Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE CUBA/2017-06-16

Distribuidores de equipos de EEUU apoyan acercamiento a Cuba

WASHINGTON, JUNIO 14 (PL).- La agrupación de Distribuidores de Equipos Asociados (AED) se encuentra hoy entre las voces que piden al presidente estadounidense, Donald Trump, continuar las políticas de acercamiento a Cuba.

El director ejecutivo de esta asociación comercial internacional, Brian McGuire, envió una carta al mandatario en la que le expresó que mantener la apertura hacia la Isla es vital para los intereses económicos y de seguridad nacional de Estados Unidos.

La misiva precisó que la AED representa a empresas participantes en la venta, alquiler, mantenimiento y fabricación de equipos de construcción, minería, granjas, energía, silvicultura e industria, con 500 compañías distribuidoras en más de tres mil ubicaciones de América del Norte, y 40 mil empleados.

En el 2016, la asociación lideró dos delegaciones empresariales a Cuba, lo cual permitió a decenas de líderes de la industria de equipos familiarizarse personalmente con las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y conocer las oportunidades de negocios en la Isla, sostuvo el texto.

De acuerdo con la carta, la nación caribeña está repleta de potenciales posibilidades de negocios para las compañías estadounidenses.

"Cuba tiene importantes necesidades de infraestructura, desde caminos, puentes y carreteras hasta sistemas de agua y aeropuertos. Tales proyectos proveen mercados para bienes suministrados por firmas estadounidenses", apuntó.

McGuire mencionó que actualmente se desarrolla un puerto importante en el Mariel, en el occidente del Estado antillano, sin la participación del territorio norteño.

"La postura de nuestro país hacia Cuba es una reliquia anticuada de la Guerra Fría que no ha funcionado", manifestó el empresario a Trump, a quien le advirtió que mantener una política fracasada durante décadas mientras sacrifica los intereses económicos y de seguridad nacional es poco aconsejable.

El presidente de AED agregó que el acercamiento a la Isla es consistente con la visión del mandatario de una nación más fuerte.

Preservar, no revertir, los recientes esfuerzos para la apertura hacia Cuba, encaja directamente en línea con su deseo de poner a "Estados Unidos primero", le indicó.

Cambio de política hacia la Isla aumentaría rechazo a Trump en AL

BUENOS AIRES, JUNIO 14 (XINHUA).- Un posible cambio en la política de Washington hacia Cuba por parte del presidente Donald Trump hará que crezca el rechazo hacia el mandatario estadounidense en América Latina y el Caribe, dijo hoy el experto argentino, Leandro Morgenfeld.

Dicho cambio representa una eventual marcha atrás a la apertura iniciada a fines del 2014 por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo a Xinhua el profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

"Durante la campaña electoral, para ganar el voto de los cubanos anticastristas de Florida, el 'swing state' (estado decisivo para definir a un ganador en las elecciones presidenciales) más importante, Trump modificó su posición anterior y empezó a ser un duro crítico del proceso de normalización ensayado por Obama", recordó. "Ya electo, se refirió en términos ofensivos a Fidel Castro, cuando falleció en noviembre, y lo calificó como un 'dictador'", agregó Morgenfeld.

Para el experto, "el presidente estadounidense mantiene una retórica hispanofóbica que afecta a los mexicanos y centroamericanos que residen en Estados Unidos y eso supone una dificultad para reposicionar a Estados Unidos en la región".

"En relación con Cuba, se supone que mantendrá esa retórica injerencista y ofensiva, para congraciarse con los sectores reaccionarios que se oponen a la distensión. Entre ellos, el influyente senador por la Florida, Marco Rubio", alertó el coordinador del grupo de trabajo "Estudios sobre Estados Unidos" del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).

Estimó como posibilidad que "Trump anunciará medidas que entorpezcan el proceso de normalización, para complicar a la economía cubana, pero no romperá relaciones diplomáticas ni cerrará la embajada que se reabrió recientemente, luego de más de medio siglo". "El retomar un discurso injerencista y agresivo contra Cuba, como viene sosteniendo también contra Venezuela, va a generarle aún más rechazos en América Latina y el Caribe", advirtió.

