Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2017-10-05

Ataques acústicos en La Habana: ¿’facción disidente’, enemigo ruso o falsa bandera?

CUBAINFORMACIÓN 29 de septiembre del 2017 ESPAÑA

José Manzaneda*

Ha sido la “serpiente de verano” en torno a Cuba: el supuesto “ataque acústico” con una “sofisticada arma” a 21 miembros de la Embajada de EEUU en La Habana, por el que el gobierno de Donald Trump –nos dice la prensa- habría incluso evaluado su cierre.

A falta de pruebas, ciertos medios utilizaban vías indirectas para acusar de este “incidente” a los servicios de inteligencia de Cuba. El diario español ABC dedicaba más de la mitad de una extensa noticia a las declaraciones de un supuesto “expreso político cubano”, que no tenía “ni un atisbo de duda” sobre la responsabilidad del Gobierno de Raúl Castro. Esta persona narraba las “prolongadas torturas auditivas” que sufrió en la cárcel mediante “ultrasonidos de alta amplitud de onda”. Para dar credibilidad a su relato, ABC señalaba que hace años denunció las “violaciones de los derechos humanos en Cuba ante el Consejo General de Naciones Unidas” con “sede en Ginebra”.

Efectivamente, esta persona, Luis Zúñiga Rey, habló en el 2004 ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Lo que no dice ABC es que lo hizo en calidad de representante del Gobierno de EEUU, pocos meses después de la invasión de Irak. Agente de la CIA desde los años 70, Luis Zuñiga es uno de los más destacados terroristas de la ultraderecha cubanoamericana.

Detenido en el 1974 cuando entraba en Cuba en una embarcación repleta de armas y explosivos, fue condenado a 30 años, de los que cumplió 14. Ya en EEUU, dentro de la Fundación Nacional Cubano Americana, organizó su ala paramilitar, el llamado Frente Nacional Cubano, organizando y financiando numerosos atentados, 9 contra Fidel Castro y decenas contra instalaciones turísticas de la Isla.

Luis Zúñiga, por cierto, jamás había denunciado hasta ahora que hubiera sufrido “torturas auditivas” en Cuba, lo que hace pensar en una burda “actualización” de su relato para regresar al escenario mediático.

La gran prensa norteamericana introducía de nuevo al enemigo ruso en el supuesto “ataque sónico”: CBS News y la revista Newsweek recordaban cómo ya “los soviéticos bombardearon la Embajada de EEUU en Moscú con radiación de microondas durante más de 20 años”. Algo que recogía el diario español El Mundo para aludir a “una reedición de lo que sucedía durante la Guerra Fría”. El diario El País, por su lado, lanzaba la hipótesis de que “un tercer rival de EEUU -se habla de Rusia, Irán o Corea del Norte- llevó a cabo el ataque, quizá con ayuda de agentes cubanos díscolos”.

Pero hay un dato clave –silenciado o minimizado por los medios- que convierte en un sinsentido político la supuesta agresión de la Inteligencia cubana a EEUU: que los citados incidentes, aunque denunciados este verano, se iniciaron en noviembre del 2016, justo cuando avanzaba el diálogo Cuba-EEUU y pocos predecían el retroceso para el mismo que supuso la victoria electoral de Donald Trump. Pero a esto, por supuesto, también le buscaban una oscura explicación ciertos medios internacionales. El País apuntaba a “disidentes del aparato de inteligencia cubano” que tratarían de “boicotear el deshielo entre Washington y La Habana”. El diario argentino Clarín aseguraba que “los investigadores” examinan la posibilidad de “una facción rebelde de los servicios de seguridad cubanos, un tercer gobierno (como Rusia) o alguna combinación de ambos”.

Mientras, la ultraderecha cubanoamericana, que ya vuelve a pilotar parte de la política exterior de EEUU, ha aprovechado el asunto para exigir la expulsión del cuerpo diplomático cubano en Washington y el cierre de la Embajada en La Habana, apenas dos años después de reabierta por orden de Barack Obama.

