Obama avanzó secretamente en sus contactos con Cuba y solamente incluyó a la cancillería cuando el proceso ya estaba en marcha y era necesario formalizarlo.

De otra parte, apuntó Weisbrot, existe "una enorme burocracia que es responsabilidad de los dos partidos o al mismo tiempo independiente de los dos partidos, y que tiene su propio paso y sus propios intereses", y esa burocracia "está en el medio camino".

Exigencias de cada parte

Freyre, a su vez, apuntó un factor interno de Cuba y que para los interesados estadounidenses es un elemento fundamental: la posición formal a ser adoptada por el Partido Comunista Cubano en su próximo Congreso, en 2016.

"En abril próximo se realizará el VII Congreso del Partido. Si el VI Congreso fue el que marcó una apertura, el próximo podría concentrarse en el repase generacional, pero será muy difícil evitar que se pronuncie sobre el nuevo escenario creado por esta reaproximación a Estados Unidos", dijo.

En abril de este año, cuando los dos países ya estaban empeñados en un diálogo, Raúl Castro dijo en Panamá que la fase actual era de restablecimiento de las relaciones, pero que la "normalización" de las mismas sería un proceso mucho más largo y difícil.

En esa puja, Cuba exige el desmonte del embargo de medio siglo, el pago de compensaciones por los daños causados por esa política, y una discusión concreta sobre la devolución del territorio donde está instalada la base naval estadounidense de Guantánamo, en el sureste de la isla.

En contrapartida, Washington pide el pago de compensaciones por propiedades de estadounidenses expropiadas a principios de la década de 1960 y la implementación de reformas políticas en dirección hacia una apertura democrática.

Republicano quiere acabar con beneficios a cubanos que llegan a EE.UU.

Miami, 16 DIC (ANSA) - Palos en la rueda al restablecimiento de relaciones diplomáticas: un legislador republicano de Miami propuso suspender los beneficios a los que acceden los cubanos que llegan a Estados Unidos, como dejar de tratarlos como refugiados y no entregarles más cupones de alimentos, entre otros.

El legislador Carlos Curbelo (cubano estadounidense) afirma que asistir a los cubanos es un abuso de los fondos gubernamentales y no es equitativo respecto al resto de los inmigrantes.

Por ese motivo, pretende que a los cubanos que llegan a territorio estadounidense, y que según la ley federal son tratados como refugiados o asilados políticos, reciban el mismo trato que el resto de los inmigrantes.

Curbelo presentó un proyecto de ley para suspender la concesión automática de los beneficios de asistencia federal, algo que a la mayoría de los inmigrantes de otras nacionales les demanda varios años en obtener, informó el diario Nuevo Herald.

Al ser tratados como refugiados o asilados políticos, los cubanos tienen hasta ahora derecho a cupones de alimentos, al programa de salud Medicaid, seguro de discapacidad y otras ayudas.

La propuesta de Curbelo busca que los cubanos sean tratados como los inmigrantes del resto de los países, a los cuales se les exige que presenten una solicitud de refugiado o asilo político.

El representante Republicano indicó que a los inmigrantes les demanda en general varios años para que se les aprueben los beneficios mencionados.

Curbelo subrayó que "los cubanos que vengan a Estados Unidos tendrán las mismas oportunidades que los inmigrantes de otras naciones, como Colombia, Venezuela, Perú, Centroamérica -de cualquier país- para trabajar y ganarse la vida honestamente".

"Mientras contribuyan a nuestra gran nación", agregó a través de un video que subió en Internet para explicar su propuesta.

"Lo mismo que los solicitantes de asilo político del resto del mundo, los cubanos que están pidiendo beneficios de asistencia pública tendrán que demostrar que salieron de Cuba huyendo de la persecución política y que no pueden regresar bajo el régimen totalitario actual".

El funcionario explicó que su legislación, denominada Ley de Oportunidad de Trabajo para el Inmigrante Cubano, es un "primer paso" hacia reescribir por completo la política de inmigración entre ambas naciones.

La propuesta llega en momentos en que Estados Unidos y Cuba celebran un año desde que iniciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Más "yanquis" de visita en "la isla prohibida"

La Habana, 15 DIC (ANSA)- Cada vez pueden verse más "yanquis" que pasean por las playas de Cuba, para ellos, "isla prohibida" del Caribe, y los cubanos, por su parte, se acostumbran cada vez más a su presencia.

"Vienen tantos que a veces no pueden encontrar alojamiento", aseguró Nilda, quien alquila habitaciones en su casa situada en un barrio de La Habana. "Una se esfuerza por aceptarlos como huéspedes porque son amables y curiosos. Y pagan bien", comentó.

La cifra de estadounidenses que están visitando La Habana, playas como Varadero, a unos 130 kilómetros al este de la capital cubana, y toda Cuba, difiere según la fuente, pero aún es muy limitada por las restricciones que aplica la ley de embargo a Cuba del país vecino.

Estadísticas no oficiales en Cuba reflejan que alrededor de 100.000 vinieron en 2014. Los pronósticos para 2015 son de unos 150.000, número aún muy alejado del millón que vaticinan expertos después que desaparezcan las prohibiciones.

Cuba recibe ahora más de tres millones de turistas al año, de los cuales 1.2 millones son canadienses. Los efectos del "deshielo" podrían elevar esa cifra anual global a nueve millones.

Los turistas estadounidenses son los que más viajan a las islas del Caribe, menos a Cuba, por razones obvias. Los especialistas, no obstante, han llegado a pronosticar que en algún momento vendrán esta isla recibirá alrededor de tres millones de turistas de Estados Unidos al año.

