Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-02-17

Nissan y el chantaje de las multinacionales

PÚBLICO 7 de febrero del 2017 ESPAÑA

Eddy Sánchez*

La inversión extranjera directa y la inserción de los países pobres en las cadenas productivas mundiales es algo necesario, siempre y cuando los gobiernos cuenten con marcos regulatorios para el control de estos procesos que protejan, tanto a los recursos como a los ciudadanos, y garanticen un desarrollo armónico y sostenible de su país. (NR)

Uno de los fenómenos más importantes de la economía mundial lo encontramos en las estrategias de fragmentación internacional de la producción, proceso liderado por empresas transnacionales.

Estos procesos, dirigidos por las grandes empresas transnacionales, se sustentan en relaciones de poder o jerarquía que repercuten de manera directa en la organización global de la industria y en los espacios que se asignan a los países o regiones que se insertan en dichas cadenas.

Las transnacionales crean cadenas productivas, cuyos eslabones unen a las diversas empresas subsidiarias o filiales a una matriz, verdadera cabeza de la cadena, las cuales ubican y articulan su proceso productivo en diferentes regiones y países. Esto hace que el peso que dicha región o país tenga en la economía mundial dependerá, en gran parte, de la posición que ocupe en las cadenas productivas.

De esta forma, el destino de una región o lugar concreto queda ligado, de facto, a las decisiones que se toman en las sedes de los grandes grupos transnacionales, los cuales deciden dónde localizarse, qué producir, a quién contratar, en qué condiciones y de qué forma se tiene que articular ese territorio, construyendo geografías productivas perfectamente integradas en la economía mundial, pero cada vez más desarticuladas de la economía nacional en las que se ubican.

Las empresas transnacionales condicionan su permanencia en un territorio concreto a la degradación de condiciones laborales, a la percepción de dinero público, o a la capacidad que tenga un gobierno local o regional de pensar y planificar su territorio, no en función de las necesidades sociales sino de los requerimientos de localización, transporte y almacenamiento que dicten las transnacionales. De no cumplirse estos requisitos, la amenaza de cierre se activa; de cambiar la estrategia global de la empresa, la deslocalización se ejecuta.

El reiterado chantaje al que Nissan está sometiendo a España expresa esa lógica dependiente.

La multinacional japonesa anuncia que paraliza la fabricación del camión NT-500, que producía en Ávila, incumpliendo el Plan Industrial firmado por esa misma empresa y los sindicatos apenas un año antes, y por el cual recibió 40 millones de euros en ayudas públicas, dinero de todos que no piensa devolver. Nissan incumple así los acuerdos y asesta un golpe mortal a la fábrica y al futuro de una ciudad que depende de la factoría.

El chantaje a países y regiones en crisis es algo habitual de las empresas transnacionales, algo que ha caracterizado la forma de actuar de Nissan durante estos años de crisis.

Primero en la Zona Franca de Barcelona, donde vinculaba en el 2008-2009 su permanencia a la bajada de salarios de los trabajadores, que desembocó en un duro conflicto sindical hasta llegar a un acuerdo en el 2013, por el cual la empresa se comprometía a seguir en Barcelona a cambio de reducciones salariales del 20% de la plantilla, hasta que el mercado se recuperase, cosa que la empresa no ha cumplido, reabriendo con ello el conflicto con la plantilla.

Si en Barcelona el chantaje era “o te bajas el salario o me voy”, en Ávila el planteamiento de la transnacional nipona era “si me das dinero a lo mejor me quedo”, algo que parece no estar dispuesta a cumplir tras recibir, eso sí, 40 millones de euros en subvenciones públicas.

Al igual que hicieran en Barcelona, los trabajadores y trabajadoras de Nissan Ávila han anunciado fuertes movilizaciones para defender sus derechos y el futuro de su ciudad, movilizaciones con las que lograron ya, en el 2013 en la Zona Franca de Barcelona, y en el 2015 en la ciudad abulense, detener las intenciones de la multinacional.

Pero no cometamos el error de ver este conflicto como un mero conflicto laboral que afecta a Ávila. Lo que hay detrás es una planificada actitud de las multinacionales con las que se pretende condenar a nuestro país a ser un mero “enclave del ocio” para el Norte de Europa o dónde almacenar pieza y bienes que se fabrican fuera.

Lo que hace e hizo Nissan es lo que continuó Coca Cola, en Fuenlabrada; Valeo, en Barcelona; ONO, Vodafone y Orange, en las TIC, o Panrico y Lauki, en el sector agroindustrial.

