Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2018-05-11

Nicaragua en la mira del imperio

LA HAINE 2 de mayo del 2018 ESPAÑA

Lo que hoy ocurre en Managua tiene todo el estilo de un “golpe suave”, de “una primavera democrática”

Gustavo Espinoza M.

Recientemente, Managua y otras ciudades nicaragüenses han conocido días de violencia. Como en Caracas, entre abril y julio del año pasado, turbas alzadas han implementado desmanes contra edificios públicos, mercados, escuelas, policlínicos; y hasta han consumado asesinatos contra policías y periodistas. Aunque las autoridades han pretendido minimizar los hechos, la 'CNN' se ha encargado de llevar al mundo escenas que parecían olvidadas en la Patria de Sandino.

La gota que rebalsó el vaso del descontento social fue una disposición gubernamental orientada a elevar los aportes a la Seguridad Social, de Empleadores y Trabajadores. La iniciativa se generó por el marcado déficit presupuestario de ese servicio, habida cuenta que había creado nuevos beneficios para la población afectada por la guerra pasada, e incrementado otros. Quizá inoportuna, o tal vez mal explicada, la medida fue cuestionada, y generó una protesta que fue creciendo a partir del miércoles pasado.

Más allá de los deplorables hechos que ocurrieron en días sucesivos entre el 18 y el 22 de abril, habría que mirar con detenimiento lo que está en juego y el nivel de los intereses en pugna, en un país que se alza como referente para los pueblos de Centro América y el Caribe.

Nicaragua, en efecto, tuvo siempre una historia difícil. Hubo épocas en las que un pirata yanqui -William Walker- asumió el Poder y proclamó el inglés como “idioma oficial” en medio de la destrucción masiva de la cultura popular y el exterminio de la población local. Después, vino el Amo Yanqui en toda su dimensión: los marines de Yanquilandia se desplegaron por ese suelo, y permanecieron en él hasta que fueron expulsados por la lucha de Sandino y su “pequeño ejército loco”. Nuestro Mariátegui, en su momento, saludó esa acción, y dijo sin cortapisas: ”El único camino de resistencia activa al dominio yanqui, era el camino heroico de Sandino”. Y lo fue.

En el 1934 Sandino fue asesinado en una trampa tendida por los Somoza, esa “estirpe sangrienta” que apagó la luz en Nicaragua durante casi 50 años. Sandino redivivo combatió con la bandera del FSLN al impulso de Carlos Fonseca, Tomás Borge y Daniel Ortega. Este último, conduce hoy los destinos del país y fue reelegido en noviembre del 2016 con más del 70% de los votos en un proceso electoral monitoreado por organismos internacionales.

¿Ha perdido legitimidad Ortega en los 16 meses de gestión gubernativa? ¿Ha cometido errores garrafales que lo descalifican como mandatario de la Nación? ¿Merece hoy la repulsa ciudadana quien fuera ungido por tan consistente mayoría? No pareciera ser así. Por el contrario, su gobierno ha dispuesto acciones orientadas a mejorar las condiciones de vida de la gente. Hoy la educación y la salud (que abarcan cada vez a más gente), son gratuitas para gran parte de la población. El empleo no se ha visto afectado. El equilibrio económico se mantiene. No se constatan niveles altos de inflación, ni ha descendido la capacidad adquisitiva de los salarios.

Es verdad que no hay lujos ni dispendio. Pero los empresarios no se pueden quejar -ni se quejan- de un proceso que no ha afectado lo sustancial de sus intereses. Y la Iglesia -que se opuso al Sandinismo en los años 80 del siglo pasado- goza hoy del apoyo del gobierno y el respeto de un pueblo marcadamente religioso. Preguntar en la calle a cualquier persona si es nacido en Nicaragua, es recibir una respuesta que no se usa en otras partes: “soy nicaragüense, por la gracia de Dios”. Y se han emprendido obras de gran trascendencia que modificarán sustantivamente la vida de millones de personas, como el Canal Trans Oceánico, ofrecido por todos, pero ejecutado por nadie.

Que Nicaragua ha generado reticencias y desconfianzas en Washington, es claro. No en vano el Canal en marcha fue pactado no con una empresa yanqui, sino con el Gobierno de la República Popular China. Y eso, ¡se paga! La “Nic-Act”-un documento trabajado por el Departamento de Estado USA y destinado a sancionar a Nicaragua- lo acredita.

