Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-09-26

Tragedia en hogar de ancianos de la Florida no es un misterio

PROGRESO SEMANAL 20 de septiembre del 2017 EEUU

Max J. Castro*

La peor pérdida de vidas humanas en la Florida a raíz de Irma no ocurrió en una de las ciudades bajas de los cayos de la Florida, donde el ojo de la tormenta llegó a tierra con toda su fuerza.

No ocurrió tampoco en Cayo Hueso, con mucho el centro poblacional más grande cercano a donde Irma tocó tierra. No ocurrió cuando el viento, la lluvia y la penetración del mar estaban sembrando muerte. Y no ocurrió como consecuencia inevitable de un desastre natural.

Por el contrario, este trágico drama no habría sucedido sin una familiar combinación de: (a) atención médica de bajo nivel al estilo de Estados Unidos; (b) la adicción republicana de hacer daño a los ya dañados y a reconfortar a los que ya están cómodos, como lo demuestran las leyes promulgadas o no promulgadas por la legislatura de la Florida, dominada por los republicanos; (c) una confluencia de decisiones malas y / o inexplicables por parte de actores individuales presentes o en la cercanía.

La peor tragedia humana ocurrió días después del huracán, en un asilo de ancianos de Hollywood, a pocos kilómetros al norte de la frontera entre los condados de Miami-Dade y Broward. Allí, ocho personas de la tercera edad murieron innecesariamente después de varios días viviendo bajo un calor sofocante en el Centro de Rehabilitación en Hollywood Hills, el cual perdió su aire acondicionado cuando golpeó la gran tormenta.

Justo al frente de la casa del asilo está el hospital Memorial Regional, que tenía funcionando el aire acondicionado y una sala de emergencias capaz de tratar a los pacientes en situación crítica.

Pero ningún paciente fue trasladado al hospital hasta que los técnicos de emergencia del departamento de bomberos que respondieron a una llamada al 911 encontraron a tres personas muertas en el segundo piso del asilo.

En el 2006, se presentó un proyecto de ley en la legislatura de la Florida que exigía que todos los asilos de ancianos instalaran generadores capaces de enfriar y permitir el funcionamiento de sus instalaciones, según lo reportado durante el fin de semana en The Miami Herald.

El proyecto de ley debería haber sido aprobado con facilidad en la legislatura estatal. La Florida tiene uno de los mayores porcentajes de personas de la tercera edad en el país. El Estado está lleno de hogares de ancianos donde algunos de los residentes requieren oxígeno solo para mantenerse con vida. Otros pacientes están delicados o tienen un estado médico que los hacen susceptibles a morir si se exponen a altas temperaturas durante muchas horas, o peor, durante varios días.

Los cortes de energía son especialmente comunes en un Estado que se encuentra en el camino de los huracanes que pueden eliminar la electricidad en una gran área durante períodos prolongados. Los huracanes ocurren en verano o a principios del otoño, cuando las temperaturas son aún más altas que de costumbre.

La combinación de una enorme población vulnerable alojada en hogares de ancianos y las temibles tormentas, que azotan con frecuencia al Estado durante los meses más calurosos, debería haber hecho evidente que la propuesta del 2006 obligara a los hogares de ancianos a tener generadores. En su lugar, los legisladores lo convirtieron en un fracaso seguro.

La razón es clara. En Estados Unidos, bajo nuestro sistema de medicina mercenaria, la “atención a largo plazo” es una “industria”, y las industrias tienen cabilderos que son hábiles en endulzar la píldora o destrozar a los legisladores. La industria eléctrica, a saber, Florida Power and Light (FPL), también tiene cabilderos, y a la FPL no le gusta la idea de personas o instituciones que usan fuentes alternativas de energía, ya sean paneles solares o generadores.

La legislatura estatal republicana casi invariablemente cumple con los deseos de los cabilderos para toda clase de industrias poderosas, sin importar el interés público o el sentido común. Las personas que se lastiman, como los guías de pesca que tratan de vender sus servicios en áreas costeras muy contaminadas por los desechos generados por los agronegocios o los pacientes de hogares de ancianos, no tienen defensores tan influyentes en la capital del Estado.

