Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-05-11

Ucrania, Siria y Venezuela en el contexto de la nueva Guerra Fría EEUU-Rusia

TERCERA INFORMACIÓN 3 de mayo del 2017 ESPAÑA

Germán Gorraiz Lopéz*

El padre de la Constitución argentina, Juan Bautista Alberdi en su libro “El Crimen de la Guerra “ escrito en el 1872 afirma que “las guerras serán más raras a medida que la responsabilidad por sus efectos se hagan sentir en todos los que las promueven y las incitan”, con lo que se anticipa en casi un siglo al final de la escalada nuclear que tuvo su punto de inflexión en la Crisis de los Misiles de Cuba y que culminó con la firma por Kennedy y Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962) y la implementación de la Doctrina de la Coexistencia Pacífica, Sin embargo, el actual escenario teleonómico provocará el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría EEUU-Rusia, teniendo de nuevo a la Crisis de los Misiles como ojo palindrómico y a Ucrania, Siria y Venezuela como víctimas colaterales.

Antecedentes de la nueva Guerra Fría

La irrupción mediática de Edward Snowden, extécnico de Booz Allen, sub-contrata de la CIA, confesando ser el autor material de las filtraciones a The New York Times y The Guardian sobre el programa PRISM (espionaje de las telecomunicaciones a cargo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), habría desatado todas las alarmas en la CIA ante el peligro evidente de destapar los secretos inconfesables de los sótanos secretos del establishment. Putin habría jugado con maestría sus bazas y tras conceder a Snowden el asilo temporal, apareció ante el Mundo como adalid de la defensa de los Derechos Humano, diluyendo de paso su imagen de represor en el conflicto checheno, aunque consciente de la nueva dinámica acción-reacción propia de escenarios de Guerra Fría en la que verán envueltas las relaciones ruso-estadounidenses a partir de este momento.

Ucrania, primera víctima de la Guerra Fría

En la última cumbre de la Comunidad de Estados Independientes (países postsoviéticos) celebrada en Minsk, Putin avisó a Ucrania que “tras la firma del tratado de Asociación Ucrania perderá sus barreras aduaneras y será invadida por productos occidentales. Ese desarme arancelario afectaría a Rusia, si Ucrania fuera también miembro de la Unión Aduanera y, resultaría muy peligroso e inaceptable", instando asimismo a Kiev a sumarse a la Unión Aduanera que incluye a Rusia, Bielorrusia y Kazajistán.

Sin embargo, Putin se encargará de desbaratar la hoja de ruta diseñada por la UE y EEUU y procederá a restringir las importaciones metalúrgicas y de productos alimenticios y a aumentar los aranceles aduaneros sobre Ucrania con el objetivo inequívoco de doblegar al sector europeísta ucraniano mediante la asfixia económica y la inanición energética, al tiempo que utilizará el arma del chantaje energético a la UE para resquebrajar la unidad comunitaria, en la certeza de que tanto Alemania como Francia no dudarán en sacrificar a Ucrania en aras de asegurar su abastecimiento energético. Así, podríamos asistir a una nueva edición de la Guerra del Gas ruso-ucraniano que tendrá como efectos colaterales importantes recortes de suministro en varios países de la UE, (el gas ruso abastece en más de un 70% a países como los Países bálticos, Finlandia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Austria, Hungría y República Checa y más del 80% del total del gas que la UE importa de Rusia pasa por Ucrania) y la división de Ucrania en dos mitades casi simétricas quedando el Sur y Este del país (incluida Crimea) bajo la órbita rusa mientras el Centro y Oeste de la actual Ucrania navegarán tras la estela de la UE, episodio que significará “de facto” el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría Rusia-EEUU.

Trump, Putin y tablero sirio

La jugada maestra de Putin convenciendo a Assad para que entregara todo su arsenal de armas químicas, el escaso apoyo internacional recibido por Obama para iniciar su operación militar contra Siria y el decidido apoyo militar ruso a Asad con la instalación del sistema de misiles S-300 y S-400 (capaces de derribar objetivos en el espacio aéreo y marítimo israelí) aunado con la entrega a Siria de 12 cazas MiG-29M/M2 consiguió que la capacidad militar del Ejército oficial sirio dejara pocos resquicios a las fuerzas opositoras al régimen baasista, (de lo que sería paradigma la brillante reconquista de Alepo), pero la miopía geopolítica de al Assad le habría llevado a pensar que sería posible una victoria militar olvidando que la nueva geopolítica rusa en Oriente Próximo pasaría por un decidido apoyo al régimen sirio de Al-Assad para asegurar su presencia en un área vital para el control del Mediterráneo Oriental.

