Saltar a: navegación, buscar

Portal:Panorama Mundial/DE LA PRENSA/2018-06-22

El 18 de junio del 2018 en Colombia

REBELIÓN 19 de junio de 2018 ESPAÑA

Es significativo que la abstención alcanzó “… la no despreciable cifra de 19 millones y medio de posibles sufragantes (53,3%), cifra muy semejante a la de la primera vuelta electoral.”

Alberto Pinzón Sánchez

Caído el telón del retorcido culebrón electoral colombiano de este 17 de junio, ya se tienen datos concretos para analizar, mientras surge la nueva expectativa entre el discurso del presidente electo y sus posibles ejecuciones, es decir entre la retórica y los hechos.

Los análisis cuantitativos sobre los resultados electorales son abundantes y detallados: Duque gana con más de 10 millones de votos. Petro tiene un poco más de 8 millones, el voto en blanco reclamado por el Moir y la burguesía nacional tiene 800 mil sufragios y, la abstención alcanza la no despreciable cifra de 19 millones y medio de posibles sufragantes (53,3%), cifra muy semejante a la de la primera vuelta electoral.

Se puede decir cualitativamente que:

1- La facción de Uribe Vélez finalmente le ganó electoralmente la batalla por la hegemonía dentro de la clase dominante a la facción de Santos (Vargas Lleras, Gaviria, la U, conservadores santistas, etc.) la que después de la primera vuelta se adhirió a Duque.

2- Con esta elección, Duque legitima electoralmente la unión del “uribe-santismo”, que ya venía funcionando en la esfera económica con la adhesión a Duque del Consejo Gremial integrado por 21 organizaciones gremiales; la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) y, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI).

3- Y, en la cobertura supraestructural se consolidan las “líneas generales” de la coalición ganadora señaladas por el abogado barranqueño J Manuel Carrero: la ideológico-religiosa (tradición, familia y propiedad) la ético-política (los medios justifican el fin mafio-paramilitar) y la línea programática (neoliberal-conservadurismo).

4- El Parlamento Colombiano elegido en la primera elección, tiene asegurada desde ya una absoluta mayoría a la coalición estructurada por Uribe Vélez alrededor del nombre de Duque, en el futuro desarrollo legislativo del nuevo gobierno. ¡Ay de Timoleón!

5- La abstención a pesar de haber disminuido ligeramente sigue gravitando como un elemento deslegitimador de la llamada “democracia colombiana”: 19 millones 628 mil 564 abstenciones son más votos que los obtenidos por el presidente elegido.

6- El Voto en blanco (800 mil) sobredimensionado por las encuestas como táctica anti-Petro y reclamado por el grupo maoísta Moir y adláteres, el que ahora anuncia su oposición al nuevo gobierno; no hubiera ayudado a modificar la elección de Duque así hubiese votado por su rival Petro. El Moir ha quedado finalmente destapado.

7- Todo lo anterior, sumado al discurso del presidente electo centrado en lo fundamental en destacar la unidad de Colombia (de la clase dominante). El binomio Seguridad-Justicia. Los conocidos “talleres democráticos” de AUV. El “matrimonio entre la agroindustria y el campesino”. La desmovilización de las bases guerrilleras. La retoma de la retórica anticorrupción del fajardismo. “Las correcciones a la paz”, así como las zalemas a la “Fuerza Pública”; han abierto en el horizonte político colombiano, la posibilidad real de una segunda regeneración político-religioso-empresarial-autoritaria, al estilo de la de Rafael Núñez en el 1886; frente a la cual no queda más que la movilización social y la resistencia en la calle, al mejor estilo del Brasil.

República Dominicana: Simbiosis entre atraso político y podredumbre

REBELIÓN 19 de junio del 2018 ESPAÑA

Lilliam Oviedo

En República Dominicana, la corrupción, la impunidad y el atraso político se sustentan mutuamente.

El ejercicio de la crítica al sistema político en general y al gobierno en particular, no debe, pues, ceñirse al tratamiento irresponsable del escándalo que ha suscitado la revelación de que la empresa Odebrecht repartió entre politiqueros dominicanos más de 92 millones de dólares como soborno.

La impunidad en ese caso, es la vieja impunidad, y los millones de Odebrecht entraron por un camino trillado. Lo evidencia la inserción en cada gobierno de personas con fortunas astronómicas para el momento.

