Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-06-08

Deshaciendo todo el buen trabajo en Cuba

THE NEW YORK TIMES 6 de junio del 2017 EEUU

Editorial (Fragmentos)

A la larga lista de las principales iniciativas de Barack Obama que el presidente Trump está obsesionado con dar marcha atrás, pronto podremos añadir a Cuba. En el 2014, Obama inició un diálogo con Cuba después de más de medio siglo de hostilidad inflexible, lo que condujo a un alivio de las sanciones.

El señor Trump prometió en su campaña retornar a un enfoque más duro. Si lo hace, como parece probable, aislará aún más a Estados Unidos, perjudicará a los intereses empresariales estadounidenses y, muy posiblemente, impedirá el avance de una mayor democracia en la isla caribeña.

Poco después de su elección, el señor Trump declaró vaga pero ominosamente que si Cuba no “hacía un mejor trato”, “pondría fin al acuerdo”. No fue específico y no se han anunciado decisiones. Pero están surgiendo detalles de cómo podría verse una política de marcha atrás.

El objetivo sería, en general, reimponer límites a los viajes y al comercio, supuestamente para castigar al gobierno de Cuba, ahora dirigido por Raúl Castro, hermano del líder revolucionario Fidel Castro. Entre las medidas que se están considerando están bloquear las transacciones de empresas estadounidenses con firmas vinculadas a los militares cubanos, los cuales están estrechamente vinculados a la economía, y endurecer las restricciones para los estadounidenses que viajan a Cuba y que el señor Obama alivió el año pasado antes de su histórico viaje a La Habana.

Este enfoque basado en sanciones duras estuvo en vigor durante más de 50 años después de la revolución del 1959 y nunca produjo lo que los activistas anticastristas esperaban que fuera el resultado, la expulsión del gobierno comunista de Cuba a favor de la democracia. El aislamiento de Cuba se ha vuelto cada vez más indefendible.

La apertura del señor Obama hacia La Habana ha permitido un flujo más libre de personas, bienes e información entre los dos países, a pesar de que aún subsisten diferencias significativas acerca de los derechos humanos. Ha producido acuerdos bilaterales acerca de la cooperación sanitaria, la planificación conjunta para mitigar los derrames de petróleo, la coordinación de los esfuerzos de lucha contra el narcotráfico y el intercambio de inteligencia.

En abril, los servidores de Google se pusieron en marcha en Cuba y por lo tanto la corporación se convirtió en la primera compañía extranjera de Internet en alojar contenido en una de las naciones más desconectadas del mundo.

El enfoque de Obama también alentó a los países latinoamericanos a ser más receptivos en cuanto a Estados Unidos como socio en la resolución de problemas regionales.

Una gran coalición de acercamiento que incluye a legisladores de ambos partidos, empresas y jóvenes cubanoamericanos está presionando a la Casa Blanca para que construya sobre la base del compromiso que heredó del señor Obama, no para que destruya.

Engage Cuba, que representa a grupos empresariales, economistas y destacados expertos cubanos, ha estimado que una marcha atrás de las políticas de Obama costaría a la economía estadounidense 6 mil 600 millones de dólares y afectaría a más de 12 mil empleos en Estados Unidos.

El grupo pronostica que las áreas más afectadas serán las comunidades rurales que dependen de la agricultura, la manufactura y las industrias navieras, así como la Florida, Luisiana, Texas, Alabama, Georgia y Mississippi, todas las cuales apoyaron a Trump en las elecciones de 2016.

Entre los negocios que podrían ser aplastados está uno logrado por Starwood Hotels and Resorts el año pasado para administrar hoteles en Cuba. Los negocios futuros serían congelados.

La Casa Blanca y sus aliados sostienen que el gobierno cubano sigue siendo despótico y debe ser presionado para que cambie. Pero la presión ha tenido un impacto mínimo y las preocupaciones por los derechos humanos son falsas, dado el efusivo abrazo de Trump a líderes autoritarios. También dijo a líderes árabes sunitas en Arabia Saudí el mes pasado que no tiene intención de darles una lección acerca de su comportamiento represivo hacia sus ciudadanos.