Así, según la agencia Itar Tass, Rusia reforzará su base naval en el puerto sirio de Tartus con el objetivo de resucitar la extinta Flota del Mediterráneo, (disuelta en 1992 tras la extinción de la URSS) y cuya columna vertebral estará formada por la Flota del Mar Negro , la del Norte y la del Báltico y se verá complementada según el diario Al-Quds Al-Arabi con la futura base militar de Jableh en el noroeste de Siria, mucho más sofisticada que la anterior.

Sin embargo, tras la inanidad de la Administración Obama, la Cuarta Rama del Gobierno de EEUU (verdadero poder en la sombra que controla ya la Administración Trump), volvió a recurrir al holograma del ataque con armas químicas por parte del Ejército sirio para perpetrar un ataque mediático contra la base aérea siria de Al-Shairat, ataque que en realidad sería un aviso a Rusia, Siria e Irán de que deberán contar con EEUU en la búsqueda de un acuerdo internacional que se plasmaría en la Conferencia de Ginebra II sobre Siria (que será aplazada “sine die” por EEUU hasta que se equilibre la situación militar y que se englobaría en un escenario de solución global a los contenciosos existentes en Oriente Medio (Siria, Palestina, Irak e Irán).

Las premisas de la Administración Trump serían la defenestración de Al Asad y la posterior partición de Siria en tres partes. Así tendremos la Siria alawita, protectorado ruso que abarcaría desde la costa mediterránea hasta Alepo, el Kurdistán sirio tutelado por EEUU y la zona sunita del sur sirio que se englobaría en el nuevo Sunistán sirio-iraquí, lo que unido a la división de Irak consagraría el triunfo de los esfuerzos de Israel para la balcanización de Siria e Irak, quedando tan solo el régimen teocrático chíita del Líder Supremo Ayatolah Jamenei como única zona todavía impermeable a la estrategia balcanizadora de Brzezinski.

Venezuela. ¿Nueva víctima colateral de la Guerra Fría?

El acuerdo chino-venezolano por el que la empresa petro-química estatal china Sinopec invertirá 14 mil millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo en 200 mil barriles diarios de crudo en la Faja Petrolífera del Orinoco, (considerado el yacimiento petrolero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global de EEUU (cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes energéticas de China), por lo que no sería descartable un intento de golpe de mano de la CIA contra Maduro que significaría el retorno a la política del Big Stick o “Gran Garrote”, (cuya autoría cabe atribuir al presidente de Estados Unidos Theodoro Roosevelt), sistema que desde principios del siglo XX ha regido la política hegemónica de Estados Unidos sobre América Latina, siguiendo la Doctrina Monroe ,“América para los Americanos”.

En la actualidad asistimos a una imposible cohabitación política entre el Poder Ejecutivo de Maduro y el Poder Legislativo controlado por la oposición y a una división casi simétrica de la sociedad venezolana que será aprovechada por EEUU para implantar “el caos constructivo de Brzezinski” mediante la aplicación de la teoría kentiana del “palo y la zanahoria “expuesta por Sherman Kent en su libro “Inteligencia Estratégica para la Política Mundial Norteamericana” (1949).

En dicho libro, Kent afirma que “ la guerra no siempre es convencional: en efecto, una gran parte de la guerra, de las remotas y las más próximas, ha sido siempre realizada con armas no convencionales: (...) armas (...) políticas y económicas y los instrumentos de la guerra económica “consisten en la zanahoria y el garrote”: “el bloqueo, la congelación de fondos, el ‘boicot’, el embargo y la lista negra por un lado; los subsidios, los empréstitos, los tratados bilaterales, el trueque y los convenios comerciales por otro”.

