Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2018-01-30

¿Quién es José Martí?

REBELIÓN 24 de enero del 2018 ESPAÑA

Wilkie Delgado Correa*

“¿Y yo quién soy?” “Pero la vida para mí como para todos es un provechoso libro abierto. He procurado verme, y entenderme, y saber qué era, por qué era, y para qué era...”

José Martí

Su grito estentóreo de recién nacido fue la confirmación de que había nacido el primogénito hijo de Mariano Martí y Navarro, sargento primero del Real Cuerpo de Artillería, natural de Valencia, y de Leonor Pérez y Cabrera, natural de Santa Cruz de Tenerife. Era el viernes 28 de enero del 1853, en la casa No. 41 de la calle Paula en La Habana, Cuba. El niño recibió el nombre de José Julián Martí y Pérez.

En aquel año murieron Domingo del Monte, en Madrid, y Félix Varela en San Agustín, La Florida, Estados Unidos. Este último fue "el primero que nos enseñó a pensar". Y ocurrió la conspiración de Vuelta Abajo.

En México se produjo la ascensión al poder de Santa Anna. Estados Unidos compró parte del territorio mejicano por 10 mil millones de pesos. Estados Unidos hizo su primera proposición a España de compra de Puerto Rico. Se inauguró la Exposición Universal en Nueva York.

Si en aquella época Cuba contaba con una población aproximada de un millón 300 mil habitantes, en el aniversario 165 del natalicio de Martí, Cuba cuenta con 11,48 millones. Formamos parte de una humanidad que ya rebasa los 7 mil 300 millones de seres humanos. Vivimos un mundo enriquecido y a la vez complicado por los miles y miles de acontecimientos y hechos que se han sucedido a lo largo de los milenios anteriores; por el complejo entramado de ideas que, producto de los conocimientos y la elaboración creativa de los hombres, han ido cimentando los pasos de la humanidad, en una sucesión de generaciones cada vez más aptas para proyectar sus sueños y su propia imagen y razón de ser.

En este mundo actual y en este momento particular de la historia, la comunicación entre los hombres de uno a otro confín se realiza con una prontitud y fidelidad antes insospechadas a pesar de que aún no esté al alcance y se halle, hasta vedada, a una parte mayoritaria de la humanidad que es víctima de la pobreza, la marginación y la incultura.

En este mundo que vivimos, extenso y disímil, con grandes contrastes en la distribución de sus riquezas materiales y espirituales, con extraordinarios desafíos para el alcance de su pleno desarrollo y felicidad, nos corresponde actuar y contribuir con una obra nacida de lo mejor de nosotros mismos, a que, paso a paso, la humanidad se conozca mejor, se empeñe en convertir en realidad viejos y nuevos sueños, se transforme en protagonista de su propio destino y viva al fin liberada del miedo y la mise­ria en un clima de prosperidad y paz. Por un mundo mejor vale la pena luchar un día y otro y hasta toda la vida. Es parte del deber desinteresado que todos los hombres tenemos con esta huma­nidad que constituye la patria común de todos, pues como lo afirmara Martí: “Patria es humanidad”.

La vida y la obra buena de todos los hombres y, en especial, la de los grandes hombres que han descollado por su consagración y aportes al desarrollo de las mejores causas de los hombres y de los pueblos, debe ser el cimiento sólido sobre el cual se erija la construcción de una humanidad más plena, unida y feliz.

Cuba puede aportar a la humanidad, para su ennoblecimiento y enriquecimiento, la vida y obra de uno de sus hijos descollantes: José Martí. Figura cimera del siglo XIX cubano y latinoamericano, el Héroe Nacional de Cuba rebasó los límites estrechos de su tiempo histórico concreto y se ha convertido, producto de las proyecciones y el sentido humanístico de sus ideas, en un hombre de todos los tiempos.