Esta práctica, herencia del balaguerismo (Joaquín Balaguer se eternizó en la presidencia nombrando y dotando de principalía política a saqueadores de oficio), los sucesivos gobiernos la han adaptado a los tiempos.

Fueron modernizados los criterios de selección de los corruptos, retocadas las técnicas para el trabajo sucio e integradas nuevas formas de saqueo, malversación y cohecho.

El actual procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, millonario con fortuna fabricada en ese entorno, acepta la orientación de quien firmó su nombramiento (y firmaría también su cancelación), y menciona los nombres que puede mencionar, y excluye los demás.

Hipólito Mejía, Leonel Fernández y Danilo Medina, como expresidentes, solo serán mencionados si una instancia superior obliga a hacerlo, y, como no forman parte de un equipo político que el poder imperialista esté interesado, por el momento, en desarticular, su impunidad luce blindada.

El sistema que creó las condiciones para la recepción de los sobornos de Odebrecht, no va a depurarse a sí mismo despojándose de quienes han dirigido y coordinado la corrupción. La clase dominante, que es nacida, criada y alimentada con recursos obtenidos a través de sucias prácticas, sigue sirviéndose de ellas.

Herederos al fin…

En Cuadernos de la Cárcel, Antonio Gramsci presenta como necesaria la integración entre “virtud privada” y “virtud pública”, y afirma que se trata de una meta política y, como tal, solo puede lograrse en sociedad.

En República Dominicana, la clase dominante y los intelectuales a su servicio, han impedido la existencia de la sociedad transformada y del partido que sirva como plataforma a esa aspiración.

No solo han prostituido el sufragio, también han desdibujado la militancia y el ejercicio político.

Además de mantener la fiesta de los sobornos y de presentar como avance las más descaradas formas de cohecho, utilizan recursos publicitarios para disfrazar de nuevo lo viejo que pretenden reciclar.

No es casual el surgimiento en el escenario político de un nieto del dictador Rafael Leonidas Trujillo.

Sus promotores hablan de ley y orden al estilo del dictador ajusticiado en el 1961, pero dicen que Luis Ramfis Domínguez Trujillo es portador de ideas nuevas.

El solo anuncio de que está dispuesto a invertir 50 millones de dólares (lo hizo en abril pasado) en su campaña presidencial, debería ser motivo para que se le investigara. ¿Quiénes aportarán ese dinero y a cambio de qué?

Domínguez nació en el 1970 en Estados Unidos, y si bien no puede ser juzgado por haber salido del vientre de Angelita Trujillo Martínez (hija del dictador, beneficiaria y partícipe del saqueo), sí puede serlo por su asociación con saqueadores de oficio como el viejo balaguerista Federico Antún Batlle y el feminicida Leonardo Matos Berrido.

La relativa lozanía del rostro, no es indicador de que no forma parte de lo viejo, que, en este caso, es también lo sucio.

Un caso similar es el del empresario Porfirio de Jesús López Nieto, pariente del cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez y beneficiario de la debilidad institucional, pues ha colaborado con los partidos tradicionales.

Tampoco hay que hablar de edad y de apariencia. Es un sujeto elitista y que, en definitiva, forma parte de lo viejo.

El atraso como derivada y como primitiva

La clase dominante invoca lo nuevo pero fomenta lo viejo. El espectáculo electorero, intenta eternizarlo alimentando ideas vetustas y por demás absurdas.

Cuando Gramsci habla de la sociedad y de la formación partidaria como indispensable para la integración de la virtud privada y de la pública, tiene mucha razón. Las conquistas a favor de los grupos vulnerables hay que conseguirlas enfrentando a la clase dominante y a sus grupos podridos, no uniéndose a ellos o haciendo concesiones de principios.

Por eso, aunque algunos intelectuales y pseudointelectuales hicieran coro con el anterior embajador de Estados Unidos James Brewster en supuesta defensa de los derechos de los homosexuales, no podía salir de la embajada de Estados Unidos, centro de coordinación de la injerencia y del impulso al atraso político, una verdadera plataforma en favor de esos grupos vulnerables. Hoy, falsos representantes de los mismos, alimentados con recursos yanquis, hacen de su preferencia sexual un espectáculo.

¿Qué podía salir de la Embajada de Estados Unidos si no recursos para corromper a más personas, fueran homosexuales o heterosexuales?