Muchos de esos conflictos se ganaron, y con ellos se salvaron miles de puestos de trabajo y obligó a otras transnacionales a reconsiderar su decisión. Del triunfo de los trabajadores de Nissan depende que tengamos un país mejor y merecen todo nuestro apoyo.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Doctor en Economía de la Universidad Complutense de Madrid

Holanda, el sueño húmedo de las multinacionales

CTXT 8 de febrero del 2017 ESPAÑA

La Comisión Europea y otras instituciones y ONG denuncian la facilidad que ofrecen los agujeros fiscales neerlandeses para la elusión de impuestos

David Moreles Urbanejas y Alexandre Mato

Alemania pasará a los libros de historia como uno de los culpables de agravar en Europa las consecuencias económicas y políticas de la Gran Recesión. Berlín forzó a los poderes de la UE la imposición de políticas de austeridad en el continente y, especialmente, a los países del sur, llamados despectivamente PIGS, cerdos en inglés y acrónimo de Portugal, Italia, Grecia y España. La misma capital que se había saltado a la torera las normas fiscales en el 2003 frente a la oposición de cuatro países, España, Holanda, Austria y Finlandia, que pedían una sanción.

Durante estos años de la Gran Recesión, Alemania ha podido imponer su visión económica en la UE al contar con estrechos y firmes aliados. Una década y media después de ese pequeño enfrentamiento presupuestario con Berlín, Holanda mantiene su dogmatismo fiscal y sigue exigiendo a todos los socios del euro que cumplan. Ahora en el mismo bando que Alemania, o debería decirse al revés. El ministro de Finanzas neerlandés, Jeroen Dijsselbloem, preside el Eurogrupo desde el 2013, puesto que durante ocho años ostentó el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Las manos de Juncker atenazaron en marzo del 2012 el cuello del ministro español Luis de Guindos, al inicio de una reunión del Eurogrupo y con España al borde del rescate internacional por el hundimiento de Bankia y el déficit desbocado. Holanda mantiene ahora ese ahogamiento fingido aunque a su lado tiene una Comisión que apuesta por la “aplicación inteligente de las normas” fiscales y un francés socialdemócrata, Pierre Moscovici, dirige la cartera de Asuntos Económicos y Monetarios.

El rigor holandés con sus socios europeos no se corresponde con sus importantes desequilibrios en la recaudación de impuestos. Ni con el trato de favor que dispensa a las multinacionales en su territorio. Los ingresos de la Hacienda holandesa procedentes de las cotizaciones de los trabajadores son los segundos más altos en términos porcentuales de toda la UE, en torno a un 15% de la carga impositiva sobre el salario que se suma a un 22% de media en el impuesto sobre la renta, un motivo de preocupación para Bruselas. Al mismo tiempo, los gobiernos de la Unión están embarcados en una carrera que lleva a sus sistemas fiscales a ser usados para planes fiscales agresivos.

¿Es Holanda un paraíso fiscal?

La respuesta a esta pregunta varía según el interlocutor. Oxfam, en un ranking mundial publicado en diciembre del 2016 sobre paraísos fiscales corporativos, coloca a Holanda en tercer lugar, por detrás de las Islas Bermudas y las Islas Caimán y por delante de Suiza (cuarto), Irlanda (sexto) y Luxemburgo (séptimo).

Bruselas sabe de esta competencia entre países para atraer capital extranjero. Un informe encargado por la Comisión Europea en el 2015, analizando los sistemas fiscales de todos los Estados miembros de la UE, señalaba que todos sin excepción mantienen “estructuras de planes fiscales agresivos”. No obstante, el documento establece diferencias a la hora de señalar cuántos indicadores de esos planes fiscales agresivos tiene cada uno. Holanda, con 17, se lleva la palma. Los siguientes en la lista son Bélgica (16 indicadores), Chipre (15) y Malta (14). Lejos quedan países del sur de Europa como España (7), Grecia e Italia (9) o Portugal (10).

Las autoridades fiscales holandesas han recogido el guante. Su secretario de Estado de Finanzas, Eric Wiebes, reconocía en una carta enviada a la Cámara Baja neerlandesa que “siempre ha sido atractivo para las empresas establecerse en Holanda”, entre otras cosas, porque su “clima fiscal es benigno”. El ataque de sinceridad iba a más: “Las empresas se sienten tentadas de usar el sistema fiscal holandés y su red de tratados para propósitos no deseados. Estructuras artificiales se utilizan para erosionar las bases tributarias de otros países y evitar así impuestos extranjeros”. Blanco y en botella.