Existen muchas formas de acercarnos a la esencia y concreción de este grande hombre capaz de cautivarnos con sus ideas, senti­mientos, ideales y obra al servicio del bien de su pueblo y de la humanidad. Un modo puede ser el conocimiento de facetas o aspectos particulares de su vida. Otro modo es conocerla íntegramente, valorando su papel en la historia de su país y del continente, así como su rica, extensa y trascendente obra de naturaleza revolucionaria, política, social, histórica, literaria, ética, educacional, científica, filosófica y, en general, humanista. En fin a esa vida luminosa nos podemos acercar de variada forma para ir descubriendo en Martí el sustento necesa­rio que satisfaga determinadas interrogantes e inquietudes del mundo en que vivimos y del mundo que emerge del futuro.

Una arista posible es acercarnos más directamente al hombre, al ser humano que se desarrolló en un medio hostil y en circunstancias difíciles, al ser íntimo que planea y sueña su vida y su obra, que sufre los embates del destino, que marcha hacia la muerte y a la inmortalidad como quien se mira en un espejo que refleja el futuro. Es una forma de querer hermanarnos más íntimamente con el hombre que aquí y allá nos fue dejando su valoración autobiográfica, especie de relato suyo, vivido y sentido, una auto historia escrita a retazos, fragmentada y desperdigada a lo largo de su vida ocupada y atormentada, y más rica y pródiga en confesiones personales cuanto más intensos son los estados anímicos que dominan su existencia.

También podemos ser guiados por sus ópticas y valoraciones personales e íntimas, por sus confesiones para sí mismo o para otros, como si nos relatara paso a paso su vida. Oigamos su voz como en un susurro: "Mi vida es... mi vida es..." "Yo soy: Yo."

Tendremos como brújula sus profundas reflexiones sobre el tema existencial. "La vida humana es una ciencia, a cuyo conocimiento exacto no se llegará jamás.” "La vida es la relación constante de lo material con lo inmaterial…”. “Pero la vida para mí como para todos es un provechoso libro abierto. He procurado verme, y entenderme, y saber qué era, por qué era, y para qué era...".

Todo esto sirve de fundamento a las ideas filosóficas de su ser.

"Ni una duda disfrazada de creencia. Ni un instante de transición conmigo mismo. Puesto en mí, entro en mí. Yo quiero saber lo que soy." "Yo: esto es: una personalidad briosa e impotente, libérrima y esclava, nobilísima y miserable, divina y humanísima, delicada y grosera, noche y luz. Eso soy yo. Esto es cada alma. Esto es cada hombre. Entremos en esto. Para entrar en mí, tengo que entrar por mí mismo...”Es preciso que yo, puesto en mí, me vea por mí a mí mismo. Que me analice yo en quien soy: que yo me sepa a mí: que sobre la convicción de la absoluta independencia, con mi voluntad de mi naturaleza valerosa o débil, funde yo mi propio conocimiento, rompa yo toda otra idea de vanidad o egoísmo. ¿Qué soy yo? Soy lo que soy".

“¿Qué soy yo en mí mismo, sino un montón de huesos mal seguros que sustentan ya pobremente un espíritu enamorado del bien de mi país, y del decoro de sus hijos, tanto que a muchos, por ser digno parezco soberbio, y porque abomino la intriga, y miro las cosas frente a frente y no me guardo la vida para la hora de un triunfo probable, y por ningún miedo ni aspereza de prueba me dejo acompañar a los que no merecen mi honrada compañía; porque ni cortejo la popularidad por más que el amor de mis compatriotas sea lo único que me consuela en la tierra; ni por el temor de perderlo dejo de cumplir con lo que estimo mi deber…"

"Yo no necesito ganar una batalla para hoy; sino que, al ganarla, desplegar por el aire el estandarte de la victoria de mañana, una victoria sesuda y permanente, que nos haga libre de un tirano, ahora y después.

¿Qué dónde estoy? En la revolución; con la revolución. Pero no para perderla, ayudándola a ir por malos caminos! Sino para poner en ella, con mi leal entender, los elementos quienes, aunque no sean reconocidos al principio por la gente de poca vista o mala voluntad, serán los que en las batallas de la guerra, y en los días difíciles y trascendentales batallas de la paz, han de salvarla".