Así, tras una sistemática e intensa campaña desestabilizadora que incluiría la drástica reducción de sus compras de crudo a Venezuela con el objetivo inequívoco de lograr la asfixia económica del Gobierno de Maduro el brutal desplome de los precios del crudo, el desabastecimiento selectivos de artículos de primera necesidad y la amplificación en los medios de la creciente inseguridad ciudadana, el proceso de “acoso y derribo de Maduro” se completará con la petición al Ejército para que se erija en “salvador de la Patria” siguiendo el plan diseñado por la CIA y que contando con la inestimable ayuda logística de Colombia (convertida en el portaaviones continental de EEUU) podría intentar finiquitar el legado chavista en el 2018.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Analista económico y geopolítico


La OEA sigue siendo el “Ministerio de Colonias de EEUU”

SPUTNIK 3 de mayo del 2017 RUSIA

En vísperas del 69 aniversario de la Organización de Estados Americanos, Venezuela se rebeló contra los ataques injustificados y brutales llenos de 'falsos positivos' de la OEA contra su país y formalizó su salida oficial de la organización, llamada popularmente como el 'Ministerio de las Colonias de Estados Unidos' en América Latina y el Caribe

Latinoamérica debe abandonar la fantasía de salvarse por obediencia y comprender la necesidad de salvarse por rebeldía

(Roberto Mangabeira Unger, filósofo y profesor de Harvard, 2001)

Vicky Peláez*

En todos estos años, la OEA cumplió celosamente con la consigna de su creador, el presidente Harry S. Truman de ser baluarte de la lucha contra el comunismo en el continente y activo participante en la Guerra Fría contra la Unión Soviética y China.

Los tiempos cambian pero el 'Ministerio de las Colonias' sigue intacto como incondicional servidor de los intereses de Washington y sus corporaciones para proteger y salvaguardar el 'patio trasero' de sus amos, luchando contra todos los intentos de nacionalismo, progresismo y populismo en América Latina y el Caribe. Es la OEA la que se quedó muda frente al asesinato en Bogotá de Jorge Eliécer Gaitán (1948), de Salvador Allende (1973), del presidente de Granada, Maurice Bishop (1983) etc, y jamás se pronunció sobre la extraña muerte en accidentes aéreos del presidente de Panamá, (1981) y del presidente de Ecuador, Jaime Roldós (1981).

Igualmente el 'Ministerio de las Colonias' avaló con su silencio el golpe de Estado contra Rómulo Gallegos en Venezuela (1948), Carlos Arosemena en Ecuador (1963), Joao Goulart en Brasil (1964), Juan Velasco Alvarado, Perú (1975), Manuel Zelaya, Honduras (2009), Fernando Lugo, Paraguay (2012), Dilma Rousseff (2016). La OEA apoyó la invasión de Playa Girón en Cuba en el 1961, expulsó a Cuba de la organización en el 1962 y obligó la ruptura de los países de la región con la mayor de las Antillas.

Sin embargo, la OEA se sentía a gusto y apoyaba vergonzosamente a dictadores como Marcos Pérez Jiménez (Venezuela), Manuel Odría (Perú), Gustavo Rojas Pinilla (Colombia), Rafael Leónidas Trujillo (República Dominicana), Anastasio Somoza (Nicaragua), Alfredo Stroessner (Paraguay), Augusto Pinochet (Chile), Alberto Fujimori (Perú) y un sinnúmero de otros dictadores que convirtieron la historia de América Latina en una tragedia y facilitaron su sumisión incondicional a Washington.

La descolonización de Puerto Rico, por el que murieron tantos boricuas, es un tema intocable para la OEA igual que la guerra de Malvinas (1982), cuando se violó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), al no apoyar EEUU a un país miembro, sino al Reino Unido, una nación extra regional. Según Rafael Correa, "debido a aquella violación del (TIAR), la OEA debió desaparecer durante la guerra de las Malvinas".

Después del triunfo de Hugo Chávez y el avance del bolivarianismo en América Latina y el Caribe, la OEA fue instruida por el Departamento de Estado de Estados Unidos para lanzar una agresiva campaña contra todos los Gobiernos progresistas latinoamericanos y en especial, contra Venezuela, el país más rico en recursos energéticos del continente. Desde que Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales en el 1998, el 'Ministerio de las Colonias' ha alentado a la derecha venezolana a usar chantaje, falsos positivos, presión económica y financiera, sabotaje y la violencia para hacer fracasar el chavismo y de esta forma hacer retornar a Venezuela a su lugar en el 'patio trasero' estadounidense.

Actualmente, Venezuela ha entrado en una etapa culminante de una ofensiva contra la democracia promovida por el Departamento de Estado de Estados Unidos y su aliado incondicional el secretario general de la OEA, Luis Almagro. La alianza contra el actual Gobierno de Venezuela incluye Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile, Colombia y el Perú. También siguen sus pasos los países de la América Central y del Norte como Panamá, Honduras, Costa Rica, Guatemala, México, EEUU y Canadá. Cinco países caribeños: Bahamas, Barbados, Dominica, Guayana y Jamaica completan este grupo.