Wiebes aseguraba en la misiva que trabajan para evitar que las multinacionales caigan en esas “tentaciones” y que aplicarán las medidas de la Directiva Anti Evasión de Impuestos, aprobada por la Comisión Europea en el 2016. No obstante, el margen que da Bruselas para implantar la directiva es amplio y establece que los Estados miembros “deberían aplicar estas medidas a partir del 1 de enero del 2019”.

Pero hay más. El secretario de Estado de Finanzas holandés aconseja bajar el impuesto de sociedades, actualmente en el 25%, para competir con los países del entorno que lo han reducido por debajo del 20% o tienen planes de hacerlo, tales como Reino Unido, Irlanda, Suiza o Bélgica. “Si no tomamos medidas, la tasa del 25% disuadirá a las multinacionales de invertir aquí”, señala Wiebes.

Es lo que la ONG Oxfam llama “carrera cuesta abajo”. Con el objetivo de atraer inversión extranjera, los países inician una competición para ver cuál le da más ventajas fiscales a las multinacionales. “En el caso de los países del G20, la tasa media del impuesto de sociedades ha bajado del 40% hace 25 años a menos del 30% actual”, añade el informe.

LOS TRUCOS FISCALES HOLANDESES

Además de esta carrera tributaria, desde hace un año la Comisión Europea detecta otros males que favorecen los tax rulings o las estructuras empresariales de grandes corporaciones para reducir los impuestos que pagan. No practican la ilegal evasión fiscal, sino lo que los expertos llaman 'elusión fiscal', exprimir al máximo los agujeros del sistema tributario para tributar menos.

En Holanda no existen, por ejemplo, acuerdos de doble imposición para evitar que las grandes empresas deduzcan gracias a los dividendos pagados a inversores no holandeses. Un hecho “particularmente relevante” para la Comisión, que en su último informe específico sobre el país enumera varias medidas fiscales más, entre ellas la innovation box, capaces de “dar pie o facilitar” la ingeniería fiscal agresiva.

Según el informe de Oxfam, la innovation box supuso el año pasado un ahorro de unos mil 200 millones de euros para las grandes empresas. Puesta en marcha en el 2007, grava con solo un 5% los beneficios derivados de bienes intangibles, tales como patentes y marcas registradas. La ONG denuncia que, en realidad, sirve para trasladar “los beneficios de los países donde hacen negocios a una caja de patentes en un país extranjero” con una fiscalidad más baja.

Conscientes de que la Unión Europea tiene en el punto de mira este tipo de alicientes fiscales, las autoridades holandesas han prometido que harán cambios a partir de este año para “alinear la innovation box con las normas internacionales adecuadas”.

Todos estos agujeros fiscales convierten el sistema impositivo holandés en un queso gruyer por el que se cuelan las grandes multinacionales para reducir su factura tributaria. Según el propio gobierno holandés, la innovation box supuso para sus arcas solo en el 2010 unas pérdidas de 360 millones. La Comisión denuncia que estas prácticas fiscales no favorecen la I+D+I y pone el ejemplo de países como Alemania, que sin este tipo de incentivos, “han tenido más éxito en atraer e impulsar negocios innovadores”.

En la UE cada socio tiene soberanía para decidir su régimen fiscal y sus tipos impositivos. Holanda, Irlanda o Luxemburgo llevan años aprovechándose de ello y ofreciendo cientos de tax rulings a multinacionales, en una competencia fiscal que el gran público empezó a conocer en noviembre del 2014 con la publicación de LuxLeaks, el escándalo financiero que desveló las operaciones de cientos de empresas para evitar el pago de impuestos.

No es ilegal mientras no altere la libre competencia del mercado único europeo, mientras no se ofrezcan a determinadas empresas unas condiciones ventajosas frente a sus competidoras. Es el único resquicio por el que Bruselas ha podido atacar la elusión fiscal y lo que ha mostrado la investigación sobre el tax ruling de Starbucks en Holanda.

En octubre del 2015, el Departamento de Competencia de la Comisión declaró que Holanda había otorgado una ventaja selectiva a la cafetera estadounidense. Su pacto fiscal del 2008 garantizaba a Starbucks una sede europea en un territorio con baja fiscalidad, desde donde vendía el café molido y derivados a todas sus tiendas en Europa, Oriente Medio y África. El engranaje ahorró entre 20 y 30 millones de euros en impuestos a Starbucks, que ahora debe devolver.

