Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-08-17

Petrobras: la demolición de la segunda petrolera del mundo

LA HAINE 13 de agosto del 2017 ESPAÑA

Raúl Zibechi*

El alcance del impacto neoliberal en nuestros países (N/R)

El régimen de Temer está privatizando campos de petróleo, refinerías, fábricas de fertilizantes y usinas de biodiesel cuyos valores fueron depreciados

La petrolera estatal Petrobras, fundada en el 1953 por Getúlio Vargas como monopolio estatal para la explotación de petróleo, alcanzó la cima en el 2010 con la mayor capitalización en la historia, al recaudar 72 mil millones de dólares. Ese año el valor de mercado de Petrobras alcanzó los 283 mil millones de dólares, lo que la convertía en la segunda petrolera del mundo sólo detrás de la estadounidense Exxon.

Los planes de desarrollo fijados por la empresa para el período 2010-2014 eran grandiosos, ya que se proponía duplicar la producción para el 2020 con cinco millones de barriles diarios, la mayor parte provenientes de la plataforma marítima donde se descubrieron los mayores yacimientos de crudo del mundo en muchos años.

En el 1970 Petrobras sólo producía 200 mil barriles diarios, mientras la demanda era cinco veces mayor. La empresa dedicó todos sus esfuerzos a la búsqueda de crudo en aguas oceánicas profundas ('off shore'), ya que el país no tiene importantes yacimientos en su territorio. Petrobras se convirtió en la empresa de vanguardia en el mundo en la exploración en aguas ultraprofundas, con grandes inversiones en tecnología.

Fue así como entre el 2006 y el 2007 se encontraron yacimientos de calidad media y alta en profundidades de ocho mil metros, debajo de una gruesa capa de sal de dos a cuatro kilómetros de espesor. Por eso los yacimientos se denominan pre-sal, o Amazonia Azul para la Marina que es la encargada de protegerlos.

Con el descubrimiento de esos yacimientos el valor de Petrobras se triplicó, aún antes de la capitalización del 2010. En el 2006 el país alcanzó la autosuficiencia y se proyectaba que en el 2020 Brasil estaría entre los cinco mayores productores de petróleo del mundo.

Entre los planes de inversión figuraba la construcción de 50 plataformas marítimas, que debían alcanzar entre un 60 y 80% de "contenido nacional", y se llegó a planificar la construcción de "ciudades sumergidas" a dos mil metros de profundidad sobre los lechos marinos, donde se pudieran instalar los equipamientos que funcionan en las plataformas, con alto grado de automatización y robotización.

Petrobras contaba con 63 sondas de perforación, 134 plataformas, 13 refinerías, más de 320 barcos y reservas de 16 mil 500 millones de barriles de petróleo en el 2014. ¿Qué sucedió para que la segunda petrolera del mundo en el 2008 cayera en el 2017 al puesto 24 en el ranking general de Fortune?

Hay tres factores que lo explican. El primero es la abrupta caída de los precios del petróleo cuando la empresa estaba fuertemente endeudada por su ambicioso plan de inversiones. En el 2014 Petrobras tuvo su primer déficit desde el 1991, de casi 10 mil millones de dólares, algo que se repitió en el 2015, mientras el fondo de pensiones de la empresa, Petros, tuvo un déficit acumulado de siete mil millones de dólares hasta el 2016.

El segundo es la investigación de la justicia conocida como Lava-Jato, que tuvo en Odebrecht y en Petrobras sus dos ejes principales. Es muy difícil cuantificar las pérdidas de la empresa por corrupción, pero algunas fuentes la estiman en casi 14 mil millones de dólares, unos 42 mil millones de reales. En todo caso, el desprestigio es un daño imposible de cuantificar.

El tercer factor es la política adoptada desde que asumió el Gobierno Michel Temer. Se trata de un programa de privatizaciones que la Federación Única de los Petroleros (FUP) denunció en su Congreso Nacional, realizado a comienzos de agosto, afirmando que Petrobras está siendo desmontada por el actual Gobierno.