Este tipo de colusión culposa entre los intereses creados y los políticos es el procedimiento operativo normal en Tallahassee. Pero lo que sucedió en el 2006 en la ultraderechista Cámara de Representantes va más allá de la corrupción elegante de la política por parte de los intereses especiales y la influencia. En una cuestión de vida o muerte, la legislatura no solo eliminó la legislación que ordenaba que hubiera generadores en los hogares de ancianos, sino que la Cámara Baja rechazó incluso un débil proyecto de ley que habría requerido que solo algunos asilos tuvieran generadores. Eso es criminal.

El departamento de policía de Hollywood ha iniciado una investigación acerca de lo que sucedió exactamente en el Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills. Eso es necesario. El video casero filmado por familiares de los pacientes en el hogar de ancianos muestra que muchos de los residentes estaban en evidente dificultad. Es impensable que el personal no se diera cuenta.

La decisión de trasladar a los pacientes al hospital al otro lado de la calle debió haber sido otra obviedad. ¿Por qué nadie tomó la iniciativa y terminó por hacerlo? Sus jefes en el Hospital Larkin, que controla el hogar de ancianos, ¿vetaron la idea? Y si fue así, ¿por qué?

Se debe hacer responsable de la tragedia al personal del hogar de ancianos. Pero no debería terminar ahí. La última culpa recae en la legislatura estatal, que en el 2006 actuó con absoluta irresponsabilidad y una absoluta falta de preocupación por la vida humana.

¿Quién le exigirá responsabilidad? ¿El pueblo de la Florida? Podemos tener esa esperanza. Pero por otra parte, ese pueblo eligió a todos esos idiotas a la legislatura.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Sociólogo, columnista y activista social

Derrotado en Siria, EEUU ya prepara otras guerras

SPUTNIK 13 de septiembre del 2017 RUSIA

Vicky Peláez*

Por primera vez en muchas décadas, los militaristas globalizadores de Washington y sus aliados incondicionales de la OTAN e Israel han sufrido una derrota en Oriente Medio al no poder destruir el Estado sirio y derrocar a su presidente, Bashar Asad, después de más de cinco años de subversión, terror, sanciones y guerra

"Nos quejamos de que haya terrorismo, pero nuestro imperio es el mayor terrorista de todos. Nosotros bombardeamos, invadimos y subvertimos otros Estados". (Gore Vidal, 1925-2012)

La reciente derrota en Deir Ezzor de los yihadistas de Daesh, entrenados y armados por EEUU y sus aliados, a manos del Ejército Árabe Sirio con la ayuda de la aviación rusa, significa un duro golpe al plan norteamericano elaborado en el 2001 y anunciado por el general Wesley Clark en el 2007. Dicho plan consistía en invadir y controlar a siete países en Oriente Medio y, entre ellos, Siria.

Tal es la situación en esta parte del globo que Donald Trump decidió recortar el programa de la CIA para apoyar al Ejército Libre Sirio (ELS), lo que obligó a los dirigentes de Langley a empezar la evacuación de sus huestes de los grupos de Usud Sharquiya y Mártir Ahmad a Jordania y Arabia Saudí.

Lo interesante es que en las conversaciones entre Washington y Moscú, la Casa Blanca cedió aparentemente el derecho de la toma de decisiones en Siria al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, prometiendo su no interferencia. Según este arreglo, la frontera entre Siria y Jordania estará libre de las tropas de Hizbulá y del grupo sirio del Estado Islámico (Daesh) Khalid al Waleed, cuyo Ejército se retirará 16 kilómetros dentro de Jordania.

Se acordó que los tanques, aviones de guerra, los soldados no estarán permitidos allí y que la zona estará bajo el control del Gobierno de Siria, que estará a cargo del retorno de refugiados sirios de Jordania.

El acuerdo entre Moscú y Washington incluye también el aumento de las tropas rusas para el mantenimiento de la paz en el sur de 400 a mil efectivos, y el despliegue de sus militares en el norte en la ciudad Alepo y Al Ghouta —el cinturón agrícola alrededor de Damasco.

Serguéi Lavrov ya anunció que Rusia, Siria, Jordania, Turquía, Arabia Saudí, Irán y EEUU acordaron el establecimiento de cuatro 'Zonas de Decrecimiento del Conflicto': la primera, en Idlib y Latakia; la segunda, en las provincias de Hama y Alepo; la tercera, en Ghouta; y la cuarta, en las provincias de Daraa y Quneitra. Lavrov aseguró también que estas zonas no significan la partición de Siria, sino que durarán solamente seis meses para estabilizar el país.