Al igual que con su decisión de retirarse del acuerdo climático global, el enfoque de Trump de Cuba refleja un deseo cobarde de buscar el favor de su base política, en este caso republicanos conservadores de la Florida que son visceralmente anticastristas. Eso podría ayudarlo a ser reelegido en el 2020, pero no ayudaría a nadie más.

Selección en Internet: Aida Mirabal García

Donald Trump y los terroristas “perdedores”

EL DIARIO 26 de mayo del 2017 ESPAÑA

Pascual Serrano*

En el mundo capitalista los buenos son los ganadores y los malos los perdedores. Por tanto, lo peor y más ofensivo que se le puede decir a un terrorista es que es un perdedor, no importa que quienes más hayan perdido –la vida– sean las víctimas de los atentados

"Muchos jóvenes, inocentes que estaban viviendo y disfrutando de la vida han sido asesinados por unos perdedores. No quiero llamarles monstruos porque les gustaría ese término. Creerían que es un buen nombre. Desde ahora, les llamaré perdedores porque eso es lo que son. Son unos perdedores. Y habrá muchos más. Pero son unos perdedores, simplemente recordad esto". Es el modo en que reaccionó el presidente de Estados Unidos Donald Trump a los atentados de Manchester, donde, de momento, hay 22 personas muertas.

Obsérvese que el empresario, de todos los posibles calificativos, y a pesar de su carácter lenguaraz, elige "perdedores". Ni criminales, ni asesinos, ni hijoputas, y hasta evita el de monstruos; su peor calificativo es el de "perdedores". Vale la pena reflexionar sobre ello. La estructura mental del empresario neoliberal no se mueve dentro de coordenadas morales sino en un marco de competitividad, es decir, de ganadores y de perdedores. Es el marco conceptual que diría George Lakoff.

Las personas no son buenas o malas, morales o inmorales, respetuosas de la ley o violadoras de la ley, solidarias o insolidarias. En el mundo capitalista de Donald Trump los individuos se dividen entre ganadores o perdedores. Por supuesto, los buenos son los ganadores y los malos los perdedores. Por tanto, lo peor y más ofensivo que se le puede decir a un terrorista es que es un perdedor, no importa que quienes más hayan perdido –la vida– sean las víctimas de los atentados, que se jodan los de ISIS, que son unos perdedores.

En el marco conceptual neocon ser perdedor es lo más despreciable, porque no existe ni la solidaridad ni el apoyo al débil. Y lo que es peor, se es responsable de ser un perdedor. Es tan despreciable que es el calificativo que elige Trump para un terrorista de ISIS que asesina adolescentes en un concierto.

En su absurda ceguera neoliberal, el presidente de Estados Unidos no entiende que si hay algo que despierta el odio entre el terrorismo islámico es la sensación de que lo han perdido todo por culpa de Occidente y que lo ganarán gracias al paraíso prometido por el Islam. Ese terrorista que explotó en Manchester llevándose otras 22 vidas lo hizo sabiendo ya que era un perdedor y su miserable consuelo era conseguir convertir a unos adolescentes inocentes en perdedores como él. De modo que llamarle perdedor es solo recordarle a algunos el motivo por el que nos odian.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Periodista y ensayista español

EEUU y la OTAN amplían la guerra en el mundo

BARÓMETRO LATINOAMERICANO Mayo del 2017 VENEZUELA

Diego Olivera Evia*

La sociedad humana bajo la violencia y el racismo del fascismo

La crisis mundial de una guerra permanente por los recursos del planeta, son parte de la estrategia de las guerras de cuarta generación, el Complejo Militar Industrial de EEUU aplica el intervencionismo y los asesinatos de civiles, para mantener la hegemonía Global, el imperialismo en sus distintas fases de la historia, ha variado de nombres colonialismo, capitalismo y ahora militarismo han llevado la guerra a África, Medio Oriente, Asia, Europa Oriental, creando nuevas estrategias colonialistas, el cerco a Rusia por la OTAN en sus fronteras, muestra el carácter intervencionistas y la nueva carrera armamentista.