El sindicato sostiene que entre las unidades a ser privatizadas figuran campos de petróleo, refinerías, fábricas de fertilizantes y usinas de biodiesel cuyos valores fueron depreciados por la dirección de la empresa en 112 mil millones de reales (36 mil millones de dólares), lo que supone "un prejuicio 17 veces mayor que las pérdidas financieras que Petrobras registró por los crímenes de corrupción".

La FUP denuncia que Pedro Parente, presidente de Petrobras nombrado por el actual Gobierno, "está donando a extranjeros subsidiarias lucrativas y estratégicas, como Liquigas y BR", operaciones que "dejarán al consumidor brasileño a merced de oligopolios privados".

Según el sindicato, la dirección de Petrobras "entregó campos gigantescos del pre-sal a las multinacionales a precios irrisorios". La noruega Statoil se hizo con el campo Carcará, de 6 mil millones de barriles, por el equivalente de 0,70 dólares el barril. La francesa Total fue beneficiada con los campos Iara y Lapa, con 850 millones de barriles probados, pagando menos de 2,50 dólares el barril.

Este desmonte de Petrobras hizo caer las reservas a menos de 9 mil millones de barriles (estaban en 16 mil millones), lo que implica un fuerte retroceso para la petrolera y para el Estado brasileño.

Hasta ahora han sido despedidos 13 mil 270 empleados de los más de 80 mil que tenía la empresa, y hay alrededor de 40 mil trabajadores tercerizados que perdieron sus puestos de trabajo como consecuencia de la crisis de Petrobras. Peor aún, las inversiones previstas cayeron un 75%, por lo que la recuperación de la empresa está cada vez más lejos.

Una petrolera estatal es un activo estratégico para cualquier país. En el caso de Petrobras, el manejo del petróleo es una cuestión de soberanía pero también de desarrollo. Existía un acuerdo sobre los recursos del pre-sal, para que el 75% de las royalties fueran destinadas a la educación y el 25% para la salud. En diez años se esperaba inyectar 112 mil millones de reales en la educación (37 mil millones de dólares).

Perder esa oportunidad por la vertiginosa privatización de la empresa, implica que Brasil no podrá usar el petróleo para levantar vuelo y desarrollarse como una de las principales naciones del mundo.

Sergio Gabrielli, expresidente de Petrobras, dijo durante el congreso de los petroleros que la sustitución del petróleo por otras energías "va a demorar mucho tiempo, por lo menos 40 a 50 años". Por eso, "la disputa por las reservas es un elemento central de la geopolítica mundial, razón por la cual los conflictos actuales están ligados al acceso al petróleo".

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Escritor y pensador-activista uruguayo

No cayó bien la bravuconada de Trump, ni en EEUU ni en Latinoamérica

REBELIÓN 14 de agosto del 2017 ESPAÑA

Álvaro Verzi Rancel*

El presidente estadounidense Donald Trump amenazó con una intervención militar contra Venezuela en una respuesta que sorprendió a muchos, incluyendo en Washington aparentemente, al propio Pentágono, que dijo no haber recibido ninguna orden al respecto, y a varios países latinoamericanos que rechazaron la amenaza con el recuerdo de la invasión a Panamá en el 1989 en sus retinas.

"Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesario", dijo a periodistas el magnate neoyorquino en su lujoso club de golf en Bedminister, Nueva Jersey, luego de reunirse con su secretario de Estado (y alto ejecutivo de la trasnacional petrolera Exxon Mobil) Rex Tillerson, la embajadora de EE UU ante la ONU, Nikki Haley, y su consejero de Seguridad Nacional, el general H. R. McMaster.

Con las declaraciones inesperadas de Trump en torno a Venezuela de este viernes, algunos analistas estadounidenses insisten en que el mandatario acaba de entorpecer el surgimiento de una posible nueva alianza interamericana con Washington sobre Venezuela. Colombia, Perú, Bolivia, Chile y México rechazaron la amenaza de Donald Trump de usar la fuerza para solucionar la crisis venezolana. Los países latinoamericanos no ven con buenos ojos la posibilidad de una intervención militar estadounidense como ocurrió con la invasión a Panamá en el 1989.

