Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2018-01-05

Cuba y los retos para mantener el socialismo

EL HERALDO CUBANO 1ro.de enero del 2018 CUBA

Arthur González*

El 2018 se presenta como un año complejo para Cuba, tanto económica como políticamente.

Por una parte, se fortalece la guerra económica, comercial y financiera impuesta desde hace 58 años por Estados Unidos, con el objetivo de hacerle creer al pueblo que el sistema socialista es ineficiente e incapaz de satisfacer sus necesidades; por la otra, se avecina un cambio de la generación histórica de la Revolución, dándole paso a actores más jóvenes.

Cuando en el 1962 la CIA diseñó esa guerra económica, pretendía que el pueblo cansado de las penurias se alzara contra el gobierno; por tales razones no la eliminan, a pesar de la votación favorable en la Asamblea General de Naciones Unidas contra ese criminal bloqueo.

Barack Obama, con su abierta política subversiva tampoco la eliminó, las frágiles medidas que aprobó fueron encaminadas al sector del trabajo no estatal; a pesar de sus anuncios nunca el Estado cubano pudo hacer transacciones financieras con el empleo del dólar, y fue el presidente que más multas impuso a los bancos que osaron aceptar alguna operación hacia o desde Cuba.

Lo mismo hacen contra Venezuela, con la pretensión de ahogar su economía y que su efecto repercuta en la cubana, algo que ya se siente en la isla.

Pero el mayor reto que hoy afronta Cuba es, entre otros problemas, la corrupción que cual enfermedad infecciosa afecta a la sociedad en general, algo reconocido por los máximos dirigentes de la Revolución y aprovechado por los yanquis en sus planes y operaciones para desmontar el socialismo.

La experiencia obtenida por Estados Unidos en su accionar contra el socialismo en Europa del Este, está presente en el actual diseño estratégico contra Cuba y otros países con gobiernos no aceptables para Washington, situación que nunca debe menospreciarse.

Fidel Castro lo analizaba con toda objetividad el 17 de noviembre del 2005 en el Aula Magna de la Universidad de la Habana, cuando explicaba a los estudiantes los complejos problemas que enfrentaba el mundo y Cuba, al reflexionar las causas del derrumbe del socialismo, preguntándoles:

“¿Es que las revoluciones están llamadas a derrumbarse, o es que los hombres pueden hacer que las revoluciones se derrumben? ¿Pueden o no impedirlo los hombres, puede o no impedir la sociedad que las revoluciones se derrumben? ¿Creen ustedes que este proceso revolucionario, socialista, puede o no derrumbarse?”

Al referirse al tema de la corrupción reflexionaba con entera franqueza:

“¿Cuántas formas de robo hay en este país?

¿Puede ser o no irreversible un proceso revolucionario? ¿Cuáles serían las ideas o el grado de conciencia que harían imposible la reversión de un proceso revolucionario? Cuando los que fueron los primeros, los veteranos, se vayan desapareciendo y dando lugar a nuevas generaciones de líderes, ¿Qué hacer y cómo hacerlo? Si nosotros hemos sido, al fin y al cabo, testigos de muchos errores, y ni cuenta nos dimos”.

Más adelante sentenciaba:

“Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra”.

La CIA no está ajena a esta situación y dada su experiencia trabaja por aprovechar cada brecha; no en balde su ex director Allen Dulles, al explicar la estrategia contra la URSS en la 2da mitad del siglo XX, afirmaba:

“Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder (…) Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros falsos y les obligaremos a creer en ellos”. (…) En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas como innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado”.

Con la llegada a la Casa Blanca del presidente Ronald Reagan, sus ideólogos retomaron esa línea de acción, naciendo el denominado Programa Democracia, dado a conocer el 9 de junio del 1982 en su discurso ante el Parlamento Británico.

En aquella intervención Reagan explicó:

“Entre todos tenemos que emprender acciones para una campaña por la democracia, nutrir la estructura de la democracia, el sistema de la prensa libre, sindicatos, partidos políticos, universidades, todo lo que permita a los pueblos escoger su propio camino. (…) No seamos tímidos por más tiempo, vayamos con nuestro poderío y ofrezcamos esperanza. Digámosle al mundo que una nueva era es factible”.

El propósito era transformarlo todo en las sociedades socialistas desde adentro, desencajar el orden interno, fabricar y estimular una contrarrevolución con la fachada de la defensa de los derechos humanos y corromper a todo el que pudieran, con el fin de imponer el sistema capitalista.

