Portal:Panorama Mundial/RESUMEN SEMANAL/2021-10-30

Revista Latinoamericana y Caribeña No. 44 / La Habana, sábado 30 de octubre del 2021/Año 63 de la Revolución/RNPS2442

¿“Manifestaciones populares” denegadas en Cuba ? (Resumen Latinoamericano)

Por Yaimi Ravelo * Los artículos 19 y 20 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, sobre la libertad de expresión, nos dicen que “garantizan en conjunto el derecho a reunirse de manera pública o privada para expresar, promover, perseguir y defender intereses comunes”. Recuerden esa frase “intereses comunes”. Un guión más abajo en esta Declaración Universal, justamente el artículo 21 subraya: 1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos. 2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país. 3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto. Según ellos Estados Unidos y la Unión Europea son los principales garantes de vigilar, observar que el resto de las naciones del mundo se apeguen al pie de la letra a dichos postulados sin tener en cuenta el Derecho a la Soberanía e Independencia de cada uno de los países del planeta. Ahora bien. ¿Cuán real es el apego de los Estados Unidos y los países de la Unión Europea a la Declaración Universal de los Derechos Humanos en cuanto a la libertad de expresión? -¿Se necesitan permisos para marchar o manifestarse en esos países? Sí se necesitan. -¿Puede ser negada una marcha o manifestación en países como Estados Unidos u otro de la Unión Europea? Sí puede ser denegado. Comencemos un breve análisis con el país promotor de la “defensa” de los Derechos Humanos. Los Derechos de los manifestantes que rezan en a la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos destaca el “derecho que Usted tiene a manifestarse describe las restricciones a la libre expresión pacífica que el gobierno podría imponer”. El pueblo estadounidense para realizar una protesta o marcha “pacífica” debe apegarse a leyes y normas dictadas por su gobierno, las cuales no son cuestionadas por algún otro país del mundo. La Unión de Libertades Civiles de los Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés) es el principal protector de la libertad en los Estados Unidos y ellos mismos procuran asegurar que los ciudadanos no incumplan lo requerido en sus estatutos, para lo cual tienen un manual de Los Derechos de los Manifestantes. Los Derechos de los manifestantes en los Estados Unidos El mencionado folleto de instrucción para los posibles marchantes en EEUU comienza con la pregunta: ¿Qué hacer durante un encuentro con la policía? Pues sí, dicha pregunta da por hecho que el encuentro con la policía es inevitable. No contiene este manual para los manifestantes un lenguaje pacífico, constantemente les recuerda que lo más probable es que exista una confrontación policial y violencia. Y sí, hablamos del país de las “libertades”, garante de que se cumplan los derechos de libre expresión en el resto del mundo. Respuesta del manual: “No tiene que responder a las preguntas de un oficial de policía, pero debe mostrar su licencia de conducir y el certificado de registro de su automóvil si le piden que detenga el automóvil. Si se encuentra a pie y un policía tiene razones para pensar que usted efectúa actividades ilícitas, y le pide su identificación, usted debe mostrar su identificación o identificarse, de lo contrario, podrían arrestarle.” ¿No era legal expresarse? ¿Ahí dice que tiene que obedecer a la policía? ¿Te pueden arrestar? Pues obviamente, la policía en todos los países del mundo vela por el orden público, la tranquilidad ciudadana y el cumplimiento de las leyes. Las siguientes instrucciones de Los Derechos de los Manifestantes en los Estados Unidos dejan bien claro, que si quieres participar en una marcha debes apegarte muy bien a las normas impuestas por las leyes, podrían ser severas y mucho más el cuerpo policial: -No tiene la obligación de dar su consentimiento a que le cateen o registren su persona, su propiedad o sus papeles. La policía puede revisarle la ropa si sospechan que lleva un arma oculta. No se resista, pero deje en claro que consiente a que le hagan ningún otro tipo de registro. – Mantenga las manos en donde la policía las pueda ver. No corra y no toque a un oficial. Tampoco se resista aunque crea que es inocente. Lo dejan bien claro sin margen de dudas, OJO con la policía. ¿Saben ustedes cuántos casos de violencia policial hay registrados en los Estados Unidos? Un artículo publicado en EuroNews por la agencia Reuters, con fecha del 1 de Octubre de este 2021 destaca lo siguiente: “Más de la mitad de todas las muertes que involucraron violencia policial en Estados Unidos entre 1980 y 2018 no se incluyeron como tales en la base de datos principal del Gobierno, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington y publicado en The Lancet. El Sistema Nacional de Estadísticas Vitales de Estados Unidos registró que la violencia policial tuvo un papel en 13.700 muertes durante ese periodo, dijeron los autores del estudio. Al examinar tres bases de datos no gubernamentales de código abierto, estimaron que el total real es de unos 30.800. Las bases de datos que examinaron fueron Fatal Encounters, Mapping Police Violence y The Counted. La carga de la violencia policial fatal es una crisis de salud pública urgente en Estados Unidos, dijo el estudio publicado el jueves en The Lancet, una importante revista médica británica. Las muertes a manos de la policía impactan de manera desproporcionada a personas de ciertas razas y etnias, apuntando a un racismo sistémico en la policía, agregó. Las protestas estallaron el año pasado en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió después de que un agente presionó una rodilla sobre su cuello durante más de 8 minutos, y otros incidentes en los que la policía mató a hombres y mujeres negros.” Y esto lo dice la gran prensa norteamericana. Comenzamos este análisis destacando la frase intereses comunes y dos preguntas claves: ¿Se necesitan permisos en otros países para hacer una marcha? ¿Puede ser denegado? Dice la prestigiosa Primera Enmienda Constitucional estadounidense que sí: LIMITACIONES DE LA EXPRESIÓN «La Primera Enmienda Constitucional no protege las formas de expresión que impliquen quebrantar leyes establecidas, tales como la invasión a propiedad, el desacato o el interferir con la orden legal de un oficial de la policía. Aunque los oradores provocadores no pueden ser castigados por el simple hecho de alborotar al público, el orador puede ser arrestado por agitación si promueve actos de violencia