Christopher Sabatini, especialista en relaciones interamericanas en la Universidad de Columbia, declaró al Miami Herald que diplomáticos estadounidenses, después de semanas de construir cuidadosamente el terreno para una repuesta internacional colectiva (a Venezuela), de repente encuentran sus esfuerzos minados por una aseveración exagerada y anacrónica. Nos hace ver imperialistas y de viejos tiempos. Esto no es como Estados Unidos se ha comportado en décadas.

El primero en reaccionar fue el gobierno chileno, que mostró su rechazo a las declaraciones de Trump. El canciller Heraldo Muñoz, manifestó que “reiterando todos los términos de la Declaración de Lima sobre Venezuela, el gobierno de Chile rechaza amenaza de una intervención militar en Venezuela”. La senadora socialista Isabel Allende dijo que “la salida para una crisis como la de Venezuela no debería jamás ser una intervención militar norteamericana. Trump solo sabe de amenazas”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, salió de nuevo a defender la soberanía de Venezuela y afirmó que “Trump revela descaradamente su plan de intervención militar contra Venezuela”, dijo el jefe de Estado boliviano a través de su cuenta en Twitter. Morales aseguró que “ahora sabe el mundo, quienes estaban contra Maduro solo buscaban la intervención militar del imperio”.

México expresó “su rechazo al uso o amenaza de uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y afirmó que la crisis en Venezuela no puede resolverse mediante acciones militares, internas o externas", asentó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"Rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas", acatando los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas, precisó la cancillería colombiana. Asimismo, "El Perú rechaza cualquier amenaza o el uso de la fuerza no autorizado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", señaló la cancillería peruana en un comunicado.

El canciller de Guatemala Carlos Morales afirmó que “la vía armada no es una opción para solucionar diferencias”, y Brasil no apoyará intervención militar de Trump a Venezuela, señaló el canciller del gobierno golpista Aloysio Nunez en entrevista a O Estado de Sao Paulo.

El Mercado Común del Sur (Mercosur) emitió un comunicado en el que dice que "considera" el diálogo y la diplomacia como "únicos instrumentos aceptables para la "promoción de la democracia" y aunque el documento firmado por quienes decidieran expulsar a Venezuela del grupo regional, dice "repudiar la violencia y cualquier opción que implique el uso de fuerza", en ningún momento expresa una postura de rechazo a la intervención militar que anunció Trump.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, uno de los principales operadores de la desestabilización del gobierno venezolano, escribió un mensaje en sus redes sociales para referirse a los "instrumentos" de marco jurídico que han de aplicarse en Venezuela para "defender la democracia", pero sin hacer ninguna mención a las palabras dichas en la noche de este viernes por el presidente de los Estados Unidos.

El vaquero Donald Trump

Conocedor de que no está tan lejos como Corea del Norte, Trump dijo que Venezuela “es nuestro vecino y Estados Unidos está por todas partes. Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares que están muy lejos. Venezuela no está muy lejos, y la gente está sufriendo y se están muriendo”. En su rol de comandante en jefe comentó: "Tenemos muchas opciones para Venezuela y, por cierto, no voy a descartar una opción castrense".

Interrogado respecto de si fuerzas estadounidenses encabezarían una operación en Venezuela, respondió: No hablamos sobre esas cosas, pero una operación militar es, ciertamente, algo con lo que podríamos proceder.

Por su parte, el alto mando militar de Estados Unidos se limitó a declarar que el Pentágono no ha recibido órdenes, según su vocero, Eric Pahon, quien refirió toda pregunta sobre el asunto a la Casa Blanca.

La amenaza del presidente Donald Trump de una opción militar en Venezuela parece contradecir el consejo de su principal asesor de seguridad nacional. El general H. McMaster dijo la semana pasada que no quería dar al presidente Nicolás Maduro ninguna munición para culpar a los “yankees” por la “tragedia” que ha sacudido la nación sudamericana. Aseguró que era importante para los Estados Unidos y sus vecinos hablar con una sola voz en defensa de la “democracia” de Venezuela, y rechazó una intervención militar.