EEUU –más precisamente, el gobierno de Trump- se siente “dueña del mundo”; pero Corea del Norte le acaba de bajar el moño, y lo ha obligado a sentarse en la mesa de negociaciones; Irak, ha demostrado el fracaso absoluto de su política de dominación; Siria ha rechazado virilmente su injerencia en los asuntos internos de su país; Rusia ha puesto en su sitio a los Halcones del Pentágono al desviar los misiles yanquis disparados sobre Damasco. En suma, la estrategia de “dominación” hace agua por todas partes. Y a los EEUU, lo que les queda, es América. Buscan aquí parapetarse, para sobrevivir.

Eso explica su ofensiva continental contra los pueblos: la campaña contra Cuba, que se reaviva; la ofensiva económica, política y militar contra Venezuela; el apoyo a Temer, en Brasil y la captura de Lula; la capitulación de Moreno en el Ecuador; los ataques a Evo, en Bolivia; pero también los “éxitos” electorales en Argentina, Chile y Paraguay. Y -¿por qué no?- los sucesos que hoy estremecen a Nicaragua que en los últimos diez años ha venido reconstruyendo pacíficamente su economía y su bienestar.

Lo que hoy ocurre en Managua tiene todo el estilo de un “golpe suave”, de “una primavera democrática”, como las acontecidas en Europa del este. Pero más allá de las palabras, esconde en sus fauces el monstruo neoliberal y la dominación imperialista. De eso no puede caber la menor duda. Los gritos de “democracia” y “libertad” –que nunca amenazó el Sandinismo- habrán de apagarse si se corona con éxito la aventura golpista.

El pueblo de Nicaragua sabe ya lo que significa la dominación del amo del norte. Y no está dispuesto a arriar sus banderas. La Patria de Sandino “ni se entrega, ni se vende” dice una vieja canción revolucionaria nicaragüense. Hará honor a ella, sin duda.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Expresidente de la Federación de Estudiantes del Perú – FEP. Exsecretario General de la CGTP. Exdiputado (1985 – 90). Del colectivo de dirección de Nuestra Bandera

El dinero contra la democracia

LA JORNADA 7 de mayo del 2018 MÉXICO

John M. Ackerman*

Sin una separación clara entre las esferas públicas y privadas, entre los políticos y los empresarios, se colapsan tanto la democracia como la libre competencia. Cuando el dinero determina quién ocupa los cargos en la administración pública, las elecciones se convierten en meros ejercicios simbólicos para legitimar la continuidad en el poder de una minoría rapaz. Y cuando el gobierno se utiliza para favorecer a unos cuantos empresarios potentados, el mercado pierde su dinamismo y se estancan la innovación y el desarrollo.

Para avanzar como nación fuerte y soberana es necesario que tanto las instituciones gubernamentales como el sector privado se independicen del puñado de oligarcas que hoy saquean simultáneamente las arcas públicas y la economía popular. Con un gobierno sólido y autónomo que defienda el interés público, se abriría el espacio necesario para el florecimiento de las empresas, las organizaciones sociales y la ciudadanía en general.

Nuestro marco jurídico establece reglas claras con el fin de blindar los procesos electorales de la interferencia indebida del dinero y el poder privado. El artículo 41 de la Constitución fija el principio fundamental de que "los recursos públicos prevalezcan sobre los de origen privado". El mismo artículo también señala que ninguna "persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular".

Estas disposiciones colocan al derecho electoral mexicano años luz más allá del marco jurídico estadounidense.

Al otro lado del río Bravo no existen protecciones similares para los procesos electorales. Las actividades más importantes tanto de los candidatos como de los legisladores estadounidenses son las cenas y los bailes de recaudación de fondos con magnates, en lugar de encuentros y diálogos con la ciudadanía. Y los funcionarios públicos muchas veces dedican más tiempo a la búsqueda de trabajos posteriores en el sector privado que a aplicar de manera estricta la ley desde sus cargos públicos.

Autores como Sheldon Wolin, Larry Lessig y Bruce Ackerman han documentado cómo esta situación ha ido alejando cada vez más el sistema político estadounidense de la ciudadanía. La reelección sin límite de los legisladores también refuerza esta tendencia en Washington.

A pesar de las avanzadas leyes mexicanas, nuestro sistema político en realidad funciona de manera muy similar al de los vecinos del norte. Tanto la indolencia de los consejeros como la complicidad de los magistrados electorales han generado un enorme espacio de impunidad e ilegalidad en la materia.

Las elecciones del 2006 y el 2012 fueron laboratorios para el rompimiento sistemático del estado de derecho. Durante ambos procesos electorales, fluyeron enormes cantidades ilegales de dinero público y privado para la adquisición de propaganda política, la realización de encuestas cuchareadas, la compra de periodistas mercenarios, el soborno de funcionarios electorales y la realización de operativos masivos de compra y coacción del voto.

