Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-06-21

Los republicanos divididos ante marcha atrás a la política de Obama hacia Cuba

PROGRESO SEMANAL 19 de junio del 2017 EEUU

Richard Lardne

La decisión del presidente Donald Trump de dar marcha atrás a algunas políticas hacia Cuba de la era de Obama cayó con un ruido sordo entre muchos republicanos del Congreso que dicen que el nuevo enfoque entrega a sus competidores un mercado potencialmente lucrativo para bienes y servicios estadounidenses.

Mientras que los conservadores anticastristas elogiaron el retroceso parcial por parte de Trump de la distensión del presidente Barack Obama, otros legisladores republicanos, particularmente de estados agrícolas, calificaron el cambio de equivocado y aislacionista. Ellos instaron al presidente Trump a disminuir las barreras con La Habana para impulsar el comercio y crear empleos en ambos países.

El representante de Arkansas, Rick Crawford, dijo que el cambio de Trump es algo más que una oportunidad perdida para el Estados Unidos rural, que se beneficiaría de un mayor acceso al mercado de importación agrícola de Cuba. Dijo que la política de Trump puede poner en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos a medida que competidores estratégicos se decidan a llenar el vacío que podría crear el distanciamiento.

“Una mayor desconexión de Estados Unidos abre oportunidades para que países como Irán, Rusia, Corea del Norte y China ganen influencia en una isla a 90 millas de nuestra costa”, dijo Crawford.

El senador Jeff Flake, de Arizona, quien criticó con frecuencia a Trump durante la campaña presidencial del 2016, dijo en una declaración que cualquier cambio de política “que disminuya la capacidad de los estadounidenses para viajar libremente a Cuba no está entre los mejores intereses de Estados Unidos o del pueblo cubano”.

Flake ha sido uno de los legisladores más críticos entre los que se oponen a dar marcha atrás al acercamiento de Obama a La Habana. Él advirtió que volver a una política de “de hacerse el duro” perjudica a todos los cubanos cuyos medios de vida están cada vez más arraigados en los viajes y el turismo.

En su declaración, Flake pidió que la dirección del Partido Republicano del Senado permita una votación acerca de su legislación que, según él, eliminaría las “arcaicas restricciones” a los viajes a Cuba que “no existen para que los estadounidenses viajen a ningún otro país del mundo”. Flake cuenta con 54 copatrocinadores, incluyendo nueve republicanos. Entre ellos están los senadores John Boozman de Arkansas, Mike Enzi de Wyoming y Jerry Moran de Kansas.

Durante un discurso el viernes en Miami, Trump describió su política actualizada como el cumplimiento de una promesa de campaña para dar marcha atrás al acercamiento diplomático de Obama con Cuba después de décadas de distanciamiento. El enfoque de Trump está dirigido a detener el flujo de efectivo estadounidense a los militares del país mientras mantiene relaciones diplomáticas. Las aerolíneas y cruceros de Estados Unidos seguirían estando autorizados a dar servicio a la isla.

Sin embargo, las nuevas medidas afectarán al gobierno estadounidense debido a la complicada tarea de vigilar los viajes de estadounidenses a Cuba para asegurarse de que no haya transacciones con el conglomerado vinculado a las fuerzas armadas que dirige gran parte de la economía cubana.

Al restringir los viajes individuales de Estados Unidos a Cuba, la nueva política también corre el riesgo de eliminar una importante fuente de ingresos para el sector empresarial privado de Cuba, al cual la política pretende apoyar. Bajo los cambios esperados, Estados Unidos prohibirían las transacciones financieras estadounidenses con las decenas de empresas administradas por GAESA, una compañía vinculada a los militares, que opera docenas de hoteles, autobuses turísticos, restaurantes y otras instalaciones.

Entre los que estaban junto a Trump cuando anunció en La Pequeña Habana la nueva política, se encontraban el senador Marco Rubio y el representante Mario Díaz-Balart, ambos republicanos de la Florida que se opusieron firmemente al acercamiento a Cuba por parte de Obama.