o instiga concretamente a la gente para que cometa actos ilícitos. Las declaraciones alevosas acerca de los funcionarios públicos, así como las expresiones obscenas, tampoco gozan de protección.» LIMITACIONES EN CUANTO A LOS ACTOS «Los manifestantes que participen en actos de desobediencia civil, es decir, en actividades pacíficas, pero ilícitas, como forma de protesta, no gozan de las protecciones de la Primera Enmienda. Si usted pone a otras personas en peligro en el transcurso de una protesta, queda sujeto a que lo arresten. Una protesta que impida el tránsito vehicular o peatonal es ilegal si no cuenta con permiso. Usted no tiene derecho a obstaculizar la entrada a un edificio ni a acosar físicamente a nadie. Por regla general, los actos de libre expresión no pueden efectuarse en propiedad privada, incluyendo los centros comerciales al aire libre, sin el consentimiento del dueño de la propiedad. Usted no tiene derecho a permanecer en propiedad privada después de que el dueño de la propiedad le haya pedido que se vaya.» Y ahora no lo dicen los medios, lo dicen las leyes estadounidenses, la marcha debe ser lícita y con un permiso otorgado por el gobierno local de los manifestantes, de ser denegado se considera ilícita, no hay nada que interpretar, lo dejan bien claro. Lo que no dejan bien claro es que los policías se sienten con derecho en este tipo de manifestaciones ilícitas en los Estados Unidos de quitarle la vida a mucho de los manifestantes, acciones promovidas en la mayoría de los homicidios por racismo, xenofobia, homofobia y hasta fascismo. Decálogo de derechos básicos del manifestante del Estado Español Cambiemos de región hacia otro país que en no pocas ocasiones muestra una preocupación visible por los derechos de expresión de la población de su antigua colonia. 1.-“El derecho de manifestación y reunión no necesita autorización gubernativa, pero sí requiere comunicación previa, cuando se prevea que vayan a congregarse más de 20 personas. Si no se comunica, cabe que la policía impida su desarrollo. En todo caso, en las situaciones de riesgo que se pueden producir en caso de que la manifestación o reunión no esté autorizada, las decisiones que se tomen ante los requerimientos policiales deben ser colectivas y no individuales. Es muy conveniente que todos respetemos las decisiones adoptadas en los espacios unitarios y asambleas preparatorias”. Pues según las leyes españolas si se reúnen más de 20 personas, pues a solicitar permiso. Ah y la policía puede impedir su desarrollo, no se olvide porque de no tener en cuenta dicho detalle puede pasar lo siguiente: 2- “La policía puede pedirte tu identificación mediante la exhibición del DNI o similar. Aunque debe tener una razón legal (alteración del orden público, actos que provoquen daños, etc…) no debes negarte. Si te niegas, puedes ser conducido a un centro policial. Tras tu identificación te deben devolver tu DNI o similar”. Si pensaba que estaba en presencia de un artículo de una ley cubana está equivocado/a, es en el reino de España. País que también vigila los derechos humanos en otras naciones incumpliendo los derechos y leyes internacionales. Los derechos de la mayoría en Cuba El 12 de Octubre de del 2021 fue noticia en el mundo que los Gobiernos e Intendencias de algunas provincias de Cuba no reconocieron lícitas las manifestaciones propuestas por algunos ciudadanos cubanos en contra del “régimen actual”. Una de las fundamentaciones para determinar que estas marchas no eran legales es que tales marchas no representan los intereses comunes de la mayoría de la población en Cuba. La nueva Constitución de la República de Cuba entró en vigor en el 2019 a través de un referéndum aprobado por más del 86% de cubanas y cubanos. En aras de contrastar datos, cifras y fuentes busqué noticias sobre muertes en Cuba por represión policial; ni una. Alguna noticia de madres pidiendo la aparición con vida de sus hijos e hijas; ni una. Algún titular de policía mató a un hombre por ser negro; ni una. Masacre, ni una. Tiroteo en manifestaciones deja un saldo de tantos muertos, ni una. Ni una noticia de esas los cubanos quieren para su país, noticias que lamentablemente sufren otros pueblos. Los cubanos quieren paz, no desean calles violentas. Los cubanos por naturaleza son alegres y solidarios; para este 15 de noviembre los niños y niñas de Cuba marcharán a sus escuelas. ¿Respalda el Gobierno norteamericano marchas ilícitas en Cuba? Justo el 12 de Octubre cuando el gobierno de Cuba reconoce públicamente que la manifestación promovida por un grupo de ciudadanos cubanos era considerada ilícita, el senador norteamericano Marco Rubio publica un tuit en apoyo a las marchas opositoras tales como las del pasado 11 de julio. El poderoso país “vanguardia” de la libertad de expresión deja bien claro en su Primera Enmienda Constitucional y cito nuevamente: …”La Primera Enmienda Constitucional no protege las formas de expresión que impliquen quebrantar leyes establecidas, tales como la invasión a propiedad, el desacato o el interferir con la orden legal de un oficial de la policía.” …”Los manifestantes que participen en actos de desobediencia civil, es decir, en actividades pacíficas, pero ilícitas, como forma de protesta, no gozan de las protecciones de la Primera Enmienda. Si usted pone a otras personas en peligro en el transcurso de una protesta, queda sujeto a que lo arresten.” Sin embargo, alientan a los cubanos a quebrantar las leyes de su país, para sacar a la luz la gastada fórmula mediática con titulares violentos que inciten a la intervención bondadosa de salvar a los cubanos y cubanas de la “dictadura” represora. En la tarde de este 22 de Octubre la agencia EFE de noticias publicó claramente la última amenaza –por ahora- registrada por el gobierno norteamericano: “Estados Unidos advirtió este viernes que responderá, posiblemente con sanciones, si se «violan los derechos fundamentales» del pueblo cubano o se procesa a los promotores de la marcha cívica opositora convocada para el 15 de noviembre en Cuba. Así lo indicó en una entrevista con Efe Juan González, el principal asesor para Latinoamérica del presidente estadounidense, Joe Biden, después de que la Fiscalía cubana amenazara con imputar delitos a los convocantes de esa marcha opositora en caso de que la lleven a cabo.” Ante tamaña hipocresía política, el resto de las naciones del planeta tendrían sobradas razones para pedir a las Naciones Unidas que se sancione al gobierno de EEUU en aras de proteger los derechos humanos del noble pueblo norteamericano.