La reacción venezolana

El ministro venezolano para la Defensa, Vladimir Padrino López, calificó como “un acto de locura” y “de supremo extremismo” la amenaza del presidente de Estados Unidos de una posible intervención militar en el país suramericano, y señaló que “hay una élite extremista que gobierna los Estados Unidos”.

El ministro para la Comunicación e Información en Venezuela, Ernesto Villegas, enfatizó en Twitter: "La de Trump es la mas grave e insolente amenaza jamás proferida contra la Patria de Bolívar

El Gobierno de Venezuela ha denunciado reiteradamente los intentos de desestabilización e injerencia que ha recibido a lo largo de los últimos años por parte del gobierno y los sectores económicos más fuertes de EEUU.

Asimismo, ha denunciado que de llevarse a cabo todas estas amenazas, Venezuela no sería el único país afectado, pues traerían consecuencias inminentes que perjudicarían a los pueblos y gobiernos de toda la región. Quien fuera canciller de Venezuela, y ahora presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez, calificó esta amenaza como una acción "cobarde".

El dirigente opositor Henry Ramos Allup señaló en un tuit que “régimen ha permitido la toma castrocomunista de nuestro país, entregó la frontera occidental de nuestro país a la guerrilla FARC-ELN y regaló Esequivo”. El dos veces frustrado candidato presidencial opositor Henrique Capriles Radonski apenas tuiteó: “Portavoz Pentágono. Insinuaciones del gobierno de Venezuela de que EEUU está planeando una invasión no tienen fundamentos”.

La escalada de violencia

Es conocida la voluntad estadounidense de recuperar una posición de fuerza en esta región del sur americano y en ese camino, derrocar al gobierno venezolano es el objetivo más inmediato. Más allá de terminar con la influencia que ha tenido la Revolución Bolivariana en los últimos tres lustros en toda la región, no se puede olvidar los sucesivos intentos del gobierno estadounidense y de los trasnacionales de apoderarse de las reservas venezolanas de hidrocarburos.

Quedan patentes, en el debate interno estadounidense, los intereses particulares que tienen que ver con el rol de Venezuela como un aprovisionador de petróleo al mercado de los Estados Unidos.

Acabar con el gobierno de Nicolás Maduro simbolizaría la consolidación de los cambios que se están observando en la región, con nuevos gobiernos en Brasil, Argentina y la actual crisis del novel presidente ecuatoriano.

La diferencia con todos estos casos, es que la injerencia en Venezuela adquiere características de una guerra civil que no se vio en los casos anteriores. Afecta las relaciones de toda la región y –desgraciadamente- prepara las condiciones de una intervención armada, lo que ha puesto en guardia a otras potencias como Rusia e Irán.

El conflicto venezolano ya no solo superó los límites de las fronteras de ese país transformándose en una cuestión regional. Lo que está ocurriendo en el seno del Mercosur y la OEA es una prueba de ello. También se corre el riesgo, de continuarse en el tiempo la injerencia norteamericana, de transformarse en un punto de fricción entre las principales potencias mundiales.

La escalada en la retórica viene después de que Washington impuso sanciones al presidente Nicolás Maduro y a 13 de sus aliados el mes pasado, en respuesta a la celebración de elecciones para la Asamblea Constituyente de ese país. El martes pasado cancilleres de 17 países del hemisferio –incluyendo México, Argentina, Brasil, Colombia y Panamá– sostuvieron una reunión de emergencia en Lima, Perú, donde 14 de ellos denunciaron lo que el canciller peruano, Ricardo Luna llamó una dictadura en Venezuela, haciendo eco -¡oh casualidad!- de la postura de Trump.

De hecho, el vicepresidente Mike Pence tiene programada una gira para visitar cuatro de esos países –Colombia, Argentina, Chile y Panamá– esta semana que comienza, donde, se supone, el tema de Venezuela estará en la agenda.

