Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2018-02-06

Referendo en Ecuador

LA JORNADA 1 de febrero del 2018 MÉXICO

Atilio Borón, Stella Calloni, Theotônio dos Santos y Fernando Buen Abad*

Advierten intelectuales de Nuestra América que el objetivo del referendo, efectuado el domingo que se pretendía disimular con otras preguntas, es lograr con el triunfo del Sí desterrar para siempre de la vida política nacional al expresidente Rafael Correa. (Panorama Mundial)

El domingo 4 de febrero la ciudadanía ecuatoriana acudió a las urnas para votar en un referendo convocado por el Gobierno, en abierta violación de las normativas constitucionales, para tratar de decidir el destierro definitivo de la vida política nacional a uno de sus más ilustres hijos, Rafael Correa Delgado.

Ese, y no otro, ha sido el objetivo del referendo, cuestión que se pretende disimular con la incorporación de otras preguntas, para evitar que se visualice con claridad el ataque ad hominen del Gobierno de Lenín Moreno contra su predecesor.

Huelga aclarar que la eliminación de Correa Delgado del paisaje político ecuatoriano es una vieja aspiración de la derecha, que el actual presidente, sorpresivamente, adoptó como propia.

Esta acción no puede ni debe permanecer en silencio, ante la inmoralidad que significa condenar de por vida al ostracismo político a quien fuera uno de los mejores presidentes de la historia ecuatoriana, que puso fin a un período de tremenda inestabilidad política, económica y social, un hombre profundamente consustanciado con la necesidad de promover la unidad de Nuestra América.

Ecuador, actualmente, es un país maniatado comunicacionalmente por la oligarquía mediática, que actúa con la complacencia de un Gobierno que ha optado, de manera suicida, por dejar en manos de grandes intereses empresariales el manejo de la comunicación social.

En esas condiciones, la posibilidad de que una población desinformada y manipulada mediáticamente respondiera de manera afirmativa a la consulta oficial que pone fin a la vida política del expresidente Correa Delgado, es motivo de profunda consternación para todas las fuerzas progresistas y de izquierda de América Latina y el Caribe.

A su claridad ideológica, a su apego a los ideales de los padres fundadores de la Patria Grande, a su auténtica vocación latinoamericanista, le debemos decisiones fundamentales para la marcha de nuestros pueblos en pos de su Segunda y Definitiva Independencia.

En línea con estas fuentes de inspiración ofreció a su país para ser la sede de la Unasur, dotando a esta institución (hoy castigada por la reacción derechista predominante en varios países de la región) de magníficas instalaciones en la mitad del mundo.

Tuvo también la valentía de exigir la salida de las tropas estadounidenses de la base de Manta y le hizo un enorme e impagable favor a la causa de la libertad de prensa y de expresión a escala mundial al ofrecer asilo diplomático a Julian Assange en la Embajada de Ecuador en el Reino Unido.

Durante su gobierno, Ecuador fue un punto de referencia para todos los movimientos y las fuerzas sociales que en los cinco continentes buscaban un destino mejor para sus pueblos.

Rafael Correa Delgado fue un gobernante que resistió a pie firme brutales ataques de las clases dominantes de su país y del imperio estadounidense, que no escatimaron ningún recurso, legal o ilegal, pacífico o violento, con tal de hacer fracasar a su gobierno, y no pudieron.

Un eventual triunfo del sí en la segunda pregunta del referendo condenó a Ecuador a prescindir, para siempre, del concurso de su más significativa figura política de los últimos 50 años y de un presidente que terminó sus diez años de gobierno con un índice de aprobación del 62%, pese a los efectos desquiciantes de la caída de los precios internacionales del petróleo y los enormes costos de la reconstrucción luego del terremoto del 2016 que asoló la provincia de Manabí.

Un líder inmensamente popular, dentro y fuera de Ecuador, que cambió definitivamente y para bien a su país, hoy queda desterrado para siempre de la vida política ecuatoriana. Pierde Ecuador, y perdemos todos los latinoamericanos y caribeños.