  • Periodista cubano. Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba

Acerca de la decisión de las autoridades cubanas de prohibir las marchas (Alainet)

Como continuidad de las protestas de julio, se han solicitado permisos al gobierno Cubano con el fin de realizar manifestaciones. ¿Qué hay detrás de estos pedidos? ¿Qué establece la carta magna del país? Por Arnold August* Como continuidad de las protestas del 11 y 12 de julio en Cuba, las mismas figuras y grupos de oposición que participaron en ellas, solicitaron permiso para que se realizaran, simultáneamente, otras marchas el 15 de noviembre en varias ciudades del país. En la respuesta de las autoridades municipales como la de La Habana Vieja, por ejemplo, argumentan que “el artículo 56 de la Constitución [cubana], mencionado como base legal [para otorgar permiso de manifestar], establece entre sus requisitos para ejercer el derecho a manifestarse legalmente, “el respeto al orden público y al cumplimiento de las normas establecidas por la ley.” En otras palabras, si bien los signatarios invocan el Artículo 56, tan sólo reconocen el fragmento relativo al “derecho a manifestarse pacíficamente”, en abstracto, como lo revela la solicitud publicada en la página de Facebook Archipiélago, punta de lanza de la principal plataforma que encabeza la segunda fase de la “revolución del color” que tratan de impulsar. Ignoran la sección del mismo artículo que estipula los límites: “Los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley.” ¿Qué ley cubana están evitando los firmantes? La decisión municipal continúa explicando: “El artículo 4 de la Constitución define que el sistema socialista que refrenda esta Constitución, es irrevocable, por lo tanto, cualquier acción ejercida en su contra es ilícita.” Los derechos constitucionales de Estados Unidos y Cuba Los principales medios de comunicación en Estados Unidos y en Cuba que representan los intereses de esos a quienes se les ha negado el permiso, invocan declaraciones farisaicas pues, para ellos, la salvaguardia del socialismo no debería ser una condición previa para manifestarse. ¿Están indignados porque pueda imponerse alguna limitación a estos derechos? ¿Cuál es su razonamiento? ¿Es posible que estén tan absortos por las nociones estadounidenses de “libertad de expresión” y “derecho de reunión”, en abstracto, como se encuentra en la Constitución de Estados Unidos? Exploremos esto. La Enmienda I de la Constitución de Estados Unidos estipula que “El Congreso no aprobará ninguna ley con respecto al establecimiento de religión alguna, o que prohíba el libre ejercicio de la misma o que coarte la libertad de palabra o de prensa; o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a solicitar del Gobierno la reparación de agravios”. A diferencia de la Constitución cubana, en la Constitución de Estados Unidos no hay ninguna referencia explícita a la protección del sistema capitalista, pero, se podría responder argumentando que, de hecho, hay algún tipo de referencia como, por ejemplo, en el notorio Preámbulo: “Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer la justicia, garantizar la tranquilidad nacional…”. ¿Significa esto último que nada puede alterar o desafiar el statu quo capitalista? Solo podemos conjeturar que es el caso, ya que la historia de Estados Unidos está basada en la represión a los levantamientos de las naciones indígenas, de los afroamericanos, de la clase trabajadora y de la juventud contra el capitalismo y el imperialismo. Si quisiéramos extrapolar “tranquilidad doméstica” al derecho del capitalismo a funcionar en paz, la conclusión sería inevitable: en la práctica, para la élite estadounidense supremacista blanca, la libertad de expresión y el derecho de reunión son tolerados mientras no se desafíe el statu quo capitalista-imperialista. En contraste, la Constitución y el sistema político cubanos son francos y honestos: no crucen la raya roja que hemos establecido para defender nuestro sistema socialista. ¿Dónde está la supuesta limitación a la libertad de expresión y de reunión? Las autoridades locales detallaron su decisión: “La Constitución de la República fue debatida ampliamente y aprobada en un referendo, por el 86,85 % de los votantes, la abrumadora mayoría que escogió de forma soberana y libre el sistema socialista, su irrevocabilidad y el derecho de combatir por todos los medios a quienquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido. Comunismo: ¿Quiénes perdieron el tren? El proceso necesario para llegar a esta conclusión constitucional ha sido largo y complejo, pero también se ha caracterizado por una considerable participación y contribución pública. El primer borrador se puso a disposición de toda la población cubana en 2018. Durante muchos meses, los cubanos leyeron el documento e hicieron un total de 780 sugerencias y 9.600 propuestas. Muchas de ellas se incorporaron en el borrador final, que fue presentado al público. Uno de los principales patrocinadores de la solicitud de manifestar de este mes, igualmente involucrado en las protestas del 11 y 12 de julio, es la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que hizo un llamado a “un masivo y rotundo ‘No’” en el voto del 24 de febrero por el Referendo constitucional de 2019. No obstante, ¿cómo se desarrolló la votación? Participación electoral: 84.4 % de los votantes elegibles. Votaron por el Sí: 86,85 %; por el No: 9.0 %; votos en blanco o anulados: 4,5 por ciento. Esto no solo significó un claro rechazo al voto por el “No” sino que, además, la participación electoral aumentó en comparación con la votación anterior en las últimas elecciones generales de 2018, en las que se había registrado una participación electoral del 82,9 por ciento. Adicionalmente, esta sed de participación plena en el referéndum se tradujo en el deseo expresado de consagrar aún más el socialismo en la nueva Constitución, e incluso ampliar ese