El jefe de los destacamentos militares rusos en Siria, general Alexandr Lapin, declaró el pasado 12 de septiembre que el 85% del territorio sirio ya está libre de los terroristas de Daesh y sus ramificaciones, como Al Nusra y otras. Hay una creciente fuga de los yihadistas a Jordania, Arabia Saudí y, en especial, a Irak.

También se incrementó la transferencia de dinero del Estado Islámico a la Unión Europea que, en el futuro, podría utilizarse para activar 'células dormidas' de los terroristas en Europa. Aparentemente, la guerra en Siria está terminando, pero, lamentablemente, esto no significa que el yihadismo esté muriendo, pues su creador, el 'Estado Profundo' (EEUU), está preparando otras misiones para sus integrantes.

Mientras tanto, está 'depurando' a sus 'terroristas' haciendo caer misiles y bombas selectivamente a los convoyes de vehículos y buses de los combatientes y sus familiares, que están abandonando Deir Ezzor con permiso de los rusos.

La CIA está tratando de encontrar y destruir todos los documentos en manos de los yihadistas de Daesh que pudieran aportar datos comprometedores sobre el papel de la CIA, la DIA y del Departamento de Estado en la diseminación del 'terrorismo programado' en Siria y, en general, en Oriente Medio.

Al ceder el control sobre Siria a Rusia y tras abolir el puesto de 'enviado especial para Siria', los estadounidenses han reconocido prácticamente una 'derrota estratégica' de Daesh en Siria, lo que no significa su final. Actualmente, los servicios de inteligencia de EEUU están 'salvando' a los mejores cuadros del yihadismo, sobre todo a los rusohablantes, para trasladarlos a Eurasia y, en especial, a Afganistán y Pakistán.

En realidad, los norteamericanos en Siria hacen con sus 'terroristas' lo mismo que habían hecho con los miembros del nazismo alemán a los que consideraban valiosos para la lucha contra la URSS después de la Segunda Guerra Mundial, o con los integrantes del Escuadrón 731 del Japón (especialistas en armas biológicas, que hicieron los experimentos más crueles en el Siglo XX).

Todos los criminales de guerra considerados de importancia para la seguridad nacional norteamericana fueron evacuados a países seguros, es decir, a territorios aliados o a EEUU para su posterior uso.

El creador de 'mad mullah' para aterrorizar a los soviéticos en Afganistán en los años 80, Zbigniew Brzezinski, está muerto, pero su consigna, 'Cualquiera que controle Eurasia, controlará el mundo', está incorporada por Washington en su doctrina 'Full Spectrum Dominance'.

Por el momento, eligieron a Afganistán para ser el nuevo 'califato' de Daesh, desde donde piensan enviar a sus yihadistas a sus vecinos, las exrepúblicas socialistas de Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, y su posterior traslado a Rusia. También Afganistán tiene frontera con China, Irán y Pakistán. Desde el 2001, Washington está considerando como necesario desestabilizar la situación en Asia Central a través del 'terrorismo programado' para detener el avance de Rusia y China hacia la creación de un mundo multipolar.

EEUU ya planificó su permanencia indefinida en Afganistán e hizo aumentar sus tropas en este país hasta los 12 mil efectivos, contando también con unos 30 mil mercenarios, de los cuales los medios de comunicación globalizados prefieren mantener silencio.

No se trata de estabilizar el país ni de fortalecer la democracia, algo de lo que les gusta a hablar a los líderes de la Casa Blanca. Barack Obama no lo pudo hacer ni con 70 mil soldados estadounidenses, 30 mil militares de la OTAN ni 100 mil mercenarios gastando 100 mil millones de dólares. Trump sigue manteniendo al actual Gobierno afgano con 35 mil millones de dólares al año.

Sin embargo, a lo que aspira el Gobierno de Trump no es solamente a seguir sin interrupción la producción del opio en Afganistán, que es aproximadamente de ocho mil toneladas al año, sino también hacer fracasar los intentos de Rusia de lograr un acuerdo con los talibanes respecto al futuro del país.