  • Reconocidos intelectuales de América Latina

Preguntas y respuestas sobre la decisión de la CAS sobre Rusia

DPA 1 de febrero del 2018 ALEMANIA

La decisión de la Corte Arbitral del Deporte (CAS) de levantar sanciones vitalicias a 39 deportistas rusos sospechosos de doping generó un gran debate en el mundo del deporte.

A continuación, la agencia dpa presenta ocho preguntas y ocho respuestas para intentar esclarecer el asunto:

¿Qué decidió la CAS y por qué?

La CAS aceptó las apelaciones de 28 deportistas rusos que habían sido suspendidos de por vida para los Juegos por el Comité Olímpico Internacional (COI) al considerar que las pruebas para tamaña sanción eran insuficientes. Aunque la CAS no los declara tampoco inocentes, podrían participar en los Juegos de Invierno Pyeongchang que arrancan en una semana. Los otros 11 atletas que habían apelado también vieron levantadas sus suspensiones vitalicias, pero sí fueron declarados culpables de doping: podrán volver a competir, pero una vez que se terminen los Juegos.

¿Quiénes son los atletas implicados más reconocidos?

En la lista de los 28 hay 11 medallistas de los Juegos de Sochi 2014, entre ellos los campeones olímpicos Alexander Legkov (esquí de fondo) y Alexander Tretiakov (skeleton). Entre los 11 que podrán volver a competir tras los Juegos está el doble campeón olímpico de bobslegih Alexandr Zubkov.

¿Podrán entonces los 28 atletas exculpados participar en los Juegos de Pyeongchang?

El COI asegura que no. El organismo de los anillos suspendió al Comité Olímpico Ruso por sus prácticas dopantes y sus atletas sólo podrán participar en los Juegos bajo bandera neutral y después de una invitación. De momento, el COI invitó a 169 rusos antes de conocer la decisión de la CAS. Hoy aseguró que el veredicto de tribunal no cambiará su parecer. "El hecho de que no estén sancionados no les confiere automáticamente el privilegio de una invitación", indicó el COI.

¿Cómo llegó este litigio al más alto tribunal deportivo?

El COI suspendió de forma vitalicia para los Juegos a 43 deportistas rusos después de las investigaciones llevadas a cabo por Richard McLaren, que publicó dos extensos informes para la Agencia Mundial Antidoping (AMA) sobre el caso de Rusia. Según las pesquisas -que contaron con el exjefe del laboratorio de Moscú Grigory Rodchenkov como testigo clave-, Rusia ideó un plan estatal para dopar a sus deportistas y en los Juegos de Sochi se cambiaron muestras para evitar positivos con ayuda de los servicios secretos del país. De los 43 sancionados -a los que se les anularon sus resultados de Sochi-, 42 presentaron una apelación ante la CAS. Como tres de ellos ya están retirados, la Corte analizará sus casos más adelante.

¿Cómo respondió Rusia a las acusaciones?

Rusia siempre rechazó las acusaciones y negó que tuviera un plan estatal de doping. Se abrió una causa penal contra Rodchenkov, que actualmente vive en Estados Unidos bajo un programa de protección de testigos del FBI*. El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo esta semana que Rodchenkov es un "imbécil con serios problemas". No obstante, Rusia pidió a sus atletas que no boicoteen los Juegos y que se centren en la competición.

¿Cómo juzgaron las federaciones internacionales las decisiones del COI?

Hubo diferentes puntos de vista. Mientras la Federación Internacional de Esquí adoptó una postura similar y suspendió a los rusos, el ente que rige los deportes de trineo como el luge y el bobsleigh (IBSF) les permitió seguir participando en las pruebas. La IBSF señaló en su momento que la decisión del COI podría violar las leyes internacionales y su vicepresidente Andreas Trautvetter apuntó hoy: "Esperaba esta decisión por cómo son las leyes europeas. Desde el principio se sabía que las pruebas no eran suficientes".

¿Qué ocurrirá en los Juegos Paralímpicos?

El Comité Paralímpico Internacional (IPC) suspendió a todo el equipo ruso e Río de Janeiro 2016, pero esta vez tomó una vía diferente. Los atletas rusos podrán participar del 9 al 18 de marzo en Pyeongchang, pero lo harán como neutrales. El IPC espera que haya 35 deportistas del país más grande del mundo.

