Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-03-15

La otra cara de la globalización neoliberal

LA VOZ 28 de febrero del 2017 MÉXICO

La era de los muros

Rafael de la Garza Talavera*

¿Cómo olvidar el enorme revuelo que causó la caída del Muro de Berlín? El fin de la guerra fría fue para muchos el anuncio de una época dorada, sin conflictos (fin de la historia), dominada por la democracia y los valores liberales. Sintetizada en la frase “There is no alternative” el capitalismo neoliberal se regodeaba en su aparente victoria, gracias a la caída de un muro que simbolizaba todo lo negativo de la posguerra y de un mundo dividido en dos grandes bloques que se sostenían mutuamente. Que simbolizaba la separación de dos naciones que en realidad eran una, pero sobre todo la ausencia de la libertad de tránsito para los seres humanos, que no de las mercancías claro, el aislamiento forzado “impuesto por el mundo comunista atentando contra los derechos humanos”.

Pues bien, a partir de 1989, los muros no han desaparecido sino todo lo contrario. En un reciente artículo, se afirma que en 1989 existían una decena de muros y que actualmente se cuentan alrededor de setenta alrededor del mundo. Y al igual que el de Berlín, los muros del siglo XXI se han construido para reforzar la seguridad interna y, obviamente, para detener los flujos migratorios.

Ambos objetivos están íntimamente relacionados pues la dinámica neoliberal ha generado, en las últimas cuatro décadas, enormes disparidades económicas y guerras fratricidas a lo largo y ancho del globo, lo que ha desencadenado flujos migratorios no sólo de países pobres hacia los ricos sino también entre países pobres, como sería el caso de los habitantes de los países centroamericanos y caribeños, que han llegado a México por tierra y por mar a pesar de la existencia de un muro virtual compuesto de policías, paramilitares, narcotraficantes y el ejército mexicano, y que está en vías de reforzarse gracias a la cooperación del gobierno mexicano con el Pentágono; o el muro de arena fortificado de casi tres mil kilómetros entre Marruecos y el Sáhara Occidental.

Pero además existen muros entre países europeos. Es así como nos encontramos con muros entre Francia e Inglaterra, en el puerto de Calais, para impedir que los migrantes salten de Francia a Inglaterra, y que fue financiado por el gobierno británico. Otros ejemplos en Europa son el construido por Hungría en 2015 –con 175 Km. de longitud- para detener a los migrantes provenientes de Serbia y Croacia; o el construido en Bulgaria, de similares dimensiones que el anterior, para detener el flujo proveniente de Turquía, alimentado principalmente por la guerra en Siria; o el que existe entre Austria y Eslovenia, o Macedonia y Grecia.

El medio oriente también tiene lo suyo: está el construido por Israel en su frontera con Cisjordania que una vez concluido se extenderá a lo largo de 712 Km. y hasta nueve metros de alto. Y no es el único que ha construido, ya que también existen muros en sus fronteras con Jordania, Siria, Egipto y por supuesto, la franja de Gaza. Tal vez el ejemplo israelí demuestre mejor que otros, dada la naturaleza del conflicto con el mundo árabe, la vocación racista y militarista que caracteriza la construcción de muros, los cuales con argumentos relacionados con la seguridad interna, en realidad evidencian una vocación marcadamente discriminatoria y opuesta a los principios liberales que presumen y promueven alrededor del mundo.

El plan de Trump para construir un muro a lo largo de la frontera con México, de alrededor de tres mil kilómetros, tiene sus equivalente en la frontera entre la India y Bangladesh , el cual mide 2,700 Km. y su construcción se justificó con los mismos argumentos con los que la amenaza naranja pretende levantar el suyo: inmigración y contrabando. Resulta por demás curioso, o mejor dicho hipócrita, que países que poseen muros se muestren ‘solidarios’ con México, criticando la intención del gobierno yanqui. Porque la dinámica neoliberal ha mantenido las condiciones básicas que provocan los flujos migratorios, pues el modelo está beneficiándose ampliamente de la mano de obra barata migrante que explotan pero al mismo tiempo le ofrecen a sus gobernados la tranquilidad ficticia que ofrece una barrera física o virtual para mantener la pureza de la nación.