En ese sentido, Caspar Weinberger, su ministro de Defensa, confesó:

“Adoptamos una estrategia abarcadora que incluía la guerra económica…una campaña silenciosa, trabajando a través de nuestros aliados y utilizando otras medidas…”

La Revolución cubana tiene que tomar fuertes e inmediatas medidas para sanear la compleja situación que tiene hoy la economía, lastrada por hechos de corrupción y robo en esferas importantes como el combustible, los alimentos y los medicamentos, entre otras, porque el malestar se generaliza en la población y es un factor que los yanquis aprovechan para sus campañas subversivas.

No por gusto Obama expresaba el 17 de diciembre del 2014:

“Continuaremos abordando los temas relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba (…) podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso…Continuamos pensando que los trabajadores cubanos deben tener la libertad de crear sus sindicatos, así como los ciudadanos deben tener la libertad de participar en los procesos políticos … insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro”.

El socialismo se construye sobre bases morales y éticas socialistas y si estas se debilitan puede suceder lo que alertaba Fidel.

Ante estos retos el combate es de todos y solo así se alcanzará la victoria, pues como dijo José Martí:

“Vence el que insiste”

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista cubano, editor del blog El Heraldo Cubano

Brasil: Lula va a resistir

PÁGINA 12 14 de diciembre del 2017 ARGENTINA

El exmandatario defendió su inocencia y dijo que la condena de Moro tiene una motivación “más política que jurídica”

Dario Pignotti

Ensayo y error del golpismo. Los índices de popularidad de Luiz Inácio Lula da Silva encendieron las alarmas del Palacio del Planalto y el mercado. El rostro cada día más demacrado del presidente Michel Temer tal vez retrate esa preocupación ante la “amenaza” del retorno de Lula, la cual también influyó en la tendencia negativa mostrada por la Bolsa de Valores de San Pablo en los últimos días.

Igualmente preocupado está el brazo más partidizado del Poder Judicial, vinculado a la causa Lava Jato, que condenó al líder del Partido de los Trabajadores (PT), en primera instancia, a nueve años y medio de prisión. Al parecer el juez Sergio Moro y su “Grupo de Tareas de Curitiba” (así se los llama a los fiscales y policías) entendieron que ese fallo sería lapidario para el prestigio del imputado y acabaría con su carrera política.

Error: luego del muy mediatizado anuncio de la condena el precandidato del PT siguió mejorando en los sondeos con vistas a las presidenciales del 7 de octubre del 2018. Y ya hay algunas encuestas que lo dan como eventual vencedor en primera vuelta. Lula cuestionó hace pocos días, durante un encuentro petista en Brasilia, la falta de pruebas en su contra en un proceso al que criticó por su motivación “más política que jurídica”. “Lean la sentencia”, propuso. “Defiendo mi inocencia, si hay algo de lo que abro mano es de mi honra, ni ante Moro, ni ante” otros magistrados. Son los jueces los que tienen que demostrar la culpa que hasta ahora no se ha probado, “quiero ser declarado inocente para poder ser presidente”.

Una vez comprobada la ineficacia de Moro para mitigar la popularidad del condenado en primera instancia e influir en las elecciones entró en la cancha el Tribunal Regional Federal No. 4 (TRF-4).

Esa cámara de apelaciones anunció esta semana que el 24 de enero presentará su fallo sobre la causa tramitada originalmente en el juzgado federal de Curitiba. Lo sorprendente fue la celeridad del TRF-4. En general los dictámenes de ese tribunal de alzada de Porto Alegre demoraron más de un año.

Con el expediente de Lula, en cambio, todo fue “mucho más rápido para poder proscribirlo, está claro que los responsables del golpe están asustados” afirmó ayer el jefe del bloque de senadores petistas Lindbergh Farias.

El senador y el diputado Paulo Pimenta presentaron un resumen de la estrategia judicial en curso: al anticipar el anuncio de su veredicto en enero, cuando todavía está de feria el Supremo Tribunal Federal, el TRF-4 pretende que Lula sea alcanzado por la Ley de la Ficha Limpia, por la cual nadie puede ser candidato si hay una sentencia firme en su contra.

Con la aceleración de los tiempos se buscaría que Lula, a pesar de las eventuales apelaciones, no pueda presentar su candidatura en agosto del año que viene.

De campera clara el líder petista aprobó con un gesto la denuncia de los parlamentarios Farias y Pimenta durante el evento en Brasilia.

Con la misma campera participó por la noche en un acto organizado en el sindicato de los bancarios tras visitar una organización de mujeres recicladoras de residuos.