Por suerte, Venezuela no está sola en esta escalada injerencista de la OEA. Bolivia, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Haití, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y Surinam están apoyando el Gobierno de Nicolás Maduro contra todos los intentos de Washington de poner fin al chavismo en Venezuela. Ya son más de dos años que Estados Unidos está propagando la idea de que Maduro es prácticamente un "cadáver político" que ha perdido el apoyo de su pueblo. Pero a pesar de todas estas declaraciones y la "embestida criminal" de EEUU y sus aliados, la mayoría del pueblo venezolano sigue apoyando el curso chavista, de lo contrario la oposición ya lo hubiera sacado del poder a Maduro.

Ni los generosos aportes financieros estadounidenses y de sus satélites europeos están sirviendo a la oposición para derrocar al Gobierno bolivariano. Según los datos oficiales del Gobierno estadounidense, el Congreso norteamericano destinó en el 2014 unos cinco millones de dólares a la oposición, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) aportaron entre 2013 y 2014 unos 14 millones de dólares, a la vez, la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) destinó al antichavismo 6,5 millones de dólares en el 2016.

Los empresarios, banqueros e inversionistas nacionales no se quedan atrás de sus amos estadounidenses en su empeño de patrocinar la derecha venezolana. El dueño de la Empresa Polar, Lorenzo Mendoza, cuyo capital es de 1,5 mil millones de dólares, según la revista Forbes, se ufana en declarar que "está en guerra" contra el chavismo sin revelar que ha recibido del Estado bolivariano unos cinco mil millones de dólares preferentemente para sus negocios en el territorio nacional y que también fue galardonado por su "audacia empresarial".

Por mucho dinero que tenga la oposición de la extrema derecha, su deficiente capacidad ideológica no le permite encontrar un camino diferente al de la violencia con la cual la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de los partidos Voluntad Popular y Primero Justicia está obsesionada. A pesar de que se autoproclamen a pertenecer a una "derecha pacífica y democrática", terminan adorando sus armas de terror: armas de fuego, artefactos explosivos, botellas con agua congelada, cócteles molotov, aceite derramado en las vías públicas, agua hirviente, catapultas, guarimbas.

Su arsenal "democrático" está aumentando día a día con aportes académicos y universitarios. El intelectual y profesor universitario Tulio Hernández, por ejemplo, instigó a los jóvenes opositores a través de twitter a "lanzar materos" contra los chavistas. Las guarimbas han sido utilizadas por la extrema derecha especialmente contra instituciones educativas y de salud. Resulta que para los estudiantes universitarios guarimberos una jornada de violencia no es completa sin ensañarse contra una biblioteca, como ocurrió el pasado 20 de abril cuando los opositores, al estilo nazi, atacaron la recién reinaugurada biblioteca Oscar Palacios Herrera. También les encanta quemar guarderías infantiles, centros de alimentos y unidades de transporte público.

Recientemente los terroristas guarimberos atacaron el hospital materno infantil de El Valle en Caracas. Cuando vino la policía para defender la institución pública, los medios de comunicación globalizados tanto nacionales como extranjeros empezaron a denunciar al Gobierno por ordenar disparar sus armas contra los niños en hospitales. La campaña de la manipulación mediática ha llegado ya a extremos en que la verdad es reemplazada deliberadamente por la mentira y la fantasía. Son escasos los medios que tienen honestidad de reconocerlo.

Al menos la agencia de noticias internacionales Reuters tuvo que pedir disculpas por haber publicado una mentira con solo escribir un titular que decía: "Un camarógrafo es detenido durante protestas en Altamira, Caracas, el 26 de abril del 2017". La verdad era que un policía estaba auxiliando al camarógrafo lesionado por un objeto contundente lanzado por uno de los protestantes. Sin embargo, el portal venezolano La Patilla, a pesar de este desmentido, siguió propagando la noticia denunciándolo. "Silencio a la fuerza: detenciones arbitrarias para reprimir a la libertad de expresión en Venezuela". Y así sigue día a día tratando de elucubrar Washington como doblegar al chavismo presionando a su cipayo Luis Almagro para que su 'Ministerio de las Colonias' haga más fuerte y agresiva su campaña antibolivariana, sin percatarse de que el recrudecimiento de la violencia haría incrementar el rechazo popular al vandalismo y al terrorismo "guarimbero".