El propio gobierno mexicano mantiene un doble discurso al respecto. Al mismo tiempo que se rasga las vestiduras e implementa sobre las rodillas acciones de emergencia para ‘atender’ a los migrantes deportados -con empleo que no puede garantizar a la mayoría de la población que permanece en el país- o espacios en las universidades mexicanas para los eventuales ‘dreamers’ deportados -cuando no pueden darle acceso a la gran mayoría de egresados del nivel medio superior que quieren estudiar una carrera universitaria- conversa oficialmente con representantes de los EE. UU. para definir una estrategia conjunta que cierre el paso a los inmigrantes provenientes de Centroamérica y el Caribe que quieren llegar al norte pasando por México.

Al final, lo que queda claro es que el modelo neoliberal globalizador, fortalecido con la caída del muro de Berlín, reniega sin tapujos de la posibilidad de un mundo sin fronteras como inicialmente promovió. La existencia creciente de los muros confirma su vocación racista y discriminatoria, negando en la realidad lo que prometió en el papel. Sin embargo, es también la era de los muros la que confirma su impotencia para detener a millones de personas que buscan una vida digna, renunciando a la marginación y la pobreza.

Es por ello que coincidimos con aquellos analistas que no se dejan engañar por la idea de que el gobierno de Trump prefigura el fin de la globalización neoliberal, reconociendo más bien en su retórica e intenciones su recrudecimiento. La era de los muros lo confirma.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM.

Europa es un patio trasero

APORREA 5 de marzo del 2017 VENEZUELA

Explica que en Europa han surgido “repúblicas bananeras”, como las que había en el pasado en América Latina (NR)

Isaías Rodríguez*

Algunos años en Europa me permiten ofrecerles una visión no europea del Viejo Continente. Lo miro histórica y políticamente agotado. Las dos guerras mundiales, el Plan Marshall, el temor al viejo comunismo soviético, la transnacionalización del capital y el crecimiento económico de China, le han humillado la vejez.

La solución de sus problemas depende de multinacionales y acuerdos de libre comercio, el capital financiero internacional elige sus gobiernos y la socialdemocracia es poco social y cada vez menos democrática.

A diferencia de otros momentos de su historia, Europa nada tiene que ver con el futuro de la humanidad.

Sus dirigentes son corruptos, disfuncionales y populistas. Nada de ejemplos. Sus más recientes gobernantes se inclinan hacia el neonazismo. Cual peste, sus elites se niegan a redistribuir la riqueza, el afán de lucro, el individualismo y la traición a sus pueblos, campean en los predios infames de su burocracia.

Sus prejuicios coloniales le impiden valorar experiencias de las por ellos llamadas "culturas atrasadas". Las eventuales lecciones son problemas superados. Ni soñar que Europa se disponga a aprender algo del "nuevo mundo". Ni siquiera importa que sean proyectos abandonados por el Viejo Continente y reinterpretados a la luz de nuevos contextos. Continúan viendo al Sur como metrópolis.

El Movimiento de los No Alineados, creado en el 1955, fue la primera expresión anticolonial con una visión bipolar. Fue quien ofreció las primeras ideas serias sobre un sistema político y social que reflexione sobre las absurdas teorías que mantienen la supuesta supremacía del hombre blanco.

Tal vez, por ello los No Alineados fueron neutralizados y luego diversificados. Les opacaron la fe, con la cual diseñaron soluciones para poner fin al dominio del Norte sobre el Sur. La violencia decretó un embargo sobre Cuba. Saña y odio destruyeron a Irak, a Libia y a Siria. Un nuevo orden económico mundial intenta paralizar los BRICS y da un golpe de Estado en Brasil.

El evangelismo, la globalización, la ayuda externa, la asistencia humanitaria y la cooperación, todo fue instaurado con un propósito de recolonización.

Forzada o voluntariamente han hecho cuanto es posible para detener a los No Alineados. El propósito es evitar que nadie se independice del pensamiento eurocéntrico: un sistema subalterno del capital, que no tiene identidad ni entiende para nada lo que significa y significó Europa.

En ese pensamiento, el Sur sigue siendo un proveedor de materia prima, mercados de consumo masivo, solares que necesitan ayuda humanitaria, países dirigidos por dictadores civiles o militares, lugares donde se persigue a políticos opositores, se incumplen los derechos humanos, y se ejerce la democracia desde el terrorismo.

