Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-03-10

Publicar la verdad sin miedo

PÁGINA 12 7 de marzo del 2017 ARGENTINA

Julian Assange*

En el libro de Proverbios dice que /una casa se construye con sabiduría, y se establece por medio de entendimiento. Sus cuartos se llenan de hermosos tesoros a través del conocimiento/. Pero hay algo más en todo esto.

El siguiente verso es “Los sabios son más poderosos que los fuertes”. El conocimiento es poder.

Tengo el gran honor de dirigirme a ustedes en este aniversario por la muerte de un hombre que ha luchado amplia y aguerridamente contra el imperialismo, el neocolonialismo y otras formas de opresión a los pueblos, especialmente en América Latina.

Chávez tuvo el papel más importante en el escenario global con sus incansables esfuerzos para seguir avanzando en la integración y cooperación regional y construir un mundo multipolar.

Denunció las injusticias tal y como él las veía y en el 2001 fue el único líder que denunció el asesinato de civiles inocentes en Afganistán, cometido por Estados Unidos. “Ustedes no pueden pelear el terrorismo con terrorismo”, indicó Chávez. Poco después de seis meses Estados Unidos apoyó un golpe de estado en su contra que fue revertido cuando cientos de miles de venezolanos tomaron las calles, muchos de ellos con la constitución en sus manos. Como todos nosotros, él no estaba libre de pecado, pero sus virtudes sacudieron la tierra.

Como director de Wikileaks sacamos a la luz los secretos de los poderosos y además construimos una Biblioteca distinta y poderosa, una biblioteca que contiene la información sobre cómo realmente funciona nuestro mundo y sus instituciones, que contiene información que por siglos ha estado solamente en manos de las élites y que ahora –no sin correr riesgos y persecuciones– hemos democratizado y puesto a disposición del pueblo, sin distinción de orientación política o credo.

Es para todos y todas, para que la sociedad de todo el mundo abra los ojos, y con datos irrefutables en la mano, confronte a los poderosos y saque sus propias conclusiones, sin filtros mediáticos, sobre los eventos y decisiones políticas que afectan sus vidas.

El objetivo de Wikileaks, de buscar la verdad en nombre de la humanidad, es hoy más importante que nunca, un objetivo que seguimos buscando a pesar del alto precio que pagamos por ello.

El costo, en mi caso, ha sido alto. He estado perseguido judicialmente y detenido por casi siete años, sin que pese cargo alguno en mi contra.

La persecución se ha extendido a mi familia, a mis hijos, a quienes no he podido ver durante todo este tiempo.

Tanto Naciones Unidas, como numerosas organizaciones de Derechos Humanos y personalidades a nivel mundial han hecho un llamado a Suecia y al Reino Unido para que respeten sus obligaciones internacionales, para que respeten y reconozcan la soberanía del Estado de Ecuador y por tanto reconozcan mi asilo y dejen de bloquear el ejercicio de este derecho humano. Es inconcebible que la actitud imperialista de Reino Unido y de Suecia, en pleno siglo XXI, les permita, con total impunidad, ignorar un acto soberano de un país independiente, Ecuador.

Recuerdo a los presentes que Ecuador pagó y sigue pagando un alto precio al otorgarme el asilo para protegerme de la persecución política por haber expuesto los secretos del imperio. Su embajada en Londres sufrió amenazas de ataque por la policía británica y hasta el día de hoy, es sujeta a niveles de vigilancia que no tienen comparación alguna.

Denegar el salvoconducto para que yo pueda ir a América latina es un acto de imperialismo puro, de países que ocupan altos cargos en Naciones Unidas, y, sin embargo, se rehúsan a reconocer y habilitar el ejercicio de un derecho universal, y lo hacen en total impunidad, burlándose, además, de la soberanía de un país del Sur y de toda la región latinoamericana que respaldó unánimemente mi asilo, constituyendo un grave insulto a la dignidad de nuestros pueblos y al mismo sistema de Naciones Unidas. Hacer esto por años muestra el deterioro y grave retroceso del sistema internacional de protección de derechos humanos para todos.

Ni hablar de mi país, Australia, un sirviente más de los intereses imperialistas, que en siete años no ha abogado por mí ni una sola vez y que además busca criminalizarme para que yo no pueda volver a casa. A pesar de una Resolución firme de la más alta autoridad en temas de Detención Arbitrarias que después de analizar detenidamente mi caso, estableció que mi detención ha sido arbitraria e ilegal y el deber de dejarme en libertad de inmediato e indemnizarme, tanto Suecia como el Reino Unido la ignoran por completo.