También te puede interesar: "El Parlamento venezolano está en desacato y levanta las banderas del golpe de Estado"

Frente a la creciente injerencia internacional contra el presidente Maduro no le quedó otra alternativa al Gobierno bolivariano que presentar su renuncia a la membresía en la OEA. Lo curioso es que el 'Ministerio de las Colonias' tiene la facilidad de expulsar a uno de sus miembros rebeldes en cuestión de horas, mientras que la salida voluntaria de un país de la Organización tendría que pasar por un proceso que dura no menos de dos años. También frente al sabotaje de la oposición a la labor del Gobierno en la Asamblea Nacional, el presidente Nicolás Maduro tomó una decisión, de acuerdo a la Constitución Bolivariana, de convocar una Constituyente Popular cuyos 500 asambleístas serán elegidos por sectores sociales y por comunidades.

En fin, cada Gobierno tiene el derecho de rebelarse, pues como escribió el filósofo Roberto Mangabeira Unger, "es falso que un país pueda prosperar por una política de buen comportamiento, ninguna nación prosperó así en el mundo, mucho menos Estados Unidos que fue el más rebelde de todos".

¡Ojalá que el pueblo de América Latina lo entienda y es hora para los países como Ecuador, Bolivia y Nicaragua de retirarse del 'Ministerio de las Colonias' pues también están en la mira de Washington y su seguro servidor Luis Almagro! Todo es cuestión de tiempo.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista peruana que reside actualmente en Rusia donde escribe para varios medios y agencias de prensa

El Gobierno de la sombra

POR ESTO! 5 de mayo del 2017 MÉXICO

Pedro Díaz Arcia*

El escritor estadounidense de novelas de espanto, Stephen King, expresó este miércoles su preocupación por que Donald Trump tenga la capacidad para lanzar un ataque nuclear. “Lo de que este tipo tenga su dedo en el disparador nuclear es peor que cualquier historia de terror que haya escrito nunca”, aseguró. A menos de un mes de llamarlo “mierda de pollo”, cuando lo retó también en un tuit a publicar su declaración fiscal.

Paralelamente, el periodista Patrick Lawrence escribía que en Washington se organiza “algo que se parece terriblemente a una operación de golpe de Estado” contra Trump, según un artículo publicado en el diario “The New York Times”. En el supuesto complot estaría implicado el teniente general Herbert McMaster, quien tendría el control absoluto del Consejo de Seguridad Nacional y, en consecuencia, sobre las principales opciones políticas que se presentan al presidente.

Para incrementar las especulaciones, Trump había ordenado instalar un botón rojo especial en su escritorio del Despacho Oval. ¿Qué objetivo cumpliría?, era la pregunta de rigor. Pero se impuso por el momento la tranquilidad cuando se supo que tan pronto el mandatario lo oprima un mayordomo le servirá una Coca Cola. Ahora la interrogante es si pensará usar el “botón” para lanzar misiles nucleares como quien pide una bebida carbonatada, y en lo que podría influir el “Estado profundo”.

El presidente puede haber capitulado ante el poder autónomo de los servicios de inteligencia que, junto al Pentágono, la industria armamentista y Wall Street, estarían tras los bruscos giros respecto a sus promesas de campaña.

En un escenario global en el que se impone la fuerza por encima del diálogo: la fragilidad de la paz mundial debe estar en la agenda de las grandes potencias, de la ONU, de los gobiernos soberanos, y de la capacidad de movilización de los pueblos -mellada por el poder mediático que los desvía hacia fines inocuos-. Las actuales circunstancias internacionales, caracterizadas por el incremento de la presencia de distintos portadores de armas atómicas en focos concentrados de alta tensión, así lo exigen.

Tan es así, que el director del FBI, James Comey, echando leñas al fuego, al declarar el miércoles ante una audiencia del Comité Judicial del Senado sobre las presuntas implicaciones del Kremlin en la contienda electoral estadounidense, si bien no hizo precisiones, dijo que Rusia representa “la mayor amenaza para cualquier nación en la Tierra” y para el proceso democrático en su país.

Acostumbrado a “cambiar de casaca” y dejar que la corriente lo arrastre en busca de protagonismo y privilegios, se mantuvo fiel a la comparsa de los halcones de Washington; además de congraciarse con la cúspide republicana opuesta a un mejoramiento en las relaciones con Moscú.