No es capaz, esta Europa, de darse cuenta que tiene su propio Sur. Limita, por este lado, con inmigrantes creados por sus guerras y con europeos que no son ni serán reconocidos, jamás, como europeos.

España, Italia y Portugal, por ejemplo, están al Sur de Francia y de Alemania, pero Rumanía, Bulgaria y los Balcanes están al Sur de aquellos. Toda una cadena de "Sur" sin Norte alguno.

Hoy Europa es el patio trasero de un capital sin patria. Faltaba nada más que un Presidente norteamericano se los dijera y está dicho.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Abogado, exvicepresidente Ejecutivo y exfiscal general de Venezuela

Oriente Medio, augurios de más guerra

PL 13 de marzo del 2017 CUBA

Sin abandonar su estado de perenne beligerancia y tensiones, la región de Medio Oriente se asoma hoy a un escenario de nuevas guerras de alcances impredecibles, dada la añeja malquerencia de sus hipotéticos protagonistas.

El "polvorín", tanto en términos políticos y sociales como militares y de seguridad, podría estallar en un futuro no muy lejano, si se asumen como ciertos los vaticinios del canciller de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir, comentados este lunes por el periódico libanés Al-Joumhouria.

La publicación citó declaraciones de fuentes "bien informadas", según las cuales, el jefe de la diplomacia del reino wahabita afirmó durante su visita a Iraq en febrero que Estados Unidos e Israel planean lanzar una guerra contra Irán y el movimiento de Resistencia chiita libanés Hizbulah.

Dichas fuentes sostuvieron que la atmósfera de una potencial beligerancia impacta todos los temas sujetos a álgidas discusiones en El Líbano, empezando por "los intentos de buscar posponer las elecciones parlamentarias (previstas para mayo) o en el contexto de nuevos alineamientos políticos domésticos".

Al-Jubeir realizó la primera visita de un canciller saudita a Bagdad desde el 2003 y dialogó con las máximas autoridades iraquíes en momentos en que en Moscú y Washington también se tenían previstos movimientos diplomáticos asociados a conflictos bélicos regionales, particularmente Siria y Yemen.

De hecho, pocos gobiernos del área han quedado indiferentes a la visita de la semana pasada a Rusia del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, quien enfocó sus pláticas con el presidente Vladimir Putin en la situación en Siria y las preocupaciones de Tel Aviv por el rol de Teherán y sus aliados.

El viaje de Netanyahu, quien elogió el rol de Moscú en la lucha contra el Estado Islámico (EI) y otros grupos extremistas en Siria, se produjo después de su reunión en la Casa Blanca con Donald Trump, también en febrero pasado.

Tanto en la capital estadounidense como en la rusa, el jefe del gobierno sionista dejó bien claro cuánto le inquieta la presencia militar de la república islámica y de su aliado libanés en suelo sirio, más incluso que la permanencia en el poder de Bashar Al-Assad.

De manera tajante, Netanyahu manifestó a Trump y a Putin que bajo ningún concepto aceptaría que la nación persa y el partido chiita libanés se perpetúen en Siria con poderío militar luego de una eventual conclusión del conflicto, que justo esta semana cumple seis años de iniciado.

Analistas sostienen que el régimen sionista es capaz de contrarrestar la amenaza potencial de la república islámica -que le desconoce como Estado-, pero sus estructuras defensivas quedarían en situación vulnerable si, afianzándose en Siria, Irán cuenta con una base naval en el mar Mediterráneo.

En ese sentido, Netanyahu expuso a Putin su determinación de evitar a toda costa que Damasco se convierta en un "segundo Líbano", en alusión al poderío militar de Hizbulah, partido con estructura militar al que enfrentó sin éxito en el 2006 y que ahora apoya al Ejército leal a Al-Assad.

"No nos gustaría que el Islam radical, el terrorismo sunnita, sea sustituido por el terrorismo islámico y radical chiita encabezado por Irán", comentó en el Kremlin al apuntar también su rechazo a que los Altos del Golán que arrebató a Siria sean negociables para detener la guerra allí.

