Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-03-16

El Gran Caribe y el legado martiano

POR ESTO! 14 de marzo del 2017 MÉXICO

Gustavo Robreño*

En la histórica carta a su entrañable amigo dominicano Federico Henríquez y Carvajal, fechada en Montecristi el 25 de marzo del 1895 y conocida como su testamento antillano, José Martí precisaba que “las Antillas libres salvarán la independencia de nuestra América y el honor ya dudoso y lastimado de la América inglesa, y acaso acelerarán y fijarán el equilibrio del mundo”.

Con antelación, en el artículo aparecido en “Patria” el 17 de abril del 1894 bajo el título “El tercer año del Partido Revolucionario Cubano”, había señalado que “en el fiel de América están en las Antillas, que serían, si esclavas, mero pontón de la guerra de una república imperial contra el mundo celoso y superior que prefiera ya negarle el poder…”

En esa ocasión alertó igualmente el Apóstol de la Independencia de Cuba sobre “la oportunidad ya a punto de perderse con que las Antillas esclavas acuden a ocupar su puesto de nación en el mundo americano, antes de que el desarrollo desproporcionado de la sección más poderosa de América convierta en teatro de la codicia universal las tierras que pueden ser aún el jardín de sus moradores y como el fiel del mundo”.

Fueron sin dudas estas ideas martianas las que en buena medida inspiraron y presidieron los encuentros caribeños que han tenido lugar en La Habana en días pasados: la Conferencia de Cooperación de la Asociación de Estados del Caribe (AEC); el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de esa agrupación regional, que abarca no sólo a los estados insulares sino también a los establecidos en tierra firme con costas caribeñas como Venezuela, Colombia, México y los países centroamericanos; y la reunión ministerial Cuba-Comunidad del Caribe (CARICOM), que examina y promueve los crecientes vínculos entre la mayor de las Antillas y las naciones que forman esa comunidad, mayormente de habla inglesa.

Desde la fundación de la AEC en Cartagena de Indias, en el 1995, el concepto de Gran Caribe se ha consolidado y fortalecido a lo largo de más de dos décadas y rebasando las dificultades y la prueba del tiempo ha logrado emerger como un insustituible e influyente bloque regional que, por vez primera, logró involucrar a todos los países independientes del Caribe relacionándose con otros mecanismos regionales y subregionales de integración como CELAC, ALBA-TCP, PETROCARIBE y CARICOM.

En momentos de inquietudes y amenazas, cuando la prepotencia imperial es palpable, las declaraciones finales de estos encuentros caribeños y grancaribeños (“las Antillas libres” de que nos hablara Martí) recogen las numerosas coincidencias, realidades, desafíos, y aspiraciones comunes de todas estas naciones unidas por raíces históricas comunes y cuyo papel es hoy imposible de ignorar.

Frente al “divide y vencerás” se impone en el Gran Caribe el “unir para vencer”.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista Cubano, Exdirector de la Agencia de noticias Prensa Latina y Subdirector de Granma.

Entrenamiento militar “Made in USA”

RESUMEN LATINOAMERICANO 8 de marzo del 2017 ARGENTINA

Pablo Ruiz*

En el año 2016, la Escuela de las Américas entrenó a mil 749 uniformados del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea de América Latina, pero también a 15 civiles y 190 policías.

Sabemos que Costa Rica y Panamá enviaron a sus policías a recibir entrenamiento, por el simple hecho de que ambos países no tienen ejércitos; pero entre estas dos naciones el total suma 44, en el 2016 ¿Qué otros países enviaron también a sus policías a recibir entrenamiento militar a una academia militar? No lo sabemos, esa información no está disponible.

Lo que sabemos es que esto puede influir, negativamente, en las llamadas “Fuerzas del Orden” y es muy posible que el aumento de la militarización y represión de las policías, en América Latina, hacia el movimiento social, se deba a la doctrina promovida por EEUU que, básicamente, sigue legitimando que se puede hacer todo por la “seguridad nacional”.

En Costa Rica, por ejemplo, apelando a sus leyes de transparencia y acceso a la información pública, se conoció que entre los cursos que tomaron los policías en la Escuela de las Américas, en los últimos años, figuran Curso de Análisis Contra Terrorismo, Curso de Operaciones de Inteligencia, Curso de Operaciones de Información, Curso Antidrogas y Antiterrorismo, Curso Básico de Inteligencia para Oficiales y Curso de Analista de Información, entre otros.

Ya sabemos de sobra qué entiende EEUU sobre terrorismo y cómo lo enfrenta. Ya sabemos que en la lucha contra la droga y el terrorismo que ellos promueven, morirán siempre, porcentualmente, más civiles. Ya sabemos qué son las “operaciones de inteligencia” y de “información”, listas negras, infiltración a movimientos sociales, noticias falsas, etc.