"Si Obama debió revertir la anterior política, esto se debió al fracaso de más de 50 años de brutal bloqueo y agresiones diplomáticas, que es cuestionado cada año en la ONU por todos los países y muy especialmente por organismos regionales, como la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños)", enfatizó.

Morgenfeld subrayó que así, "paradójicamente, Estados Unidos quedó aislado por sus sanciones contra la Isla. Si Trump elige volver a ese tipo de iniciativas, crecerá el rechazo que ya cosecha en la región por el muro (que planea) en la frontera con México, su estigmatización de los hispanos y su política exterior unilateralista y militarista".

"Nuestra América, ante ese escenario, debe mostrar, una vez más, su solidaridad con Cuba", recomendó el experto argentino.

Los daños si se revierte normalización de relaciones en marcha

WASHINGTON, JUNIO 15 (PL).- Revertir el acercamiento a Cuba, además de significar una mala política económica para Estados Unidos, podría perjudicar la cooperación médica e innovación entre los dos países, consideró hoy el representante republicano por Texas Ted Poe.

Por medio de un artículo publicado en The Hill, medio especializado en temas del Capitolio, el congresista recordó que en el 2014 su nación comenzó a desechar políticas fallidas hacia el territorio caribeño.

Frente a los reportes de que el presidente Donald Trump pretende revertir ese rumbo, Poe consideró que la actual administración lo que debería hacer es basarse en los éxitos del camino abierto por su predecesor, Barack Obama, para ayudar a las empresas estadounidenses a acceder a los mercados cubanos.

Además lo instó a apoyar una relación comercial que beneficie a los trabajadores estadounidenses y a fortalecer las cuestiones de seguridad nacional con un vecino a solo 90 millas de las costas del país norteño.

Un sector particular que debería ampliarse y no restringirse más es la agricultura, sostuvo el representante, quien señaló que actualmente los productores nacionales solo pueden exportar a la Isla si reciben pagos en efectivo por adelantado.

Esto hace prácticamente imposible que los agricultores estadounidenses vendan a Cuba, apuntó Poe, y señaló que él y el congresista por Arkansas Rick Crawford presentaron el proyecto de la Ley de Exportaciones Agrícolas de Cuba, con el objetivo de derogar permanentemente el sistema de pago anticipado.

Hay más que el Ejecutivo puede y debe hacer para apoyar a los agricultores estadounidenses que quieren vender a Cuba. Si, en cambio, endurecemos las restricciones a la venta de productos a la Isla, nuestra economía perderá ingresos por casi mil millones de dólares, estimó.

El legislador mencionó que en octubre la Administración de Drogas y Alimentos aprobó el primer ensayo clínico para probar la vacuna contra el cáncer de pulmón de Cuba, la cual se derivó de la asociación entre el Instituto de Cáncer Roswell Park, de Buffalo, y el Centro de Inmunología Molecular de la nación caribeña.

De igual manera el norteamericano Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Ministerio de Salud Pública de Cuba firmaron un acuerdo para ayudar a promover la cooperación médica, la investigación e innovación entre las dos naciones, manifestó.

El representante precisó, asimismo, que en los últimos años se inició la colaboración y el diálogo entre varias agencias gubernamentales y autoridades de la Isla para combatir el narcotráfico, la trata de personas, el ciberdelito y otras cuestiones vitales para la seguridad nacional.

Desde el inicio del proceso hacia la normalización de las relaciones en el 2015, nuestra colaboración antidrogas aumentó, ignorar temas como este en un intento vacío de castigar al gobierno cubano, después de 55 años de fracasada política estadounidense, resulta simplemente increíble, apuntó Poe.

Cubanos en Estados Unidos ante posibilidad de ser deportados

MIAMI, JUNIO 15 (AP).- Maykel Vargas llegó de Cuba en el 2015 y pasó dos años trabajando en Miami, pero no pudo ahorrar los 700 dólares que necesitaba para solicitar la residencia permanente estadounidense.