objetivo. En el borrador inicial, enviado a los ciudadanos para su discusión, no estaba presente el objetivo final del comunismo. Sin embargo, algunos blogs y periodistas revolucionarios impugnaron esta omisión. En aquel momento me encontraba en La Habana y fui testigo del animado debate en los barrios y en la televisión acerca del tema de excluir o incluir el comunismo. Recordemos aquí que la UNPACU y otros grupos de oposición que llamaron a las marchas del 11 y 12 de julio, hicieron en aquel entonces un llamado de “abajo el comunismo” como el que hacen ahora, en octubre del 2021. No obstante, durante los debates a nivel de base, en las comunidades, UNPACU no aprovechó la oportunidad para intentar persuadir al electorado para que votara contra la consagración del comunismo en la Constitución. Por eso debe señalarse, tan claramente como sea posible que, efectivamente, ellos perdieron el tren. Finalmente, luego de su inútil llamado a votar por el No, la UNPACU afirmó que el referéndum y las elecciones son “fraudulentas”. Sin embargo, participé en todas las etapas de ese proceso electoral cubano de 1997-98 y no existen pruebas de fraude. En 2010, otro estudio en Cuba lo confirmó. Para saber si algo es bueno, hay que probarlo. En su decisión, el municipio local en La Habana escribe: “Los promotores y sus proyecciones públicas, así como los vínculos de algunos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno estadounidense, tienen la intención manifiesta de promover un cambio de sistema político en Cuba. Ello reafirma que la manifestación anunciada, cuyo esquema organizativo se concibe simultáneo para otros territorios del país, constituye una provocación como parte de la estrategia de ‘cambio de régimen’ para Cuba, ensayada en otros países. Además, apenas se anunció, la manifestación recibió el apoyo público de legisladores estadounidenses, operadores políticos y medios de comunicación que alientan acciones contra el pueblo cubano, intentan desestabilizar el país e instan a la intervención militar”. ¿Es esto exagerado? Difícilmente. El reportero de CNN en La Habana, por ejemplo, en su entusiasmo por poner una cara pacífica a los esfuerzos de los organizadores de la protesta, no tuvo dificultad en violar su integridad periodística al cuestionar la veracidad de la decisión del gobierno cubano basada en los hechos. Afirmó que “los funcionarios del gobierno cubano están dejando en claro que una solicitud para organizar una protesta pacífica el próximo mes no será autorizada.” Inadvertidamente, él prueba el punto, a saber, que los “medios extranjeros alientan acciones contra el pueblo cubano”. Tampoco es el único que exhibe el viejo adagio de que “hay que probarlo”. La autoridad municipal escribió: “Apenas se anunció, la manifestación recibió el apoyo público de legisladores estadounidenses, operadores políticos”. De hecho, después de mostrar su apoyo a la manifestación, una vez que la decisión cayó el 12 de octubre, estas son las palabras del portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, en una conferencia de prensa que ofreció, más tarde aquel día: REPORTERO: “Deseo preguntarle acerca de la decisión del Gobierno de Cuba de prohibir una protesta que estaba prevista para el 15 de noviembre, alegando que los organizadores están respaldados por Estados Unidos para derrocar al régimen. ¿Tiene algún comentario al respecto, alguna respuesta? Sr. Price: “Bien, permítame dejar una cosa muy clara, desde el inicio. Lo que sucedió en julio, lo que sucedió en los días y en las semanas posteriores, no fue acerca de Estados Unidos. Se trataba de la conducta del régimen cubano, de las aspiraciones insatisfechas del pueblo cubano a la libertad, a la dignidad, a la prosperidad, los elementos que este régimen ha negado durante demasiado tiempo, desde 1959”. Luego, con una cara impasible, después de negar la participación de Estados Unidos, Ned Price ofreció el Departamento de Estado como megáfono de los elementos subversivos. “Hacemos un llamado al Gobierno de La Habana para que respete las libertades fundamentales y los derechos fundamentales del pueblo cubano”. El 12 de octubre, el Nuevo Herald de Miami informa acerca de una conferencia de prensa del sistema de mensajería de Telegram desde Cuba, antes de la solicitud de un permiso de manifestación, donde destaca al individuo de La Habana que presentó la solicitud. Esto es muy revelador. En primer lugar, el Nuevo Herald recuerda ‘afectuosamente’ que “el pasado 11 de julio, cientos de cubanos salieron a las calles para pedir un cambio de régimen”, principal razón por la cual los funcionarios municipales rechazaron el permiso. En segundo lugar, este medio, con sede en Miami, cita al firmante del permiso, “siempre se quejan del ‘bloqueo’”, dijo, refiriéndose al embargo de Estados Unidos. ‘No hay peor bloqueo que el bloqueo interno a todos los ciudadanos cubanos en este país”. Esta es una revelación ya agotada acerca de las intenciones de estos individuos, que no parecen tener patria. En tercer lugar, es admirable la perspicacia política de los signatarios. Parecen ser muy conscientes de que han abierto una cabeza de playa entre sectores de la “izquierda” en Estados Unidos y Canadá, y quieren ir más allá. En la edición del 12 de octubre, el Nuevo Herald lo cita: “Hago un llamado a la izquierda mundial, que suele ser cómplice y lamentablemente suele comportarse de forma hipócrita, para decirles que no hay dictaduras de izquierda ni de derecha, buenas o malas, hay dictaduras, y debemos oponernos a todas, sean cual sea su signo político”. En contraste, por ejemplo, MintPress News, una organización periodística defensora independiente en Estados Unidos, y la socialista antiimperialista The Canada Files, en Canadá, contrarrestaron a aquellos sectores de la “izquierda” vendida en sus respectivos países, que estaban animando el intento de “revolución de color” en Cuba. ¿Aprenderán de una vez la lección?