Por el momento, los "yanquis", que los cubanos suelen llamar también de "yumas" con mucha más benevolencia, vienen frecuentemente pero a cuentagotas.

Mucho antes de surgir el "deshielo" ambos gobiernos aceptaron un programa de contactos "pueblo a pueblo", aún vigente, que clasifica a los viajeros estadounidenses como "no turistas" aunque sí miembros de grupos de interés personal, como el religioso, el académico o el artístico, entre otros.

Al comenzar el proceso de normalización, el presidente Barack Obama autorizó a esas personas a gastar algún dinero en Cuba, cuestión antes totalmente prohibida.

La percepción de Arnoldo Pérez, un taxista, es que "vienen cantidad (gran número, ndr) de Yumas." "Cómo los reconoce?", preguntó ANSA. "En cuanto entran a mi carro (automóvil NDR) me preguntan si acepto dólares. Su inglés es el de las películas y yo termino preguntándoles. Han viajado conmigo parejas de Nueva York, familias de Nueva Orleans y turistas de Los Angeles", aseguró.

Durante el compás de espera actual por la caída de las prohibiciones, los turistas de Estados Unidos por las calles de La Habana, no gustan de hablar con los periodistas.

"Sorry friend. I dont need any trouble back home", (Lo siento amigo. No necesito problema alguno cuando regrese a casa) dijo a ANSA un estadounidense acompañado de su novia pelirroja y silenciosa. El turista dijo llamarse Nick y no pudo resistirse a subrayar: "somos felices en este momento". "Es lo que puedo admitir", indicó siempre sonriente.

Jugadores de Grandes Ligas entusiasman a niños en la Isla

La Habana (AP).- Vestidos con uniformes deportivos que tenían el nombre de algunos municipios capitalinos, sonrientes y nerviosos, más de un centenar de niños aficionados al béisbol escucharon consejos y entrenaron el miércoles al lado de ídolos de las Grandes Ligas, cubanos como ellos mismos.

"Es un sueño para mi estar aquí presente para verlos", dijo a The Associated Press el niño Yassel Veranes, de 11 años, con una sonrisa de oreja a oreja mientras esperaba el inicio del entrenamiento organizado por las Grandes Ligas como parte de su visita a la isla.

Veranes es uno de los líderes de su equipo "Marianao", campeón del año pasado en su categoría en un torneo local, y quien vino con su papá Elio al Estadio Latinoamericano, considerado una catedral para los seguidores de este deporte para interactuar con atletas como el jardinero de los Dodgers, Yasiel Puig, el toletero de los Medias Blancas, José Abreu, su excompañero Alexei Ramírez y el cátcher de los Cardenales de San Luis, Brayan Peña.

El deporte es considerado un área de interés nacional en Cuba y durante décadas se fomentó los campeonatos amateurs, por lo que muchos peloteros fueron tentados a lo largo de estos años para jugar en las Grandes Ligas, donde pueden ganar millones de dólares.

La reacción cubana era considerarlos desertores. Sus nombres y éxitos en Estados Unidos se mencionaban poco, por lo que el regreso de estos atletas a la isla es un hito en el deshielo entre ambos países iniciaron hace un año cuando los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaron que reanudarían relaciones diplomáticas.

Durante el entrenamiento, los organizadores dividieron a los pequeños, todos de entre 10 y 11 años, en cinco grupos repartidos por el terreno, donde también se encontraban leyendas locales como Pedro Luis Lazo, Rey Vicente Anglada, Pedro Medina o Luis Giraldo Casanova compartiendo con los invitados de las Grandes Ligas.

Los niños fueron pasando de grupo en grupo a lo largo de la mañana, hicieron ejercicios, movimientos, escucharon los consejos de los astros sobre como tirar una bola o poner el brazo y apoyar las piernas. También hubo momentos emotivos cuando se autografiaron pelotas, se sacaron fotos o se dieron simples apretones de manos.

"Me siento muy contento, muy agradecido al béisbol, por hacer que esta situación tan bonita pase. Regresar a ver a mi familia, compartir con ellos y tener un momento lindo", dijo Peña a la AP vestido con su camiseta de los Cardenales de San Luis. "Y muy especialmente hoy que vamos a compartir con niños de La Habana y mañana que vamos a compartir con los de Matanzas".

Junto a los niños, desafiando el sol tropical en el estadio, estuvieron presentes los estelares jugadores estadounidenses Clayton Kershaw y Jon Jay, así como el dominicano Nelson Cruz.

"Nosotros vamos a dar lo mejor en esta visita y agradecer las oportunidad que nos dieron y las otras cosas se las dejamos a Dios y al destino", comentó por su parte Puig.

La visita de las Grandes Ligas y su acercamiento a la Federación de Béisbol Cubano abre también la posibilidad de futuras contrataciones, dijeron los ejecutivos de la organización que está n optimistas en sellar acuerdos para el próximo año.

"Todos nos damos cuenta de la pasión que el béisbol genera en este país", comentó a periodistas Joe Torre, ex manager de los Yanquis y ahora funcionario de Grandes Ligas. "Hay algunos obstá culos para negociar, no hay duda, y espero que este viaje de buena voluntad que las conversaciones funcionan mejor".

En las gradas había un aire de fiesta, con la congregación de varios cientos de personas, sobre todo aficionados, directivos de deporte y familiares de los niños.

Grupos de madres daban aplausos y vítores a sus hijos y tocaban cornetas mientras los jovencitos hacían sus ejercicios.

"Cualquiera de estos niños puede ser igual que ellos (las estrellas de Grandes Ligas), porque comenzaron en estas categorías.

Es emocionante", comentó a la AP, Leonar Lacosta, de 26 años y entrenador del equipo "Marianao", donde juega el niño Veranes.