Discrepancias

De acuerdo con analistas estadounidenses, el nuevo jefe del gabinete, John Kelly, quien no estuvo el viernes en el club de golf de Trump, ha sido clave en formular la respuesta a Venezuela. Kelly fue el jefe del Comando Sur en Miami, aunque otros creen que fue quien frenó la imposición de mayores “sanciones”, junto con la presión de empresarios estadounidenses con negocios en ese país.

Congresistas (cuatro senadores republicanos de estados con refinerías) y otros empresarios alertaron a Trump que suspender la importación de petróleo venezolano llevará a un incremento del precio de la gasolina en Estados Unidos (se calcula que unas 500 empresas estadounidenses tienen intereses en el país, sobre todo en el sector petrolero).

Hasta la fecha el gobierno de Trump no ha impuesto sanciones a la industria petrolera venezolana, que entrega unos 740 mil barriles de petróleo a Estados Unidos cada día.

De hecho, cuando Kelly fue nombrado jefe de gabinete, el senador Marco Rubio –quien ha sido uno de los políticos más influyentes sobre la política hacia Venezuela y Cuba del nuevo presidente– comentó que Trump contará ahora con alguien “quien yo creo entiende Venezuela tan bien o mejor que cualquier otro en el gobierno”. Rubio es operador, propulsor y financista de los grupos más violentos de la oposición venezolana.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Sociólogo venezolano.

Robert E. Lee: el héroe de supremacistas blancos

AP 15 de agosto del 2017 EEUU

Russell Contreras*

El general del ejército confederado Robert E. Lee fue denostado durante la Guerra Civil estadounidense, pero con el correr del tiempo pasó a ser una figura heroica de "la causa perdida" del Sur. Y en la actualidad es un símbolo del racismo y de la era de la esclavitud.

Su transformación --clave en el brote de violencia ocurrido en Charlottesville, Virginia-- refleja el cambio de actitudes en el país en torno a la raza, la mitología y la reconciliación nacional.

Los monumentos de Lee y las numerosas escuelas que llevan su nombre en el sur son el centro de un debate en un país con una cambiante composición demográfica.

¿Quién era realmente Lee, más allá del mito? ¿Por qué hay monumentos en su homenaje, para empezar?

EL SOLDADO

Robert E. Lee egresó con honores de la academia militar de West Point, y se distinguió en varias batallas durante la guerra con México. Al aumentar las tensiones entre el norte y el sur, su mentor, el general Winfield Scott, le ofreció comandar las fuerzas de la Unión (norte). Lee declinó y renunció al Ejército.

Aceptó dirigir, en cambio, las fuerzas de la Confederación (el Sur) y fue uno de sus generales, a pesar de tener poca experiencia de combate. Logró varias victorias, más que nada por la incompetencia del general norteño George McClellan, según varios historiadores.

Se dice que no controlaba a sus subordinados y tampoco tenía grandes conocimientos tácticos. Sufrió una gran derrota ante las fuerzas del general George Meade en Gettysburg. Su ataque con una masiva fuerza de infantería en un llano fue un grave error en una era en la que se imponía el fuego de artillería y de fusiles, según "The Encyclopedia of Nineteenth-Century Land Warfare: An Illustrated World View".

Pocos días después de ser nombrado comandante en jefe de los ejércitos confederados, Lee se entregó al general de la Unión Ulysses S. Grant en Virginia, el 9 de abril del 1865.

EL ESCLAVISTA

Militar de carrera, Lee no tenía mucha fortuna, pero heredó unos pocos esclavos de su madre. Y se casó con una integrante de las familias más ricas de Virginia, dueña de muchos esclavos. Cuando falleció su suegro, Lee se dedicó por un tiempo a manejar los negocios de la familia y encontró fuerte resistencia entre los esclavos, que esperaban ser liberados.

Documentos indican que Lee fue cruel con sus esclavos y alentaba a sus guardias a que castigasen severamente a los que eran capturados tratando de fugarse.

En una carta del 1856 a su esposa, Lee escribió que la esclavitud era "algo diabólico en el plano moral y político". También dijo en la misma carta que Dios sería el responsable de emanciparlos y que los negros estaban mejor en Estados Unidos que en África.