Lo extraño es que a ninguno de estos grandes medios, tan dispuestos a exponer a sus lectores las hipótesis más oscuras -apunten a Rusia, Corea del Norte o Cuba-, se les haya ocurrido siquiera sugerir la remota posibilidad de que nos encontremos ante un nuevo incidente de “falsa bandera”. Como el Maine o Tonkín, uno más en la historia creativa de la Comunidad de Inteligencia de EEUU.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Coordinador de Cubainformación

Cataluña: callejón sin salida

LA JORNADA 29 de septiembre del 2017 MÉXICO

Editorial

El pulso entre los gobiernos de España y Cataluña ante el referéndum por la independencia de este último, que las autoridades de Barcelona se empeñan en llevar a cabo a pesar de la criminalización de la consulta por parte de las instituciones de Madrid, ha llegado a una ruta de confrontación a la que no se le ve salida, como no sea el ahondamiento del encono entre ambas posiciones.

En días pasados el gobierno que encabeza Mariano Rajoy empezó a capturar y a sancionar legalmente a diversos funcionarios y empresarios catalanes, y a criminalizar todo lo relacionado con el referéndum, con la esperanza ilusa de que de esa forma lograría amedrentar a los independentistas y hacerlos desistir de su propósito.

Como era de esperar, tal política, lejos de disuadir los afanes separatistas, los ha fortalecido y, en buena medida, legitimado: el brutal autoritarismo, la cerrazón y el espíritu marcadamente antidemocrático con que el Palacio de la Moncloa se ha comportado ante el proceso independentista son, por sí mismos, una exposición de motivos para quienes desean una Cataluña soberana al margen del Estado español.

En efecto, si bien es cierto que las dirigencias de Junts pel Sí y la Convergència Democràtica de Catalunya (CUP), que tienen la mayoría en el parlamento de Barcelona, trazaron una ruta política aventurada y poco realista hacia la independencia, ello se explica en buena medida ante la absoluta negativa de Madrid a negociar, e incluso a discutir, los principios constitucionales que cierran la puerta a una reconfiguración federalista de España, y no se diga al reconocimiento del derecho a la autodeterminación que asiste a todos los pueblos, de acuerdo con los protocolos internacionales de los derechos humanos y múltiples resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Tradicionalmente, tanto los gobiernos españoles socialistas como los de derecha han respondido con un rotundo "no" a cualquier concesión a las comunidades autónomas –la vasca y la catalana, en primer lugar– tal y como están establecidos en la Constitución de 1978, lo que no deja a los separatismos de la Península ibérica otro camino que el de las acciones unilaterales.

Es particularmente deplorable, por lo demás, que un régimen que se dice democrático haya llegado hasta el punto de imputar, perseguir y encarcelar a quienes tratan de recurrir al mecanismo democrático por excelencia, que es el del sufragio popular, para tomar decisiones trascendentales.

En tal circunstancia, la realización del referéndum independentista previsto para el próximo domingo amenaza con resultar un fracaso para todos: los gobernantes catalanes, que difícilmente podrán pasar por encima del aparato judicial, policial y hasta militar que el gobierno de Mariano Rajoy ha movilizado para evitar la realización de la consulta, pero también para el bando españolista, heredero de la consigna franquista "España Una, Grande, Libre", que en lo sucesivo llevará el estigma de haber impedido manu militari la libre expresión de la voluntad popular y de haber enviado a la cárcel a ciudadanos que no habrán cometido más delito que el de procurar transformaciones políticas por medios pacíficos.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

La paz mundial está en peligro

POR ESTO! 21 de septiembre del 2017 MÉXICO

Gustavo Robreño*

Posiblemente como nunca antes, con posterioridad al fin de la Segunda Guerra Mundial y a la creación de la Organización de Naciones Unidas, la paz mundial se halle ante situación tal de amenazas y peligros, poniendo incluso en duda el futuro de la propia humanidad.

Todo el que haya tenido conocimiento del discurso del presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, ante el perplejo y escandalizado plenario del 72 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, no puede menos que llegar a la conclusión de que el mundo ha entrado en una fase altamente riesgosa y que su porvenir descansa hoy en buena medida en manos de quien pueda reaccionar con insolencia, agresividad e imprudencia ante los más graves conflictos de la especie y sus escenarios.