¿Qué ocurrirá después de Pyeongchang?

El COI indicó que la decisión de la CAS "podría tener un serio impacto en la lucha antidoping en el futuro" y no descarta una posible apelación ante la Corte Suprema Federal de Suiza. El exjefe del comité médico del COI Arne Ljungqvist consideró el veredicto de la CAS como "un enorme desprecio hacia el COI" y Rodchenkov, a través de su abogado, dijo que "la decisión de la CAS solo envalentona a los tramposos, hace que ganar sea más difícil para los atletas limpios y supone un triunfo para el sistema corrupto de doping en Rusia en general, y para Putin en particular".

  • Las autoridades rusas han solicitado la extradición de Rodchenkov, acusado de haber propiciado el dopaje de atletas rusos. El Programa Federal de Protección de Testigos (PFPT) de Estados Unidos es un protocolo para proteger a sus informantes y colaboradores

¿Por qué Trump empuja a Irán a romper el acuerdo nuclear?

LA HAINE 19 de enero del 2018 ESPAÑA

La “Guerra sin fin” es un negocio redondo para el complejo industrial-militar, que de paso palía el problema financiero del régimen de EEUU

Nazanín Armanian*

El presidente de EEUU, mientras renueva la suspensión de las sanciones contra Irán en cumplimiento del acuerdo nuclear llamado El Plan de Acción Conjunto y Completo (PACC) firmado en el 2015 en el Concejo de Seguridad de la ONU, amenaza a sus aliados europeos con romperlo si en un plazo de 120 días no lo “mejoran”. Consciente de que Irán ha afirmado que no va a aceptar ningún cambio en el pacto, Trump está dando plazo a su equipo para preparar la opinión pública de su país, reacia a más guerras, para otra hazaña bélica. Barak Obama y Alí Jameneí firmaron este acuerdo lleno de sombras desde la absoluta desesperación, puesto que la otra alternativa era ir a una guerra. El PACC contempla que Teherán desmantelase su capacidad (de guerra) nuclear a cambio de que las potencias levantaran las sanciones que estrangulaban la economía de Irán.

Las “mejoras” que pretende Trump son:

Eliminar las cláusulas que ponen la fecha límite de 15 años al acuerdo, ¿Para poner “hasta el fin de los tiempos”? ¿Le preocupa a Trump que Irán en el 2030 pueda fabricar la bomba, pero le empuja a romper el acuerdo y reanudar su programa nuclear hoy mismo? Todo el acceso de Irán al material nuclear está bloqueado por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), que supervisa incluso las minas de uranio del país.

Considerar el programa de misiles de largo alcance iraníes como parte de las armas nucleares. El PACC ya prohíbe a Irán diseñar misiles para llevar cabeza nuclear hasta ocho años después de su firma. Otra cosa son los misiles convencionales, vitales para un país como Irán que fue atacado por Irak durante 8 años de guerra (1980-1988), y está siendo apuntado por los misiles de media docena de países (especialmente el régimen de Israel).

Imponer inspecciones sorpresivas a las instalaciones nucleares iraníes. Pero, si tanto la AIEA que monitoriza a Irán, como los militares de EEUU, aseguran que Teherán cumple con el acuerdo. O ¿es que pretende inspeccionar a las instalaciones militares? ¿Qué país lo permitiría, sobre todo después de que Irak lo hizo en el 2002 y meses después se convirtió en escombros?

La intención de Trump es salir del acuerdo, pero antes quiere colgarlo en el limbo, lo cual es peor para Irán.

El objetivo es Irán no la República Islámica

Incluso en la época del Sha (1941-1979), EEUU no consiguió avasallar una nación que fue el primer imperio del mundo. Aquel rey (salvaje dictador) no se atrevió a autorizar la instalación de bases militares de EEUU en la larga frontera que el país compartía con la URSS (fundamentalmente por miedo a la reacción soviética).

Las relaciones de Irán con Francia, Alemania, Japón, Gran Bretaña o España son normales. La OTAN acabó con Gaddafi para apoderarse de Libia, justo cuando el coronel costeaba la campaña electoral de Sarkozy y regalaba un caballo de dos millones de euros a José María Aznar. También expulsó del poder a los “yihadistas” afganos que ella misma había instalado en Kabul e intentó asesinar a Tayyeb Erdogan en julio del 2016.