HÉROE DE LA CAUSA PERDIDA

Después de la Guerra Civil, Lee resistió los esfuerzos por construir monumentos en su honor en el sur y trató de que el país dejase atrás esa etapa.

Después de su muerte, en el sur se impuso una versión revisionista de la guerra civil llamada "la causa perdida", que tenía a Lee como figura central. Se aducía que el sur sabía que libraba una batalla perdida, y decidió seguir adelante por una cuestión de principios. Se decía también que la guerra no era en torno a la esclavitud, sino que había en juego altos ideales constitucionales.

A medida que la versión de "la causa perdida" ganaba popularidad, se comenzó a promover la figura de Lee ignorando sus deficiencias como general y el hecho de que fue dueño de esclavos, según Gary Gallagher, profesor de historia de la Universidad de Virginia especializado en la Guerra Civil.

Surgieron monumentos a Lee en la década del 1920, en que cobró nuevamente fuerza el Ku Klux Klan.

La estatua de Lee en Charlottesville fue levantada en el 1924. Al año siguiente, el Congreso nacional aprobó fondos para restaurar la mansión de Lee en el Cementerio Nacional de Arlington. Se emitió una moneda en su honor, y su imagen aparece en cinco estampillas.

Ninguna figura de la Unión recibió tantos homenajes, con excepción de Abraham Lincoln.

El profesor de historia de la Universidad de Houston, Gerald Horne, dice que muchos políticos del norte cedieron a las presiones del sur y aceptaron pintar una imagen conciliatoria de Lee por temor a brotes de violencia relacionados con la lucha por los derechos civiles de los negros.

UNA NUEVA BATALLA

Una generación después de la del movimiento por los derechos civiles de los negros, numerosos negros e hispanos empezaron a exigir que se retirasen monumentos en honor a Lee y otras figuras de la Confederación en Nueva Orleans, Houston y Carolina del Sur. La campaña obedecía en parte a actos violentos cometidos por supremacistas blancos que usaban imágenes de la Confederación, y a historiadores que cuestionaban la versión de la historia que habla de "la causa perdida".

Se retiró una estatua de Lee en Nueva Orleáns en el 2015, que era el último de cuatro monumentos a figuras de la Confederación que quedaba en la ciudad.

El año pasado se cambió el nombre de la secundaria Robert E. Lee High School, con muchos hispanos entre sus estudiantes, la cual pasó a llamarse Margaret Long Wisdom High School.

Este año el concejo municipal de Charlottesville dispuso retirar de un parque público una estatua de Lee, en una medida muy resistida por supremacistas blancos y neonazis que veneran a Lee y a la Confederación. La violencia del fin de semana, con un saldo de al menos tres muertos, se inscribe en el marco de las protestas contra la supresión de esos monumentos.


  • Integrante de un equipo de AP enfocado en la raza y la etnicidad.

ASEAN, 50 años de impulsos económicos

REBELIÓN 14 de agosto del 2017 ESPAÑA

Hedelberto López Blanch*

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) a 50 años de su nacimiento se ha convertido en uno de los grupos regionales de integración con más estabilidad y desarrollo económico en el mundo.

La historia de esta agrupación tuvo su inicio en una reunió efectuada en Bangkok, Tailandia, en agosto del 1967 donde Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur y Tailandia fundaron la ASEAN. En el 1984 se incorporó Brunei, en el 1995 Vietnam, en el 1997 Laos y Birmania (hoy Myanmar) y en el 1999 Camboya. Papúa-Nueva Guinea está como observador y Corea del Sur posee un estatuto especial en el bloque.

La Declaración Inaugural firmada en Tailandia, estableció los principales objetivos del bloque: aceleración del crecimiento económico de sus países miembros, el fomento de la paz y la estabilidad y seguridad regional.

Desde su nacimiento la Asociación ha priorizado, además de la paz, la amistad, cooperación y la solidaridad regionales lo que ha servido para que sus integrantes hayan alcanzado año tras año un mayor desarrollo económico-social.