Pero a pesar de todo, el imperio no ha logrado silenciarme. Soy libre simplemente porque soy libre de expresarme. Y disfruto de esta libertad gracias al coraje de Ecuador y otros Estados, entre ellos Venezuela, que se han unido para apoyarme. Mi lucha puede convertirse en una historia exitosa para la libertad de expresión y los derechos humanos.

Por lo tanto la concesión de un salvoconducto sería un acto de justicia y dignidad para la región. Permaneceremos fieles a la promesa de publicar la verdad sin miedo o negociaciones bajo la mesa. Seguiremos esforzándonos en nuestro compromiso con la verdad y la justicia social.

La liberación de los pueblos depende de la liberación de la mente de los pueblos. Para ello, necesitamos que esfuerzos revolucionarios pacíficos como el de Wikileaks, florezcan alrededor del mundo. Por esta razón necesitamos detener la persecución contra WikiLeaks y su gente.

Hagámoslo juntos hoy. Mañana puede ser tarde.


Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Programador de computación, editor y periodista australiano

(Mensaje dirigido a Amigos de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales por la Humanidad reunidos en Caracas)

La falsedad de las noticias: atentados y agresiones que nunca sucedieron

LA HAINE 3 de marzo del 2017 ESPAÑA

Christian Christensen*

En el mundo de la intolerancia, no importan las historias falsas ('fake news') cuando discutes de gentes que aparecen como criminales solo por el hecho de existir

Le venía como anillo al dedo a la prensa contraria a la inmigración: un hombre enloquecido que viste un chaleco de suicida “repleto de gasolina y pólvora” entra en un supermercado de una pequeña ciudad del noroeste de España, lanza gritos de “¡Alaju Akbar!” y abre fuego. Afortunadamente, nadie resulta muerto, pero los clientes huyen despavoridos. La noticia aparece en un diario local, la recoge rápidamente un surtido de medios de los EEUU y el Reino Unido y se comparte ampliamente en Twitter y Facebook. Y figuras antimusulmanas afirman, mientras mueven la cabeza con sabia desaprobación, que el ataque simboliza todo lo malo del Islam.

Hay un pequeño problema: que no sucedió.

Sí, hubo un hombre que entró en un supermercado de la ciudad de Ourense y disparó varias veces. Ahí es, sin embargo, donde terminan los hechos y empieza la fantasía. ¿Chaleco de suicida? No lo había. ¿Disparos contra los clientes? No, le acertó a unas botellas. ¿Un lunático enloquecido desmandado? En un momento dado puede verse en la grabación de videovigilancia que el hombre se sienta y se come un plátano. ¿Estaba la ciudad conmocionada? No. ¿Y qué pasó con los gritos de “Alaju Akbar”? Se informa luego de que se trataba en realidad de un hombre procedente del País Vasco “con las facultades mentales perturbadas”, y de que alguien confundió con el árabe las palabras que pronunció en euskara (la lengua vasca).

Dice mucho de la naturaleza de la intolerancia que hechos inventados tales como los que no tuvieron lugar en Ourense sean recogidos tan rápida y acríticamente por ciertos elementos de la prensa, y que eso se haga sin la más mínima preocupación por las consecuencias personales y materiales de su publicación.

Nunca levantó el vuelo la hoy infame afirmación de Kellyanne Conway (jefa de campaña y ahora consejera presidencial de Donald Trump) de que eran responsables refugiados musulmanes de la “matanza de Bowling Green”, que jamás se produjo, pero su salvaje indiferencia a las calumnias contra todos los refugiados musulmanes como terroristas potenciales – incluso probables – nos proporciona una clara indicación de que las mentiras están destinadas a contaminar el agua potable humanitaria de nuestra democracia.

Si le mentira cuela, estupendo. Y si no cuela, no perdemos nada. La cuestión es añadir siempre otra capa retórica de duda y sospecha al sedimento de nuestra intolerancia nacional. ¿Que no hubo matanza en Bowling Green? Bueno, vale, pero podía haberla habido, y habría sido un musulmán el que la llevara a cabo. En el mundo flexible del fanatismo, podemos condenar a la gente hasta por crímenes que se cometen en nuestra cabeza. (Y en esto no se distinguen Demócratas de Republicanos, desde CNN hasta Wall Street Journal. La publicitada "amenaza terrorista" nunca gozó de tan buena salud como durante el régimen de Obama, a pesar de que apoyaban al terrorismo en Siria).