Hoy el Consejo Mexicano de Negocios, y en particular oligarcas como Alberto Baillères, Germán Larrea y Claudio X. González, buscan repetir la misma fórmula. Y cuentan, como ya es costumbre, con el apoyo de las autoridades electorales.

Por ejemplo, los magistrados electorales recientemente resolvieron permitir que los candidatos "independientes" violen el principio constitucional de predominancia del financiamiento público sobre el privado para fondear sus campañas electorales. Ahora, tanto El Bronco como Margarita Zavala podrán recaudar entre sus socios y amigos hasta el tope de 429 millones de pesos, lo cual borra de un plumazo este avanzado principio constitucional.

Otra decisión que clava un puñal en el corazón del modelo de regulación electoral mexicano fue la de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE que permitió que siguiera al aire el spot evidentemente ilegal de Mexicanos Primero, que utiliza niños actores para promover el voto contra López Obrador. Si bien la sala superior del TEPJF posteriormente enmendó la plana al INE, queda pendiente todavía la resolución sobre el fondo del asunto de parte de la sala regional especializada.

Si los tres magistrados de aquel oscuro tribunal deciden revivir el spot de Mexicanos Primero, ello daría el tiro de gracia a nuestro avanzado marco jurídico en la materia y nos encontraríamos inmediatamente de nuevo en la misma situación que vivimos en el 2006 y el 2012, en que el sector privado violó olímpicamente la Constitución con el fin de frenar el avance de López Obrador a Palacio Nacional y, con ello, el tan necesario establecimiento de una clara separación entre los poderes públicos y privados.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

  • Profesor de Derecho e investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

Trabajo sucio

POR ESTO! 8 de mayo del 2018 -MÉXICO

Alfredo García*

El presidente Donald Trump y el primer ministro Benjamín Netanyahu amenazan con empujar a la humanidad hacia el precipicio, con su conducta fuera de las normas internacionales de comportamiento.

En medio del temor de la comunidad internacional por el anuncio de ruptura del acuerdo sobre el programa nuclear iraní por parte de Trump el próximo 12 de mayo, Netanyahu cumple su tarea de “trabajo sucio”: “La Guardia Revolucionaria ha introducido armamento moderno en Siria para atacarnos. Mejor pronto que tarde, estamos decididos a detener la agresión iraní desde su origen, aunque ello suponga un enfrentamiento”, declaró el primer ministro israelí el pasado domingo.

“Las naciones que no se mostraron preparadas para actuar a tiempo contra una agresión, pagaron un precio mucho más alto después. No queremos una escalada (militar), pero estamos preparados para cualquier escenario”, advirtió Netanyahu tras alegar que las fuerzas iraníes han desplegado en territorio sirio drones armados, misiles tierra-tierra y sistemas de defensa antiaéreos contra su aviación de combate.

No es un secreto que la aviación de combate israelí, ha lanzado más de un centenar de operaciones secretas en Siria contra objetivos de la milicia libanesa Hezbolá que apoya al gobierno sirio. Sin embargo, desde el pasado mes de septiembre la Fuerza Aérea israelí ha incursionado en 5 ocasiones contra bases sirias con presencia militar de la Guardia Revolucionaria iraní.

La belicosa declaración sigue a la forzada presentación pública hecha hace una semana de “pruebas concluyentes” de un programa atómico secreto de Irán cuando firmó el acuerdo nuclear en 2015 con EEUU, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China; y a la insólita aprobación por el Parlamento israelí de una ley que otorga la decisión de ir a la guerra al primer ministro y el ministro de Defensa.

La nueva ley que concentra tan alta responsabilidad en dos personas, aprobada por 62 votos y 41 en contra en medio de una inminente escalada bélica de Israel en Siria, establece que la “declaración de guerra” antes en manos del Gabinete, será decisión del grupo de Seguridad (generales y directores de servicios de seguridad), y “en extremas circunstancias”, competerá al primer ministro y al ministro de Defensa a cargo de Netanyahu y Avigdor Lieberman, líder del partido ultraderechista, Yisrael Beytenu, actual ministro de Defensa.

Al mismo tiempo, la prensa israelí impulsa una campaña sicológica de temor a una represalia iraní contra Israel desde posiciones en Siria, en caso de que el presidente Trump rompa con el acuerdo nuclear.

Por su parte el presidente iraní, Hasan Rohani, advirtió: “Si EU decide salirse del acuerdo (como acaba de ocurrir), muy pronto verán ustedes el remordimiento histórico que tal decisión va a causarle. Cualquiera que sea la decisión de Trump, vamos a resistir”.