De esa misma embajada emanan hoy las líneas de permanencia del atraso político, como el voto del gobierno dominicano contra Venezuela en la OEA el pasado día 5, logrado a través de la amenaza y del chantaje de los personeros de la derecha a un gobierno corrupto y sucio de todo.

Levantó la mano en la OEA el pasado 5 de junio (el primero en ejercer el voto contra Venezuela en esa sesión) un canciller que ingresó a la política apadrinado por la rancia oligarquía balaguerista y ha impulsado desde el Estado sus negocios particulares, en nombre de un presidente que tiene razones para ceder al chantaje de los halcones de Washington.

Miguel Vargas y Danilo Medina se hicieron socios en el negocio politiquero y su alianza se refuerza con los compromisos comunes.

En materia de opciones electorales, el sistema sigue pariendo solo aquello que, como hijo de Balaguer, es capaz de engendrar.

En el sustento de las aspiraciones de Domínguez Trujillo, como en el de las de López Nieto, está el tema migratorio.

Ambos se presentan como nacionalistas y opuestos a los migrantes.

Al migrante pobre, más precisamente al haitiano pobre que cruza la frontera, le atribuyen el grueso de los problemas nacionales. Y buscan adeptos a partir de esa idea… ¿Se necesita algo más para entender que son portadores del atraso político? El antiimperialismo lo dejan atrás, como si lo desconocieran… Como dijo el trovador uruguayo: “un señor abanderado también puede ser traidor”.

Son rostros jóvenes del viejo atraso. ¿Qué otra cosa representa la infame sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, que condena a la apatridia a miles de personas nacidas en territorio dominicano?

En República Dominicana, la exigencia de justicia hay que mantenerla, pero además, politizarla y, por supuesto, problematizarla. Dentro o fuera del paquete de Odebrecht, los corruptos deben ser juzgados y despojados de lo que han robado.

La impunidad ha creado las condiciones para que los mentirosos estrategas de la derecha presenten como nuevas criaturas los abominables engendros de la vieja corrupción, del viejo chantaje y del atraso político que pretenden hacer perenne. ¡Qué asco!

La OTAN y la globalización de la agresión contra Venezuela

PL 21 de junio del 2018 CUBA

Luis Beatón*

Estados Unidos trata de globalizar la agresión contra Venezuela, luego de tantos fracasos para destruir a la Revolución bolivariana.

En ese escenario entra a jugar la próxima gira a América Latina del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien se dispone a visitar Brasil y Ecuador a fines de junio, su tercer periplo por la región desde que asumió el cargo.

Como complemento de nuevos planes en ese ajedrez está el ingreso de Colombia a la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN), lo que supone su subordinación a una fuerza militar colonialista extraterritorial, manifestó recientemente el analista venezolano Gustavo Márquez.

También está la admisión de Bogotá en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un organismo de colaboración internacional integrado por 37 estados, la mayoría de ellos europeos, miembros de la OTAN.

Llamativa la llegada de los colombianos a la OCDE, ya que ese foro es conocido como el “club de los países ricos”, atendiendo a que sus miembros en el 2017 representaban el 70% del mercado mundial y el 80% del PNB en el orbe, algo que no se corresponde con los “números legales” de Bogotá.

El articulista venezolano Carlos E. Lippo manifiesta al respecto que, antes que los llamados “cafeteros”, solo “dos países latinoamericanos estaban: Chile, por su conocido vínculo ante los designios del imperio y México, reconocido por la ONU en el “Informe Mundial sobre Drogas 2017” como el tercer productor/exportador mundial de heroína”.

Observa Lippo que “pese a los derechos inherentes a cada estado de sumarse a mecanismos internacionales que más les convengan a sus intereses, cabe señalar que a quienes ocupan el Palacio de Nariño les estaba negado asociarse con una potencia nuclear, como signatario que son de varios acuerdos”.

Al respecto cita el Tratado de Tlatelolco, un pacto internacional suscrito por todos los países americanos, con la excepción de Estados Unidos y Canadá, y que establece la desnuclearización de América Latina y el Caribe.

Asimismo, precisa, ese país firmó la Declaración de La Habana, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que proclama la región como Zona de Paz.