La cuestión clave es que la economía política de las noticias contra los inmigrantes, islamófobas, es tal que la invención de historias que implican a musulmanes vale la pena: los que inician los rumores (cualesquiera que sean sus razones) saben que se trata de titulares para gente receptiva a calumniar a todo un grupo religioso. Los medios, a su vez, están dispuestos a publicar material cuestionable, porque es carnaza para una gran parte de su público. Vende. Las disculpas posteriores, cuando se dan, no tienen importancia.

En una de las noticias más asombrosas publicadas en el 2016, el diario sensacionalista alemán Bild afirmó que en la Nochevieja del 2015 en Frankfurt, un ingente grupo de varones musulmanes ebrios, la mayoría de ellos refugiados, habían formado una “masa sexual alborotadora” que agredió a docenas de mujeres. La noticia contenía descripciones de los “testigos” y hasta entrevistas con las pretendidas víctimas. Naturalmente, se recogió internacionalmente y se difundió por medio de las redes sociales.

Una semana más tarde, sin embargo, la policía de Frankfurt declaró que la historia era completamente falsa: no se habían denunciado tales agresiones sexuales, la “víctima” en cuestión ni siquiera estaba en Frankfurt en ese momento, y se estaba investigando a dos individuos por iniciar los falsos rumores y despilfarrar recursos de la policía.

Bild es el periódico de mayor venta en Europa, con una circulación de cerca de tres millones de ejemplares diarios, pero ha sido objeto de ataques en Alemania por parte de otras cabeceras por atizar el fuego contra los inmigrantes y los musulmanes. Cuando la policía anunció que el incidente de Frankfurt era falso, Bild publicó (muy a posteriori) una disculpa y afirmó que la historia “no cumplía en modo alguno los baremos periodísticos” del diario. Pero lo cierto sigue siendo que se publicó y reprodujo globalmente, y ningún cúmulo de retractaciones, excusas o disculpas de las cabeceras que la publicaron remediará el daño causado.

El pervertido poder del fanatismo se cifra en que, una vez firmemente afianzado, los hechos y la lógica hacen poca mella en su armadura. Incluso mentiras desvergonzadas como la matanza de Bowling Green en boca de Kellyanne Conway, se pueden acabar explicando como errores comprensibles. Al fin y al cabo, es “probable” que aquellos a los que convertimos en estereotipos hagan cosas malas, y así la sospecha no sólo es lógica, es patriótica.

Es la misma lógica que permite a la gente en los EEUU ver que los agentes de policía disparan por la espalda a sospechosos negros desarmados y decir: “Sí, pero ¿por qué, para empezar, le paró la policía?"

De manera que si observamos el entorno social, político y mediático en el que Donald Trump ha tratado de prohibir que muchos musulmanes entren en los EEUU, pensemos por un momento en los atentados musulmanes que nunca tuvieron lugar y en la cobertura mediática garantizada que siempre han recibido. En el mundo de la intolerancia, no importan las historias falsas cuando discutes de gentes que aparecen como criminales sólo por el hecho de existir. La vida y la política se vuelven muy sencillas.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Profesor de periodismo en la Universidad de Estocolmo.

"Éticamente imposible": así infectó EEUU a miles de guatemaltecos con sífilis hace 70 años

RT 3 de marzo del 2017 RUSIA

Entre mil 300 y dos mil personas fueron víctimas, a mediados del siglo pasado, de un experimento inhumano de EEUU realizado en Guatemala. Al día de hoy, las familias de los afectados siguen pidiendo justicia

El 1 de octubre del año 2010, la exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, tuvo que pedir disculpas, oficialmente, por unos delitos perpetrados por sus predecesores en el Gobierno.

Entre los años 1946 y 1948, EEUU llevó a cabo un experimento en el que miles de personas de Guatemala fueron infectadas, intencionadamente, con sífilis y gonorrea, sin su conocimiento.

En su comunicado, Clinton tildó de "antiéticos" los estudios y prometió realizar una investigación detallada.

Los experimentos de EEUU se realizaron con la aprobación del Gobierno guatemalteco y no fueron conocidos, públicamente, hasta el año 2003.

De su existencia se supo por casualidad, cuando la catedrática de la Universidad de Wellesley, Susan Reverby, se topó con ellos mientras examinaba los archivos del polémico estudio Tuskegee sobre la sífilis, quizás el ejemplo más escandaloso de violación de la ética médica en la historia de los Estados Unidos, según el portal Slate.