"El éxito me ha favorecido, y el trabajo ha venido a fortificarme: aunque tengo cubierta la frente de un sudor muy frío, es hoy buen día para comenzar mis pálidas memorias.-¿Es que tendré que apuntar en ellas, desde ahora, algo útil y grave? - ¿Es que el fin de mi vida se aproxima, y cedo sin sentirlo a la necesidad de salvarme del olvido? ¿Es que importa algo a los muertos la memoria humana? - A los muertos no importa la memoria; pero importan a los vivos sus sufrimientos y sus experiencias: ‑y es preciso hacer bien, aun después de haber muerto.‑ Por tanto, escribo. Yo vivo para el estrecho cumplimiento de mis deberes. Cada uno de ellos me trae en sí un séquito de males, provenientes del tremendo conflicto entre el deber puro y la naturaleza humana.”

"Hagamos la historia de nosotros mismos, mirándonos en el alma; y la de los demás, viendo en sus hechos. Siempre quedara sobre todo trastorno, la musa subjetiva, como es ahora de uso decir, y es propio,- y la histórica.- ¡Venturosos los pueblos que, como éste, tiene, aún sobre sus variados dolores personales, hazañas que cantar!"

"El viaje humano consiste en llegar al país que llevamos descrito en nuestro interior, y que una voz constante nos promete."

Vamos, pues, a recorrer juntos el viaje humano de José Martí, que es una voz constante que promete el arribo a un país y a una humanidad ideales que son hondamente queridos y soñados y que, por eso mismo, resaltan como paraísos asombrosos y atrayentes. Vayamos tras él guiados por su luz, que es la de los libertadores esclarecidos de pueblos, de los hombres de su tiempo y de todos los tiempos. Vayamos, que es una luz de aurora imperecedera.

En síntesis, Martí nació en casa pobre. Tiene quince años cuando estalla el 10 de octubre del 1868 la primera guerra por la independencia liderada por Carlos Manuel de Céspedes. Al año siguiente, tiene 16 años e Inicia sus publicaciones de carácter revoluciona­rio y su trayectoria como revolucionario, enfrentado al poder español en la Isla y es acusado de infidencia y entra en prisión. En el 1970, con 17 años, es condenado a 6 años de prisión. En el 1971 publica el libro El Presidio Político en Cuba, la denuncia más contundente contra los desmanes de España.

Escribió poemarios y su poesía fue de la vanguardia de su época, también dramas, ensayos, crónicas o testimonios, y una profusa obra periodística, una novela, literatura para niños en la revista La Edad de Oro, hizo traducciones de libros. Su epistolario fue trascendente y profuso. Fundó y editó revistas. Escribió dos Diarios. Pronunció discursos y su oratoria fue descollante. Dictó conferencias.

Participó en organizaciones independentistas. Ejerció la abogacía y el magisterio. En el 1877 se casó con Carmen Zayas Bazán. Desempeñó cargos de representación y consulares de varias repúblicas latinoamericanas. Fundó el Partido Revolucionario Cubano y fue electo y reelegido su Delegado, o dirigente máximo. Fundó el periódico Patria, órgano de la Revolución Cubana. Fue organizador y líder principal de la guerra que desencadenó el 24 de febrero del 1895. Desembarcó en Cuba el 11 de abril de ese año y el día 15 fue nombrado en junta de jefes presidida por Máximo Gómez, como Mayor General. Escribió el 18 de mayo su carta inconclusa a Manuel Mercado, que constituye su testamento póstumo. El 19 de mayo cayó en combate en Dos Ríos, en su primer y único combate, y su cadáver fue capturado por los españoles, que lo trasladaron y enterraron en Santiago de Cuba. Tenía cuarenta y dos años, tres meses y veintiún días de edad.

En cartas había expresado: "De América soy hijo; a ella me debo. Y de la América, a cuya revelación, sacudimiento y fundación urgente me consagro.”

También había escrito: " Vea eso en mí, y no más: un peleador: de mí, todo lo que ayude a fortalecer y ganar la pelea.” “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”.