La mayorías de los pueblos del mundo, viven la violencia asimétrica de una alianza estratégica de la muerte, bajo la mentira de combatir el terrorismo, EEUU solo ve a Irán o Siria, como Corea del Norte, el ejemplo más claro es que el ISIS o DAHES fue organizado por EEUU luego de la guerra de Iraq, para poder controlar el Medio Oriente, el ataque salvaje y los más de 400 mil muertos en Siria, en la búsqueda de controlar un oleoducto, para sacar el petróleo por el mediterráneo, para las arcas del capitalismo estadounidense.

La imposición del modelo capitalista neoliberal, se sustenta en los monopolios y en las corporaciones militaristas, siendo la guerra el mayor ingreso de Estados Unidos, para esta nación que habla de su “democracia”, solo existe el concepto de nación bendecida por dios, en ese concepto exterminaron más del 80% de los pueblos originarios, para el imperio no existe la moral, ni la ética, los ciudadanos asesinados por sus campañas militaristas, son solo daños colaterales y necesarios en el control de las naciones con recursos naturales, como el Petróleo, los minerales preciosos y los que sirven para la tecnología como el Coltan.

La hipocresía de EEUU y la OTAN

En nombre de la democracia imperialista se considera como el pueblo elegido, al que se une el principal satélite o vasallo Israel, que también en su religión son el pueblo elegido, por eso tienen estos países el derecho de hacer la guerra, los millones de seres humanos asesinados en la guerras moderna, muestra la presencia de un holocausto, los ataques del sionismo a Siria, las amenazas a el Líbano, son parte de la estrategia de penetración, los recientes enfrentamientos de EEUU con los militares Iraquíes, fueron porque se opusieron a la entrega de armas a los terroristas islámicos, lo que confirma una vez más el doble rasero de Donald Trump, que habla de guerra contra los terrorista y los apoya con armas, vehículos, realmente el discurso de la Casa Blanca, es una mentira repetida mil veces al estilos del fascismo nazi.

Las políticas de EEUU son de enfrentamiento con Rusia y Chima, mostrando un política de guerra fría, como fue después de la Segunda Guerra Mundial contra la extinta Unión Soviética, una nación que derroto al fascismo nazi, con millones de rusos muertos por la tropas alemanas, la nueva realidad del gobierno de Putin, ha mostrado en el marco del capitalismo, un apertura de mercados y un apoyo de esta nación a la creación de un mundo multipolar, de la misma manera china como la mayor potencia económica, apoya a naciones tercermundista para el desarrollo, como el potencial canal interoceánico de Centroamérica en Nicaragua, de la misma ambos países siguen apoyando a los países latinoamericano, como la solidaridad con Venezuela país empujado a una guerra fascista al estilo de Ucrania, hasta con los mismos escudos medievales.

La sociedad humana bajo la violencia y el racismo del fascismo

Muchos analistas del mundo después de la derrota de la Alemania Nazi, mostraron el horror de la muerte, después de la derrota del fascismo por la URSS, surge un abominable se produce los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki fueron ataques nucleares ordenados por Harry S. Truman, presidente de los Estados Unidos, contra el Imperio del Japón. Los ataques se efectuaron el 6 y el 9 de agosto del 1945 respectivamente, lo que forzó la rendición de Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Después de seis meses de intenso bombardeo de otras 67 ciudades, el arma nuclear Little Boy fue soltada sobre Hiroshima el lunes16 de agosto del 1945, seguida por la detonación de la bomba Fat Man el jueves 9 de agosto sobre Nagasaki. 105 mil y 120 mil personas murieron y 130 mil resultaron heridas. Hasta la fecha, estos bombardeos constituyen los únicos ataques nucleares de la historia.

Se estima que hacia finales del 1945, las bombas habían matado a 166 mil personas en Hiroshima y 80 mil en Nagasaki, totalizando unas 246 mil muertes, aunque sólo la mitad falleció los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20% murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación. Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia (231 casos observados) y distintos cánceres (334 observados) atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. En ambas ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles, cuando Japón estaba vencido por China, solo era mostrar el poderío de EEUU y su aparato de muerte masiva.