Se lo notaba algo cansado y con el rostro bronceado después de su reciente caravana por ciudades de Río de Janeiro, donde habló ante miles de seguidores. La comunicación directa con la población le ha permitido contrarrestar la metralla de noticias que buscan descalificarlo y sacralizar a los magistrados.

Al derrocar a Dilma Rousseff en mayo del 2016 los responsables del golpe híbrido (parlamentario-mediático-judicial) partieron de la hipótesis de que el régimen generaría una candidatura propia capaz de vencer en el 2018 y erradicar definitivamente al “lulopetismo”.

Con el correr de los meses esa hipótesis se demostró equivocada. Porque a pesar del biombo desinformativo los casos de corrupción de Temer tomaron estado público igual que la indulgencia con que algunos magistrados trataron esos ilícitos. Una condescendencia judicial que se repite con otros imputados como el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, eventual candidato presidencial por el Partido de la Socialdemocracia Brasileña.

Sucede que el conservador Alckmin cuenta con el 7% de apoyo, una medición baja, muy alejada del 34% de Lula.

Ante esa orfandad de candidatos convencionales se hicieron ensayos con una serie de outsiders, como el empresario y alcalde de San Pablo Joao Doria, y el animador televisivo Luciano Hulck, que tampoco se mostraron competitivos.

Estos intentos fallidos por derrotar al expresidente mediante experimentos electorales u obstruir su retorno con artilugios legales no harán desistir al gobierno de Temer ni a sus socios mediáticos y judiciales. Todo indica que se avecinan tiempos de guerra política ante la cual la opción a ser seguida es la “resistencia” dijo ayer Lula. Sabe que sea o no sea candidato, de todos modos será un factor determinante en octubre del año que viene.

Selección en Internet: Raquel Román Gambino

Saqueo de recursos y neocolonialismo: la sangría del oro negro africano

LA HAINE 18 de diciembre del 2017 ESPAÑA

En África, el saqueo de materias primas continúa y, como en tiempos de las colonias, su transformación se realiza en el Norte

Jérôme Duval*

Los países llamados “en vías de desarrollo” (PED) de hoy reemplazan a las colonias de ayer: las grandes empresas multinacionales occidentales se establecen en las antiguas colonias, invierten allí y de allí extraen los recursos para acumular descomunales beneficios que se evaden a los correspondientes paraísos fiscales.

Todo ello se desarrolla bajo la mirada benévola de las corrompidas elites locales, con el apoyo de los gobiernos del Norte y las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) que exigen la amortización de las deudas odiosas heredadas de la colonización.

Por el apalancamiento de la deuda y de las políticas neocapitalistas impuestas que la condicionan, las poblaciones expoliadas pagan todavía el crimen colonial de ayer y las elites lo siguen perpetuando hoy subrepticiamente, es lo que se ha convenido en denominar el neocolonialismo.

Transformar las materias primas para venderlas al país productor

En África, el saqueo de materias primas continúa y, como en tiempos de las colonias, su transformación se realiza en el Norte, antes que el producto vuelva, eventualmente transformado, al país productor de la materia prima, que pierde en el intercambio los beneficios de la plusvalía obtenida por esa transformación.

En lo que se refiere al petróleo bruto extraído de África, es mayoritariamente destinado a la exportación aunque retorne, refinado, desde el país importador.

De la cuarentena de refinerías presentes en África, muchas sufren la falta de inversión y mantenimiento, se ven sometidas a privatizaciones encubiertas y no consiguen satisfacer la demanda regional. Como consecuencia, el continente sigue dependiente de la importación de productos refinados para su propio consumo.

Tres de las cuatro refinerías de Nigeria se han reactivado en julio del 2015, pero no funcionan más que al 60%-80% de su capacidad, hasta 210 mil barriles por día.

Alentado a la dependencia de su recurso petrolero por las IFI, con el Banco Mundial en primer lugar, Nigeria saca el 70% de sus ingresos y alrededor del 90% de sus recursos en divisas de las exportaciones de petróleo. Solamente el 10% de su producción es refinada en el propio país.

De esta manera, Nigeria, primer productor de petróleo del continente africano y undécimo mundial, no consigue cubrir su mercado interior y, colmo de la paradoja, importa el 70% de sus necesidades de petróleo refinado a pesar de disponer de una producción diaria de alrededor de dos millones de barriles de petróleo bruto, cuya mayor parte es exportada hacia Estados Unidos y Europa.