En el mundo que vemos desfilar ante nuestros ojos hay razones más que sobradas para las visiones apocalípticas, aunque es deber transformarlas en esperanzadoras. Hoy, como ayer, al decir de Martí "el mundo entero es una inmensa pregunta". La humanidad toda debe darse a sí misma una respuesta definitiva y verdadera que satisfaga sus necesidades y aspiraciones legítimas. Y habrá de armarse con tesón y optimismo suficientes para recorrer el camino que lo conduzca a la victoria, a pesar de los escollos y los cataclismos. Pues no obstante los rigores del destino, es fundado y cierto que, como sentenciara nuestro Héroe Nacional: "El sol sigue alumbrando los ámbitos del mundo y la verdad continúa incólume su marcha por la tierra".

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Médico cubano y profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba

La guerra invisible pero real de Estados Unidos en África, ejércitos en la sombra

PALESTINE CHRONICLE 15 de enero del 2018 PALESTINA

Ramzy Baroud*

Existe una guerra real, pero en gran medida oculta, que se está produciendo en todo el continente africano. Involucra a Estados Unidos, una Rusia fortalecida y una China en ascenso. El resultado de la guerra es probable que defina el futuro del continente y su inserción global.

Es fácil echar la culpa al presidente de EEUU Donald Trump, a su agenda errática y sus declaraciones impulsivas. Pero la verdad es que la actual expansión militar de EEUU en África es solo otro paso en la dirección equivocada. Es parte de una estrategia que se implementó hace una década, durante la administración del presidente George W. Bush, y fue activamente continuada por el presidente Barack Obama.

En el 2007, bajo el pretexto de la "guerra contra el terror", Estados Unidos consolidó sus diversas operaciones militares en África para establecer el Comando Africano de los Estados Unidos (AFRICOM).

Con un presupuesto inicial de medio billón de dólares, AFRICOM fue lanzado supuestamente para comprometerse con los países africanos en términos de diplomacia y ayuda. Pero, a lo largo de los últimos 10 años, AFRICOM se ha transformado en un comando central para incursiones e intervenciones militares.

Sin embargo, ese rol violento ha empeorado rápidamente durante el primer año del mandato de Trump. De hecho hay una guerra oculta de Estados Unidos en África y se combate en nombre del "antiterrorismo".

Según una investigación especial de VICE News, las tropas estadounidenses están llevando a cabo tres mil 500 ejercicios y combates militares en África por año, un promedio de 10 por día. Los medios dominantes de los EEUU rara vez discuten esta guerra en curso, dando así a los militares un amplio espacio para desestabilizar a su antojo cualquiera de los 54 países del continente.

"La cifra de hoy de tres mil 500 representa un asombroso aumento de 1900% desde que se activó el comando hace menos de una década y sugiere una gran expansión de las actividades militares de EEUU en el continente africano", informó VICE.

Tras la muerte de cuatro soldados de las Fuerzas Especiales estadounidenses en Níger el 4 de octubre, el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, hizo una ominosa declaración ante un comité del Senado: es probable que estas cifras aumenten a medida que su país amplíe sus actividades militares en África.

Mattis, al igual que otros funcionarios de defensa en las dos administraciones anteriores, justifica las transgresiones militares de los EEUU como parte de los continuos esfuerzos "antiterroristas". Pero esa referencia explícita ha servido de pretexto para que Estados Unidos intervenga y explote una región enorme con un gran potencial económico.

La antigua "lucha por África" colonial está siendo reinventada por potencias mundiales que profundizan el alcance de la explotación económica del rico continente. Mientras China, India y Rusia desarrollan una aproximación para atraer a África, Estados Unidos invierte principalmente en la opción militar, que promete infligir un daño incalculable y desestabilizar a muchas naciones.

El golpe del 2012 en Malí, llevado a cabo por un capitán del ejército entrenado por los EEUU, Amadou Haya Sanogo, es solo un ejemplo.

En un discurso del 2013, la entonces secretaria de Estado de EEUU Hillary Clinton, advirtió contra un "nuevo colonialismo en África (en el que sea) fácil entrar, sacar recursos naturales, pagar a los líderes y marcharse". Mientras que Clinton está, por supuesto, en lo correcto, ella se refería falsamente a China, no a su propio país.

La creciente influencia de China en África es obvia y las prácticas de Pekín pueden ser injustas. Sin embargo, la política de China hacia África es mucho más civil y centrada en el comercio que el enfoque estadounidense centrado en el ejército.