Rusia ha robustecido su autoridad diplomática y su condición de potencia militar en Medio Oriente al intervenir, junto a Irán y Hizbulah, en ayuda del gobierno sirio, pero en Teherán generó cierta preocupación el silencio de Putin ante Netanyahu y los cálidos lazos entre Moscú y Tel Aviv.

A ese ambiente de recelos se sumaron las suspicacias por el viaje ayer a Estados Unidos del segundo heredero al trono saudita, príncipe Mohammed bin Salman bin Abdulaziz, quien es también segundo viceprimer ministro y ministro de Defensa, para una "visita de trabajo" a invitación del presidente Trump.

Desde Teherán, el presidente del Majlis (parlamento iraní), Alí Larijani, tampoco descartó la generalización de un ambiente de guerra en el área, luego de que reiteró acusaciones a Israel de estar detrás del conflicto en Siria y "las recientes aventuras en la región".

En respuesta a las declaraciones de Netanyahu en Rusia, Larijani señaló que los sionistas pretenden "debilitar a la Resistencia y los gobiernos que la apoyan", en referencia a Irán, Siria y Hizbulah, catalogados por Washington y sus aliados árabes del golfo Pérsico parte del "eje del mal".

Fustigó las precondiciones fijadas por el primer ministro israelí para el establecimiento de la paz en Siria y le recriminó que distorsionara la antigua historia de Irán. "Parece que él no ha leído ni la Torah (textos que contienen la esencia del Judaísmo) ni la historia", acotó en tono irónico.

Según Larijani, al poner precondiciones para la paz en Siria, Netanyahu demostró que esa guerra "es contra la Resistencia", y denunció que las actuales "acciones aventureras" se "preconcibieron para facilitar al régimen sionista el camino de completar su dominio sobre la región".

En ese sentido, Teherán cree llamativo que ninguna acción de las bandas terroristas sunnitas como el EI se dirija contra objetivos israelíes, y llamó a los países islámicos a mirar a las realidades en el terreno y renunciar a planes que los dividen y facilitan la dominación del régimen sionista.


Deuda pública: los números de la usura

REBELIÓN 25 de febrero del 2017 ARGENTINA

Fabiana Arencibia


El crecimiento de la deuda en un solo año de gobierno ha batido un record por lo que ha aumentado en tan poco tiempo. Más allá de las cifras que compartimos en esta nota, es necesario reflexionar sobre la trampa del endeudamiento perpetuo y cómo la usura constituye uno de sus fundamentos.

Los datos sobre el total del endeudamiento público y su crecimiento desde la asunción de la alianza Cambiemos hasta la actualidad varían según la fuente que se consulte.

La última cifra oficial publicada en la página del Ministerio de Hacienda, con información sistematizada, es la del tercer trimestre del 2016, y muestra una deuda que araña los 250 mil millones de dólares.

Si tomamos de esa misma fuente los datos al tercer trimestre del 2015 (período más cercano al fin de la gestión kirchnerista, que no contempla la deuda emitida luego por el macrismo en su acuerdo con los holdouts), la deuda pública ascendía a poco más 232 mil millones.

La diferencia entre ambas cifras podría corresponder a la emisión de 16 mil millones de dólares, en el marco del acuerdo del macrismo con los fondos buitre.

Partimos por lo tanto de un abultado endeudamiento del gobierno anterior, constituido mayoritariamente por deuda intra-estado, para encontrarnos ahora en la carrera de la toma de dólares en el mercado internacional que realiza el actual gobierno.

Prueba de esto son los datos que surgen de algunos portales económicos respecto al crecimiento de la deuda desde la asunción de Mauricio Macri hasta la actualidad.

Si bien hay algunas diferencias en las formas en que se hacen los cálculos, se estima que la deuda colocada en moneda extranjera, por parte del estado nacional y las provincias, durante el primer año de gestión macrista, fue de 52 mil millones de dólares (incluyendo los 9 mil 300 millones abonados a los fondos buitre).