Washington está contra la llegada de este movimiento al poder. También el Departamento de Estado está interesado en hacer participar a la India en la zona y, a la vez, hacer trasladar la guerra de Afganistán a Pakistán y así, de paso, poner fin al 'corredor económico chino-paquistaní'.

La India es enemigo de Pakistán y, por eso, los líderes paquistaníes están interesados en mantener vínculos con grupos como los talibanes, que son capaces de mantener a la India fuera de Afganistán. Frente a esta estrategia paquistaní, Washington decidió acusar simplemente a Pakistán de ser "el paraíso para los terroristas".

Sin embargo, la causa principal de la irritación de la Casa Blanca y su decisión de desestabilizar a Pakistán radica en el acercamiento de este país a Rusia y, sobre todo, a China. Actualmente, cualquier país en Asia que se atreve a tratar de salir de la órbita de EEUU, inmediatamente se convierte en el blanco de los ataques terroristas del Estado Islámico.

Justamente cuando el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, estaba de gira en Moscú visitando a Putin, se produjo un atentado sanguinario perpetrado por el grupo insurgente Maute, afiliado a Daesh en Marawi, lo que obligó a Duterte a retornar inmediatamente a Filipinas.

También los últimos enfrentamientos entre budistas y musulmanes rohinyá en Myanmar (Birmania), uno de los 49 países del continente asiático, es parte de la estrategia estadounidense de hacer fracasar o simplemente no permitir la puesta en marcha del proyecto chino 'Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda' (BRI). Dicho proyecto está siendo promovido actualmente el presidente chino, Xi Jinping.

Myanmar está ubicado precisamente en el camino del BRI, igual que Afganistán y Pakistán. El proyecto chino conectaría Europa, Asia del Sur, Asia del Este, Asia Central y Oriente Medio. En total, abarcaría 60 países que poseen el 75% de todos los recursos energéticos del planeta, produce el 56% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y da albergue al 70% de la población mundial.

Por supuesto, EEUU no está dispuesto a tolerar esta injerencia en su 'divina misión' de hegemonía mundial. Como no tiene condiciones para hacer una guerra contra China, Rusia e Irán, apela a su táctica del 'caos' y 'terrorismo programado'.

Sin embargo, a pesar de los miles de millones de dólares que gastó en Siria, no pudo sacar del poder a Bashar Asad ni balcanizar el país debido al surgimiento de Rusia como una potencia militar con sus propios intereses geoestratégicos y geoeconómicos en Oriente Medio.

Los líderes de esta región se han dado cuenta de quién es quién y, uno tras otro, tuvieron que hacer esfuerzos para acercarse a Moscú. Inclusive el rey de Arabia Saudí, Salmán bin Abdulaziz, que era un enemigo mortal de Rusia, ya dejó de exigir la salida de Bashar Asad de la Presidencia de Siria y está preparándose para su viaje a la capital rusa.

Todos los países en Oriente Medio se han dado cuenta de que solamente los rusos pueden poner fin al conflicto sirio. Desde allí, todos los caminos actualmente llevan a Moscú.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Periodista peruana radicada en Rusia

La política del nuevo emperador francés

REBELIÓN 18 de septiembre del 2017 ESPAÑA

Rafael Silva

"Así donde Napoleón veía territorios y propiedades, Macron ve ahora empresas y negocios" . (Francisco Muñoz Gutiérrez)

En efecto, esos son los "dominios" del nuevo emperador francés. El actual inquilino del Palacio del Elíseo, Emmanuelle Macron, con sus hechuras frescas y su juvenil y dinámica apariencia, esconde aviesas maneras de gobernar que no defraudan en nada lo que de él se esperaba desde los más fervientes foros neoliberales.

Hoy día se le puede asociar con la efigie de la Europa en crisis, un joven que gobierna únicamente para los mercados, que dirigen su política a sangre y fuego: destrozo de derechos laborales, sociales y sindicales, aniquilación progresiva del Estado Social, instauración de un Estado policial y represor bajo la excusa de la seguridad pública y de la "lucha contra el terrorismo", y por supuesto, una "amistad inquebrantable" declarada hacia los Estados Unidos, precisamente cuando es dirigida por el insensible, ignorante y peligroso magnate Donald Trump, un perverso personaje altamente imprevisible, representante de la más peligrosa élite mundial.