También la Declaración de Suramérica como Zona de Paz y las Medidas de Fomento de la Confianza y Seguridad y sus Procedimientos, aprobados en el marco del Consejo de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Esto sin contar, añade, que los colombianos cuando aprobaron el establecimiento de las bases militares estadounidenses en su territorio en 2009 y por ende también de la OTAN, ya violaban acuerdos que habían reconocido.

La entrada de Colombia a la OCDE se “justifica” y habría que decir que como primer productor/exportador mundial de cocaína tiene también sobrados méritos para pertenecer a ese foro, el cual se aprovecha de la llamada “economía criminal” en el ámbito capitalista mundial, indica el estudioso venezolano.

Hace muchos años el bloque otanista dejó de tener un carácter regional-defensivo para asumir un carácter global-ofensivo, en sintonía con la estrategia de dominación planetaria estadounidense, en la que Bogotá parece destinada a servir de puente para intervenciones en América Latina, plantea también Márquez, ministro durante el gobierno de Hugo Chávez.

Ser estado parte de esa organización -acentúa- supone subordinación al comando estratégico operacional de una fuerza militar y adherirse a sus planes de guerra e intervenciones extranjeras “humanitarias”, el mismo coctel que parece ofrecerá Pence en su corta gira por Latinoamérica.

Todo hace suponer que la oligarquía colombiana logró hacer de su país la plataforma militar de la OTAN en Suramérica, hiriendo gravemente a la Unasur y la Celac, estiman analistas.

Colombia dispone de siete bases de Estados Unidos listas para activar la “intervención humanitaria” a Venezuela, prometida por Donald Trump.

Ya en el 2010 el líder de la Revolución bolivariana, Hugo Chávez, advertía sobre la amenaza imperial en ciernes contra Venezuela desde Colombia: “la Colombia hermana convertida en el Israel de la América del Sur”, alertaba.

Llama la atención en ese maridaje de Colombia con la OTAN que sus fuerzas armadas ocupan hoy el primer lugar en gastos de armamentos en América Latina, algo así como para estar en consonancia con su nuevo papel.

La OTAN tiene en estos momentos la maquinaria de guerra más costosa del planeta, ya que el gasto militar combinado de todos sus miembros supera el 76% de dicho renglón mundial, todo ello bajo la supervisión del Pentágono y el complejo militar industrial estadounidense, los mayores mercaderes de armas.

Sobre el tema de Bogotá, el presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó su incorporación al bloque bélico y la tildó como 'una agresión militar a toda América Latina', pues en su opinión del 13 de junio, esa membrecía representa 'un control militar desde Colombia a toda América Latina'.

Citado por Rusia Today, Morales puntualizó que 'soluciones bajo balas, bajo intervenciones, bajo invasiones, no son ninguna solución', algo de lo que se quiere imponer a Venezuela, según denuncias, bajo el elástico argumento de la ayuda humanitaria.

  • Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Venezuela.

Rechazo mundial al portazo de EEUU

ANSA 20 de junio del 2018 ITALIA

La comunidad internacional reaccionó con consternación y rechazo a la decisión de Estados Unidos de retirarse del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, opción que fue celebrada por Israel que denunció la "hipocresía y las mentiras" del organismo. El retiro de Washington de otro compromiso multilateral, tras su salida del Acuerdo Climático de París y del pacto nuclear con Irán, se produjo por las condenas sucesivas dictadas por el consejo de la ONU contra su aliado Israel.

Pero, especialmente, este nuevo portazo del país opaca su liderazgo como adalid de la democracia en el mundo.

Así lo expresó hoy la Unión Europea, que rechazó de plano la anunciada salida de la comisión.

"La decisión de Estados Unidos amenaza su rol como campeón de la democracia en el escenario mundial", afirmó hoy en un comunicado el bloque.

Precisó que la UE "continuará defendiendo los derechos humanos y las libertades fundamentales, tanto en los organismos multilaterales como en todo el mundo, incluso cooperando con Estados Unidos toda vez que sea posible".

"La promoción y la protección de los derechos humanos están en el centro de la política exterior de la UE y es un pilar central de las Naciones Unidas. La UE permanece firmemente comprometida con el Consejo de Derechos Humanos como principal órgano de la ONU para el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el mundo", prosigue el texto.

La nota concluye ratificando "el compromiso de la Unión Europea con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la que este año celebramos con orgullo el 70° aniversario, cuyos valores y principios son inseparables de aquellos de la Unión Europea".