Durante el mes de enero de este año el gobierno tomó 6 mil millones de dólares en un préstamo a 18 meses garantizado con la emisión de bonos. Fueron los bancos BBVA, Citibank, Deustche Bank, HSBC, JP Morgan y Santander los que desembolsaron el dinero, las mismas entidades que tienen el negocio de la colocación de bonos en el exterior. A los pocos días, desde el Ministerio de Finanzas se emitieron otros 7 mil millones de dólares de deuda bajo la ley de Nueva York, a 5 años de plazo (3 mil 250 millones, con vencimiento en el 2022) y 10 años de plazo (3 mil 750 millones, con vencimiento en el 2027).

Una parte importante de este endeudamiento tiene como contrapartida la fuga de divisas, a través de la compra de dólares o de aumento de los activos en el exterior. Las inversiones productivas no son, por lo tanto, el destino. Cubrir el déficit (provocado en gran parte, al igual que durante los últimos años de la gestión anterior, por el pago de intereses de la deuda) y la especulación son otros dos destinos del endeudamiento.

Dentro de esta lógica de financiarse con deuda, el Programa Financiero 2017 del gobierno estima emitir deuda por 40 mil 350 millones de dólares, la mitad sería deuda externa. Solo en el segundo trimestre de este año habrá que afrontar vencimientos de casi 10 mil millones de dólares (bonos y pago al Club de París). En abril y junio se deberán cancelar otros 12 mil millones por letras.

LA DEUDA PERPETUA

Para no perdernos solo en los números (no porque no sean importantes) es interesante retomar el enfoque de lo que Héctor Giuliano, licenciado en Administración y Finanzas y experto en Deuda Pública y Externa, define como la trampa de la deuda perpetua.

Esta definición se verifica con los hechos. La deuda crece ininterrumpidamente porque los recursos genuinos (recaudación tributaria y emisión de dinero con contrapartida en la producción de bienes para que no genere inflación) no alcanzan para cubrir los gastos. Por lo tanto los gobiernos se endeudan y al no tener capacidad de devolución a través de la generación de recursos genuinos, van refinanciando deuda que vence con nueva deuda.

La trampa está en lo que Giuliano define como “trampa de la Usura”, lógica del Sistema de Deuda Perpetua.

Así lo explica el licenciado: “Todo el mundo cree – o se le hace creer – que el prestamista usurero, esencialmente el prestamista profesional o colocador especulativo de fondos, es alguien que actúa mal pero que en definitiva tiene razón porque lo que quiere es que le devuelvan su dinero prestado a interés. Pero ello no es así: lo que el prestamista usurero realmente quiere no es que el deudor le devuelva su dinero –con los intereses pertinentes– sino, en realidad, que no se lo pueda devolver nunca puesto que ese prestamista vive precisamente de prestar dinero en forma indefinida refinanciando el capital o principal de la deuda impaga.

“Lo que en realidad quiere el usurero –desde esta perspectiva vertical o de fondo– es lograr por medio de su dinero una renta financiera permanente sin que el deudor, como sujeto pasivo o dependiente, pueda sustraerse de la trampa de una deuda perpetua. Y esta regla es siempre la misma y se cumple para todos los entes deudores de la Economía: los hombres y sus familias, las empresas y los Estados. Por eso, cuando se incurre en la trampa de la Usura -básicamente, la toma de deudas sin la debida capacidad de repago- este proceso de endeudamiento no es reversible ya que las obligaciones que se asumen están condenadas inexorablemente a no poder ser pagadas a su vencimiento, con lo que se cae en la necesidad de refinanciarlas permanentemente, pagando tales deudas con nuevas deudas bajo un esquema que deviene de deuda perpetua”.

Si recorremos la historia del endeudamiento argentino veremos cuánto de cierto tiene este mecanismo que describe Giuliano. Si más cerca en la historia, miramos la evolución de la deuda durante los 12 años de gestión kirchnerista, en los cuales a pesar de pagar miles de millones de dólares de intereses (hecho reconocido públicamente por la ex presidenta Cristina Fernández), salimos con más deuda de la que entramos, entonces concluiremos que no hay duda (en el 2003 la deuda pública era de 152 mil 600 millones de dólares y al finalizar su gestión cerca de 232 mil, aun habiéndose pagado entre 174 mil y 190 mil millones de dólares) .

No tener capacidad de pago de la deuda significa que los intereses cada vez se incrementan más. Deuda que no se paga y se refinancia, intereses que se capitalizan y sobre los que se cobran nuevos intereses.