Cuando unos opinan acerca de un virtual golpe de Estado o de un “Impeachment” contra Trump; creo que nada cambiará en Estados Unidos mientras se mantengan gobiernos impuestos por un sistema corporativo, que como ave de rapiña sobrevuela sin el menor recato nuestros cielos.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Investigador y analista político cubano

Las modas: el estrés del consumismo

ANSA 9 de mayo del 2017 ITALIA

Alessandra Magliaro**

La compra compulsiva de ropa, una deformación del Occidente con dinero, no solo es una auténtica dependencia -aunque no sea la peor- sino que tiene otras dos consecuencias negativas: genera un impacto ambiental no menor y, tras la emoción inicial de la adquisición, no da ninguna felicidad.

Son las conclusiones de un informe encargado por Greenpeace en China, Hong Kong, Taiwán, Italia y Alemania, entre diciembre del 2016 y marzo del 2017, en ocasión del Copenhagen Fashion Summit, el principal foro mundial de la industria para la moda sustentable.

"Nuestros sondeos muestran que a la compulsión de compra le sigue un bajón emotivo, hecha de vacío, sentimiento de culpa y vergüenza", explicó Kirsten Brodde, protagonista de la campaña Detox my Fashion.

"Las personas comienzan a darse cuenta de que están atrapadas en un ciclo insatisfactorio de moda, por la obsesión de seguir nuevas y efímeras tendencias, y que finamente la superabundancia de ropa que poseen no lleva a una felicidad duradera", agregó.

"Las marcas de indumentaria deberían cambiar radicalmente su modelo de negocio, trasladando la atención de la producción de la cantidad hacia la calidad y duración", concluyó.

El número de prendas de vestir producidas cada año alcanza cifras vertiginosas -unos 100 mil millones- y empresas del "fast fashion" como H&M, Zara, Primark y Uniqlo contribuyeron a duplicar la producción mundial en los últimos 15 años.

Las colecciones presentes en los negocios de estas marcas se renuevan cada semana e, impulsados por la novedad, los consumidores compran más ropa y la desechan también más rápidamente, aumentando así los miles de millones de residuos en las áreas de descarga.

Los compradores compulsivos de moda acumulan vestido tras vestido, aunque saben que no podrán utilizarlos, y a menudo el día después la emoción se vuelve culpa. Es un fenómeno internacional, alimentado también por el "fast fashion" de vestimenta, zapatos, bolsos y accesorios.

China y Hong Kong se ven particularmente afectados, pero también ocurre en Europa. La mayoría admite tener más ropa de la necesaria (60% China, 60% Alemania, 51% Italia, 68% Hong Kong y 54% Taiwán).

Muchos no se usan, y hasta con la etiqueta todavía puesta (51% China, 41% Alemania, 53% Hong Kong, 46% Italia, 40% Taiwán). ¿Por qué se compra demasiado? No porque se necesite algo, sino sobre todo por motivos sociales y emotivos, como el alivio del estrés, aumentar la confianza en sí mismos, obtener reconocimiento ajeno sobre el propio estar a la moda.

Los "consumidores excesivos" compran más de lo que pueden permitirse (46% China, 24% Alemania e Italia, 42% Hong Kong, 29% Taiwán). Un tercio se sienten vacíos, aburridos o perdidos cuando no están haciendo compras, y alrededor de la mitad de los consumidores admite que a veces oculta las compras ante otros por miedo a reacciones negativas o a ser juzgados.

Las compras vía Internet solo empeoraron la patología. ¿Cuánto dura la satisfacción? Todos los entrevistados concuerdan en que es bastante breve, incluso un solo día (48% China, 65% Alemania, 59% Hong Kong, 65% Italia, 55% Taiwán).

"En el actual sistema de moda -explicó Kirsten Brodde- las empresas gastan miles de millones de dólares para vendernos falsos sueños de felicidad, belleza y sugestión ligada a los productos que comprar".

"Pero seríamos mucho más felices si las etiquetas de moda ofrecieran ropa de alta calidad y duración, ofreciendo a los clientes asistencia y reparación de los vestidos. Nosotros y el planeta no nos merecemos menos", subrayó.

La campaña "Detox my fashion" de Greenpeace, empeñada en un sector textil más limpio, prevé la participación de 79 marcas mundiales de textiles y proveedores para impedir, en el 2020, el uso de sustancias químicas peligrosas en su cadena de aprovisionamiento.

  • Titulo original: Informe de Greenpeace, que impulsa campaña "detox my fashion"
    • Periodista de la agencia