El descubrimiento de Susan Reverby reveló que los principales investigadores que participaron en el experimento Tuskegee habían realizado, con anterioridad, un estudio de enfermedades de transmisión sexual, en Guatemala.

El experimento en el país centroamericano tenía el mismo objetivo que el de Tuskegee -observar los efectos de la sífilis y de otras enfermedades de transmisión sexual en el cuerpo humano y probar si los tratamientos existentes eran eficaces- pero los métodos utilizados fueron aún más atroces de lo sucedido en Tuskegee, una localidad rural de Alabama.

¿POR QUÉ REALIZÓ EEUU ESTE EXPERIMENTO?

La razón para realizar ambos estudios fue la preocupación creciente de los médicos estadounidenses por la alta incidencia de sífilis y gonorrea en el Ejército del país.

Según los informes de la época de la Segunda Guerra Mundial, el tratamiento de estas enfermedades entre los soldados costaba a EEUU unos 34 millones de dólares, aparte de quitar recursos humanos a las tropas.

Ante la gravedad de la situación, los médicos decidieron que tenían que probar una medicación profiláctica, una medida para prevenir estas enfermedades en las personas que se podían exponer a ellas.

Otro de sus objetivos fue identificar el rol que jugaba la penicilina en el tratamiento de estas enfermedades.

El problema que se encontraron fue que para llevar a cabo estos experimentos era necesario encontrar personas sanas que estuvieran de acuerdo en ser infectadas y luego estudiar el desarrollo de la enfermedad, por lo que resultaban muy difíciles de realizar en EEUU.

¿POR QUÉ EL EXPERIMENTO TUVO LUGAR, PRECISAMENTE, EN GUATEMALA?

Los médicos decidieron entonces llevar a cabo su plan en Guatemala, por varios razones.

La primera de ellas se debía a que el país centroamericano había celebrado, recientemente, sus primeras elecciones democráticas y el nuevo Gobierno trataba de establecer unas estrechas relaciones diplomáticas con EEUU.

Otro de los motivos fue que uno de los directores de la investigación, John Charles Cutler, doctor del Servicio de Salud Pública de EEUU, conocía a un homólogo guatemalteco que podía prestarle ayuda.

Además de eso, el país centroamericano tenía, en aquel entonces, unas bajas tasas de incidencia de sífilis y gonorrea.

Cutler llegó a Guatemala en el año 1946 y realizó sus primeros experimentos en una instalación penitenciaria del país. Luego, el científico empezó a tener acceso a otras instituciones como cuarteles militares, orfanatos, centros de salud mental y, por supuesto, más prisiones.

¿CÓMO INFECTABAN A LOS GUATEMALTECOS?

Cutler empezó a infectar a los soldados y prisioneros por vía de la prostitución.

El investigador ponía los patógenos de sífilis en los órganos reproductores de las prostitutas antes de que mantuvieran contacto físico con los hombres, pero esto no dio ningún resultado: todas las mujeres contrajeron la enfermedad, pero los hombres no.

Luego recurrió a métodos aún más crueles: Cutler comenzó a introducir la infección en la uretra de sus sujetos, y ahí ya la cantidad de infectados creció con gran rapidez.

Además de eso, Cutler infectaba también a los pacientes de la entonces única clínica psiquiátrica de Guatemala, realizando rasguños en la piel y en los genitales de los sujetos, utilizando una solución de bacterias que forzaba a tragar a los pacientes e, incluso, por medio de inyecciones directamente en la médula espinal.

¿QUÉ PASÓ CON LOS INFECTADOS?

El Gobierno de Guatemala ha determinado que más de dos mil personas fueron infectadas con sífilis, gonorrea o cancroide, sin su conocimiento, mientras que EEUU sitúa la estimación en algo más de mil 300 personas.

Cuando la Comisión Presidencial para el Estudio de Asuntos de Bioética de EEUU completó un informe sobre el proyecto, en septiembre del 2011, lo tituló Éticamente imposible y destacó las desmesuradas proporciones del experimento y su inhumanidad.

Según este órgano, de los mil 308 sujetos que habían sido expuestos a las enfermedades de transmisión sexual, solamente 678 recibieron tratamiento médico.

En el año 2011, las familias de los infectados presentaron una querella contra el Servicio de Salud Pública de EEUU, aunque el caso fue rápidamente desestimado.