Según los datos oficiales, dos de los principales países que enviaron más tropas a esta academia militar, en el 2016, fueron Colombia y Honduras, donde se siguen registrando graves violaciones a los derechos humanos.

Colombia, que por años ha sido el país que más soldados uniformados envía a formarse a EEUU, entrenó en el 2016 a 862 efectivos más en la Escuela de las Américas. Esa nación es el número uno en envíos y en violaciones a los derechos humanos.

De acuerdo con un Informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ), en el 2016 se registraron en Colombia 117 asesinatos contra defensores de los derechos humanos, más de 350 amenazas, 46 atentados y 5 casos de desaparición forzada.

En Colombia, el conflicto armado dejó, al menos, 220 mil personas asesinadas, 25 mil desaparecidas y 4 millones 744 mil 46 desplazadas, en el período comprendido entre el 1958 y el 2012, de acuerdo con las cifras reveladas por el Informe ¡Basta ya! Colombia: memorias de guerra y dignidad. El 82% de las víctimas fueron civiles.

Honduras fue el segundo país que más uniformados envió a la Escuela de las Américas a recibir entrenamiento, registrando 261 efectivos en el 2016.

Según el Informe Honduras: El lugar más peligroso para defender el Planeta, de Global Witness, “desde el golpe de Estado del 2009, 123 activistas de la tierra y el medio ambiente han sido asesinados en Honduras; muchos otros han sido amenazados, atacados o encarcelados”.

El Informe recuerda el asesinato de Berta Cáceres, el 2 de marzo del 2016. Meses después el diario El Heraldo de Honduras informó que entre los detenidos por este caso figuran “un militar activo, dos oficiales retirados y un técnico ambiental”.

De acuerdo con el diario The Guardian, dos de ellos, el mayor Mariano Díaz Chávez y el teniente Douglas Giovanny Bustillo, recibieron entrenamiento antiterrorista, en el 2005, en EEUU. Bustillo, además, recibió entrenamiento en la Escuela de las Américas.

También, el año pasado, un exsoldado hondureño, miembro de las unidades de elite, dijo que había visto el nombre de Berta Cáceres y otros en una “lista negra” que circuló dentro del ejército.

Nada de esto nos puede sorprender, porque detrás de las muertes de defensores de derechos humanos, aunque las realicen sicarios, paramilitares o delincuentes, y quisieran pasarlas como hechos comunes, se esconde la mano del poder.

Por otro lado, México, donde actualmente se registran las más graves violaciones a los derechos humanos en América Latina, si bien figura haber enviado a 46 uniformados en el 2016 -y en los últimos cinco años, 130 efectivos- a la Escuela de las Américas, lo cierto es que EEUU está comprometido, por otras vías y acuerdos, con el entrenamiento de sus soldados y policías.

Un artículo de John Lindsay-Poland indica que, tan solo en el período 2013 y 2014, “Los Estados Unidos dieron entrenamiento militar a más de 5 mil 700 policías y soldados mexicanos en unas 45 localidades estadounidenses y al menos diez sitios en México durante los últimos dos años, según datos publicados por el Departamento de Estado”.

En México, de acuerdo con datos oficiales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en la última década hubo 151 mil 233 asesinatos, hasta agosto del 2015. Al 30 de septiembre del 2015, el Estado mexicano reportaba 26 mil 798 personas desaparecidas y la Procuraduría General de la República (PGR) contaba, al mes de abril del 2015, con 2 mil 420 investigaciones “en trámite” por casos de tortura, y solo 15 sentencias condenatorias por este delito.

La académica, politóloga y escritora mexicana Denise Dresser, sin embargo, señala que los “años de guerra” han dejado, al menos, 213 mil muertos.

“Un índice de letalidad en el cual el Ejército mata a ocho personas por cada una que hiere. Doce mil 408 quejas ante la CNDH y el involucramiento de manos militares en Tlatlaya y Ayotzinapa”, señaló Dresser.

Pero no solo Colombia, Honduras y México envían sus tropas a la Escuela de las Américas, también lo hacen Brasil, Chile, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Perú, Panamá, Paraguay, entre otros.

Sin embargo, no todos envían sus tropas a la Escuela de las Américas, este 2016 no lo volvieron a hacer Venezuela, Argentina, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Uruguay, países que se comprometieron a no seguir enviando a sus soldados ni policías a esta cuestionada institución.

Venezuela, por ejemplo, retiró sus soldados en el 2004, dos años después del intento fallido de golpe de Estado contra el entonces presidente Hugo Chávez, donde figuró, entre sus cabecillas, el general Efraín Vázquez, graduado de la Escuela de las Américas.