La estrategia de cooperación económica ha posibilitado que en los últimos 10 años la ASEAN, en su conjunto, haya crecido en un 6% muy superior a los de cualquier organización regional del orbe.

La cifra es más relevante cuando se analiza que en ese período anterior, la mayoría de los países de mundo se vieron envueltos en una enorme crisis económica-financiera, iniciada en el 1997 por Estados Unidos y que se extendió con gran fuerza por numerosos países.

En la actualidad, este mecanismo de integración agrupa a 625 millones de habitantes y ha creado un mercado y una base de producción única, con libre circulación de capital, servicios, bienes, inversión y personal calificado.

En un mensaje por el 50 aniversario, el primer ministro de Malasia, Sri Mohd Najib Bin Tun Haji Abdul Razak, afirmó que la ASEAN esta compuesta por varias comunidades e identidades, incluyendo varias culturas, religiones y lenguajes pero que eso no es óbice para continuar consolidando la unidad dentro de la diversidad, construyendo un progreso mutuo y arreglando las diferencias entre los países en forma constructiva.

El Producto Interno Bruto (PIB) de sus miembros en conjunto alcanza los 2,55 billones de dólares, que la convierte en la sexta economía del planeta y para el 2050 aspiran a llegar a los 9,2 billones de dólares para pasar al cuarto peldaño a nivel mundial por su PIB.

En los 50 años transcurridos, la ASEAN ha sido una plataforma para la integración y la cooperación entre sus afiliados. Sus 10 miembros han trabajado activamente para promover la unidad, el desarrollo y la sustentabilidad, además de resolver las disputas y problemas en forma pacífica.

Por eso el primer ministro Abdul Razak, cuyo mensaje fue leído por el embajador de Malasia en Cuba, Khairi Omar durante un acto por la efeméride realizado en la sede diplomática en La Habana, reafirmó que la armonía entre las naciones del Sudeste Asiático ha permitido llevar beneficios económicos a sus habitantes y ha consolidado la estabilidad regional como lo previeron los cinco padres fundadores de la Asociación.

La Asociación desde sus inicios fue dando pasos seguros para escalar estatus superiores. En el 1993 sus entonces seis miembros, establecieron una zona de libre comercio además de reducir las tarifas a bienes no agrícolas. En el 1994, en una reunión extraordinaria, acordaron tener un mayor protagonismo sobre la seguridad regional y aumentar el número de sus miembros, objetivos que ya alcanzaron.

En el 2002 sus 10 integrantes suscribieron el Acuerdo Marco sobre Cooperación Económica Global con China y años después formalizaron un Área de Libre Comercio (ALC) con el gigante asiático.

La instalación del ALC constituyó un hito en los anales de las relaciones entre China y la ASEAN y ha servido de modelo para la cooperación regional al unir a los países en desarrollo de la zona, los cuales cuentan con una población total de mil 900 millones de personas.

Los participantes de este mecanismo de integración y China tienen además otros tres elementos a su favor para ampliar la cooperación: la cercanía geográfica; sus economías son estrechamente complementarias y no han sufrido con violencia los embates de la crisis económica-financiera que han padecido otras regiones.

Con ese acuerdo, los impuestos de China a los productos procedentes de la ASEAN se han ido disminuyendo progresivamente de 9,8 a alrededor del 3,1%, mientras que las seis naciones que entraron primeramente al grupo (Indonesia, Brunei, Malasia, Tailandia, Singapur y Filipinas) han reducido los aranceles a los productos chinos de 12,8 a cerca de 3,6%. Se espera que los por cientos bajen aún más en los años venideros.

En cuanto a los otros cuatro miembros, Vietnam, Laos, Birmania y Camboya ya no se aplican impuestos en el intercambio a muchos productos.

Inobjetablemente que la Asociación del Sudeste Asiático se ha convertido en una emblemática agrupación que marca el derrotero a seguir para otras creadas en el planeta y que aún no han encontrado el camino hacia la estabilidad, la paz y el desarrollo económico.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Periodista, escritor e investigador cubano.