Pero este holocausto con miles de muertos se reproduce en Siria, la creación de EEUU y el apoyo del sionismo para crear el Estado Islámico, generaron más de 400 mil muertes, pero el Departamento no se inmuta los seres humanos, somos objetos de uso, somos posibles compradores de los alimentos de la transnacionales capitalistas, somos en definitiva un producto de uso descartable. Siglos han pasado desde las corrientes humanistas y la búsqueda de la sobrevivencia de la sociedad humana, pero los mecanismos de poder han trucado a las naciones del globo terráqueo.

La muerte en el mundo de sociedades ha sido la base del capitalismo, desde la colonización de los continentes para obtener las riquezas naturales, ha sido la nueva realidad mundial, hoy las agresiones a Siria, contra Yemen, contra Iraq son parte de la doctrina imperialista, la violencia criminal y las enfermedades de la mentes humanas de odio, racismo y barbarie son la doctrinas de EEUU. La misma guerras creada en Venezuela, es parte de la guerra del Complejo Militar Industrial y la OTAN.

El mismo Trump habla con Colombia, con Brasil y otros países para invadir a esta nación y a sacar al presidente Nicolás Maduro, con grupos terroristas, que asesinan a chavistas, pero también a ciudadanos apolíticos, y tratan de achacárselos a los chavistas, estos grupos no son opositores o estudiantes, son terroristas y paramilitares, con bandas de asesinos drogados y capaces de destruir, los negocios de comida, los buses, las paradas de metro, hospitales de niños.

Este es el verdadero rostro del capitalismo neoliberal, que asume el fascismo como su doctrina ideológica, junto a sus aliados de la OTAN y la naciones satélites como Arabia Saudita, Israel, y los lacayos latinoamericanos como México, Colombia, Brasil, Perú, Chile y Paraguay, naciones con violencia social, crímenes pavorosos como la extirpación de órganos a niños, la desaparición de ciudadanos, el asesinato de periodistas y la muerte por encargo de paramilitares y sicarios, esta es la realidad del un mundo, que odia los derechos humanos, los derechos de la mujer, habrá que trabajar y luchar mucho, para crear una nueva realidad mundial.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Periodista. Director de Barómetro Internacional.

La mentira como herramienta de guerra en Venezuela

EL DIARIO 29 de mayo del 2017 ESPAÑA

Manu Pineda*

Tal como ha expresado el filósofo Fernando Buen Abad, “crear un consenso irreal a través de imágenes de horror prefabricadas” a través de las redes sociales y los poderosos consorcios mediáticos, es el objetivo de la derecha reaccionaria venezolana. Es un tipo de estrategia mediática donde la imagen del horror va cumpliendo su trabajo, a despecho de la realidad de un país que en la mayor parte de su territorio vive un clima de normalidad. (NR)

Tal como ha expresado el filósofo

Ya he mencionado en artículos anteriores que no parece casual que las mismas fuentes que justifican las agresiones israelíes contra el Pueblo Palestino, la intervención de la OTAN en Libia y el golpe de estado en Ucrania, o que promueven la guerra en Siria, son las mismas que impulsan la campaña contra el Gobierno venezolano.

Como tampoco parece casual que Irak, Palestina, Libia, Ucrania, Siria y Venezuela tengan gran importancia geoestratégica, por diversas razones, entre ellas por la posesión de las reservas de petróleo más grande del mundo, como es el caso de este último país.

La cobertura de la mayoría de los grandes medios sobre los recientes acontecimientos en Venezuela y su instrumentalización partidista en España me han llevado a indagar más sobre lo que está ocurriendo en esta nación de América del Sur. Fuera de las críticas que se pueden hacer desde la izquierda a la situación venezolana actual, quiero destacar aquí el uso de la mentira como herramienta de guerra.