Holanda ha recurrido la decisión ante la justicia europea. “Sentimos que hemos aplicado los estándares internacionales desarrollados en la OCDE y la Comisión dice que deberíamos haber aplicado estándares diferentes o de otra manera”, afirma su ministro de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, que considera el caso de Competencia como “no justificado”.

LAS REBAJAS FISCALES DE IKEA Y ZARA

Las denuncias de la Comisión Europea sobre la facilidad que ofrecen los agujeros fiscales holandeses para la elusión de impuestos se han visto confirmadas recientemente en Bruselas con dos informes del grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo. Tax shopping, explorando el negocio de la evasión fiscal de Zara acusa a Inditex de usar “técnicas corporativas agresivas para evadir impuestos”, muchas de ellas en Holanda. El documento Ikea, evasión fiscal para ensamblar en casa señala que la empresa sueca “evadió al menos mil millones de euros en impuestos entre el 2009 y el 2014 en Europa”.

En Holanda, filiales del grupo gallego pagan los derechos de propiedad intelectual, royalty fees, a una empresa en ese país, donde sólo tributa un 15%. Esta subsidiaria obtuvo 3 mil 700 millones de euros en ingresos entre el 2011 y el 2014. La permisividad fiscal holandesa supuso durante ese periodo de tiempo una merma de ingresos de 200 millones de euros para la Hacienda española, 80 millones para la francesa o 20 millones para la griega, entre otras.

Inditex rechaza estos cálculos. En un comunicado el mismo día de presentación del informe aseguró que las empresas españolas “reciben beneficios de su explotación”, no pagan por esos derechos de propiedad intelectual o royalty fees. Para los ecologistas, la textil gallega utilizó también otros dos países, Irlanda y el paraíso bancario de Suiza, desde el 2011 hasta el 2014 para ahorrar hasta 588 millones de euros en impuestos.

Los royalty fees holandeses engrasan la ingeniería fiscal de otra gran multinacional, Ikea, cuyas subsidiarias y franquicias reducen sus impuestos pagando sólo un 3% por ese derecho de autor. Entre el 2012 y el 2014, 3 mil 100 millones de euros volaron directamente a Holanda para ser canalizados por Inter Ikea Group, que luego movió un tercio del dinero a otra empresa en Luxemburgo. La ausencia de los acuerdos de doble imposición en Holanda hace que esa transferencia de dinero tampoco tribute y que el dinero permanezca dentro del grupo Ikea en Luxemburgo, libre de impuestos.

En el Departamento de Competencia de la Comisión estudian estos acuerdos fiscales entre las multinacionales y el fisco holandés pero de momento no han abierto ninguna investigación oficial, es decir, aún no cuestionan formalmente si han reducido artificialmente la carga impositiva de la empresa. Actualmente, el equipo que dirige la responsable de ese departamento, la comisaria Margrethe Vestager, tiene encima de la mesa cerca de 300 tax rulings y Holanda aparece en muchos de esos dossieres.

Vestager, que acaba de visitar Irlanda para defender su multa de 13 mil millones de euros a Apple, una investigación que dio sus frutos siguiendo el mismo patrón, atacando los privilegios fiscales exclusivos otorgados a una empresa particular, avisa: “Vamos a seguir haciendo preguntas, en Irlanda, en Luxemburgo, en Holanda, en Alemania... en cualquier Estado miembro donde encontremos que hay algo que debemos saber”.

Las autoridades holandesas no se dan por enteradas. Para el primer ministro, Mark Rutte, esta carrera fiscal no supone hoy en día un problema económico y, de hecho, los PIGS siguen siendo uno de los principales focos de crisis. Recientemente, en el Foro de Davos, Rutte aseguró que “el euro todavía está en dificultades porque demasiados países no están haciendo lo prometido, la aplicación de reformas, principalmente en el sur”.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo


Argentina propone a abogado implicado en ilícitos como comisionado de la CIDH

LA JORNADA 4 de febrero del 2017 MÉXICO

Stella Calloni*

La alianza derechista Cambiemos, que gobierna Argentina, presentó esta semana a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), la candidatura de Carlos Horacio De Casas para ocupar el cargo de comisionado argentino ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero no informó que este abogado es defensor de Enrique Blas Gómez Saa, exsubjefe de Inteligencia de la VIII Brigada de Infantería de Montaña, en una causa tramitada en la provincia de Mendoza por secuestros y torturas durante la última dictadura militar.