El crecimiento de las cifras comerciales entre China y África es, según un informe de las Naciones Unidas en el 2013, es "impresionante", ya que saltaron de alrededor de 10 mil 500 millones de dólares por año en el 2000 a 166 mil millones de dólares en el 2011. Desde entonces, ha continuado al mismo ritmo impresionante.

Pero ese crecimiento se combinó con muchas iniciativas que implicaron muchos miles de millones de dólares en créditos chinos para que los países africanos desarrollaran las infraestructuras que tanto necesitaban. Más se destinó a financiar el African Talents Program, diseñado para capacitar a 30 mil profesionales africanos en diversos sectores.

No debería sorprender, entonces, que China superase a los EEUU como el mayor socio comercial de África en el 2009.

Sin embargo el colonialismo real, al que Clinton se refirió en su discurso, está en marcha en la propia percepción y comportamiento de los Estados Unidos hacia África. Esto no es una exageración, sino una declaración que se hace eco de las palabras del propio presidente estadounidense Trump.

Durante un almuerzo con nueve líderes africanos en septiembre pasado en la ONU, Trump habló con el tipo de mentalidad que inspiró el enfoque colonial de los líderes occidentales hacia África durante siglos.

Poco después de que inventase el país inexistente de "Nambia", Trump se jactó de sus "muchos amigos (que) van a sus países (africanos) tratando de hacerse ricos". "Los felicito", dijo, "están gastando mucho dinero".

El mes siguiente, Trump agregó Chad, su fiel socio en el "contraterrorismo", a la lista de países cuyos ciudadanos tienen prohibido ingresar a los EEUU.

Teniendo en cuenta que África tiene 22 países de mayoría musulmana, el Gobierno de los Estados Unidos se está despojando de toda visión diplomática a largo plazo en África y en lugar de ello está cada vez más inmerso en el camino militar.

Como sea, el impulso militar de los EEUU no parece ser parte de un enfoque de política integral. Es tan alarmante como errático, porque refleja la dependencia constante de los Estados Unidos de las soluciones militares a todo tipo de problemas, incluidas las rivalidades comerciales y políticas.

Comparemos esto con el enfoque estratégico de Rusia con respecto a África. Reavivando la vieja camaradería con el continente, Rusia está siguiendo la estrategia de compromiso de China (o en este caso el nuevo compromiso) a través del desarrollo y los términos comerciales favorables.

Pero a diferencia de China, Rusia tiene una amplia agenda que incluye exportaciones de armas, que están reemplazando a las armas estadounidenses en varias partes del continente. Para Moscú, África también tiene un potencial tremendo sin explotar como socio político que puede reforzar la posición de Rusia en la ONU.

Conscientes de la evidente competencia global, algunos líderes africanos están ahora trabajando para encontrar nuevos aliados fuera del marco occidental tradicional que ha controlado gran parte de África desde hace décadas, al final del colonialismo tradicional.

Un claro ejemplo fue la visita a fines de noviembre del presidente de Sudán, Omar al-Bashir, a Rusia y su reunión de alto nivel con el presidente Vladimir Putin. "Hemos estado soñando con esta visita durante mucho tiempo", dijo al-Bashir a Putin, y "necesitamos protección contra los actos agresivos de los Estados Unidos".

La codiciada "protección" incluye la prometida participación de Rusia en la modernización del ejército sudanés.

Desconfiando del alcance de Rusia en África, Estados Unidos está luchando con una estrategia militar y poca diplomacia. La actual miniguerra de EEUU en el continente lo empujará aún más hacia el abismo de la violencia y la corrupción, que puede ser muy conveniente para Washington, pero provocará una miseria indecible para millones de personas.

No hay duda de que África ya no es un "territorio" occidental exclusivo para ser explotado a voluntad. Pero pasarán muchos años antes de que África y sus 54 naciones estén verdaderamente libres de la obstinada mentalidad neocolonial, que se basa en el racismo, la explotación económica y las intervenciones militares.