Esa demora le jugó en contra: pasó tres meses en un centro de detención de inmigrantes y enfrenta una orden de deportación.

En febrero acudió a las oficinas de las autoridades migratorias, confiado en que la renovación de su permiso de residencia temporal sería un trámite más, como había sucedido antes, pero esta vez quedó detenido. Un funcionario le dijo que la política de inmigración había cambiado y ya no tenía documentos válidos para permanecer en el país.

Decenas de miles de cubanos que como él viven en Estados Unidos se adaptan a una nueva realidad y algunos de ellos enfrentan los mismos temores de deportación que otros inmigrantes, tras décadas de haber gozado de un estatus que los protegía.

Muchos se sienten traicionados por el exmandatario Barack Obama, que les quitó el camino casi automático a la ciudadanía del que gozaban con tan solo pisar territorio estadounidense, incluso sin visa, bajo la política conocida como "pies mojados, pies secos".

Fue parte de un acercamiento con Cuba, que aceptó recibir a más deportados.

Recientemente, algunos cubanos han sido detenidos en citas de rutina con funcionarios de inmigración y muchos más temen estar en peligro por viejas órdenes de deportación o ser parte de una política impulsada por el gobierno del presidente Donald Trump, que ha incrementado el arresto de inmigrantes que no son ciudadanos estadounidenses.

"Los cubanos siempre pensaron que estaban inmunes y protegidos, (pero) el nuevo acuerdo muestra que hasta la política hacia Cuba puede cambiar", dijo a The Associated Press Randolph McGrorty, director ejecutivo de los Servicios Legales de las Caridades Católicas en Miami, refiriéndose al proceso de normalización con Cuba dispuesto por Obama.

Se espera que el viernes la Casa Blanca anuncie la política del presidente Trump hacia Cuba, pero expertos coinciden que es improbable que sean reinstaurados los antiguos privilegios de los cubanos. Cualquier cambio dejaría abierta la posibilidad de que el gobierno de la Isla dé marcha atrás con sus compromisos en acuerdos de migración, incluyendo sus promesas de recibir a deportados.

Vargas, de 37 años, trabajaba como chofer de una compañía privada de taxis y mantenía a su hermana soltera embarazada. Ahora tiene un grillete electrónico en uno de sus tobillos, con el que las autoridades supervisan sus movimientos, y enfrenta un proceso de deportación.

"No estaba preparado para nada de esto", dijo el cubano en una entrevista telefónica con AP desde el centro de detención poco antes de ser liberado el lunes bajo fianza. "Estoy desesperado, no sé qué va a pasar".

Su caso no es el único.

Hermes Vigoa, de 46 años, también fue tranquilo a las oficinas de inmigración en marzo a renovar el documento temporal que necesitaba para extender la vigencia de su licencia de conducir y autorización laboral.

Vigoa llegó dos años antes de que Obama cancelara la política de "pies secos y pies mojados" que repatriaba a cubanos interceptados en el mar pero concedía un permiso de residencia temporal casi inmediato, autorización de trabajo y licencia de conducir a los que llegaban a tierra. El expresidente canceló esa política vigente desde los años 60 para frenar la llegada masiva de cubanos a la frontera con México.

"Pensábamos que todo estaba bien, hasta que uno de los oficiales de migración me dijo que yo estaba en el limbo, y le dijo a mi novia que se llevara mis cosas, que yo iba para detención", recordó Vigoa. Permaneció detenido por un mes y fue liberado sin ningún tipo de explicación para que continuara con su proceso de solicitud de la residencia permanente.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que no podía ofrecer información sobre estos casos debido a sus políticas de protección de la privacidad de las personas.

Al menos otros dos cubanos que llegaron de niños durante el éxodo del Mariel en el 1980, cuando el entonces presidente Fidel Castro permitió la salida de quienes quisieran irse de Cuba, fueron detenidos hace poco. Unos 125 mil isleños cruzaron el estrecho de la Florida ese año.