  • Arnold August. Periodista, investigador, escritor y conferencista canadiense. Autor de varios títulos como Democracia en Cuba 1997-98

Cuba denuncia intervención de EEUU en convocatoria de marcha opositora (Misión Verdad)

Este martes, el programa cubano Mesa Redonda transmitió la intervención de Rogelio Polanco, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y jefe de su Departamento Ideológico. Allí, Polanco acusó a Estados Unidos de estar detrás de la marcha anunciada por operadores políticos internos para el 15 de noviembre en Cuba, cuyo objetivo es desestabilizar al país y provocar un cambio de régimen. "Ahora aparecen con una supuesta marcha pacífica. No es más que una escalada en el modo de actuar contra la Revolución y un desafío a las autoridades y al Estado de derecho socialista refrendado en nuestra Constitución; (…) es una provocación como parte de una estrategia de golpe suave”, afirmó Polanco. La convocatoria hecha por grupos anticastristas incumple con los artículos 4, 45 y 56 de la Constitución cubana, por lo que no ha recibido autorización por parte del Gobierno. En la transmisión se mostró una conversación grabada entre Yunior García Aguilera, fundador de la ONG Archipiélago en Cuba, y Ramón Saúl Sánchez, quien dirige el Movimiento Democracia en Miami. El operador en Miami le manifestó al operador en Cuba que sus plataformas políticas apoyarían al “cien por ciento” la marcha del 15 de noviembre, y ofreció difusión a través de los medios de comunicación. Raúl Saúl Sánchez es reconocido como un terrorista de origen cubano, ligado a organizaciones extremistas antigubernamentales como Omega 7, CORU, Alpha 66 y el Frente Nacional de Liberación de Cuba. Desde que se hizo la convocatoria para el 15 de noviembre, diferentes funcionarios públicos del Gobierno de Estados Unidos, operadores políticos y medios de comunicación declararon su respaldo a la misma. Por ejemplo, Juan González, principal asesor para Latinoamérica del presidente Joe Biden, amenazó con emitir más “sanciones” en contra de la isla si se impiden las movilizaciones. “Es algo recurrente y permanente como estos medios y operadores políticos desde los Estados Unidos instan a la intervención militar en nuestro país”, señaló Polanco. Durante su intervención, el jefe del Departamento Ideológico del PCC también refrescó la memoria acerca del financiamiento de Washington destinados a proyectos subversivos en el país. Por una parte, mencionó los 107 mil dólares (2017) y 100mil dólares (2021) que la NED entregó al Centro para la Apertura Democrática en América Latina (CEDAL), por otro lado, habló de los 6 millones 660 mil dólares que la USAID otorgó a finales de septiembre a otros actores políticos encubiertos como “activistas”. Está pautado que el 15 de noviembre Cuba comience a abrir gradualmente sus fronteras, con diez aeropuertos internacionales retomando sus operaciones, y también iniciará el curso escolar de manera presencial, ambas decisiones tomadas tras el éxito del programa nacional de vacunación. “Esa explosión de alegría y felicidad, de abrazos hasta ahora contenidos por duros meses de pandemia, es la que los promotores del odio pretenden frustrar. Pero no podrán impedirlo”, refirió Polanco en una publicación en Twitter.

Nuestra América: la más desigual (Últimas Noticias)

Por Pasqualina Curcio* Dicen algunos que el socialismo es un fracaso, que genera hambre y miseria. En contraposición, y como parte del discurso hegemónico que ha logrado calar en el imaginario de miles de millones de personas, afirman que el capitalismo es el modelo a seguir. Según ellos, este último es exitoso.


Los hechos y los números muestran todo lo contrario, más del 95% de los países a nivel mundial son capitalistas, y sin embargo, la humanidad está plagada de hambre, pobreza y miseria a pesar de todo lo que se ha producido: desde 1800 hasta 2016, la producción mundial per cápita aumentó 1.234% (Maddison Project Database 2020), es decir, estos últimos dos siglos de capitalismo la producción aumentó en mayor proporción que la población, pero 2.300 millones de personas pasan hambre diariamente y 6 millones mueren todos los años por no tener qué comer. Quienes se encuentran mayoritariamente en estas condiciones son los de la clase trabajadora, los asalariados. ¿Y es que acaso no ha sido la clase obrera la que agregó valor y aumentó la producción con su fuerza de trabajo?