  • Periodista y editor de Palestine Chronicle

Elecciones en Colombia, nuevo reto para la paz

PL 24 de enero del 2017 CUBA

Tania Peña*

Con el sabor agridulce que dejó la implementación de la paz en el 2017, Colombia se dispone a un nuevo reto en el 2018: las elecciones presidenciales.

Los colombianos acudirán a las urnas para elegir el Congreso (el 11 de marzo) y al nuevo presidente (25 de mayo, en primera vuelta).

Aunque es temprano para vaticinar resultados, ya se avizora una fuerte puja electoral entre los que apoyan el Acuerdo de La Habana y los que se le oponen.

¿Quiénes son los candidatos a la sucesión de Juan Manuel Santos?

De los más de 60 precandidatos que hace casi tres meses optaban por la presidencia, solo quedan 13 y ese abanico seguirá cerrándose luego de las consultas interpartidistas anunciadas para mediados de marzo.

Por vez primera es mayor el número de aspirantes presidenciales en Colombia avalados por firmas de ciudadanos que por elección de partidos políticos, son golpeados por escándalos de corrupción y muy cuestionados por el electorado.

De 11 políticos que optaron por la vía de presentar firmas de seguidores para inscribir sus candidaturas, ocho alcanzaron el mínimo exigido de apoyos, señalado en 386 mil 148, el equivalente al tres por ciento del total de los votos válidos depositados en las anteriores elecciones.

Fueron legitimados como candidatos a la jefatura del Estado el exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo, el exministro de Defensa Juan Carlos Pinzón y el exvicepresidente de la República Germán Vargas Llera.

También la exsenadora Piedad Córdoba, el exprocurador Alejandro Ordóñez, la exministra Marta Lucía Ramírez, el exalcalde de Santa Marta Carlos Caicedo y el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro.

Vargas, Caicedo, Córdoba y Ordoñez fueron los candidatos con más firmas avaladas.

Quedaron fuera de la lid por la presidencia el general (r) Luis Mendieta, el exdirector de Coldeportes Jairo Clopatofsky y el excomisionado de Paz Frank Pearl.

Avalados por sus partidos son también candidatos Humberto de la Calle (Liberal), Clara López (Alianza Social Independiente-ASI), Iván Duque (Centro Democrático), Viviane Morales (Somos) y Rodrigo Londoño, alias Timochenko (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC).

Como signo distintivo, por primera vez la principal exguerrilla colombiana podrá participar en la lid por la presidencia tras convertirse en partido político el 1 de septiembre del 2017.

Ello, sin lugar a dudas, le confiere un carácter histórico a estas elecciones, dimensión acentuada porque también en las urnas se definirá el rumbo que tomará la agenda de la paz en Colombia.

Que el 2018 sea de logros para la paz y para las reivindicaciones sociales es el deseo de las fuerzas de izquierda, democráticas y progresistas del país que apelan a la unidad de múltiples sectores como única vía para concretar tal aspiración.

"Ninguno solo llega", afirmó la candidata de la ASI, Clara López, impulsora de una gran coalición por la paz para poder derrotar la poderosa maquinaria electoral de la derecha.

Dos días después de pronunciar esa sentencia, la exministra de Trabajo de manera sorprendente se apeó del bloque del que ya formaba parte con Caicedo (Fuerza Ciudadana) y Petro (Colombia Humana), tras conocer que de la Calle declinó sumarse.

"Si la consulta no pudo ser el camino que nosotros esperábamos, pues tendremos que buscar otras maneras", señaló López en alusión a la negativa del exjefe negociador del gobierno en La Habana.

"No se pudo lograr la gran coalición y nuestro objetivo es buscar una fuerza imparable detrás de la implementación del acuerdo de paz", añadió.

De la Calle había sido invitado por la exministra a una consulta en marzo para elegir un candidato único de la centroizquierda defensora de la paz.

El representante del liberalismo esgrimió que la coincidencia de fecha de las consultas interpartidistas con las elecciones al Congreso lejos de favorecer la unidad en torno a la paz, la entorpecería.

No cerró la puerta del todo al llamado a la unidad, al manifestar que sigue apoyando la paz y que tras los comicios legislativos podría seguirse buscando coincidencias "que impulsen ese propósito superior".