El representante Tom Emmer, republicano por Minnesota, dijo que la nueva política de Trump en Cuba “perjudicará económicamente a Estados Unidos, haciendo más difícil para los agricultores de nuestra nación acceder a nuevos mercados y reducirá las oportunidades de nuestras industrias de viajes y manufactura”.

Emmer, que ha sido uno de los partidarios más entusiastas de Trump en el Capitolio, se hizo eco de las críticas de Crawford al decir que la directiva de Trump para Cuba parece violar su promesa de mantener seguro a Estados Unidos. Emmer, Crawford y otros cinco republicanos de la Cámara de Representantes han advertido que la reversión de la política estadounidense podría amenazar los nuevos acuerdos bilaterales con La Habana para combatir la trata de personas, las drogas ilícitas y los delitos cibernéticos.

Moran dijo en un comunicado que “poner a Estados Unidos primero significa exportar a todos los países del mundo lo que producimos”. Dijo que sigue centrado en encontrar maneras de “aumentar el comercio con Cuba en lugar de cortar las relaciones que tienen el potencial de crear nuevos puestos de trabajo, aportar ingresos e impulsar nuestra economía nacional”.

Moran respalda una legislación para restablecer el comercio con Cuba, además de apoyar la legislación de Flake.

El senador John Boozman, republicano por Arkansas, dijo que la política de Trump retrasa a Estados Unidos.

“Sería más efectivo mantener una línea abierta de comunicación y relación de trabajo con un gobierno que necesita asistencia democrática, en lugar de cerrarlas”, dijo Boozman. “Por medio de este enfoque, no sólo traspasamos bienes, sino también ideas”.

Resucitan los vampiros: la política de Trump contra Cuba

REBELIÓN 18 de junio del 2017 ESPAÑA

Estúpido fue el discurso pronunciado por el presidente Trump en Miami el viernes 16 de junio en el que dejó saber su política contra el pueblo cubano. Tan estúpido, como estúpido ha demostrado ser míster Trump en su desempeño en la presidencia de Estados Unidos en los meses que la ha ejercido; tan estúpido, como estúpidos son los miembros de la extrema derecha cubanoamericana --muchos de ellos terroristas-- que como sedientos cadáveres de vampiros, en triste espectáculo, rodeaban al presente inquilino de la Casa Blanca como su nuevo redentor en su derrotado afán de sangre y apetito por destruir la independencia y la soberanía de Cuba.

Las membresías de la Brigada Antonio Maceo, la Alianza Martiana –como organización individual-, la Asociación José Martí, la ATC, la Asociación de Mujeres Cristianas en Defensa de la Familia, el Círculo Bolivariano de Miami, y el Círculo de Intelectuales y Artistas de Miami, todas organizaciones de la emigración cubana que en Miami conformamos la coalición Alianza Martiana, nos unimos al resto del pueblo cubano así como al resto de la emigración cubana patriótica radicada en los demás estados de la Unión y en decenas de otros países a través del mundo, en su rechazo y condena a esta nueva agresión estadounidense contra el pueblo cubano.

Sabrá Dios las razones que impulsaron a míster Trump para tomar tan descabellada decisión. Haciendo análisis razonables es muy difícil entenderla. Se alega por varios órganos de prensa que la decisión es motivada por razones de índole electoral para continuar logrando el respaldo de la comunidad cubana en la Florida, en Miami principalmente. Eso es mentira; mentira que es fácilmente demostrable por los hechos. El 50% del voto cubano en la Florida fue en contra de la candidatura de míster Trump a la presidencia.