La causa principal y determinante de la pobreza en este mundo es la desigualdad, no es, como algunos dicen, porque se produce poco, mucho menos está asociada al discurso manipulador y malintencionado en el que se afirma que el pobre es pobre porque no es productivo, o porque es flojo, vago y de paso despilfarrador. El problema radica en la manera desigual cómo se ha distribuido dicha producción, la cual, en capitalismo, se concentra en pocas manos (la clase burguesa dueña del capital) dejando migajas para que sean repartidas entre las grandes mayorías (la clase obrera, dueña de la fuerza de trabajo y verdaderos productores). Según OXFAM, en 2018, el 1% de la población mundial se apropió del 80% de todo lo que se produjo, y el 20% restante fue lo que se repartió entre el 99% de la población. En Nuestra América, a excepción de Cuba, todos los países son capitalistas, hay hambre y hay miseria, somos la región con mayor pobreza y la más desigual del mundo. En 2016, Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dijo: “América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo. En 2014, el 10% más rico de la población de América Latina había amasado el 71% de la riqueza de la región. Según los cálculos de Oxfam, si esta tendencia continuara, dentro de solo seis años el 1% más rico de la región tendría más riqueza que el 99% restante”.


En pandemia, los pronósticos se quedaron cortos: en 2020, el número de multimillonarios en la región subió 41%, de 76 multimillonarios (personas con patrimonio superior a US$ 1.000 millones) pasaron a 107, y su fortuna acumulada aumentó 61%, pasó de US$284.000 millones a US$480.000 millones en un año. Los países con más multimillonarios son: Brasil (66), México (14), Chile (9), Perú (6), Colombia (5), Argentina (5) (BBC News Mundo, julio 2021).


Conocer dónde y cómo se originan estas desigualdades es fundamental. La distribución de lo producido se concreta en el propio proceso social de producción, es en ese momento en el que dicha producción se distribuye entre los trabajadores y los dueños del capital. El que se destine más o menos a cada uno depende del nivel de salario, si este es mayor, la ganancia será menor y viceversa. Esta distribución la miden y publican todos los países del mundo siguiendo los manuales del FMI, se conoce como distribución factorial del ingreso, y para ello usan dos categorías: 1) remuneración de los asalariados y 2) excedente bruto de explotación (así mismo como lo están leyendo, el mencionado organismo, que no es marxista, se refiere a la ganancia calificándola de explotación). Por lo tanto, dada una producción, en la medida en que la remuneración a los asalariados es menor, la explotación (o ganancia) será mayor.


En América Latina y el Caribe la producción se ha distribuido en promedio de la siguiente manera: por cada 100 dólares que se producen, 37 corresponden a la remuneración de los asalariados y 52 han ido a parar al excedente bruto de explotación, la diferencia, 11 dólares, se destina a impuestos y consumo de capital (Alarco Germán, “Ciclos distributivos y crecimiento económico en América Latina. 1950-2014”). Con el agravante de que, en promedio, por cada capitalista hay, por lo menos, 10 asalariados, por lo tanto, esos 37 dólares de salarios, a su vez, debían repartirse entre 10 veces más personas que los 52 de ganancia.


A mayor desigualdad, más pobreza, más hambre y más miseria


Según la CEPAL, en 2020, de cada 100 habitantes de América latina y el Caribe, 34 se encontraban en pobreza, es decir, sus ingresos (en su gran mayoría provenientes del salario) no cubrían la canasta básica. De esos 34 habitantes, 13 se encontraban en pobreza extrema, es decir, no solo no podían cubrir la canasta básica, sino que ni siquiera les alcanzó para la canasta alimentaria. Estamos hablando de 209 millones de personas pobres en 2020 (22 millones más que el 2019) y 78 millones en situación de pobreza extrema (8 millones más que en 2019).


El hambre es una manifestación de la pobreza, como lo es la indigencia o la mortalidad por causas prevenibles o el analfabetismo o el hacinamiento. De acuerdo con datos de la CEPAL, en 2020, la inseguridad alimentaria (grave y moderada) alcanzó el 40% de la población de Nuestra América, es decir, 249 millones de personas no tuvieron acceso regular y suficiente a alimentos (en 2019 la inseguridad alimentaria fue 33,8%). Simultáneamente, en este sistema capitalista que predomina en nuestra región, se desechan (se botan al basurero) 220 millones de toneladas de alimentos al año, el 11,6% de los alimentos que se producen, lo que equivale a US$ 150.000 millones (FAO, “El Estado de la Alimentación y la Agricultura de 2019”).


Mientras tanto, en 2020, la riqueza de los multimillonarios de la región aumentó 61%, en un escenario en el que, de paso, la producción cayó 6,8%. Entonces, si la torta a repartir es menor porque se produjo menos y los ricos se hicieron más ricos y los pobres se hicieron más pobres, es porque dicha torta se repartió de manera mucho más desigual que antes: lo que se destinó a salarios, en proporción fue mucho menor y lo que se destinó a la explotación/ganancia (parafraseando al FMI) fue mucho mayor. ¿Es o no la pobreza y sus manifestaciones (hambre y miseria) una consecuencia de la desigualdad de la distribución de lo que se produce?


Disminuir la pobreza es una bandera de lucha importante, por supuesto que lo es, así como lo es la lucha contra el hambre y la miseria, pero este problema no se resuelve con políticas asistencialistas y focalizadas hacia los pobres extremos, no es un asunto de subsidios puntuales o bolsas de comida al mejor estilo neoliberal, el problema va más allá, es un asunto de justicia en la repartición de la producción en el propio proceso social del trabajo, lo cual pasa por disminuir la brecha entre el salario y la explotación/ganancia, que solo es posible (en el marco de la propiedad privada de los medios de producción) mediante mayores niveles de salario para impedir que, el burgués, se apropie indebidamente del valor de la fuerza de trabajo del obrero que es quien, al final, agrega valor a la economía, o sea el que produce.