En tanto, Londres definió sin eufemismos el giro del presidente estadounidense Donald Trump como "deplorable".

"Es una decisión deplorable", sostuvo el ministro del Exterior británico, Boris Johnson, en una nota difundida hoy por su cartera.

En el texto, el funcionario recordó que Londres desea "una reforma del Consejo" pero permanece "comprometida para trabajar en su interior para afianzarlo".

"El apoyo británico al Consejo para los Derechos Humanos permanece firme", subrayó Johnson, porque se trata del "mejor instrumento a disposición de la comunidad internacional, aunque de manera imperfecta, para hacer frente a la impunidad y avanzar hacia nuestros objetivos". Por su parte, China expresó su pesar por el retiro de Washington de la comisión y recordó que la misma es una plataforma importante para los países que conducen el diálogo, la cooperación y los intercambios para promover de manera conjunta el desarrollo de la causa de los derechos humanos. China "ha apoyado con constancia y se ha comprometido en proteger el multilateralismo más allá de apoyar el trabajo desarrollado por el consejo para la protección de los derechos humanos en el mundo", afirmó el portavoz del ministerio del Exterior, Geng Shuang.

Agregó que Pekín seguirá colaborando con los otros países para contribuir "al sano desarrollo de la causa internacional de los derechos humanos a través del diálogo y la cooperación constructivos". También Moscú deploró la salida de Estados Unidos y afirmó que "nuevamente asestó un fuerte golpe a su reputación de defensor de los derechos humanos, además de demostrar su desprecio no solo hacia el Consejo de Derechos Humanos sino también hacia la ONU en general y a las estructuras que la integran". "El consejo funcionó de manera bastante eficaz incluso sin Estados Unidos y esperamos que continúe haciéndolo en el futuro", sostuvo la vocera del ministerio del Exterior ruso, Maria Zakharova.

Según Moscú, Washington mostró falta de parcialidad en materia de derechos humanos. Rusia, dijo Zakharova, continuará trabajando para la "despolitización" del tema de los derechos humanos en el Consejo ya que no es "la estructura adecuada".

En tanto, Israel agradeció a Trump "por la valiente decisión contra la hipocresía y las mentiras del llamado Consejo de Derechos Humanos de la ONU".

"En lugar de ocuparse de los regímenes que sistemáticamente violan los derechos humanos ese consejo se fijó de manera obsesiva con Israel, la única y verdadera democracia en Medio Oriente", sostuvo el ministro del Exterior israelí, Avigdor Lieberman. El funcionario agradeció incluso al secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo y a la embajadora en la ONU, Nikki Haley y sostuvo que el consejo "ha demostrado ser una reprobable y hostil organización contra Israel que traicionó su misión de proteger los derechos humanos". "La decisión estadounidense de dejar este organismo -concluyó- es una inequívoca declaración de que es el momento de decir basta".

La línea: Separación de familias inmigrantes

LA JORNADA 4 de junio del 2018 MEXICO

David Brooks

Cruzan una línea y de repente sus hijos son arrebatados de sus brazos por agentes uniformados. No son casos aislados (van más de mil 200 de estos actos hasta donde se sabe a la fecha), ni es abuso de autoridad, no se trata de una aberración. Es la política oficial de Estados Unidos.

Frente a esto, hay otra línea que se está cruzando, una muy clara y definida para todos de ambos lados de la frontera. Una línea que define si aún existe la conciencia o si ya estamos tan abrumados de tanta violencia, tan acostumbrados al horror, que ya no reaccionamos ante esta barbaridad, otra más.

Estos niños son encarcelados temporalmente -a veces eso implica varios meses y en algunos casos más de un año- en centros de detención, mientras otra burocracia busca colocarlos en hogares, frecuentemente con familiares si éstos existen y se atreven a presentarse (corren el riesgo de ser detenidos si no tienen papeles)

En algunos de estos centros los niños separados de sus padres, o los que llegaron no acompañados, viven con cientos de menores esperando ser procesados. Son ofrecidos algunos servicios médicos y hay cientos de oficiales que muestran compasión, pero a fin de cuentas son niños enjaulados sin sus padres, algunos menores de 4 años.