Y estos intereses, que son computados como parte de los gastos en el presupuesto, han venido provocando rojos presupuestarios que son cubiertos con nueva deuda,

En el presupuesto 2017 se ha aprobado nuevo endeudamiento para este año por 38 mil 200 millones de dólares (colocación por 96 mil 400, de los cuales 58 mil 200 son vencimientos que se refinancian). Esta nueva deuda representa ni más ni menos que el 73% del gasto público corriente presupuestado, porque se ha constituido en la principal fuente de financiamiento del Estado para cubrir el déficit fiscal; rojo que a su vez es ocasionado en gran medida por los intereses de la deuda.

Financiar con deuda el gasto público corriente “está prohibido por la Ley 24.156 de Administración Financiera y sus normas conexas, dado que el artículo 56 de la ley dice taxativamente que se prohíbe realizar operaciones de crédito público para financiar gastos operativos”, recuerda Giuliano.

BANDERA VERDE

En lugar de Cambiemos deberíamos llamar a esta coalición “Empeoremos”.

Si hasta ahora los parlamentarios (salvo excepciones) venían votando un presupuesto que solo cerraba con deuda, con la firma del decreto 29/2017 el pasado 12 de enero, el presidente Macri amplió las atribuciones del Ministerio de Finanzas para contraer nueva deuda externa por 20 mil millones de dólares en el 2017, “incluyendo cláusulas que establezcan la prórroga de jurisdicción ante tribunales extranjeros (Nueva York y Londres) y que dispongan la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana (con restricciones varias que son de rigor en estos casos), como así también la inclusión de Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) y Pari Passu”, comentó Giuliano.

Pero aun peor. Este decreto incorpora una cantidad de facultades que son casi iguales a las que se le otorgaron al ex ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay para la colocación de las nuevas obligaciones de deuda para pagar los juicios contra los holdouts.

El artículo 3 de este decreto detalla lo que puede hacer el Ministro de Finanzas:

a) Determinar las épocas, plazos, métodos y procedimientos de emisión de los nuevos títulos públicos;

b) Designar instituciones financieras que participarán en la colocación de los nuevos títulos públicos;

c) Suscribir acuerdos con entidades financieras colocadoras de los nuevos títulos públicos a emitirse, previendo, para ello, el pago de comisiones en condiciones de mercado;

d) Preparar y registrar un programa de títulos públicos ante los organismos de control de los principales mercados de capitales internacionales;

e) Suscribir acuerdos con agentes fiduciarios, agentes de pago, agentes de información, agentes de custodia, agentes de registración y agencias calificadoras de riesgo que sean necesarios tanto para las operaciones de cancelación de deuda como de emisión y colocación de los nuevos títulos públicos, previendo el pago de los correspondientes honorarios y gastos en condiciones de mercado;

f) Autorizar el pago de otros gastos necesarios de registración, impresión, distribución de prospectos, traducción y otros gastos asociados, los que deberán ser en condiciones de mercado, a fin de dar cumplimiento a lo previsto en el presente decreto; y

g) Autorizar a determinados funcionarios de las áreas competentes a suscribir la documentación respectiva y a implementar toda otra medida referida con las operaciones objeto del presente decreto.

Como cierre de esta nota, compartimos algunos conceptos que son parte del prólogo del Tomo IV del libro Problemática de la Deuda Pública Argentina, de Héctor Luis Giuliano quien afirma que es necesario entender que:

1. La Deuda Pública es una condicionante total y absoluto de todo lo que ocurre en nuestro país en materia financiera, económica y política.

2. La Deuda no es un hecho aislado, algo que nos pasó una vez y ahora hay que sufragarlo hasta que sus efectos se extingan con el tiempo. No, esto no es así: la Deuda es un Sistema permanente –un proceso que se retro-alimenta y que crece día a día, sin solución de continuidad– y, como tal, un sistema es un conjunto de piezas o elementos dispuestos hacia un fin, esto es, siguiendo una determinada lógica.

3. Siendo entonces la Deuda un Sistema se impone la pregunta de cuál es la lógica que lo rige; y la respuesta es que la Deuda Pública está regida por una lógica de Usura.