La Secretaría de Derechos Humanos y Pluriculturalidad de la Nación a cargo del secretario Claudio Avruj, avalado por el Ministerio de Justicia, hizo esta presentación vía Cancillería, denunció el Colectivo Nacional Mario Bosch –Red de Abogados en Causas de Lesa Humanidad.

Esta situación se produce cuando se han filtrado imágenes fotográficas, a raíz de una nota del periódico uruguayo El País, donde se puede ver a una camioneta de la banca suiza Julius Bär (acusada por lavado de dinero), desde donde varios hombres sacan varios sacos para ingresarlos al helicóptero del Gobierno argentino, que fue enviado a Punta del Este, en Uruguay, para buscar a la familia del presidente Mauricio Macri.

Así lo publicó este viernes el portal argentino de Internet Diario Registrado con la imagen tomada por el fotógrafo Ricardo Figueredo, quien fue a cubrir el viaje de la familia presidencial. "No sólo está el transporte de la banca extranjera, sino que se evidencia cómo varios hombres sacan bolsos de la camioneta para ingresarlos en el transporte oficial de Mauricio Macri", señala Diario Registrado.

También en estos momentos han surgido demandas por parte de fiscales y jueces que solicitan que el Ejecutivo colabore realmente para obtener los documentos de pruebas sobre casos como los llamados Papeles de Panamá, que involucran al presidente y a su familia en unas 50 cuentas offshore en el mundo.

El jueves, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, amigo del mandatario, se presentó ante el Congreso después de que un vocero de la constructora Odebrecht, que está siendo investigada en Brasil, declarara que depositó 600 mil dólares para el actual funcionario de inteligencia.

Arribas declaró públicamente que en realidad le habían depositado 70 mil dólares por la venta de un inmueble y después cambió su historia ante los diputados para decir que fue por una venta de muebles. El propio Macri dijo que se trataba de un inmueble vendido por su jefe de Inteligencia en Brasil.

Desde que el tema de los Papeles de Panamá estalló en abril del 2016, el gobierno del derechista presidente Macri suma varias denuncias por corrupción, y la búsqueda de las pruebas es obstaculizada por el gobierno, con la complicidad "negacionista" de los grandes medios de comunicación locales, aliados y favorecidos por esta administración, denuncian varios portales.

Además de las acusaciones contra el primo del presidente, Ángelo Calcaterra, quien se ha beneficiado millonariamente de contratos desde los tiempos en que Macri era alcalde de la capital, ahora se suma una denuncia contra el Ministro de Energía, Juan José Aranguren, por el caso Odebrecht. Las presentaciones fueron realizadas ante la Procuraduría de Investigaciones Administrativas, a cargo del fiscal Sergio Rodríguez.

La constructora brasileña está siendo investigada por haber pagado sobornos a gobiernos y por haber financiado a partidos políticos. "De hecho, el dueño de la firma está preso en su país, y la empresa llegó a la Argentina asociada justamente el primo de Macri, Ángelo Calcaterra, otro de los denunciados", señala el portal.

"Hay evidencia suficiente para investigar esta corrupción sin excluir ni al empresario ni a los funcionarios argentinos de este Gobierno", que ha intervenido en las 25 reuniones que menciona el diario La Nación, sea con funcionarios actuales o de la anterior gestión, expresó el letrado. Y la lista de causas es muchísimo más larga, afectando a una buena parte del gabinete presidencial. "Es solo una punta del iceberg", aseguran los denunciantes.

  • Periodista argentina

En el mundo del presidente estadounidense entusiasman el muro y la prohibición de viajar

DPA 2 de febrero del 2017 WASHINGTON

Trump no es el único xenófobo y antiinmigrante en EEUU

Martin Bialecki Una oleada de indignación recorre todo el mundo, pero en amplias regiones de Estados Unidos no se percibe nada de eso. Donald Trump está haciendo sencillamente lo que prometió durante la campaña electoral. El hecho de que el presidente de Estados Unidos también en esto esté rompiendo con el patrón de sus antecesores es -según sus seguidores- una razón más para aplaudirlo.

En Florida, Texas, Iowa o Georgia hay personas encantadas con el veto a la entrada de personas provenientes de países islámicos y a la construcción de un muro en la frontera con México, la seguridad draconiana y el “America First” (Estados Unidos primero). Todo ello no encaja con la parte liberal de Estados Unidos que tanto se suele admirar en otros países. Pero Estados Unidos no es sólo Times Square.