Todavía hay mucha gente que cree que el voto cubano en la Florida va abrumadoramente a favor del candidato presidencial que apoya una política de guerra, de bloqueo, contra el pueblo cubano. Hace más de 8 años, tres elecciones presidenciales, que no ha sido así. Y mientras más tiempo pase, y más cubanas y cubanos de más reciente llegada decidan hacerse ciudadanos de Estados Unidos y ejerzan su derecho al voto, más será el apoyo a los candidatos que propongan el fin del bloqueo y las demás políticas de Estados Unidos en contra de los suyos en Cuba.

Como esta es una nota de prensa y no un análisis a fondo de la situación, nos resta por decir que las razones que motivaron la decisión de míster Trump a favor de esta inverosímil política en contra de Cuba pudieran encontrarse en su infantilismo político, y su creciente desespero por intentar mantener a flote su naufragante presidencia buscando quiméricas alianzas, como por ejemplo, con el senador Marco Rubio, cubanoamericano, payasón y oportunista de feria, quien es miembro del cada vez más importante Comité de Inteligencia del Senado. Así, revestido, para no decir disfrazado, en el ropaje y lenguaje al estilo de la decrépita cruzada contrarrevolucionaria muchas veces derrotada por el pueblo cubano a través de las últimas seis décadas, el presidente Trump, en esta más reciente puesta en escena, rodeado de los sedientos vampiros de la extrema derecha cubanoamericana, montó una sombría escena de ópera bufa.

Lamentablemente, estas nuevas decisiones, por el poderío que ejerce en el mundo Estados Unidos, muchos más sacrificios le costará a nuestro pueblo continuar en su inclaudicable decisión de proseguir profundizando una sociedad socialista cada vez más justa y equitativa.

A nosotros todos, cubanos y no cubanos, que apoyamos y respetamos la decisión del pueblo cubano a su soberanía, nos corresponde continuar luchando contra semejantes ultrajes a los derechos fundamentales de ese pueblo a vivir y desarrollarse en paz.

Y para concluir, ¿cuál ha sido la respuesta, “a boca de urna”, del pueblo cubano? Un ejemplo pudiera ser el que me dijo a mí (al que redactó esta Nota) en la calle en La Habana un vecino que me conoce. En muy efectivo castellano de Cuba, me dijo el vecino: ¿Qué te parece toda la mierda que habló ayer el come… ese...?

(Nota de prensa de la Alianza Martiana-Brigada Antonio Maceo)

Colombia, el espejo neoliberal al desnudo

REBELIÓN 14 de junio del 2017 ESPAÑA

Federico Kucher y Pablo Wahren**

El modelo económico de Colombia es un espejo para los nuevos gobiernos conservadores de la región. Michel Temer anunció en Brasil un congelamiento del gasto público por los próximos 20 años imitando las reglas fiscales que aplica el equipo económico de Santos. Los funcionarios de Mauricio Macri festejan en la Argentina la política de tipo de cambio flexible y metas de inflación que aplican las autoridades colombianas. El Banco Central argentino utiliza las conferencias de prensa para poner de ejemplo a Colombia y asegura que su hoja de ruta se basa en las políticas monetarias de ese país.

La estrategia de austeridad en los gastos y la obsesión por tener una baja inflación no pueden ser un ejemplo para ningún proyecto político con objetivos económicos que apunten a defender los intereses de las mayorías.

Colombia es el segundo país que menos recursos destina a la educación de la región (4,4% del Producto Interno Bruto). Los colombianos consiguieron frenar los precios sacrificando la movilidad social ascendente y manteniendo uno de los salarios más bajos de América latina. La tarea de analizar en detalle las tensiones que atraviesa la sociedad colombiana es central para comprender la estafa de la propuesta neoliberal.

La crisis del trabajo y la producción

Los sectores que viven del trabajo y la producción quedaron desprotegidos ante la apertura comercial indiscriminada, la desregulación de los movimientos de capitales especulativos y el protagonismo de los negocios financieros.

El salario mínimo de los colombianos se ubica en los 250 dólares, un 36% por debajo de la media regional. Nueve de cada diez trabajadores gana menos de dos salarios mínimos y solo el 1% de la población tiene ingresos mensuales por encima de tres mil dólares.