Otra demanda judicial abierta por los afectados, en el año 2015, contra las organizaciones que participaron supuestamente en el crimen, está actualmente en curso.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

EEUU, un país narcoterrorista

APORREA 25 de febrero del 2017 VENEZUELA

Enoc Sánchez*

Cuando la gente piensa en el negocio de la droga le viene a la mente la cocaína y la marihuana, sin tener presente otras sustancias sicotrópicas que se negocian en el mercado, por lo general, en los países desarrollados (en el norte) donde hay mayor y mejor poder adquisitivo. Entre aquellas podemos nombrar el alcohol, los anabolizantes, la cocaína, los hongos psilocybe, las metanfetaminas, el opio, la heroína, la morfina, agregadas a las anteriores, las drogas sintéticas fabricadas en laboratorios como el éxtasis, el lsd y otras identificadas por sus siglas tales como 2C-1, 25B entre tantas.

Es fundamental esclarecer ciertos conceptos antes de continuar con el artículo. El término de narcoestado se aplica a ciertos países cuyas instituciones políticas se encuentran influenciadas de manera importante por el narcotráfico y cuyos dirigentes desempeñan simultáneamente cargos como funcionarios gubernamentales y miembros de las redes de narcotráficos de drogas. Del vocablo anterior se deriva el narcoterrorismo, que no es más que la cooperación y alianza entre mafias del narcotráfico y grupos armados extremistas, así como otros insurgentes.

No soy experto en nada y mucho menos en negocios de ningún tipo, pero por fortuna aprendí la tabla de multiplicar y la de dividir para resolver problemas de aritmética sencilla. Por ejemplo, un kg de cocaína en polvo en EEUU cuesta 30 mil dólares USA y una vez mezclada con otras impurezas se vende a 120 mil. Se colige que, cuando arriba a la costa del imperio, por ejemplo 500 kg de droga, alguien debe desembolsar 15 millones de dólares para pagar la mercancía. Según la gente que sabe de negocio, en el norte debe existir un financista con una cuenta bancaria pródiga de la cual deberá retirar dicha cantidad de un banco, a cambio de la entrega de los fardos de estupefacientes. No creo que los traficantes de las drogas provenientes de México o de Colombia le faciliten la mercancía a plazos, en el lenguaje coloquial, fiada.

Es sabido que, cuando se compra un producto al mayor deberá existir otro mecanismo de almacenamiento, distribución y otro de venta al menudeo. Cuando esto ocurre, en el caso de las drogas, se generará una ganancia de miles de millones de dólares que luego deberán retornar a los bancos de EEUU, pero acrecentados. Da la impresión que el Departamento del Tesoro, encargado de espiar a los dirigentes de otros países, no repara que de los bancos, fiscalizados por dicha entidad, se retiran millones y millones de dólares. Así mismo, pasado el tiempo, a dichas entidades financieras retornarán miles y miles de millones provenientes de las guanacias de la comercialización de la cocaína y otras drogas.

El negocio de los estupefacientes en el mundo es muy prolífico, quizás por eso es muy difícil erradicarlo. Son sorprendentes las cifras que revelan las autoridades gringas a las que les compete el asunto. En EEUU, en el año 2015, se comercializaron siete mil toneladas de marihuana, es decir siete millones de kg además, además 200 toneladas de anfetaminas, lo cual generó una ganancia de millones de millones de dólares. Lastimosamente el Departamento del Tesoro de USA decide mirar hacia otros lugares, preferiblemente hacia Suramérica o Asia o África, es decir hacia el tercer mundo. La dependencia gubernamental encargada de controlar la entrada y salida de dólares de sus bancos parece ignorar que en su país se negocian anualmente 70 mil millones de dólares, el 47% del mercado de la cocaína, la cual genera una guanacia de 30 mil millones de dólares.

Quien lee la cifra de 30 mil millones dólares, quizás, la magnitud de esta cantidad no la concibe. En verdad es bastante, pero muy bastante. Imagina 30 mil personas, paradas frente ti y separadas medio metro uno al lado del otro. Esto nos daría 15 km de punta a punta. Idealiza ahora a un millón de personas en fila ubicadas detrás de cada uno de los parados enfrente del lector y cada uno con un morral colmado con un millón de dólares. A pesar de este descomunal volumen de billetes verdes el Departamento del Tesoro, que es una empresa privada, no se da cuenta del negocio que permite el ingreso de esa boloña de efectivo por las taquillas de sus entidades bancarias. Al parecer, el Departamento del Tesoro de EEUU se mantiene ocupado vigilando a los líderes y funcionarios de la Revolución Bolivariana.