Tampoco el candidato presidencial por la Coalición Colombia y exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo, abanderado del combate a la corrupción y defensor de la paz, aceptó la idea de una alianza política con De la Calle o Petro, dando a entender que se presentará solo en la primera vuelta.

Y a río revuelto en los sectores de centroizquierda, la derecha en Colombia mostró músculo.

A pocas horas de vencer el plazo para informar a la Registraduría Nacional los que irán a consulta el 11 de marzo, la exministra de Defensa Marta Lucía Ramírez aceptó disputar la candidatura única de la alianza promovida por los expresidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010).

De ese modo la candidata del movimiento "Por una Colombia Fuerte y Honesta" medirá pulsos con Iván Duque, candidato del uribista Centro Democrático y con el exprocurador Alejandro Ordóñez, candidato por firmas.

"He tomado la decisión de participar en la consulta (...) No podemos cometer la irresponsabilidad de dividir el voto", afirmó Ramírez, clara de que la unión hace la fuerza.

Días antes también había estado a punto de naufragar la alianza Uribe-Pastrana por desacuerdos entre las partes. Representante también de la derecha y de los grupos empresariales iría solo en primera vuelta el exvicepresidente Vargas Lleras, quien va apoyado por su partido Cambio Radical y a quien se le pronostican los votos del uribismo en segunda vuelta.

Con un papel en apariencia discreto en los espacios mediáticos hasta el momento, el exvicemandatario ya espetó que ve "con horror que sectores de extrema izquierda asuman el control del Estado". "Haré lo que esté a mi alcance para evitar que eso ocurra", afirmó.

Recordemos que Cambio Radical se desligó del gobierno en el apoyo a leyes necesarias para la paz y su discurso comenzó a parecerse a los que quieren hacer trizas lo pactado en La Habana.

De Vargas Lleras alguien comentó: "lucirá toda su destreza para asumir los comicios electorales. Cada uno de los aspectos, aristas o circunstancias que ofrece el sistema mismo serán hábilmente utilizados por él".

El camino por ahora está lleno de interrogantes y solo comenzará a despejarse en la febril disputa electoral de los meses venideros.

Consolidar la implementación de los acuerdos de paz en Colombia o asomarnos a su total desfiguración o naufragio dependerá en gran medida de quien salga victorioso en la contienda electoral.

El 2018 es clave para el proceso de paz en Colombia.

  • Corresponsal de Prensa Latina en Colombia

¿Supervisar o restringir? Cómo educar a tu hijo en el uso de las nuevas tecnologías

EL MUNDO 10 de enero del 2018 ESPAÑA

Beatriz G. Portalatín*

Igual que cuando fuimos pequeños nos enseñaron a cruzar la calle cuando el semáforo estaba en verde o a quitarnos los ruedines de la bici cuando ya controlábamos más o menos el equilibrio, los padres de ahora también han de enseñar a sus hijos a ser responsables en el manejo de las nuevas tecnologías. Y eso, como todo en la vida, también se enseña. ¿Por qué no invertimos tiempo en ello? Nos referimos a menudo a los nativos digitales, olvidando que no dejan de ser niños.

Si hablamos del acceso de los más pequeños a internet, tenemos que irnos cada vez más atrás en el tiempo: un 64,2% de los niños de entre 4 y 13 años entra en internet desde todo tipo de dispositivos, según los datos de la segunda oleada del Estudio General de Medios (EGM) presentado por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación. En su primera edición, hace solo cinco años, el porcentaje se situaba en un 57,4%, casi siete puntos menos.

Pero realmente, el contacto y el uso de los niños con los dispositivos tecnológicos se da antes. Muchos menores de dos años ya saben buscar vídeos en los móviles de sus padres, pese a que a esa edad no deberían mirar ningún tipo de pantalla, ni siquiera la televisión. “Es a partir de los tres años cuando hay que empezar a educar en este ámbito y establecer, según la edad de los niños, una norma de uso en cuanto al tiempo y al contenido”, afirma María Salmerón Ruiz, de la Asociación Española de Pediatría. “Hasta la adolescencia la educación ha de ser compartida, y después vigilada de forma periódica y estrecha”.