Con personajes como Macron, el declive democrático de nuestro Viejo Continente se vuelve cada vez más palpable. Los tres sagrados principios de "Libertad, Igualdad y Fraternidad" de la Revolución Francesa parecen viejas bromas al lado de la situación política actual del vecino galo.

Ya durante la campaña electoral se presentó por parte de los medios de comunicación dominantes al proyecto de Macron como radicalmente distinto al de la candidata del FN, Marine Le Pen, cuando esto no era cierto. Pero los medios de comunicación convencionales, esos grandes ejércitos de periodistas al servicio del gran capital, poseen mucho poder, y lograron su objetivo: consagrar a Macron como el nuevo emperador francés.

Un nuevo emperador que ha despojado al republicanismo francés de sus auténticos valores, que tanto molestaban a las élites francesas y europeas en general. Molestaban el tamaño y la dimensión del Estado, sus intervenciones públicas, los derechos sociales de la ciudadanía, los mecanismos de regulación del mercado y las conquistas históricas del movimiento obrero. Había que aniquilar todo eso, y había que hacerlo desde una cara joven y amable, y ese ha sido Macron.

El republicanismo tenía que ser desmontado, y prácticamente lo ha sido. Y así, Macron, el nuevo emperador francés, viene a poner fin al clásico régimen republicano de su país, es decir, viene a demoler lo poco que ya se sostenía en pie en cuanto al sistema de derechos y libertades que respondían a la famosa Trilogía de la Revolución. Macron viene a instalar (como ya hicieran Papademos en Grecia o Monti en Italia durante los primeros años de la crisis) un sistema tecnocrático, únicamente pensado para gestionar la expansión total y completa del neoliberalismo. Una tecnocracia para extender todas las facetas del funcionamiento del país al ámbito neoliberal, a la óptica capitalista más descarnada. Bajo sus gobiernos, los ejes izquierda-derecha se difuminan, se minimizan, sus fundamentos se pierden, se amalgaman entre un rosario de propuestas que dicen no adscribirse a ninguno de los dos campos, y así, el mensaje que se ofrece a la ciudadanía es que las ideologías ya no sirven para nada, y que no tenemos otras alternativas.

Macron justifica sus decisiones desde esta óptica pragmática, que en el fondo obedece a los más crueles dogmas y mandatos neoliberales. Un Presidente que ha sido empujado, llevado en volandas por las élites francesas y europeas como la mejor opción para convertir la República francesa en una nueva República del capital con todas sus consecuencias. Este es el objetivo supremo del nuevo emperador francés.

¿En qué se manifiesta la evolución del Gobierno Macron? Básicamente se pretende un mayor predominio de la gran empresa, del mundo de los negocios en general, así como una devastación absoluta de las conquistas sociales y laborales que el movimiento obrero había arrancado durante siglos de lucha sindical, y que habían equilibrado un poco la balanza entre el capital y los más desfavorecidos.

Se pretende aniquilar todos los aspectos que cohesionan a la sociedad, todas las facetas dirigidas a conseguir una reducción de las desigualdades y de los altos niveles de exclusión social. Ahora ya todo eso no interesa. Estos niveles se volverán a disparar, porque no estarán en los objetivos de la sociedad que Macron está proyectando en Francia. Lo ha explicado muy bien Francisco Muñoz Gutiérrez en este artículo, donde nos basamos para el presente análisis.

Por una parte, Macron acaba de consolidar un nuevo Código Laboral, que ya ha presentado múltiples resistencias por parte de los sindicatos, adaptado a los tiempos de la expansión de la financiarización de los mercados y de la economía. Abundando en lo que ya existe, su reforma para impulsar la economía de Francia se centra en la flexibilidad del mercado especulativo, abandonando las "rigideces" a las que típicamente aluden los fanáticos neoliberales, es decir, las reglas del mercado de la seguridad laboral, y poniendo el foco en los derechos de propiedad y los tipos de contratos.

Una nueva vuelta de tuerca que pretende, en la misma línea de siempre, liberar de "cargas inútiles" a las empresas, y dotarlas de mayor "flexibilidad" para mejorar el alcance de sus fines. La empresa se convierte, según Muñoz Gutiérrez, en el nuevo "ciudadano francés".