El desempleo se encuentra estancado hace cuatro años en torno al 10% y entre las mujeres jóvenes asciende a casi un 25%. Unos 13 millones de individuos viven en condición de pobreza monetaria y la mitad de los trabajadores se desempeña en la informalidad. La lista de los indicadores que reflejan la falta de bienestar social es interminable.

La industria, con la entrada masiva de productos del extranjero, perdió la mitad de su peso en el PIB en los últimos años (pasó de 20,5% en el 1993 a 11,2% en el 2016) y en el campo no solo se registraron caídas en la superficie sembrada sino mque siguió concentrándose la propiedad de la tierra (el 70% de las unidades productivas ocupa apenas el 5% de toda el área rural). Cuatro de cada diez hogares rurales atraviesan una situación de inseguridad alimentaria.

El auge de los bancos y la especulación

Los ganadores del modelo económico colombiano son los bancos y las multinacionales dedicadas a explotar los recursos naturales. La minería, el petróleo y las finanzas explican una porción cada vez mayor del PIB y los beneficios extraordinarios de estos negocios son embolsados por unos pocos conglomerados.

Los hombres más ricos de Colombia son dueños de los principales grupos financieros del país y en los últimos años diversificaron sus actividades para pasar a controlar los medios de comunicación tanto gráficos como audiovisuales.

Las políticas no solo impulsaron a la banca sino que les permiten a las empresas extranjeras que explotan minerales y energía conseguir importantes beneficios impositivos elevando las ganancias. La última reforma impositiva elevó el impuesto al valor agregado (de 16% a 19%) al mismo tiempo que mantuvo intactas las exenciones fiscales.

El círculo de la dependencia y la pobreza

La decisión del Gobierno de favorecer los intereses de sectores financieros y multinacionales, al tiempo que se deja a la intemperie la producción local frente al ingreso irrestricto de las importaciones, no resulta gratuita para la sociedad colombiana.

En los últimos años aumentó en forma exponencial el déficit de las cuentas comerciales, que cerraron el año pasado con un rojo de más de 10 mil millones de dólares, el equivalente a 3 puntos del PIB. Las cuentas fiscales, con un sector público que le regala al sector privado la renta extraordinaria de la intermediación financiera, la minería y el petróleo, sumaron fuertes distorsiones, con un rojo del presupuesto equivalente a tres puntos de PIB.

El endeudamiento público fue la principal fuente de financiamiento del Estado para cubrir los desequilibrios de la macroeconomía. La deuda externa redondea los 120 mil millones de dólares, una cifra superior al 40% del PIB. El endeudamiento es acelerado, tan solo hace cinco años representaba el 20% y se estima que seguirá subiendo en 8 mil millones de dólares al año.

La necesidad de acudir a los mercados globales de crédito para sostener el modelo económico potencia la dependencia del país ante los intereses extranjeros y adelanta un mayor ajuste sobre los sectores vulnerables de la población.

Colombia no puede ser más el espejo de los gobiernos conservadores de la región. Necesita avanzar urgente en cambios estructurales que le permitan reordenar el caos de su economía y priorizar a las mayorías.

    • Licenciado en Economía por la Universidad de Buenos Aires

Alemania acusa a EEUU de querer beneficiar a sus empresas con las sanciones a Rusia

EL PAÍS 15 de junio del 2017 ESPAÑA

Berlín y Viena firman un duro comunicado después de que el Senado de EEUU aprobara penalizar a quienes participes en proyectos energéticos rusos

Ana Carbajosa y Sandro Pozz

El delicado equilibrio transatlántico ha vuelto a sufrir un nuevo revés. Esta vez, a raíz de una iniciativa legal aprobada por el Senado estadounidense que prevé ampliar las sanciones a Rusia y que podría afectar a empresas europeas. El texto ha provocado una respuesta furibunda de Berlín y Viena. “¡No podemos aceptar la amenaza de imponer sanciones ilegales extraterritoriales a compañías europeas que participan en los esfuerzos para expandir el suministro energético!”, aseguran el titular de Exteriores alemán y el canciller austriaco en un duro comunicado conjunto.