Para Trump y Netanyahu, el acuerdo nuclear debería incluir los misiles balísticos, el papel regional de Irán y un plazo más largo al límite temporal, para que pueda volver a enriquecer uranio (que concluye en el 2025). A lo que el presidente iraní ha respondido: “Construiremos tantos misiles y armas como necesitemos. Respetamos nuestros compromisos, pero decimos claramente al mundo, que no vamos a negociar con nadie sobre nuestras armas y nuestra defensa”.

Trascendió que Netanyahu tiene programado un encuentro en Moscú el próximo miércoles con el presidente ruso, Vladimir Putin (que ya acaba de realizarse), para pedir que frene el supuesto avance militar de Irán en Siria.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Periodista y director del semanario Voces

No dejarse tentar por las sirenas neoliberales

REBELIÓN 2 de mayo del 2018 ESPAÑA

Fander Falconí*

El desafío económico de la izquierda latinoamericana, en esta hora, es no dejarse tentar por las sirenas neoliberales, que no están en nado sincronizado sino dando patadas de ahogadas. En forma abierta se habla en los medios occidentales de la muerte del neoliberalismo, visible en la crisis capitalista: la aún no superada del 2008. La razón principal de esta muerte es la creciente desigualdad social, políticamente insostenible.

En el 1980, una miniserie de televisión se presentó en Estados Unidos y fue asimilada por miles de pequeños empresarios y ejecutivos de empresas, que la recibieron como la catequización capitalista. Aunque no tuvo tan alta audiencia ni fue tan aplaudida fuera de las fronteras estadounidenses, como pasó con Raíces (1977), la serie Free to Choose (Libre para elegir) marcó el inicio de una nueva etapa económica: el neoliberalismo. Los títulos de los 10 episodios sugieren su objetivo: El poder del mercado, La tiranía del control, Anatomía de la crisis, De la cuna a la tumba, Creados iguales, Lo malo de nuestras escuelas, ¿Quién protege al consumidor?, ¿Quién protege al trabajador?, ¿Cómo curar la inflación? y ¿Cómo permanecer libre? En el 1990 se añadieron dos títulos: Libertad y prosperidad, y El fracaso del socialismo.

La serie de televisión y el libro previo (Friedman, Milton y Rose, Libre para elegir, 1980, Editorial Harcourt, California), que es casi su guión, fueron realizados por Milton y Rose Friedman, un matrimonio de economistas. La serie es la vulgarización de las teorías de Milton Friedman, Nobel de Economía 1976, asesor económico de Pinochet y de Reagan. Él sostenía que el Gobierno no debe meterse en cuestiones económicas, excepto en casos extremos de supervivencia nacional. Friedman creía que lo mejor de un país aflora cuando hay libre mercado y lo peor aparece con la intervención estatal.

Nació así el neoliberalismo, corriente que propugna la libertad a ultranza de los mercados, exige la reducción del denostado gasto público y minimiza la intervención estatal en los procesos económicos. La economía neoliberal carece de restricciones. En este sistema se dice que la distribución viene luego del crecimiento económico. Todo se deja en manos del mercado (dios), mientras el Estado debe ser humilde y pequeño.

Si en los países ricos la aplicación de esta corriente fracasó en la crisis del 2008, tras 30 años de dominio en la mayor parte del mundo, en Latinoamérica fue desastrosa su ejecución. Aquí el neoliberalismo, de la mano de la globalización del capital, ha incrementado nuestra dependencia del capitalismo supranacional, secundado por el Fondo Monetario Internacional, siempre vigilante del pago de la deuda externa que se incrementó en exceso, causando catástrofes sociales, como pasó en Argentina. El neoliberalismo incrementó la pobreza en la región y disminuyó la cobertura de los servicios sociales. Hubo crecimiento económico en países como Chile, pero nunca llegó la redistribución prometida.

Frente a ese modelo obsoleto que la derecha sigue maquillando, más como servicio funerario, la izquierda debe ofrecer una opción realista. Esta es una economía para las personas, con regulaciones. Ese Estado debe considerar prioritario el pago urgente de la deuda social. Eso implica construir capacidades humanas en salud y educación, así como reducir la pobreza y combatir la desigualdad.

Esta opción que ofrece la izquierda puede dar un paso adelante si incluye a naturaleza en la primera prioridad. Así aparece el concepto ampliado de pago de la deuda social y ecológica (esta última es la que deben pagar los países ricos a los pobres, por haber lesionado el ambiente y por pagar mal a nuestras exportaciones o por subvalorar los costos ambientales de los procesos extractivos). La desigualdad y la inequidad se combaten tomando en cuenta a quienes han usufructuado del deterioro ambiental, ellos tienen la obligación de restituir el daño al resto de la población. El crecimiento económico que implica reducir la pobreza y combatir la desigualdad debe moderarse según el impacto ambiental que genere.