Antes de que asumiera Hugo Chávez, en Venezuela se registraron graves violaciones a los Derechos Humanos que poco o nada se conocieron en Latinoamérica y el mundo.

De acuerdo con la Comisión por la Justicia y la Verdad en Venezuela, entre los años del 1958 y el 1998, se registraron 10 mil 71 víctimas de asesinato, torturas y desapariciones, por motivos políticos.

Finalmente, la Escuela de las Américas, que hoy se conoce como Instituto de Cooperación y Seguridad del Hemisferio Occidental (WHINSEC, por sus siglas en inglés), tiene más de 70 años de existencia, fue fundada en el 1946, en Panamá, y por sus aulas han pasado, a la fecha, más de 80 mil soldados de toda América Latina.

Muchos de sus “graduados” se transformaron en dictadores, torturadores y asesinos, y otros guardaron un silencio cómplice cuando sucedían desapariciones y asesinatos contra el pueblo que juraron defender.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista, es parte del Observatorio para el Cierre de la Escuela de las Américas

Trump

LA HAINE 6 de marzo del 2017 ESPAÑA

Tengamos en cuenta que republicanos y demócratas son apenas máscaras de un único partido político, el del dinero

Luis Britto García*

¿El rebullicio mediático en torno a Donald Trump nos hará olvidar que lo que dice el candidato no es lo que hace el Presidente? Alborozo despiertan las declaraciones del mandatario electo contra los medios y su decisión de no admitir a CNN, New York Times y Politic, entre otros, a las ruedas de prensa oficiales. ¿Pero se nos olvida el nefasto desempeño de ídolos mediáticos como Kennedy, Reagan y Obama, que vendieron como glamour el atropello contra países y pueblos?

Recordemos la luna de miel comunicacional en torno a Barack Obama, la esperanza de renovación puesta en el afrodescendiente que degeneró en genocida y no pudo instaurar ni siquiera un sistema público de salud decente para su pueblo. Recapacitemos que la acometida mediática contra Trump es dirigida por el experto en guerra sucia David Brock, pagado por la Hillary Clinton que chilló de júbilo cuando supo del linchamiento de Kadafi.

Conmoción provocan los discursos y medidas de Trump contra los ambientalistas, pero ¿tan rápido se nos fue de la memoria que bajo la administración anterior se sacrificó el medio ambiente de EEUU al devastador fracking, que envenena parejamente atmósfera y subsuelo, y que bajo la presente siguen las políticas de sobreproducción para mantener bajos los precios del petróleo y quebrar a los países disidentes de la OPEP?

Desusada algarabía suscitaron las declaraciones proteccionistas de Donald Trump. Suficiente para que algunos olviden que EEUU siempre ha sido proteccionista, que invariablemente promovió Tratados de Libre Comercio para conseguirle mercados sin trabas a sus productos, y que si ahora rechaza alguno como el Acuerdo Transpacífico, es porque sus mercancías han dejado de ser competitivas en el área.

Revuelo inusitado causan las amenazas de Trump de construir un muro y hacérselo pagar a los mexicanos. Suficiente para que muchos pasen por alto que el Muro de la Vergüenza ya existe, y que si a pesar de él se infiltran centenares de miles de mexicanos, es porque autoridades y empresarios saben que sin esta mano de obra barata desaparecerían gran parte de la agricultura y de las manufacturas estadounidenses, y que sin el Muro que los ilegaliza, estos braceros exigirían derechos, y disminuirían las ganancias.

Asombro y estupor promueven las condenas de Trump contra las inútiles guerras imperiales de EEUU en continentes remotos, sus amenazas de salirse de la OTAN, que su país instaló como instrumento de ocupación de Europa e intervención en el resto del mundo. Se pasa por alto que el gasto armamentista estadounidense asciende a más de la mitad del total planetario, que Trump propuso luego aumentar en 54 mil millones de dólares el presupuesto militar, que en su discurso de despedida el presidente Eisenhower denunció la existencia de un complejo militar industrial que iba a acabar con la democracia, y que ello no le impidió servirse de él en la desastrosa guerra de Corea. Por si quedaran dudas, Trump ha designado consejero en asuntos de seguridad nacional al general H.R. McMasters, furioso enemigo de Rusia y partidario de una política agresiva contra ésta y sus aliados.

Las promesas de Trump a favor de los blancos pobres y desempleados despiertan esperanza o escándalo en quienes ignoran que ya ofreció reducciones de impuestos de 14% a favor del 0,1% más rico de la población, y ningún beneficio para los desposeídos.