Para cubrir su demanda interior, Nigeria importa diariamente millones de dólares de combustible (petróleo refinado), lo que supuso cerca de 14,9 mil millones de dólares en el año 2016, una suma descomunal.

Nigeria, uno de los países del mundo con más desigualdad

Cuando en los años 60 del siglo pasado se comenzó a extraer cantidades significativas de petróleo en Nigeria, los dirigentes de Shell pasaban por los pueblos proyectando un documental de la empresa y alardeando ante sus habitantes de la prosperidad que les reportaría el petróleo.

Sin embargo, los habitantes del delta del Níger, de donde proviene la gran mayoría de este recurso tan codiciado, se han empobrecido y han visto cómo esta industria ha contaminado sus tierras y sus aguas.

A pesar de un crecimiento positivo (+ 2,7% en el 2015, su nivel más bajo desde hace diez años, fuertemente impactado por la caída de precios del petróleo) que ha supuesto 22 multimillonarios en dólares y 34 mil millonarios censados en el 2016, todavía hoy más de la mitad de la población vive con menos de un dólar al día.

La mayoría de los nigerianos no tiene acceso a la electricidad, todavía hoy un niño de cada diez muere antes de los cinco años de edad, una de las tasas más elevadas del mundo, después de la República Centroafricana, Somalia, Chad y Sierra Leona, y la esperanza de vida no supera los 54 años.

Además, Nigeria sufre los horrores de la polución y sus consecuencias, el calentamiento climático. Sin embargo, un habitante de Nigeria emite, como media, diez veces menos gas de efecto invernadero que un habitante de Francia, y 34 veces menos que uno de Estados Unidos, el mayor contaminador del planeta.

A parte de ver saqueadas sus materias primas, las poblaciones de los países productores pagan la plusvalía de sus productos transformados en el Norte por multinacionales occidentales.

Este mecanismo grava las arcas de los estados que, para no recortar demasiado sus presupuestos, deben endeudarse cada vez más. Los acreedores son, en este “sistema-deuda” a su medida, una vez más los ganadores de una partida de póker peligrosa y mortífera.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Investigador belga

Engaño de Trump, victoria sobre DAESH

POR ESTO! 22 de diciembre del 2017 MÉXICO

Manuel E. Yepe*

El director adjunto del Comité de Exteriores del Consejo de la Federación de Rusia, Vladímir Dzhabárov, desmintió la aseveración del presidente estadounidense Donald Trump acerca del supuesto triunfo de Estados Unidos sobre el Daesh (también llamado Estado Islámico o ISIS) en su guerra contra Occidente y alertó que tal desinformación es un engaño a la opinión pública que puede inducir a confusión acerca del papel que realmente ha estado jugando Estados Unidos en este conflicto.

Trump había asegurado el 12 de diciembre en curso, en la ceremonia de firma en la Casa Blanca de la Ley que autoriza el presupuesto para la defensa nacional para el año fiscal 2018: “Hemos ganado en Siria, hemos ganado en Irak; hemos tenido más éxitos contra el Estado Islámico en los últimos ocho meses que la pasada Administración durante todo su mandato”, aseguró Trump.

Dzhabárov ha advertido que “este tipo de declaraciones del primer mandatario estadounidense se apoyan en la supuesta ignorancia e incompetencia de la gente, sobre todo de los jóvenes” destacó. “Me asombran las declaraciones de nuestros socios, que sobrellevaron la tormenta escondidos en sus bases y cuando la victoria finalmente se alcanzó y fue derrotado el Estado Islámico, han salido de sus escondites y empezado a felicitarse”, añadió el funcionario ruso.

Según Dzhabárov, las afirmaciones de Trump son típicas de Estados Unidos por la manipulación que hacen de los hechos históricos desde su propia perspectiva: “Washington caracteriza la Segunda Guerra Mundial como una victoria estadounidense sobre el fascismo de Hitler y sin mencionar a Rusia”.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, realizó el lunes 10 de diciembre una visita a la base aérea siria de Jmeimim y desde allí ordenó la salida y regreso a su país de una parte considerable de las tropas rusas que han combatido en esa nación árabe al Daesh, junto con las fuerzas armadas de Siria. Putin les felicitó por haber contribuido a la derrota del Estado Islámico y, por su parte, Bashar al Assad, como presidente sirio, agradeció a su homólogo ruso por la eficaz participación de Moscú en la lucha antiterrorista en su país.

Según la agencia de noticias Russia Today, Putin elogió el coraje, el heroísmo y la profesionalidad de los militares de su país, a los que felicitó por su “deslumbrante victoria” sobre los yihadistas.