Para los que oyeron espantados sus discursos de campaña electoral pero dudaban que esos límites se traspasaran por el candidato una vez en la Casa Blanca, seguramente resultó una nueva sorpresa, añadida a las que ya las ha brindado el pintoresco mandatario.

En momentos en que el imperio por él conducido es responsable de la mayor parte de las guerras y amenazas de guerra que abundan en las más diversas regiones del planeta, resultaron increíbles las referencias presidenciales al concepto de soberanía que dice defender e interpretar como “gran amigo del mundo” y sobre todo de sus aliados, según afirmó.

A nadie podrá hacer creer la pirueta dialéctica de que Estados Unidos, para defender su soberanía supuestamente amenazada no se sabe por quién, deberá hacer trizas entonces la propia soberanía de quienes no concuerden con su modo de vida o con la filosofía del Imperio en todas sus dimensiones.

Que “no buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie”, es una falacia que se cae por su propio peso, cuando observamos objetivamente la situación del mundo de hoy. Mientras pretende que todos hagan su voluntad o satisfagan sus intereses, es capaz de decir sin ruborizarse que “ya no se puede tomar ventaja o entrar en un acuerdo unilateral donde Estados Unidos no obtenga nada a cambio”.

Nada más evidente, en este sentido, que las críticas hechas a las Naciones Unidas como organización burocrática e ineficiente, a la cual amenazó con reducir su contribución financiera si ésta no se convierte -según el magnate- “en defender mucho más efectivo de la dignidad humana y la libertad”. Fue una ofensa gratuita y prepotente a todos los estados miembros -sin excepción- y a sus funcionarios, incluido el secretario general.

Cuando el genocida George W. Bush hijo abandonó en una ocasión el podio de la ONU, el ex presidente venezolano Hugo Chávez exclamó: “Aquí huele a azufre todavía…” La histórica frase de Chávez hoy puede ser repetida.

¿Es el consumismo la nueva "droga dura" de las sociedades occidentales?

TELESUR 22 septiembre del 2017 VENEZUELA

Germán Gorraiz López*

El actual sistema dominante o establishment utilizaría la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas.

  • La manipulación de las masas*

Edward L. Bernays, sobrino de Sigmund Freud y uno de los pioneros en el nestudio de la psicología de masas, escribió en su libro Propaganda (1.928), “La manipulación deliberada e inteligente de los hábitos estructurados y de las opiniones de las masas es un elemento importantes en las sociedades democráticas. Aquellos que manipulan este oculto mecanismo de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder dirigente de nuestro país. Somos gobernados, nuestras mentes están amoldadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran medida por hombres de los que nunca hemos oído hablar”.

Asimismo, fundamenta el sustento de todos los sistemas de gobierno en la “manipulación de la opinión pública”, al afirmar que “los Gobiernos, ya sean monárquicos, constitucionales, democráticos o comunistas, dependen de la aquiescencia de la opinión pública para llevar a buen puerto sus esfuerzos y, de hecho, el Gobierno sólo es Gobierno en virtud de esa aquiescencia pública”. En otro de sus libros, “Cristalizando la opinión pública”, desentraña los mecanismos cerebrales del grupo y la influencia de la propaganda como método para unificar su pensamiento.

Así,según sus palabras “la mente del grupo no piensa, en el sentido estricto de la palabra. En lugar de pensamientos tiene impulsos, hábitos y emociones. A la hora de decidir su primer impulso es normalmente seguir el ejemplo de un líder en quien confía. Este es uno de los principios más firmemente establecidos por la psicología de masas”, por lo que la propaganda del establishment será dirigida no al sujeto individual sino al Grupo en el que la personalidad del individuo unidimensional se diluye y queda envuelta en retazos de falsas expectativas creadas y anhelos comunes que lo sustenta.