El texto legal que ha levantado suspicacias en Europa fue aprobado el miércoles por abrumadora mayoría en el Senado estadounidense y propone una ampliación de las sanciones a Rusia, un país que los senadores consideran que contribuye a la desestabilización de Siria y Ucrania y que interfiere en procesos electorales de terceros países. La idea de la propuesta es además limitar la capacidad del presidente Donald Trump para relajar, suspender o anular las sanciones existentes en busca de una relación más estrecha con Rusia. La propuesta legislativa no es todavía una decisión en firme, ya que debe pasar todavía por la Cámara de Representantes.

A las capitales europeas les preocupa el impacto que la iniciativa pueda tener sobre las empresas que participan del gasoducto Nord Stream 2, con el que el gas ruso tiene previsto llegar hasta Alemania sin tener que parar en los bálticos. El proyecto suscita recelos también entre los socios europeos.

El texto permite, que se impongan “nuevas sanciones a sectores clave de la economía de Rusia”. La sección 233 se refiere expresamente al desarrollo de oleoductos. No cita expresamente el controvertido Nord Stream 2, pero sí especifica que el presidente puede imponer sanciones a empresas que inviertan en la construcción de oleoductos para la exportación de energía. Las sanciones dirigidas a empresas que operan en el sector de la energía son, en todo caso, un instrumento opcional y depende de que la Casa Blanca opte por utilizarlo. “Si el Departamento del Tesoro usa esta provisión de una manera agresiva, podría amenazar con sancionar a cualquier compañía que invierta en Nord Stream 2”, explican desde el think tank Atlantic Council.

De acuerdo con la interpretación europea, EE UU querría rivalizar con las empresas europeas en el suministro energético, tratando de impedir que participen en el proyecto ruso. La medida podría ser una oportunidad de negocio para las compañías estadounidenses que tratan de exportar gas natural licuado a Europa, después de que la Administración de Barack Obama aprobara levantar las restricciones.

“La enmienda pretende proteger sus empleos en la industria estadounidense del gas y el petróleo”, indica el comunicado europeo. “Las sanciones políticas no deben estar de ninguna manera vinculadas a los intereses económicos”, añade, para a continuación amenazar con un mayor deterioro de las relaciones trasatlánticas. “Amenazar con imponer sanciones a empresas de Alemania, Austria y otros países europeos en relación a sus negocios en EEUU si participan o financian proyectos de gas natural que impliquen a Rusia, como el Nord Stream 2, impacta de nuevo a las relaciones euroamericanas de forma negativa”.

Las empresas europeas Engie, OMV, Uniper, Wintershall y Shell participan en el proyecto de gasoducto junto con la rusa Gazprom. El excanciller alemán Gerhard Schröder dirige la compañía Nord Stream 2, que pertenece al monopolio ruso Gazprom. Schröder es también socialdemócrata como el titular de Exteriores alemán que firma el comunicado, Sigmar Gabriel. Ambos cenaron a principios de junio con el presidente ruso, Vladimir Putin en San Petersburgo.

Este es el último encontronazo diplomático, en medio de un clima de creciente tensión entre Washington y Berlín. La canciller alemana, Angela Merkel, rompió recientemente su tradicional tono moderado para declarar que Europa ya no puede contar con el aliado estadounidense como hasta ahora, a raíz de que Trump decidiera abandonar el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Washington mientras tanto, no repara en críticas a Berlín, a causa del superávit comercial alemán, que desequilibra la balanza comercial entre ambos países y de la que Trump considera una insuficiente contribución alemana a la OTAN. El jueves sin embargo Merkel no hizo ninguna referencia al comunicado firmado por su titular de Exteriores.