Sobre Venezuela se ha hecho una campaña impresionante, a través no sólo de la efervescente prensa de ese país, sino de las grandes corporaciones mediáticas internacionales. En definitiva, los que establecen la agenda informativa del mundo. Así se ha convertido a un gobierno que llama a una Asamblea Nacional Constituyente y que tendrá al menos dos procesos electorales de aquí a que termine el año (incluyendo elecciones de gobernadores, gobernadoras y asambleas legislativas) en dictatorial; a quienes incitan y/o realizan acciones de violencia terrorista en víctimas o héroes; a sus víctimas en "farsantes"; y al Gobierno, las instituciones y los cuerpos de seguridad que intenta salvaguardar la paz social en represores.

No estoy justificando excesos e irregularidades que se han cometido en los hechos recientes por funcionarios de los cuerpos de seguridad, que deben ser investigados, llevados a la justicia y castigados con todo el peso de la Ley. De las lamentables 62 muertes reportadas, en el marco de las protestas violentas promovidas por la oposición desde el 3 de abril y hasta el 23 de mayo, al menos en seis casos los presuntos responsables fueron agentes de seguridad, (los medios hablan de dos casos más, por cierto, pero las investigaciones las vinculan a agentes –ya detenidos– que no estaban asignados a labores de control de las manifestaciones y actuaron de motu propio). Por estos hechos ya hay 23 funcionarios detenidos y/o solicitados por la justicia.

La manipulación no ha tenido límites ni para respetar a los muertos y el dolor de sus familiares. Según los dueños de la información, "todos serían muertos de Maduro, luchadores por la democracia". Pero los datos muestran otra cosa: al menos 14 personas han muerto en los saqueos promovidos por los sectores opositores, ocho intentando pasar o al chocar con barricadas hechas por estos sectores, tres por disparos de bandas criminales presuntamente vinculadas a la oposición, 15 transitaban cerca de alguna manifestación pero no participaban en ella (llama la atención el caso de una señora de nombre Amelina Carrillo quien fue asesinada cuando alguien lanzaba botellas a una manifestación chavista y le impactó en la cabeza "por error"). Al menos 27 eran simpatizantes del chavismo. Sobre las demás víctimas no ha sido difundida suficiente información de las investigaciones en curso.

Un caso especialmente tergiversado fue el de un joven violinista de nombre Armando Cañizales, que la oposición venezolana proyectó con mucha fuerza como "un muerto de la dictadura", para presionar por un pronunciamiento del afamado director del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela –programa igualitario que permite a decenas de miles de jóvenes de barrios pobres aprender a tocar la música clásica y que ha sido impulsado con fuerza por los Gobiernos de Chávez y Maduro–.

Pero en el curso de las investigaciones se supo que el joven no había sido asesinado por una bomba lacrimógena como se difundió ampliamente, sino con una pequeña esfera metálica cromada de ocho milímetros de diámetro que el forense encontró incrustada en el cuello del violinista, por lo que la responsabilidad recae sobre los sectores opositores armados. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CIPC) descubrió seis rolineras (rodamientos) iguales en el lugar de las manifestaciones aquel día, relata el periodista británico Andy Robinson. Este reportero ha escrito varios reportajes señalando la guerra de información y desinformación sobre lo que está pasando en Venezuela.

Pero la manipulación continúa, utilizando incluso a altos funcionarios para intentar "legitimar" la desinformación. Así, hasta la fiscal general sale a la contienda política posicionándose en contra de la Convocatoria a la Asamblea General Constituyente, a pesar de que el artículo 348 de la Constitución venezolana dice claramente: "La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; los Concejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o el quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el Registro Civil y Electoral".

Más recientemente, en una extraña rueda de prensa contradiciendo los propios informes del Ministerio Público sobre lo que ha venido ocurriendo y dando conclusiones sobre algunas de las investigaciones que sólo corresponde a los tribunales determinar. Extraña dictadura ésta en la que la fiscal general de la República hace de portavoz de la oposición.