  • La manipulación mediática*

El estadounidense Harold Lasswell (uno de los pioneros de la “mass comunicación research”), estudió después de la Primera Guerra Mundial las técnicas de propaganda e identificó una forma de manipular a las masas (teoría de “la aguja hipodérmica o bala mágica”), teoría plasmada en su libro “Técnicas de propaganda en la guerra mundial (1.927) y basada en “inyectar en la población una idea concreta con ayuda de los medios de comunicación de masas para dirigir la opinión pública en beneficio propio y que permite conseguir la adhesión de los individuos a su ideario político sin tener que recurrir a la violencia”. A ello, contribuye el encefalograma plano de la conciencia crítica de la sociedad actual favorecida por una práctica periodística peligrosamente mediatizada por la ausencia de la exégesis u objetividad en los artículos de opinión y el finiquito del código deontológico periodístico que tendría su plasmación en la implementación de la autocensura y en la sumisión “nolis volis” a la línea editorial de su medio de comunicación (fruto del endemismo atávico de la servidumbre a los poderes fácticos del status quo) y que habrían convertido al periodista en mera correa de transmisión de los postulados del establishment o sistema dominante.

  • ¿Hacia el Individuo Multidimensional?*

El sociólogo y filósofo alemán Herbert Marcuse, en su libro “El hombre Unidimensional (1.964), explica que “la función básica de los medios es desarrollar pseudonecesidades de bienes y servicios fabricados por las corporaciones gigantes, atando a los individuos al carro del consumo y la pasividad política”, sistemas políticos que serán caldo de cultivo del virus patógeno conocido como “autos-kratos” o autocracia. La autocracia sería una forma de Gobierno ejercida por una sola persona con un poder absoluto e ilimitado, especie de parásito endógeno de otros sistemas de gobierno (incluida la llamada democracia formal), que partiendo de la crisálida de una propuesta partidista elegida mediante elecciones libres, llegado al poder se metamorfosea en líder Presidencialista con claros tintes totalitarios (inflexible, centralista y autoritario), lo que confirma el aforismo de Lord Acton “El Poder tiende a corromper y el Poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Sin embargo, gracias a la interactividad que proporcionan las redes sociales de Internet (el llamado Quinto Poder que enlaza y ayuda a la formación de las identidades modernas), se estaría rompiendo el endémico aislamiento y pasividad del individuo sumiso y acrítico de las sociedades consumistas occidentales (Hombre unidimensional). Así, estaría ya surgiendo un nuevo individuo reafirmado en una sólida conciencia crítica, sustentado en valores caídos en desuso pero presentes en nuestro código atávico como la solidaridad y la indignación colectiva ante la corrupción e injusticia imperantes y dispuesto a quebrantar las normas y las leyes impuestas por el sistema dominante, Individuo Multidimensional generador de un tsunami popular de denuncia del actual déficit democrático, social y de valores e instaurador del caos constructivo que terminará por diluir el opiáceo inhibidor de la conciencia crítica (consumismo compulsivo).

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Analista económico y geopolítico

De terremotos, economía y devastación neoliberal

LA JORNADA 28 de septiembre del 2017 MÉXICO

John Saxe-Fernández*

"El Estado no está respondiendo a esta tragedia, somos nosotros los que estamos dando la cara", dijo Monserrat González, joven de 24 años, a David Marcial Pérez (El País, 23/9/17) mientras César Deciga, de 22 años, estudiante de la UNAM, puntualizó: "(E)l terremoto ha demostrado que hay mucha fuerza civil, pero falta organización. Nuestro sistema político es muy deficiente en términos de organización social. Podríamos hacer mucho más, pero toda esta energía se pierde por culpa de los políticos. Es lo mismo que pasó en el otro terremoto, el de 1985. Mi papá estuvo ahí y ahora me toca a mí".

En su reflexión sobre "los jóvenes, a la vanguardia de la reconstrucción", Marcial acierta al observar que estas decenas de miles de jóvenes viven "su primera experiencia de acción colectiva", protagonizando "una formidable y masiva demostración de solidaridad que desborda las necesidades de ayuda ciudadana después del terremoto".