Lo importante de toda esta educación es “acompañar a los hijos en cada paso que den, hacer una educación de acompañamiento en la que le vayas explicando al niño, acorde a su edad, todos los usos que puede tener internet y cómo manejarlo. Se debe hacer una navegación compartida e ir progresivamente, dándole más autonomía, pero sabiendo qué hace nuestro hijo en la Red”, expone.

Es fundamental que los padres ayuden a sus hijos a seleccionar adecuadamente contenidos, añade, por su parte, Alejandro Perales, técnico asesor de la Asociación de Usuarios de la Comunicación. Ayudar a identificar sitios inadecuados; a preservar sus datos personales y los de la familia; a ser muy cautelosos en sus relaciones virtuales. Pero, sobre todo, “hay que adoptar una actitud colaborativa, poniendo límites pero sin demonizar internet. Si los menores no nos ven como aliados, nos ocultaran su experiencia real en el entorno digital”.

Hablar de las actividades online

En esta línea, hay que mencionar un reciente estudio elaborado por profesionales de la Universidad CEU San Pablo y de la Universidad de Valladolid, publicado en la revista Comunicar, para el que analizaron 765 entrevistas realizadas a familias de Madrid con niños matriculados en Infantil, Primaria y Secundaria. Las conclusiones mostraron que los padres que imponen menos restricciones en internet potencian las habilidades críticas de sus hijos: “Esto no quiere decir que no haya que tener control ni supervisión, sino que es necesario que los padres hagan buena educación”, apunta una de las autoras del trabajo, María Sánchez Valle.

Hay dos aspectos esenciales a tener en cuenta: la mediación activa (supervisión y acompañamiento) y la mediación restrictiva (normas y límites), explica Manuel Ransán, coordinador del Centro de Seguridad en Internet IS4K del Instituto Nacional de Ciberseguridad de España. En la primera de ellas, es importante, sobre todo cuando son más pequeños, que los padres hagan un acompañamiento estrecho: se trata de conocer el medio en el que se mueven y estar al tanto de cómo es el día a día virtual de tus hijos.

Es aconsejable que se hable de forma cotidiana de las actividades online que realizan, y preguntar, por ejemplo, por la foto o el vídeo más divertido que han visto los niños. Algo que, además, nos muestre sus motivaciones y gustos.

En cuanto a la mediación restrictiva, continua Ransán, pueden ser de gran ayuda herramientas de control parental integradas en los propios sistemas operativos o en algunas aplicaciones que nos permiten filtrar los contenidos. Sin embargo, añade Perales, “el control parental no puede ejercerse sin la condición sine qua non de la calificación y el etiquetado de contenidos. Hace falta ser más proactivos en ese aspecto, tanto desde las instituciones públicas como desde los proveedores de servicios en Internet”.

Para el tiempo, podemos aplicar pactos familiares, consensos de padres y menores para establecer los límites de horarios y algunas normas como prohibir los móviles en la habitación o a la hora de comer... Pero, sobre todo, es fundamental que los padres den ejemplo. Si no, de nada valdría todo lo que se está haciendo: “No olvidemos que los niños aprenden imitando. Nuestro ejemplo como padres es clave”, concluye Ransán.

Qué hacer en cada edad del menor

De 3 a 5 años. A esa edad, explica Manuel Ransán, suelen ver sobre todo vídeos, por lo que debe haber una supervisión total en cuanto a contenidos. Es recomendable, apoyarnos en herramientas como YouTube Kids o descargar vídeos que les gusten.

De 6 a 9 años. Empiezan a tener más curiosidad y dan sus primeros pasos en internet. Es clave una supervisión estrecha pero dejándoles un poco más de libertad. Podemos sugerirles algunos contenidos porque uno de los riesgos de Internet es que los niños naveguen aburridos.

De 10 a 13 años. Suelen tener ya móvil propio y empiezan a usar las redes sociales. Es esencial el trabajo previo para que ahora naveguen de forma responsable. Es clave generarles una responsabilidad en cuanto a privacidad para que no publiquen información o imágenes personales y que sepan utilizar las denuncias en redes.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista y psicóloga española