La fijación sobre el mundo empresarial es constante para el nuevo emperador galo, ya que mientras limita al 30% la tasa impositiva a los ingresos del capital, elimina el impuesto a la riqueza sobre activos que no sean inmobiliarios, con el fin de incentivar el emprendimiento y la innovación.

La reforma de su Código del Trabajo es ciertamente brutal, pues pretende por ejemplo que los obreros ferroviarios (que actualmente se jubilan a los 52 años) se retiren ¡a los 70 años! Quiere imponer también la anulación de los contratos de trabajo por rama industrial (donde las empresas con muchos trabajadores/as obtenían mejores salarios y condiciones de trabajo, que se expandían a las menores), y pretende que en las empresas de menos de 50 trabajadores/as el contrato se decida aprobando o rechazando en asamblea empresarial la propuesta del patrón, sin intervención sindical. Como si estuvieran esos empleados en igualdad de condiciones con sus patronos.

Ante estos flagrantes ataques, los sindicatos han hecho llamamientos masivos a la huelga general, pero se encuentran con las campañas de desprestigio y deslegitimación lanzadas por el Ejecutivo. Además, su reforma también reduce a la mitad las indemnizaciones por despido injustificado, y facilita los despidos. Aumentar la edad de las jubilaciones, aumentar la intensidad del trabajo, reducir sus costes para las empresas (tanto en salarios directos como diferidos), reducir las prestaciones de todo tipo, y así podríamos continuar... En una palabra, instalar y generalizar la precariedad laboral en todos los ámbitos, sobre todo para los jóvenes, y destruir todas las conquistas sociales llevadas a cabo durante las últimas décadas.

El pasado día 12 tuvo lugar una jornada de movilizaciones por todo el país, en protesta ante las gravísimas medidas que se preparan por parte del Gobierno de Macron para el próximo día 22. No todas las centrales sindicales la convocaron, pues como decimos, el nuevo emperador juega muy bien sus cartas de cara a la concertación sindical. Las formas tampoco acompañan, pues la nueva ley que regulará el Código Laboral francés se adoptará a través de un procedimiento de urgencia, profundamente antidemocrático.

Esta reforma, que ha sido bautizada como "Reforma Laboral XXL" por su dureza y tamaño, se inscribe en una mayor hostilidad hacia la clase trabajadora que la que demostró el anterior presidente François Hollande. El objetivo final es flexibilizar lo más posible el mercado laboral francés, y ello, como hemos indicado, se lleva a cabo por varias vías. A partir de la aprobación de la ley será más complicado acudir a los tribunales para determinar el carácter arbitrario o no de un despido.

Y por su parte, las empresas multinacionales podrán justificar sus despidos por dificultades económicas únicamente atendiendo a su actividad dentro de Francia, sin atender al resto de los mercados internacionales. Es decir, que dará igual que en los mercados internacionales hayan obtenido beneficios, si su contabilidad en Francia arroja saldos negativos los/as empleados/as podrán ser despedidos. Ante todo ello, la popularidad del nuevo emperador francés disminuye por instantes, pues cada vez son más las personas que se oponen a su proyecto ultraliberalizador.

Como señala Philipe Alcoy al medio Izquierda Diario en esta entrevista, desde el pasado mes de Agosto Macron perdió hasta ocho puntos de popularidad, y sigue cayendo en picado. Y la reforma del Código Laboral solo es una pieza pensada dentro de un escenario mucho mayor, todo un esquema que prevé reconfigurar el modelo de Estado Social francés creado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Desde ese punto de vista, lo que Macron planea en Francia es un verdadero "Golpe de Estado Social" (en expresión de Philipe Alcoy).

En fin, como decimos, un ataque en toda regla al mundo laboral, ejecutado por el nuevo emperador francés, que previendo las resistencias que iba a suscitar su proyecto, ya compró los favores de algunos elementos situados en el ala derecha del "socialismo" galo, así como de algunos otros grupos sindicales que optan por la "concertación" para romper y aislar la influencia de los sindicatos franceses.

Con respecto al gasto público, Macron sostiene un política ambigua, poco clara y definida, aunque sus decisiones parecen más bien focalizadas en las reformas de la década de los años 90 llevadas a cabo en Canadá y Suecia, es decir, una especie de combinación entre políticas de corte keynesiano y reducciones de la multiplicidad de estratos administrativos de la burocracia francesa. Pero en la práctica, se observan recortes en los servicios públicos básicos (sanidad, educación, etc.) y endurecimiento de los requisitos para su acceso universal.