Es una generación a la que se ha visto a “la sombra de la pasividad y el ensimismamiento digital” y a pesar de ser muchos más que sus pares europeos y su extraordinaria movilización, sus márgenes de participación política (bajo el prianismo) han sido muy estrechos. Además, es crucial decirlo: sufren los más altos costos de un diseño neoliberal que alienta la inseguridad humana y el capitalismo de cuates que devasta al aparato productivo, que les precariza el empleo, los despoja de bienestar y les roba futuro y país.

Sin embargo, la honda tragedia del terremoto hermanó a jóvenes profesionistas y estudiantes con peones o aprendices de oficios: "adolescentes que ya trabajan de albañiles, electricistas, fontaneros, que ganan apenas 50 pesos diarios". (Ibidem)

Entre la generación del 1985 y la del 2017, desde el sexenio de Miguel de la Madrid, seguido de la usurpación electoral de Salinas y el de Zedillo hasta el 2000 y de ahí en adelante en medio de desaseos electorales de Fox y Calderón del PAN y de vuelta al PRI con EPN, se acentuó, como nunca antes en la historia, la capacidad de los dueños del capital en México de capturar los instrumentos de Estado al calor de un régimen acreedor a ultranza, manejado en lo macroeconómico por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por rama a cargo del Banco Mundial (BM) y el BID. No es el resultado de algo inevitable, como dice el "globalismo pop", sino de una entreguista negociación de la crisis deudora del 1982.

¿Qué desencadenó la política económica vigente en los 32 años entre-terremotos? Empobrecimiento, explotación, desigualdad extrema y una brutal atrofia de la economía por las recetas contraccionistas en medio de riesgos deflacionarios: reducción de la masa monetaria y recortes a la inversión pública productiva. Bajo el FMI-BM, eliminaron subsidios al transporte, alimentos, educación, ciencia y tecnología. Con el "fondomonetarismo" aumentó la vulnerabilidad ante catástrofes naturales como las sufridas por la nación durante este mes de septiembre del 2017 al que llegamos con un deterioro alarmante de los fundamentos de la paz social y de la "seguridad humana". Con más de 250 mil bajas desde el 2007 a la fecha; poco más de 30 mil desaparecidos y Ayotzinapa y sus 43 normalistas rurales en nuestras mentes y corazones, quedó manifiesto el colapso de la "seguridad humana" en el país.

"En última instancia", dicen los voceros de Naciones Unidas, "la seguridad humana significa un niño que no llegó a morir, una enfermedad que no se propagó, un empleo que no fue eliminado, una tensión étnica que no degeneró en violencia, un disidente que no fue silenciado" y, además, es necesario agregar decenas de edificios, de familias y niños que no se colapsaron, desaparecieron o fueron aplastados bajo el peso de la codicia de inmobiliarias corruptas y corruptoras y de funcionarios y políticos venales e impunes. Los mismos que dieron aval al incalificable desvío de recursos a la especulación en las bolsas de valores globalizadas y al gasto no productivo (privilegiaron no el interés público sino el servicio de la deuda y el rescate multimillonario de sus cuates del Fobaproa-IPAB).

Ante la movilización e impulso de los jóvenes, recordar que es necesario detener la devastación que ocasiona la fuerza que manda a los políticos: la avaricia de la acumulación capitalista. Para el 1% la nación y la universidad son mercancías. Bienes privados y no públicos. Las trabas presupuestales son la receta del BM para canalizar funciones y bienes públicos al 1% de acá y allá. Quieren todo: tierra, trabajo y, como advirtió Alfredo Figueroa desde Aristegui-Noticias, intentan aniquilar lo poco de democracia que hay, privatizando los procesos electorales.

Los empleos se precarizan y el salario se desploma. Pero según Oxfam y datos de Forbes, la riqueza de los 15 mexicanos con más de mil millones de dólares equivalía a 25 mil 600 millones de dólares en 1996. En sólo ocho años pasó a 142 mil 900 millones de dólares.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Doctor en Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México

Intervenciones de la voluntad electoral

REBELIÓN 28 de septiembre del 2017 ESPAÑA

Fredes Luis Castro*

Gregory J. Martin y Ali Yurukoglu publicaron una notable investigación en la American Economic Review de este mes de septiembre, titulada Sesgos en los informativos por cable: persuasión y polarización. Concentraron sus esfuerzos en determinar el grado de influencia de la cadena Fox en el desenvolvimiento electoral de sus televidentes, y descubrieron que goza de capacidad para movilizar a los simpatizantes de la derecha política, para que materialicen su preferencia a favor de algunos de los candidatos de este espectro ideológico.