Jay Lin emigró a Estados Unidos hace varias décadas. En una serie de entrevistas que realizó la CNN dijo: “Es terrible. Mientras no hayamos encontrado una forma de tener una control absolutamente seguro, no podemos seguir así”.

Desde el punto de vista estricto, Trump no está cumpliendo del todo con su promesa electoral de prohibir la entrada a todos los musulmanes. El actual decreto ha dejado fuera a importantes países de mayoría musulmana.

Robert Lastra, inmigrante de Cuba, vive en Texas. Él asegura que la violencia, la muerte y los homicidios han convertido barrios enteros en inhabitables. Sobre los refugiados que llegan afirma: “Por fin alguien se toma en serio que hay que revisar al detalle a esa gente. La Constitución no les da derecho alguno a estar aquí. Si vienen es por la gracia de Dios, como a mí me pasó”.

James Hitt, del estado de Iowa, habla de una oleada, de una “crisis de violaciones” en Alemania y Suecia provocada por los refugiados de Cercano Oriente como ejemplo disuasorio. Aun cuando en Europa no haya ocurrido lo que él pone como ejemplo, Hitt asegura que no le gustaría que eso sucediera en Estados Unidos. Y agrega: “Para mí, nuestros veteranos sintecho son mucho más importantes que todos los refugiados de Siria”.

La Casa Blanca no pierde de vista los altos índices de aprobación de la política de Trump entre sus seguidores y apunta justo a sus necesidades y sensibilidades. Además, los medios afines lo respaldan, al igual que la televisión y las redes sociales que comulgan con sus ideas. Los agentes de frontera que no cumplen con las disposiciones judiciales e impiden la entrada a los que llegan a pesar de contar con un visado en regla, son elogiados en las redes como personas íntegras. En la página de Internet “Infowars” de Alex Jones, se elogia al equipo de Trump: “Los hombres blancos han gobernado este país desde hace siglos y sólo los hombres blancos lo pueden fortalecer”.

“Empleados no identificados de la Casa Blanca” suministran a los periodistas informaciones que aseguran que la aplicación del veto migratorio está teniendo un éxito impresionante. Stephen Miller, uno de los arquitectos del decreto y asesor de Trump, asegura: “Si no hay protestas, es que probablemente no hicieron nada que fuese de gran relevancia”. Existe también la tesis de que las protestas en el país han sido alentadas conscientemente para que la población se harte de ellas.

La publicación “National Review” escribe: “Este no es el momento de la autocomplacencia, sino de una mirada fresca sobre los controles de frontera y de la política de inmigración. El decreto no es ninguna traición de los valores estadounidenses, sino un prometedor nuevo inicio mientras nosotros podamos seguir manteniendo alta nuestra empatía”.

Y además se agrega: “Sabemos que los terroristas se infiltran en las masas de refugiados. Una breve prohibición para los países problemáticos y una revisión de las medidas de seguridad es sensato e inteligente”.

Quien quiera bañarse en emociones debería hacerlo en el “Washington Post”, asegura el portal “Breitbart News”, que además se recomienda como el medio para adultos con la perspectiva clara. En este portal se rechaza de plano la crítica a la prohibición de viajar y se afirma que la decisión de Trump es pertinente.

“Por fin reaccionan los adultos”, afirma un lector en uno de los comentarios de esta página. Otros comentarios, sin embargo, están repletos de odio hacia los musulmanes. Acabar con ellos de forma mecánica es más eficiente que cualquier ley, se puede leer en otro.

Debbie Meiners, de Florida, está entusiasmada con que el presidente tome medidas para proteger al país. “Me siento más segura”, añade Dotty Rhea (de 68 años) desde Savannah (Georgia). “Ahora se les va a revistar a fondo a todos. No se permitirá a nadie que inunde nuestras fronteras”, agrega.

En el 2015, cerca de 65,3 millones de personas huyeron de sus hogares buscando protección de guerras, conflictos o la persecución, según cifras de Naciones Unidas.

Estados Unidos acogió a 84 mil 995 refugiados en el año fiscal del 2016 (entre octubre del 2015 y septiembre del 2016). En comparación con otros países es mucho menos, ya sea en cifras absolutas como en términos comparativos por población.

El portavoz de Trump, Sean Spicer, dice lo que muchos estadounidenses sienten cuando asegura: “Sigue siendo un privilegio que puedan venir aquí. Somos el mejor país del mundo”.