Así como el fracaso del neoliberalismo no es una predicción teórica, sino un resultado que está a la vista, el nuevo modelo de la izquierda no es una utopía, ni siquiera un simple proyecto. Es una esperanza.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Economista ecológico y académico ecuatoriano. Actualmente es ministro de Educación de Ecuador

Nueva crisis del petróleo

APORREA 4 de mayo del 2018 VENEZUELA

Germán Gorráiz López*

Dado que las energías alternativas todavía necesitan enormes subsidios como para ser viables en los países en vías de desarrollo, la práctica del fracking (especie de panacea universal que resolverá los problemas energéticos de la Humanidad) es todavía incipiente y suscita recelos medioambientales y la inercia de los activos petroleros no permitirá que las grandes compañías abandones sus equipos e infraestructura actuales, se deduce que la economía mundial seguirá gravitando sobre la dependencia del petróleo en la próxima década.

El gas natural se presenta como el único sustituto ante una presunta escasez de petróleo, pero este recurso también sigue el mismo camino de inestabilidad.

¿Nueva Crisis del Petróleo?

Según Rystad Energy, la industria petrolera necesita reemplazar 34 mil millones de barriles de crudo al año, pero en el 2015 tan solo se alcanzaron los ocho mil millones de barriles debido al drástico descenso de las inversiones en exploración y producción mundial y se estima para el 2018 una nueva caída del 20 por ciento.

Los principales países desarrollados cuentan con reservas estratégicas de petróleo que destinan exclusivamente para uso en situaciones críticas para garantizar el consumo interno durante un par de meses, inventarios que habrían sufrido una caída por debajo de la media de los últimos cinco años. Ello, aunado con una robusta demanda energética mundial cercana a 1,5 millones de barriles al año, el recorte de producción pactado entre Rusia y la OPEP y una peligrosa caída de la producción en países como Venezuela (600 millones barriles menos al año), Angola (300 millones menos al año), posibles disrupciones en el bombeo de países inestables como Nigeria y Libia y el incremento de sanciones de EEUU a Irán podría desembocar en un peligroso incremento de los precios del crudo hasta niveles de los 100 dórales el barril para finales del 2018.

Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en un reciente informe titulado Perspectivas mundiales de inversión en energía, advierte que será necesario invertir 48 Billones de dólares hasta el 2035 para cubrir las crecientes necesidades energéticas mundiales, por lo que no sería descartable un posible estrangulamiento de la producción mundial del crudo en el horizonte del 2021, al concatenarse la recuperación económica de EEUU y la UE con factores geopolíticos desestabilizadores (Nueva Guerra en Oriente Medio).

¿Hacia la estanflación?

Históricamente, la estanflación ha estado ligada al precio de las materias primas, de lo que sería paradigma la Crisis del Petróleo del 1973 (Primera Crisis del Petróleo). Dicha Crisis fue provocada por la estrategia de castigo de la OPEP a las economías occidentales por apoyar a Israel en la Guerra de Yom Kippur y cuadruplicó los precios del crudo lo que provocó un fuerte efecto inflacionista de bienes y servicios.

Paralelamente, se produjo un súbito aumento de los costes de producción de las empresas, que ante la imposibilidad de revertir dichos costos en el precio final de sus productos, optaron por redimensionar sus plantillas, provocando un aumento desbocado de las tasas de desempleo y la consecuente constricción del consumo interno, entrando así en una espiral negativa que derivó finalmente en una drástica reducción de la actividad económica de los países afectados.

Por estanflación se entiende la suma de una inflación desbocada y un escenario de recesión económica (una economía entra en recesión técnica después de dos trimestres de caídas consecutivas del PIB nacional según el FMI) y es un término acuñado en el 1965 por el entonces ministro de Finanzas británico, Ian McLeod que utilizó la palabra "stagflation" en un discurso ante el Parlamento británico.

Se trata de una de las más peligrosas combinaciones para la economía ya que ambos elementos distorsionan el mercado y la terapia de choque para combatir el estancamiento económico tiene como efecto secundario el incremento de la inflación. Así, para incentivar el consumo y salir de la recesión se requieren terapias basadas en la expansión fiscal y monetaria, medidas que, a su vez, generan más inflación, lo que al final deviene en un círculo explosivo para la economía de final incierto.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

  • Analista económico y geopolítico