Recientemente la Administración Trump dio un giro completo en la posición mantenida hasta ahora de exigir la salida del jefe de Estado sirio, Bashar al Assad, como requisito previo indispensable para cualquier acuerdo de paz en ese país y en la región.

Washington había mantenido esa exigencia desde el inicio del conflicto en ese país.

Ahora Trump ha aceptado que la retirada del actual presidente de Siria sea luego de las elecciones presidenciales del 2021, según informó la revista The New Yorker citando a funcionarios europeos y estadounidenses. La publicación afirmaba que el brusco cambio “refleja las opciones limitadas de la Administración de Trump, la realidad militar sobre el terreno y el éxito de los aliados de Siria, incluidos Rusia, Irán y Hizbulá, que apoyan al asediado régimen de Assad”.

De ahí que, teniendo en cuenta la realidad política y militar en Siria, los funcionarios estadounidenses hayan concluido que la transición del poder va a depender del diálogo y las urnas.

Pero a Estados Unidos le preocupa seriamente la posibilidad de que Bashar al Assad gane las elecciones presidenciales del 2021 y continúe al frente del gobierno de Siria como lo hace desde el año 2000 en que sustituyó a su padre.

La intervención de Washington en Siria comenzó en el 2014, sin la debida autorización del gobierno de Al Assad. Desde el primer momento, Estados Unidos culpó al régimen de Bashar al Assad del agravamiento de la situación y demandó la salida inmediata del poder del actual presidente. En octubre de ese año, el secretario de Estado norteamericano aseguró que “el reinado de la familia Assad llegará a su fin; solo queda por resolver el problema de cómo lograrlo”.

Por su parte, el canciller ruso Serguei Lavrov había afirmado en julio en una conferencia en Berlín que no se trata de que Moscú “apoye” al presidente de Siria, Bashar al Assad, sino que está comprometido con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas” que, en el caso de Siria, establecen claramente que el destino del país “solo puede ser decidido por el pueblo sirio”.

“Moscú no quiere que se repita lo que ocurrió en Irak”, subrayó en Berlín el ministro de Exteriores ruso, “porque fue la injerencia en los asuntos internos de Bagdad lo que provocó el aumento del terrorismo en la región”. Indicó además Lavrov que “la retirada del jefe del Estado sirio actual pudiera conllevar a la posibilidad de que, dado lo difícil de la situación, “junto al líder se elimine también a la nación”.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Periodista cubano

Gran golpe para una Internet libre

DEMOCRACY NOW 15 de diciembre del 2017 EEUU

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC por sus siglas en inglés) votó a favor de desmantelar las históricas normas de “neutralidad en la red”, que fueron diseñadas para que Internet sea libre y abierto. La votación revoca las normas establecidas en el 2015 tras activismo y protestas generalizadas por parte de los defensores de Internet libre.

Estas normas exigen que los proveedores del servicio de Internet traten todo el contenido de la web de forma igualitaria, sin bloquear ni priorizar un contenido en detrimento de otro a cambio de un pago.

La revocación de estas normas fue objeto de una fuerte oposición del pueblo estadounidense; más de 20 millones de personas enviaron sus reclamos a la FCC.

Pero el director de la Comisión, designado por Donald Trump, Ajit Pai, hizo una intensa campaña para revocarlas. El jueves se le unieron dos comisionados republicanos y la Comisión aprobó, por tres contra dos, llevar a cabo la revocación.

Esta votación también implica que el Gobierno no seguirá regulando Internet de alta velocidad como si fuera un servicio público, como el teléfono. El jueves, el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, se comprometió a presentar una demanda para bloquear la revocación.

Eric Schneiderman expresó: “Los neoyorquinos merecen una Internet libre y abierta. Y es por eso que mi oficina presentará una demanda para detener la revocación ilegal de la neutralidad en la red por parte de la FCC. Vamos a presentar una demanda para preservar las protecciones para los neoyorquinos y para todos los estadounidenses, y vamos a trabajar enérgicamente para que la dirección de la FCC no siga perjudicando la Internet ni nuestra economía”.

Esta votación de la FCC para revocar las normas de neutralidad en la red, es el punto más reciente y polémico de la serie de cambios liderados por el director Ajit Pai. En este último año, Pai también ha suavizado las reglas dirigidas a limitar la consolidación de los medios, y ha reducido el alcance de un programa dirigido a ampliar el acceso a la banda ancha para los estadounidenses de menores recursos.