  • PASQUALINA CURCIO CURCIO. Nacida en Caracas, Venezuela. Profesora titular de la Universidad Simón

Bolívar (USB). Economista de la Universidad Central de Venezuela (1992), Magister en políticas públicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (1995), Doctora en ciencia política de la USB (2003), con estudios Post Doctorales en Seguridad y Defensa de la Nación de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (2019). Profesora invitada en distintas universidades. Ha sido coordinadora de los postgrados en Ciencia Política de la USB y ha ocupado distintos cargos en la administración pública. Es integrante de la Red en Defensa de la Humanidad. Autora de los libros La mano visible del mercado. Guerra económica en Venezuela; Hiperinflación. Arma imperial; La economía venezolana. Cuentos y verdades. Es coautora de los libros El modelo electoral venezolano; Venezuela: ¿democracia o dictadura? Claves para entender la crisis. Es investigadora, escritora y articulista.

Duque necesita alimentar la tensión con Venezuela (Misión Verdad)

Las medidas coercitivas impuestas por Estados Unidos y el "cerco diplomático" instigado por el extinto grupo de Lima han estimulado la emigración de venezolanos hacia distintos países de América Latina.


Como consecuencia, muchos connacionales han tenido que experimentar dificultades en esos países, particularmente en Colombia se ha detectado un patrón que ha llamado la atención del gobierno venezolano y ha sido denunciado ante organismos multilaterales.


XENOFOBIA Y PERSECUCIÓN • 2 mil 61 migrantes venezolanos resultaron asesinados en Colombia desde 2017. • Cifras del Departamento de Medicina Legal de Colombia revelan que tan solo en 2021 van 360 muertes violentas (17%). El pasado miércoles, la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, informó que el gobierno venezolano envió una carta a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para solicitarle una "participación activa" en la protección a los connacionales.


Declaró que "Hay una campaña sostenida de estigmatización y xenofobia impulsada por altas autoridades de Colombia, en clara violación a sus obligaciones internacionales en materia de protección de los migrantes".


Esta vulneración de derechos sería "masiva, sistemática, grave e intencional", por lo que constituiría "potenciales crímenes de lesa humanidad".


La funcionaria se refirió al "más reciente de los crímenes de odio contra la población venezolana" con el asesinato de un menor de 12 años y un joven de 18, ambos venezolanos, ocurrido el pasado 8 de octubre en el municipio Tibú, norte de Santander, en Colombia.


La pasada semana, el canciller de Venezuela, Félix Plasencia se reunió con Bachelet y abordaron “la imperiosa necesidad de salvaguardar los derechos humanos de los venezolanos en el exterior, víctimas de la xenofobia".


MONTAJE DE UNA AGRESIÓN


El embajador venezolano ante la ONU, Samuel Moncada, expuso ante el Consejo de Seguridad las evidencias que prueban el propósito de generar un clima artificial de tensión militar por parte de los gobiernos de Colombia y Estados Unidos para involucrar a Venezuela en un conflicto armado.


"El Gobierno colombiano está convencido de que con la ayuda de Estados Unidos puede exportar su guerra interna a la República Bolivariana de Venezuela y lograr tres objetivos simultáneamente:


• el primero, eximir su responsabilidad por el fracaso del proceso de paz; • el segundo, impedir el trabajo electoral y pacífico de la oposición democrática en Colombia y; • el tercero, el derrocamiento violento del Gobierno constitucional de la República Bolivariana de Venezuela", explica la misiva.


Como ejemplos de las acusaciones del presidente colombiano, Iván Duque, está que Venezuela "alberga criminales", también la vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, aseguró que en Venezuela imperaba "una dictadura" que abría "puertas y ventanas a la guerrilla terrorista".


El presidente Maduro exigió justicia para los jóvenes venezolanos asesinados en Colombia y recalcó que "se va a hacer una acusación por crímenes de lesa humanidad a Iván Duque, ante la Corte Penal Internacional, por la persecución a los migrantes venezolanos, por la promoción del odio y por las desapariciones forzadas".


Los diputados de la Asamblea Nacional venezolana aprobaron un acuerdo para repudiar el asesinato de venezolanos en Colombia.


Por qué es importante: Los mensajes velados de odio contra los venezolanos son instigados desde la administración Duque con el objeto de generar propaganda, captar fondos humanitarios y más "cooperación" militar que derive en jugosos contratos para la oligarquía que se sostiene en el crimen y el despojo a las mayorías. De allí que alimentar la agresión es un negocio rentable para la clase política tutelada por el uribismo y para el antichavismo que allá se refugia mientras asalta activos venezolanos. Reporte del Instituto Samuel Robinson del 22/10/2021.

Elecciones generales libres, plurales y transparentes en Nicaragua (Rebelión)

Por Juanlu González* Todo está prácticamente listo para que el próximo día 7 de noviembre se celebren elecciones generales en la República de Nicaragua, cumpliendo escrupulosamente las fechas previstas en el calendario electoral.


Concurren seis partidos políticos que se enfrentarán para elegir al binomio mixto de presidencia y vicepresidencia, 92 diputados y diputadas para la Asamblea Nacional y otros 20 para el Parlamento Centroamericano.


Las formaciones en liza son el Partido Liberal Constitucionalista, principal partido de la oposición, de donde han procedido dos presidentes de la historia reciente del país (Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños); el Frente Sandinista de Liberación Nacional, actualmente en el gobierno con el 72,44% de los votos emitidos; el Camino Cristiano Nicaragüense; la Alianza Liberal Nicaragüense, principal partido opositor al FSLN tras las elecciones de 2006; la Alianza por la República y el Partido Liberal Independiente.


