Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE CUBA/2017-06-27

Cuba exhorta a EEUU a continuar cooperación contra el narcotráfico

LA HABANA, JUNIO 22 (XINHUA).- Cuba exhortó hoy a Estados Unidos a continuar el diálogo bilateral para la cooperación contra el narcotráfico, a pesar de las recientes medidas del presidente Donald Trump y el que Washington haya aplazado una reunión en este tema prevista para el primer semestre del año.

En conferencia de prensa, Antonio Ibarra, secretario de la Comisión Nacional de Drogas, señaló que la colaboración entre ambas naciones se incrementó sustancialmente desde la implementación de un acuerdo bilateral firmado durante la administración de Barack Obama.

"La efectividad del trabajo conjunto con las fuerzas de seguridad de países del Caribe junto con Estados Unidos ha permitido que se aborten más actividades de esta naturaleza y eso ha provocado que los traficantes lancen las drogas al mar y muchos de estos recalos vienen por las corrientes marinas a Cuba", afirmó Ibarra.

El funcionario cubano aseguró que tras la rúbrica de varios acuerdos de cooperación se permite a las embarcaciones de Tropas Guardafronteras de la Isla mantener comunicación directa con el servicio de Guarda Costas de Estados Unidos en la persecución de medios navales que transporten drogas o sean sospechosos.

"En los últimos 10 años hemos logrado que Estados Unidos haya recuperado más de 40 toneladas de droga que iban hacia ese país y colaborado en casi 500 casos", precisó. Sin embargo, desde la llegada al poder de Trump los encuentros en esta esfera previstos dentro del acuerdo marco de cooperación no se han efectuado, una situación que preocupa a las autoridades cubanas.

La Aduana General de Cuba informó que en los primeros cinco meses de este año esa institución detectó 20 casos de narcotráfico en los distintos puertos y aeropuertos del país y confiscaron 32,59 kilogramos de estupefacientes.

Punto de vista ante liberalización de la marihuana en varios países de AL

LA HABANA, JUNIO 22 (REUTERS).- La liberalización de la marihuana en América Latina está alimentando el narcotráfico, por lo que Cuba no seguirá el ejemplo de otros países de la región de aliviar las restricciones al consumo, dijo el jueves un funcionario del Gobierno local.

Antonio Israel Ibarra, secretario de la Comisión Nacional de Drogas, dijo que Cuba ha decomisado en lo que va del año el triple de la droga confiscada en el mismo período del 2016, aunque no dio ninguna cifra comparativa.

Varios países de América Latina y el Caribe han legalizado el uso de la marihuana con fines medicinales o para uso recreativo en los últimos tiempos, algo que Ibarra dijo que la isla no hará.

"Nosotros no la hemos legalizado (la marihuana), ni la vamos a legalizar", señaló, quien atribuyó también el alza de las confiscaciones a un cambio en la actividad de las bandas criminales.

"Las bandas que se dedicaban al tráfico internacional (de personas) reorganizaron su actividad (...) y han comenzado a realizar actividades de tráfico de droga", agregó en referencia a que Estados Unidos dejó sin efecto el tratamiento especial que daba a los cubanos que querían emigrar.

Fin del bloqueo, el mejor trato posible de Estados Unidos a la Isla

WASHINGTON, JUNIO 23 (PL).- Si el presidente estadounidense, Donald Trump, quiere un "mejor trato" con Cuba, lo que debería hacer es continuar el acercamiento y poner fin a todos los aspectos del bloqueo, consideró aquí la periodista y activista Cheryl LaBash.

Esta promotora de los vínculos con la isla, quien se desempeña como copresidenta de la Red Nacional sobre Cuba en Estados Unidos (NNOC, por sus siglas en inglés), se refirió así a la decisión del mandatario republicano de revertir aspectos de la política de apertura a la isla iniciada por la administración previa.

En entrevista con Prensa Latina, LaBash sostuvo que si el gobernante realmente quisiera un mejor trato para el pueblo cubano y el de EEUU, debería no solo mantener el acercamiento a la nación antillana, sino eliminar todos los aspectos del cerco económico, comercial y financiero impuesto por Washington hace 55 años.

"¿Cómo es la continuación del bloqueo un mejor trato para los granjeros que cultivan frijol negro en Michigan, o los productores de leche en Pensilvania?", cuestionó.

"¿Cómo es un mejor trato para las decenas de miles de estadounidenses a quienes se les niega el tratamiento de Cuba para las úlceras del pie diabético que pueden prevenir el 70% de las amputaciones?", agregó la activista solidaria con la mayor de Las Antillas.

Para Cuba, en tanto, lo mejor es acabar con los programas de bloqueo y cambio de régimen, reconocer la autodeterminación y autonomía de la isla y dejar que su pueblo decida sus propias formas socialistas y su futuro, estimó.

De acuerdo con la copresidenta de la NNOC, el discurso de Trump y la orden ejecutiva del 16 de junio están llenos de contrastes con la realidad.

Es un insulto y una farsa para un presidente estadounidense castigar a Cuba por los derechos humanos, apuntó.

LaBash recordó que mientras el jefe de Estado hablaba en Miami, fue absuelto de cargos el agente de policía que disparó y mató hace un año en Minnesota a un conductor afronorteamericano inocente, Philando Castile.

En mi camino al edificio del Capitolio en Washington DC, paso por donde está una mujer negra que vive debajo de un puente, hay miles de familias de todas las razas que viven en autos, en refugios, en la calle, porque no pueden permitirse el lujo de alquilar o comprar una casa, manifestó.