Macron es el típico gobernante solo preocupado por la tasa de ganancia de los grandes capitales, a los que favorece con la explotación masiva de sus trabajadores/as. Un proyecto ambicioso desde el punto de vista de los objetivos del capitalismo. Y también extremadamente peligroso.

Y lo más peligroso de todo: gracias a un sistema electoral injusto, y a la hegemonía de unos medios infames, Macron es hoy como Napoleón lo fuera en su momento, el gran emperador francés, trasplantado al siglo XXI. Y mientras, la izquierda social, sindical y parlamentaria francesa se rasga las vestiduras, pero sin una organización clara, y sin un plan de batalla concreto, potente y unitario. Así nos va.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

Kim Philby será homenajeado en Rusia

GRUPO EL HERALDO 5 de septiembre del 2017 ESPAÑA

Fue miembro de 'Los cinco de Cambridge', grupo compuesto por altos funcionarios de los servicios especiales del Reino Unido que trabajaron en la inteligencia soviética entre los años 1930 y 1950

El Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia celebrará este septiembre varios eventos en conmemoración de Kim Philby, miembro de 'Los cinco de Cambridge'.

Este grupo estaba compuesto por los altos funcionarios de los servicios especiales del Reino Unido que trabajaron en la inteligencia soviética entre los años 1930 y 1950. Sputnik cuenta la historia de este legendario espía.

El director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Narishkin, informó que este septiembre el organismo conmemorará la carrera de Kim Philby. Así, el 15 de septiembre se inaugurará una exposición en la que serán exhibidos efectos personales y condecoraciones del agente.

Además, en septiembre será presentado el nuevo retrato de Philby, que junto con los de otros agentes soviéticos, formará parte de la exposición llamada 'Ellos lucharon por la patria'. También, la televisión nacional rusa presentará un documental de dos series llamado Kim Philby. Guerra secreta.

Narishkin explicó que todo esto es un tributo al legendario agente de la URSS.

AGENTE SOVIÉTICO EN LA INTELIGENCIA BRITÁNICA

Harold Adrian Russell 'Kim' Philby nació en el 1912 en la India, en el seno de la familia del diplomático y miembro del Ejército británico, John Philby. El nombre 'Kim' se lo dio su padre por uno de los protagonistas de los libros del escritor británico Rudyard Kipling. Philby se graduó de la Universidad de Cambridge.

En el 1940, Philby empezó a trabajar en el Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido —también conocido como MI6—. Gracias a sus grandes habilidades y ascendencia, pronto se convirtió en vicedirector de la contrainteligencia del SIS, sección V. Luego, se ocupó de los estudios de las actividades soviéticas y comunistas en el Reino Unido.

En el verano del 1947, se fue a Estambul donde permaneció hasta el año 1949. Entre los años 1949 y 1951, encabezó la misión del SIS en Washington. Philby estableció contactos con el director de la CIA, Allen Dulles, y el director del Buró Federal de Investigación, John Edgar Hoover. Su candidatura hasta fue considerada para ocupar el puesto de jefe del Servicio de Inteligencia Secreto.

Después de que varios miembros de 'Los cinco de Cambridge' fallaran, Philby estuvo bajo sospecha por los servicios especiales de EEUU y el Reino Unido. En noviembre del 1952, fue interrogado por el servicio de contrainteligencia MI5, pero le dejaron en libertad debido a la falta de pruebas.

En el 1955 se jubiló; gracias a sus amigos de la inteligencia británica, que pensaban que él era víctima de las provocaciones del FBI y la CIA. Posteriormente, viajó al Líbano en calidad de reportero. A principios del 1963, Philby se fue de Beirut de manera ilegal gracias al apoyo de la inteligencia de la URSS y llegó a Moscú.

Entre los años 1963 y 1988 fungió como consejero de la inteligencia exterior de la KGB en los asuntos relacionados con los servicios especiales occidentales. En particular, Philby se encargó de entrenar a los espías. EEUU y Reino Unido consideran que fue el agente soviético más famoso que trabajó de incógnito en los servicios de inteligencia de los países occidentales.