Irán cooperó con Ronald Reagan en el 1980, retrasando la liberación de los rehenes de la embajada de EEUU en Teherán para impedir la reelección del "demócrata" Jimmy Carter, a cambio de armas; también el escándalo “Irangate” del 1983 destapó las relaciones encubiertas de Teherán con Washington (con el mismo objetivo: negociar de igual a igual con el imperialismo). Luego en el 2001 y el 2003 Irán ofreció su colaboración a George Bush en sus agresiones militares a Afganistán e Irak: así eliminaba a sus enemigos, los talibanes y Saddam Husein.

Sin embargo, (el problema son) quienes en Washington creen que Dios creó al resto de los países para que sean sus vasallos y le manda convertir a los rebeldes “en una estatua de sal” o un en cenizas.

Los motivos de la obsesión de Washington por Irán

Ya en el 1980, y tras la caída inesperada del Sha, Henry Kissinger elaboró la “Doctrina de Doble Contención” de impedir el desarrollo de Irak e Irán a beneficio de la hegemonía de Israel, como el único garante estable de sus intereses en la región. EEUU provocó la guerra entre Irak e Irán y después sometió a Irak a una continua destrucción que aun hoy continúa. Y ha pretendido contener a Irán con sanciones económica, amenazas militares, incluso creando monstruos como el Estado Islámico, para arrastrar a Irán a una guerra “religiosa”.

Justamente, una de las forma de influir en la situación de Irán ha sido mantener el embargo sobre el sistema financiero iraní, estrangulando su economía con el fin de provocar una rebelión de pobres (cosa que evidentemente no lograron). Países como Israel, Arabia Saudi y Turquía también temen que ésta nación desarrollada y con un potencial económico abrumador, acabe devorando sus mercados en Asia y Europa. La experiencia de las criminales sanciones contra Irak en el 1999-2003 mostró que este plan no funciona. La rebelión de los trabajadores obedece a la dinámica de la ley de lucha de clases.

En una palabra: Washington no soporta estados independientes, y que sean dictaduras o que tengan armas de destrucción masiva es lo de menos: Israel, Pakistán (las dictaduras del Golfo, etc.) son ejemplos.

Con su postura sobre el PACC, Trump pretende:

- Generar incertidumbre entre las empresas extranjeras deseosas de invertir en Irán, ahora que no pueden hacerlo las compañías estadounidenses, víctimas de las presiones del lobby proisraelí en EEUU.

- Provocar cansancio en Teherán que debe esperar cada tres meses la decisión del presidente de EEUU al respecto.

- Desviar la atención pública de la crisis política en EEUU: al "Rusiagate" se ha sumado los escándalos sexuales del presidente (puestos en la punta de mira con la campaña "Metoo" (Yo también) de Hollywood): una guerra podrá exportar la crisis interna.

- Es más viable una guerra contra Irán que contra Corea del Norte, ya que al contrario de Irán, nadie en EEUU está presionando a Trump para que ataque a Corea; Irán no tiene bomba nuclear, ni otros países entrarían en guerra para salvarle, todo lo contrario: además de Israel, los países sunnitas pretenden formar su OTAN para desintegrar a este poderoso rival. (El problema es que sobre todo Rusia, y probablemente China, si podrían intervenir con resultados desastrosos para las aspiraciones del tándem Israel/EEUU).

- Dar una "solución final" a Irán, la asignatura pendiente de EEUU tras la caída de la URSS. Irán es la joya de los botines de las guerras de que desmantelaron a Irak, Libia y Siria (aunque en este último caso EEUU haya sido derrotado). Es la primera reserva mundial del gas, la cuarta del petróleo, la tierra que une tres continentes, y además está al lado de dos potencias rivales: Rusia y China.

- Presentar a Trump como un presidente poderoso y con determinación, y no un oscuro y degenerado hombre que ha asaltado la Casa Blanca.

- La "Guerra sin fin" es un negocio redondo para el complejo industrial-militar, que de paso palía el problema financiero de EEUU.