Las petulantes posturas de Trump intentan compensar pérdidas de hegemonía: la de EEUU, que desde hace dos años no es la primera potencia del mundo, y la de la supremacía blanca, pues en ese país gran parte de los caucásicos cayeron en la miseria y en poco tiempo pasarán a ser minoría.

Tengamos en cuenta que republicanos y demócratas son apenas máscaras de un único partido político, el del dinero, que elige y desecha candidatos y que desde la administración pasada lleva su descaro hasta legalizar y hacer públicos los sobornos que reciben los políticos para financiar su carrera y comprar sus decisiones en el curso de ella.

El gabinete de Trump incluye cinco exgerentes –mejor dicho, delincuentes bancarios- de Goldman Sachs, y otro de la EXXON: ni un solo representante de los blancos empobrecidos que llevaron al candidato al poder. Trump no es miembro de una clase política que representa al dinero: es el dinero, que ya no necesita una clase política que lo represente. Poderoso caballero es Don Dinero.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo venezolano.

No hay más lugar para cinismos

PÁGINA 12 2 de marzo del 2017 ARGENTINA

Luis Bruschtein*

Fue un discurso de campaña. No fue un informe de lo que se hizo y hubo pocos anuncios concretos de lo que hará. En ese contexto electoral, de todas las estrategias que se le habían planteado –respaldarse en logros de su gestión o en promesas para el futuro– es evidente que Mauricio Macri eligió la de polarizar con el kirchnerismo. Más aún, polarizar con Cristina Kirchner. Cada frase fue pensada de esa manera. Y por primera vez destacó la importancia de su liderazgo, en un esfuerzo de diferenciar su imagen de la de su gobierno como si siguiera el intrincado resultado de alguna encuesta.

El riguroso vallado policial en un radio de varias cuadras para un discurso del primer año de cualquier gobierno es un dato ineludible. Es probable que mucha gente lo siga apoyando. Pero ese vallado demuestra que mucha gente lo detesta. En un año, Cambiemos profundizó la brecha que abrió cuando era oposición. Pero esta vez, los que lo apoyan mantienen una actitud pasiva y los que se movilizan ya no lo hacen por oposición política, sino en defensa de salario, trabajo, jubilaciones, de sus comercios, de sus industrias, de todo lo que fue puesto bajo amenaza por las políticas del Gobierno.

Frente a ese escenario, Macri buscó la polarización. Cada frase tuvo su contraposición con temas del gobierno anterior. La estrategia fue ocultar las consecuencias sociales de su gestión presidencial y la protesta que despierta detrás de una supuesta grieta política. La principal víctima de esa estrategia es Sergio Massa que apostó a una cercanía con el oficialismo, que ahora puede resultarle muy tóxica.

Hubo frases poco felices y dijo todo al revés de lo que hace. Embarrado en los Panama Papers y los escándalos por Arribas, Avianca y el Correo, no puede hablar de anticorrupción sin hacer mención, aunque sea mínima, a esos temas.

Todo se convierte en un alarde de cinismo si dice que su meta es combatir la pobreza cuando todas las medidas de su gobierno favorecieron ostensiblemente a los más ricos. O decir que se preocupa por los trabajadores, cuando produjo cientos de miles de despidos y está tratando de poner un techo a las paritarias, empezando por la docente. Habló de diálogo y tiene presa a una dirigente social opositora, Milagro Sala, y con su gobierno empezaron los tiroteos a actos opositores y los ataques a locales de partidos de oposición.

Habló de la lucha contra el narcotráfico y desmontó la oficina antilavado, cuando el lavado es la madre del negocio. Habló de los derechos argentinos sobre Malvinas, cuando lo primero que hizo su gobierno fue tratar de negociarlas a cambio de un puesto en la ONU para la canciller Susana Malcorra. Y sobre seguridad forzó estadísticas que no se condicen con lo que todo el mundo constata en la realidad. Si encima afirma que “se acabó el tiempo del cinismo”, en ese contexto parece una burla.

Habló de obras públicas que no existen ni están en marcha, como el Plan Belgrano, y de miles de kilómetros de carreteras, que fueron licitadas por el gobierno anterior. El discurso que sus seguidores hubieran podido entender habría sido uno que aludiera al “sacrificio necesario” para crecer. Pero no reconoció nada de la grave situación que sufre la economía y gran parte de los argentinos.

Entre todo lo que dijo, hubo una frase imperdonable que dirigió al titular de los docentes bonaerenses, cuando dijo que “Baradel no necesita a nadie que lo defienda”. El dirigente de los maestros ha sido amenazado y no solamente él, sino también sus hijos.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista argentino, subdirector del diario Página/12