En el 1984, ambos países acordaron una lista para repatriar a 2 mil 746 presuntos criminales cubanos. Con la terminación de la política de "pies secos y pies mojados" en enero, Cuba y Estados Unidos pactaron también que agregarían otros cubanos con órdenes de deportación que llegaron en el 1980. Del total de la lista, unos 2 mil 30 han sido repatriados, 256 han muerto y el resto estarían enfermo o con edad avanzada como para ser deportado.

Un empresario que llegó a los ocho años, en el 1980, fue detenido en mayo por una orden de deportación emitida hace más de una década.

Rudy Blanco formó una familia y posee un negocio que remodela casas en Perry, Florida. Al ser condenado por un intento de venta de cocaína en el 1998, no pudo convertirse en ciudadano estadounidense y recibió una orden de deportación en el 2005.

Blanco podía permanecer en el país mientras se reportara rutinariamente ante el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, más conocido como ICE, pero el 9 de mayo fue arrestado y ahora espera su deportación. Una portavoz de ICE dijo que no podía confirmar si Blanco había sido agregado a la lista del 1984 y expresó que la agencia busca deportarlo por la orden de repatriación.

Más de 36 mil cubanos tienen órdenes de deportación. De ellos, 29 mil son criminales condenados, y 7 mil han transgredido las leyes de inmigración, de acuerdo con ICE. Pero además de la lista del Mariel, Cuba ha aceptado revisar las deportaciones caso por caso.

Hasta ahora, 57 cubanos han sido deportados desde octubre del 2016, mientras que 335 fueron detenidos entre el 22 de enero y el 29 de abril.

Algunos expertos como Susan Eckstein, socióloga de Boston University, consideran que la política de inmigración debe ser igual para todos, y eso implica el fin de todos los privilegios para los cubanos, entre ellos la aún vigente Ley de Ajuste Cubano, que les allana el camino a la ciudadanía después de haber permanecido en el país un año y un día.

"Me sorprendería mucho si Trump cambia la política de Obama porque es muy consistente con su posición general sobre inmigración", expresó.

Homenaje en Angola a escuela militar cubana

LUANDA, JUNIO 15 (PL).- Oficiales de Angola y Cuba rindieron homenaje a la Escuela Interarmas General Antonio Maceo por su contribución pasada y presente en la preparación de cuadros para las Fuerzas Armadas Angoleñas (FAA).

En ocasión de conmemorarse 172 años del nacimiento de Maceo, la embajada de Cuba aquí realizó el miércoles por la noche un brindis en honor a la institución docente, fundada hace más de 50 años, a sus profesores, oficiales y cadetes.

Para el general de ejército Francisco Pereira Furtado, el primer estudiante de su país en aquella universidad en llegar a tan alto grado militar, la posibilidad de un grupo de jóvenes para estudiar allí forma parte de los lazos de hermandad, solidaridad y ayuda de los cubanos al pueblo de Angola.

Luego, militares de ambas naciones patrullaron juntos de norte a sur y de la costa al este para proteger la soberanía nacional, expresó en presencia de la embajadora Gisela García Rivera, varios generales angoleños y el general cubano y Héroe de la República de Cuba Rafael Moracén.

También muchos dieron sus vidas, añadió Furtado al dedicarles su homenaje.

Con las enseñanzas del titán Maceo y del inmortal (líder histórico de la Revolución Cubana) Fidel Castro, aprendimos como el pueblo se pone a la vanguardia de la Revolución, subrayó el uniformado.

En la vida de Maceo y Ernesto Guevara (que también nació un 14 de junio) encontramos los más sagrados valores que se inculcan en la formación de oficiales en la escuela, afirmó el agregado militar, aéreo y naval de Cuba en Angola, Julio Abreu.

Por más de 50 años graduó ya 30 mil uniformados, de ellos más de 50 generales cubanos y otros de distintos países, incluidas las FAA.

La Maceo sigue formando cuadros para Angola, porque seguimos teniendo intercambio, porque los viejos cadetes nos sentimos orgullosos de esa escuela, apuntó.

En Cangamba, Sumbe, incluso en Cuito Cuanavale (batallas durante la guerra civil del 1975 al 2002), hubo oficiales formados en la Antonio Maceo, recordó Crespo.