Como se sabe, una parte del dinero proveniente del negocio ilícito permanece en las entidades bancarias de EEUU, pero otra parte se va hacia México a través de las fronteras. Como son tantos los billetes verdes, todos los años son necesarios más de 150 millones de vehículos para cruzar la línea limítrofe, con el objetivo de llevar los bultos full de divisas hacia país azteca. Sin embargo, las aduanas gringas no ven los paquetes de billetes, estas se mantienen vigilantes a los dirigentes de la Revolución Bolivariana.

Según los que están al corriente de los negocios internacionales, saben que el cartel de Sinaloa está vinculado con 250 empresas que le permite blanquear el dinero proveniente de la droga. Así mismo, por el tratado de libre comercio EEUU le compra productos y le vende materia prima a esas empresas lavadoras. No solo el blanqueo de dinero le permite a los narcos y a los financistas de los estupefacientes lavar o blanquear las ganancias ilegales, es notoria la venta de armas que le hace el parque industrial bélico gringo a los carteles de la droga de México y Colombia. Sin embargo las aduanas gringas nunca han decomisado un bulto, ni siquiera de unas cuantas pistolas. Debemos entender que las aduanas de EEUU y el Departamento del Tesoro se mantienen vigilantes a los dirigentes de PSUV dado que Venezuela es una amenaza inusual al gobierno gringo.

Tal como afirmé anteriormente, el negocio de la droga genera inconmensurables réditos, tanto a tirios como a troyanos (a los narcos y a los funcionarios gringos). Por esta razón las siete bases militares gringas que operan en Colombia cuidan de los envíos aéreos que parten de la selva neogranadina hacia el norte. ¿Acaso alguna vez las autoridades de EEUU han reportado el decomiso de alijos de drogas por parte de la aviación o de la marina estadunidense radicada en el país colindante? Da la impresión que los radares de las bases norteamericanas solo vigilan las tierras venezolanas, dado que somos una amenaza inusual para el país más poderoso del mundo, desde el punto de vista bélico.

De acuerdo con lo anterior se concluye que existen instituciones gringas, tales como el Departamento del Tesoro, las aduanas, la policía de frontera, los bancos, la aviación y la marina gringa, además de otras intuiciones que están influenciadas y penetradas de manera substancial por el narcotráfico.

Con referencia al financiamiento de grupos insurgentes con dinero proveniente del tráfico de drogas, de eso sabe mucho el Departamento de Estado de EEUU. Basta recordar el caso Irán-contra (1985-1986) cuando el gobierno presidido por Reagan compró armas al gobierno Persa con dólares proveniente de la droga. Tal operación se hizo para financiar y entregar armas a los insurrectos que combatían al gobierno democrático sandinista de Nicaragua. En este caso estuvo involucrado Edwin Meese, procurador general de la república, Wilian J. Casey director de la CIA y otros altos funcionarios, entre ellos Oliver North, actual enemigo de la Revolución Bolivariana.

Si alguna nación sabe del apoyo al terrorismo es EEUU. Imposible negar los actos terroristas contra el gobierno de Cuba con saldo de varias víctimas, perpetrados por ciertos criminales mayameros, financiados por el Departamento de Estado. Es descarada la protección que reciben de USA terroristas de diferentes partes de mundo, entre estos, el forajido y prófugo de la justicia Luis Posada Carriles (agente de la CIA), responsable de la voladura del avión cubano y del asesinato de 73 persona. Es público y notorio que fue el Departamento de Estado de EEUU el que organizó, financió, entrenó y dotó de armas de todo tipo al Estado Islámico (ISIS) para que este aterrorizara y aterrorice a Irak, Libia, Siria, Afganistán, Yemen y actualmente a Europa.

El gobierno gringo si sabe de terrorismo ¿acaso invadir a una ciudad en horas de la madrugada y bombardear a una población civil, con el resultado esperado, no es un acto terrorista? Consecuencia de estos atentados criminales debo destacar la muerte de miles niños, ancianos y la destrucción total de ciudades. De acuerdo con la definición que encabeza este artículo, no cabe duda, EEUU es una nación cuyo gobierno es narcoterrorista, un país con funcionarios forajidos convertido en un peligro para la paz mundial. Lee que algo queda.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Docente venezolano, narrador y ensayista