Vale señalar que todo esto no empezó con Trump, sino que frente a la llamada crisis de los menores de edad que inmigran no acompañados hace unos años, el gobierno de Barack Obama ya los alojaba en centros de detención (aunque no se llamaban formalmente así). El Arizona Republic consiguió en el 2014 algunas de las primeras imágenes de un centro de detención especializado para niños en Nogales, donde se ven durmiendo en el piso de un almacén organizado en jaulas.

Pero ahora, la política oficial es la separación de menores de edad de sus familias al cruzar la línea fronteriza con México. Hoy día, estos centros han llegado a 90 por ciento de su capacidad, y las autoridades están buscando nuevos lugares para depositar a los menores de edad porque pronto ya no habrá espacio, y entre las opciones están algunas bases militares.

Se han detonado protestas en decenas de ciudades del país, organizaciones como la Unión Americana de Libertades Civiles y otras más han impulsado demandas legales ante tribunales nacionales y hasta en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, otros promueven peticiones o campañas de cabildeo ante el Congreso para exigir el fin a esta prácticas, tal como lo ha reportado La Jornada en estos días.

Pero ante la crueldad extrema de esta política -y sus obvias consecuencias de traumatizar a refugiados e inmigrantes que huyen de la violencia, atraviesan uno o varios países en condiciones extremadamente peligrosas, sólo para ser criminalizados y separados de los hijos que buscaban proteger por el régimen de Trump, tras sus grandes escapes- se esperaría una respuesta mucho más masiva y universal, tanto aquí como de los países de donde provienen o cruzan, ¿o no? (En este mismo espacio la semana pasada también se abordó este mismo asunto, con esta misma pregunta. Una semana después, con disculpas al lector por insistir, se tiene que repetir).

No se necesita mucho para imaginarse –está detallado en reportajes y hasta fotografiado– los gritos de angustia y dolor, de terror. Una y otra vez, agentes de migración, algunos que, se supone, también tienen hijos, están arrebatando a niños gritando y llorando de los brazos de sus madres, y al fin del día han de llegar a cenar con sus familias, algunos seguramente abrazan a sus hijos; sólo están cumpliendo órdenes de trabajo de Washington.

Muchos han comentado –incluso familiares de víctimas– que esto mismo lo hacían los nazis. Una pancarta en una protesta reciente señalaba: Por favor, no seamos buenos alemanes, en referencia a cómo oficiales, burócratas y militares de bajo rango nazi justificaban sus crueles tareas argumentando que eran gente patriota y buena que sólo estaba cumpliendo órdenes (urge leer de nuevo a Hannah Arendt, quien exploró todo esto).

El peor terror que un niño puede padecer es ser arrebatado a sus padres. ¿Niños rubios con ojos azules jamás serían tratados tan brutalmente en nuestras fronteras? No, el trumpismo es racismo, Dios mío, ¿en que nos hemos convertido?, preguntó por tuit el actor y cómico Jim Carrey (muchos comediantes se han convertido en los portavoces de la conciencia en este país).

Tristemente, este tipo de prácticas no son nuevas en este país. Miles de niños de comunidades indígenas fueron separados por las autoridades y enviados a escuelas de indios a miles de kilómetros de sus pueblos donde sistemáticamente se anulaba su idioma, su cultura, su historia, a veces acompañado con castigo físico y abusos de todo tipo; una práctica que empezó en el siglo XIX y se extendió a lo largo de un siglo hasta el 1970.

También los niños de esclavos africanos y sus descendientes fueron robados a sus madres por sus amos. Día y noche, uno podía escuchar a hombres y mujeres gritando... sus familiares eran arrebatados sin ningún aviso... La gente siempre se estaba muriendo con un corazón roto, recordó en una entrevista en el 1938 una testigo a las subastas de esclavos. Un ex esclavo narró en el 1849 cómo un niño fue arrebatado de los brazos de su madre ante los chillidos más desgarradores entre madre e hijo por un lado, y las declaraciones amargas y latigazos crueles de los tiranos por el otro, antes de que la madre fuera vendida al postor más alto, según documenta una exhibición en el Museo de Historia Afroamericana del Smithsonian en Washington llamada Tiempo de llanto, reportó el Washington Post.

No, no es algo nuevo, pero sí es un momento en el que uno tiene que decidir sobre si ya se cruzó o no una línea que debería ser absoluta y rígida: son nuestros niños, hijos de todos, de ambos lados de la frontera.