Lamentó, además, la gran cantidad de personas que se adormece con drogas, alcohol o recurre al suicidio en esta nación, y que con toda la charla sobre la atención sanitaria en el Gobierno, no haya voluntad para hacer el cuidado de la salud disponible y asequible para todos.

"¿Y así el presidente señala con el dedo a Cuba? Dicen en Estados Unidos que cuando apuntas un dedo a alguien, otros tres dedos te apuntan a ti. Eso cierto también en este caso".

Política de Trump hacia Cuba condenada al fracaso, opinan en Francia

PARÍS, JUNIO 26 (PL).- El intelectual francés Salim Lamrani estima que la política de hostilidad anunciada por el presidente estadounidense, Donald Trump, hacia Cuba está condenada al fracaso, según un artículo publicado hoy.

El profesor universitario, especialista en el tema de las relaciones entre Washington y La Habana, recordó que desde el triunfo de la Revolución en el 1959, Cuba "nunca ha hecho la más mínima concesión bajo la presión o la amenaza".

"Los cubanos no son sensibles al lenguaje de la coerción, del chantaje o de la intimidación. Eso forma parte de su idiosincrasia", indicó Lamrani en un artículo publicado en el sitio web Mondialisation.

El escritor y ensayista galo sostuvo que las medidas anunciadas por Trump suscitan incomprensión en el seno de la sociedad estadounidense, y también el rechazo a nivel internacional.

"Mientras el mundo había dado la bienvenida al diálogo constructivo iniciado por Barack Obama en diciembre delg 2014 y al levantamiento de algunas restricciones, Donald Trump puso fin al proceso de normalización de las relaciones", cuestionó.

De acuerdo con sus planteamientos, "el tono agresivo y autoritario marca una ruptura con la política de diálogo adoptada por Barack Obama".

Asimismo, señaló que el nuevo mandatario estadounidense recurrió a un discurso de hostilidad sin precedentes y que se remonta a la retórica de la guerra fría.

Por otro lado, Lamrani subrayó la postura de Cuba, siempre dispuesta a dialogar y resolver pacíficamente los diferendos con Estados Unidos, sobre la base del respeto a tres principios fundamentales: la igualdad soberana, la reciprocidad y la no injerencia en los asuntos internos.

"En una palabra, el sistema político, el modelo social y la política exterior de Cuba, son competencias exclusivas del pueblo soberano de la isla", aseveró.

Emigrados cubanos analizarán nueva política estadounidense

WASHINGTON, JUNIO 26 (PL).- La coalición Alianza Martiana, que agrupa a diversas organizaciones de la emigración cubana en la ciudad estadounidense de Miami, Florida, convocó hoy a una conferencia para analizar la nueva política de Washington contra la isla.

De acuerdo con el llamado, el evento se realizará el 2 de julio en la sede de la entidad y los participantes perfilarán acciones para seguir apoyando a su país natal.

Resulta necesario continuar el trabajo a favor de Cuba, destacó a Prensa Latina Andrés Gómez, coordinador nacional de la Brigada Antonio Maceo, integrante de la agrupación.

Con el cambio de política, anunciado por el presidente Donald Trump en un grotesco acto en Miami el 16 de junio se violenta el proceso encaminado hacia la normalización de relaciones entre los dos países, apuntó Gómez.

Recordó que esa iniciativa, impulsada el 17 de diciembre del 2014 por el jefe de Estado cubano, Raúl Castro, y su entonces homólogo norteamericano, Barack Obama, tiene el respaldo de una poderosa mayoría de ambos pueblos.

El 18 de junio la Alianza Martiana rechazó la postura del jefe de la Casa Blanca hacia el país antillano y cuestionó las razones que impulsaron al mandatario republicano a tomar "tan descabellada decisión".

Trump dio un discurso y firmó en Miami el llamado Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de Estados Unidos hacia Cuba.

Dicho documento restringe los viajes de los norteamericanos al país caribeño a partir de barreras burocráticas y la eliminación de visitas educativas a título individual.

También prohíbe las transacciones económicas, comerciales y financieras entre compañías estadounidenses y empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad.

De esa forma, y como consideró el Gobierno de la isla en una declaración, se imponen trabas adicionales a las ya muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tiene para comerciar e invertir en Cuba.

La Alianza Martiana expuso entonces en una nota que se alega por varios medios de prensa que la decisión estuvo motivada por razones de índole electoral para continuar logrando el respaldo de la comunidad cubana en Florida, principalmente en Miami.

Eso es mentira y resulta fácilmente demostrable por los hechos. El 50% del voto cubano en Florida fue en contra de la candidatura de Trump a la presidencia, precisó a continuación.

Señaló que hace más de ocho años, contando tres elecciones, los emigrantes cubanos no respaldan abrumadoramente al candidato presidencial que apoya una política de guerra y de bloqueo contra el pueblo de la nación caribeña.

Las razones que motivaron la decisión de Trump a favor de esa inverosímil política en contra de Cuba pudieran encontrarse en su infantilismo político y creciente desespero por intentar mantener a flote su naufragante presidencia, sostuvo.

Así, revestido, para no decir disfrazado, en el ropaje y lenguaje al estilo de la decrépita cruzada contrarrevolucionaria, Trump montó rodeado de los sedientos vampiros de la extrema derecha cubanoamericana una sombría escena de ópera bufa, recalcó.