Todo vale para promover y justificar el odio, la violencia, el terrorismo y la guerra misma. Ningún demócrata y menos de izquierda puede permanecer impávido o ponerse de perfil ante lo que está ocurriendo en Venezuela. Hay que denunciar la mentira, sus objetivos y quiénes la promueven. La violencia instigada por la oposición venezolana, con apoyo internacional, incluye acciones terroristas como colocar hilos de alambre galvanizado en las calles para que quienes circulan en motos caigan degollados, quemar centros de acopio o distribución de alimentos o hasta quemar vivo y apuñalar a alguien por ser presuntamente chavista.

¿Cuánto más terror tiene que producirse para que reaccionemos y exijamos que cese la mentira y el apoyo internacional a los sectores violentos de la oposición venezolana?

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Activista por los derechos humanos, representante de la asociación Unadikum, cuyo trabajo se centra desde 2011 en la franja de Gaza


Geopolítica y la Ruta de la Seda

REBELIÓN 26 de mayo del 2017 ESPAÑA

Rodolfo Bueno*

Según la geopolítica, teoría de John Mackinder (1861-1947), en Eurasia, región que se extiende entre el Volga y el Yangtze y desde el Himalaya hasta el Ártico, con el 36,2% del área terrestre y el 72,5% de la población mundial, el poder terrestre es más importante que el marítimo. Llamó a esta zona el corazón del planeta, su Heartland.

Cuando en el 1904, el transiberiano cubrió los 9 mil 62 kilómetros (km) de distancia entre Moscú y Vladivostok, Mackinder escribió: “Los ferrocarriles transcontinentales están ahora modificando las condiciones del poder terrestre… es inevitable que allí se desarrolle un gran mundo económico, más o menos aislado, que será inaccesible al comercio marítimo”.

Por otra parte, según Brzezinski: “La potencia que domine Eurasia controlará dos terceras partes de las regiones más desarrolladas y económicamente más productivas del mundo… volviendo al hemisferio occidental y a Oceanía geopolíticamente periféricos con respecto al continente central del mundo”.

Desde fines del 2007, los alemanes y los rusos se unieron a los chinos para construir el Puente Terrestre Euroasiático, que une el Lejano Oriente con Europa. En el 2014, China expuso el plan para trazar la línea de alta velocidad más larga del mundo, con un costo de 230 mil millones de dólares; se espera que tan solo en dos días los trenes recorran los 5 mil 790 km entre Beijing y Moscú.

China, en lugar de conformar una armada aeroespacial, a lo estadounidense, ha formulado una variante globalizadora, a lo chino, para crear una red de líneas de alta velocidad, oleoductos y gasoductos, con un costo de tres trillones de dólares, que unifique a Eurasia y la convierta en una vasta zona económica que integre Asia y Europa.

Con este fin, el 15 de mayo se realizó en China el Foro Internacional sobre la Nueva Ruta de la Seda, megaproyecto que convertirá las redes ferroviarias nacionales en redes transcontinentales. Por allí viajarán productos que recorrerán los 9 mil 191 km, desde Shanghai hasta Londres, en tan solo 15 días, menos de la mitad de los 40 días que se tarda en transportar estas mercancías en barco.

Para capitalizar tan asombroso crecimiento mundial, China creó el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, institución alternativa al Banco Mundial, controlado por Estados Unidos.

Hasta ahora, a pesar de ser presionados para que no se le unieran, catorce países claves, incluidos aliados muy cercanos a Washington, como Gran Bretaña, Alemania, Australia y Corea del Sur, han firmado como socios fundadores.

Simultáneamente, para integrar económicamente el corazón del planeta, Beijing ha establecido relaciones comerciales, a largo plazo, con zonas ricas en recursos naturales de África, Australia y el Sudeste Asiático.

China materializa la idea de Mackinder mediante el balance y la armonía de Confucio.

Por carecer de la visión geopolítica de Mackinder, los viejos mandatarios de EEUU no supieron entender a tiempo la importancia y el sentido del cambio global radical que tiene lugar en el Heartland.

Si China logra vincular sus emergentes industrias con los enormes recursos naturales de Eurasia, posiblemente entonces, como Mackinder predijo en el 1904: “Un imperio de alcance mundial estaría a la vista”.

Tal vez, esta sea una de las causas por las que ganó Trump.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Profesor y escritor ecuatoriano