De acuerdo a los académicos de las universidades de Emory y Stanford, Fox News manifiesta una influencia creciente en cada proceso electoral. Se atreven a conjeturar que de no haber existido Fox News el voto a favor del partido republicano habría sido 0,46% menor en las elecciones presidenciales del año 2000, 3,59% menor en las del 2004 y 6,34% menor en las del 2008 (la incidencia aumentativa es explicada por el incremento de espectadores y la intensificación del sesgo conservador de los comunicadores).

A partir del trabajo de Martin y Yurukoglu, la especialista en estudios económicos Isabel V. Sawhill y la investigadora del Brookings Institution Eleanor Krause publicaron un artículo en el que indican que el 40% de los votantes de Trump afirmaron que Fox News fue su principal fuente informativa, mientras que los electores de Hillary Clinton diversificaron sus fuentes entre CNN, MSNBC, Facebook y cadenas locales. Sawhill y Krause se preocupan por la influencia que pueden alcanzar las plataformas informativas cuando sus sesgos ideológicos, al superponerse con determinadas variables demográficas y sociales, determinan, por un lado, el comportamiento electoral, y magnifican, por el otro, la división política nacional.

Concluyen su artículo con una advertencia y una consecuencia lógica: “En la medida que el dinero o una mayor concentración desempeñen un rol cada vez más importante en la programación por cable, el control de los medios podría erigirse en el factor determinante del éxito electoral.”* La consecuencia lógica es que se beneficiará el partido político que goce de las mejores conexiones con los representantes del dinero o la concentración mediática, en el caso estadounidense el partido republicano.

Un experimento social

En el mes de septiembre del 2012 la revista Nature publicó los resultados de un experimento que involucró a millones de personas, llevado a cabo por tres académicos de la Universidad de California (entre ellos, el profesor de genética médica James H. Fowler) y un cientista de datos de Facebook. A través de una metodología que dirigió aleatoriamente mensajes promoviendo la participación electoral a 61 millones de electores estadounidenses, verificaron la efectividad de la influencia online para generar “autoexpresión política”, búsqueda de información pertinente y participación concreta en el evento electoral. “Más aún, los mensajes no sólo influyeron en los usuarios que los recibieron sino también en los amigos de los usuarios y amigos de esos amigos.”

Los autores de este perturbador experimento reconocieron que experiencias anteriores dieron cuenta del escaso impacto que este tipo de militancia produce entre los sufragantes, pero enfatizan la diferencia de escala que supone la proyección online, virtualidad en la que un pequeño cambio comprende a millones de hombres y mujeres.

Además, como muchas elecciones son competitivas, estos cambios podrían afectar los resultados finales. Por ejemplo, en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos del 2000, George Bush venció a Al Gore en Florida por 537 votos (menos del 0,01% de los votos emitidos en Florida). Si Gore hubiera ganado Florida, habría ganado la elección.

Los firmantes del experimento sugieren que Facebook fue responsable, en la disputa congresista del 2010, en forma directa, de un aumento en la participación electoral por un cifra aproximada a los 60 mil votantes, e indirectamente, como consecuencia del “contagio social”, de otros 280 mil votantes. “Los resultados de este estudio tienen muchas implicancias. En primer lugar, la movilización política online funciona”.

Los articulistas anticipan que a medida que se abarate y multiplique la disponibilidad de datos, experimentos de este tipo se realizarán con mayor regularidad. Las líneas finales contienen un pronunciamiento con pretensión esperanzadora, pero que se lee como distópica amenaza literaria:

Si verdaderamente queremos comprender y mejorar nuestra sociedad, nuestro bienestar y el mundo que nos rodea, será importante utilizar estos métodos para identificar qué comportamientos del mundo real son merecedores de intervenciones online.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Abogado argentino. Analista internacional