- La presión del lobby pro israelí: el mismo que le ha forzado a reconocer Jerusalén como capital de Israel. La consigna inicial de "América Primero" ahora es "Israel y Arabia Saudita Primero", puesto que Irán, una potencia "de tercer nivel", no representaría ninguna amenaza para los intereses de EEUU.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista de origen persa radicada en España, columnista del diario catalán Público.es

Los agujeros negros

REBELIÓN 23 de enero del 2018 ESPAÑA

Nada tan letal para una democracia como la concentración del poder político

La estrategia es mantener a la ciudadanía alejada de los centros de poder, ajena a sus intenciones

Carolina Vásquez Araya*

Cuando se menciona al sistema -cualquiera sea este- como fuente fundamental del fallo de un proceso de gestión gubernamental, se deja de lado algo tan esencial como la participación de la ciudadanía en su papel de objeto.

Es decir, ya sea una dictadura o una democracia, siempre existe un objetivo hacia el cual se dirige el discurso, la propuesta o el acto represivo; ese objetivo tendrá un papel en el devenir de los acontecimientos y de él dependerá cuánto poder va a conceder a sus gobernantes.

A partir de esa premisa se puede afirmar que al debilitarse el protagonismo de la ciudadanía en un marco democrático y perderse el balance del poder, las fuerzas contrarias al sistema van a construir rápidamente un reducto desde el cual van echando anclas en cada una de las instancias capaces de blindar su hegemonía, legal e institucionalmente.

Es un juego de vasos comunicantes, cuando uno se vacía se llena el opuesto y si este logra bloquear la reversión, todo el sistema está cooptado.

Mientras tanto, el debilitamiento del poder ciudadano se comienza a consolidar con la pérdida paulatina de los mecanismos diseñados para la protección de sus derechos.

El Estado de Derecho deja de funcionar mucho antes de que la ciudadanía se haya percatado de ello, dado que el trabajo de socavamiento de sus instituciones es y ha sido siempre una de las más eficientes y solapadas formas de revertir un proceso de democratización, por lo general inconveniente para los intereses de quienes detentan los poderes económico y político.

Estas estrategias han funcionado una y otra vez en la mayoría de los países latinoamericanos, siempre de la mano del Gobierno estadounidense, gracias a cuya influencia y políticas intervencionistas se han cerrado las compuertas al poder de la ciudadanía para entregárselo en bandeja de oro a los grupos hegemónicos.

Así, las ilusiones de desarrollo de los pueblos se pierden en auténticos agujeros negros de los cuales nunca logran salir, al igual que se pierden sus esperanzas de convertirse en naciones verdaderamente independientes.

Estos agujeros negros no parecen tener fin, absorben y aniquilan, con una fuerza descomunal, todo esfuerzo ciudadano por recuperar esa cuota de poder indispensable para hacer contrapeso a quienes convierten el Gobierno en una feria de oportunidades para las elites.

El peligro reside en el tiempo: mientras este transcurre, el contra-sistema se consolida y se pierden uno tras otro los derechos, hasta caer todo en una dictadura no declarada pero tolerada por la mayoría.

América Latina está experimentando los embates de la ola antidemocrática como una premonición del regreso a los años fieros de las dictaduras militares patrocinadas por Estados Unidos.

Con la complicidad de sus cadenas noticiosas y los medios locales trabajando del lado de las oligarquías, es para los pueblos prácticamente imposible obtener información confiable sobre lo que sucede a sus espaldas y, por ende, está medio ciego.

El paquete es perfecto y la ola avanza por todo el continente eliminando movimientos ciudadanos y liderazgos comunitarios, por ser estos pequeños focos de protesta una piedra en los zapatos de los dueños del poder.

Quizá sea importante echar una mirada alrededor y ver cómo el plan funciona más allá de las fronteras.

El truco jamás falla: consiste en alimentar a los caciques locales, quienes se prestan obsequiosos a vender a sus países con tal de mantener sus privilegios. ¿Por qué habría de cambiarse el modelo de dominación cuando resulta tan fácil de ejecutar?

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Periodista, editora y columnista chilena en Guatemala