Si algo llama poderosamente la atención de los procesos electorales de esta pequeña República es el absoluto respeto a la igualdad de género y su reflejo paritario en las candidaturas. Nicaragua tiene el honor de ser uno de los cinco países más igualitarios del mundo, especialmente tras la reforma de la Constitución Política de 2014, impulsada por el FSLN, en la que se instituye por ley que el 50 por ciento de mujeres y el 50 por ciento de hombres ocupen los puestos institucionales más relevantes. Así lo recoge el Índice Global de la Brecha de Género de 2020, que mide la paridad entre hombres y mujeres en las áreas de salud, educación, economía y política en todo el mundo.


Pero también llama la atención el interés político y mediático que han despertado fuera del país y los ímprobos esfuerzos que se están realizando para desacreditarlas y, a posteriori, desconocerlas. Desde luego, contrasta con el clima de tranquilidad, normalidad y convivencia que se vive en el país ante la celebración del inminente proceso electoral. Son como dos realidades paralelas que discurren a cierta distancia de manera independiente. Un proceso electoral reglado, normalizado, transparente que discurre paso a paso por donde le marcan las leyes electorales, frente a una agenda externa prefijada, con guión y actores conocidos, que tratan de enturbiar lo que acá suelen denominar como «fiesta de la democracia» que tendrá lugar el 7 de noviembre.


Estudios demoscópicos proyectan que alrededor de 3/4 partes de la población tiene intención de acudir a las urnas, lo que supone un porcentaje elevadísimo de aprobación del sistema electoral en su conjunto. Sin embargo, lo que los medios internacionales repiten, es que la oposición no participa en las elecciones y que gran parte de los votantes no tienen quién los represente. Desde luego, considerar como funcionales al sandinismo a partidos profundamente liberales, que gobernaron el país en varias ocasiones (coligados o en solitario), que pusieron en práctica políticas privatizadoras y demoledoras del estado del bienestar y de derecho conseguidas por Daniel Ortega y el FSLN es, lisa y llanamente, falso.


Es cierto que en Nicaragua hay una miríada de micropartidos que se crean, cambian de nombre, entran en coaliciones y alianzas y desaparecen en cada contienda electoral pero, realmente, ninguna formación significativa se ha caído del plantel electoral de las elecciones de 2016 o 2011. Para ser precisos, únicamente falta el Partido Conservador de Nicaragua, fundado por el marido de Violeta Barrios de Chamorro, 45ª presidenta de la República desde 1990 hasta 1997, pero en las últimas elecciones democráticas obtuvo poco más del 2% de los sufragios y un solo y testimonial escaño en el parlamento.


Sin embargo, para cualquier observador que se informe a través de las noticias de los medios de comunicación corporativos o escuche las declaraciones de los líderes occidentales (o sus vasallos regionales) creerá que se ha impedido participar en las Elecciones Generales de 2021 a la mayoría de partidos opositores con capacidad de hacerse con el favor popular. Nada más lejos de la realidad, como es fácil comprobar.


Es en este mismo sentido —injerencista y neocolonial— donde hay que enmarcar los movimientos recientes de la Organización de Estados Americanos que, en una resolución promovida por EEUU y varios de sus socios, exige la liberación de los supuestos líderes opositores detenidos que —afirman— no han podido presentarse a las elecciones, a los que define como «precandidatos» (figura que no existe en la legislación electoral nicaragüense) y anticipando que las generales de 2021 no van a ser ni libres ni justas.


Obvian, o pretenden que olvidemos, que los detenidos lo han sido en función de la legislación vigente del país, especialmente la «Ley de Agentes Extranjeros» que trata de impedir que países como Estados Unidos creen y manipulen chiringuitos políticos y mediáticos para desestabilizar Nicaragua y la «Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz», que criminaliza a quienes trabajan en coordinación con enemigos externos del país para provocar sanciones económicas desvirtuando sus legítimas instituciones.


Pedir que se desconozcan las leyes democráticas propias de un estado por motivos de no afinidad política, dice muy poco en favor de la Organización de Estados Americanos, denostada por una trayectoria al servicio de las políticas colonialistas norteamericanas, cuyo culmen reciente fue la cooperación con el golpe de estado fascista perpetrado en Bolivia con ayuda estadounidense y de la internacional liberal latinoamericana contra la victoria electoral de Evo Morales que, a la postre, provocó decenas de muertos y miles de heridos y represaliados.


Las críticas de la Organización de Estados Americanos por impedírsele enviar una misión de observación no están justificadas en absoluto. La OEA, el ministerio de colonias de Estados Unidos, es parte de los instrumentos del imperio para impedir el ejercicio de la soberanía de los pueblos de Nuestra América. La imparcialidad que deberían demostrar en el ejercicio de sus funciones, hace mucho que se truncó en sumisión a los intereses estadounidenses.


Su tiempo ya ha pasado. La región demanda instituciones supranacionales realmente democráticas que respeten la independencia de los estados y que arrojen definitivamente la doctrina Monroe y sus secuelas al basurero de la historia. Muchos más países de la región deberían cerrar sus puertas a la OEA para que se garantice, al fin, que los recursos, las capacidades y potencialidades de las naciones de la región, se pongan exclusivamente al servicio de la mejora de la calidad de vida de sus habitantes y no las de las oligarquías de su decadente vecino del norte.


Así pues, las elecciones de noviembre se van a celebrar con toda normalidad y con una pluralidad política plenamente asegurada. Si Estados Unidos, la Unión Europea o la OEA pretenden desconocer el resultado, no será por falta de democracia, sino porque anticipan un resultado que no les va a satisfacer. Para ellos la democracia sólo es un buen instrumento cuando responde a sus intereses. Si no es así, la consideran un estorbo.


Así lo reconoció Vargas Llosa recientemente cuando dijo que «lo importante de unas elecciones no es que haya libertad, sino votar bien». Y votar bien — para los liberales ultracapitalistas— es apoyar a la tropa de corruptos como él, a sus lobbys y a sus fundaciones, que practican la injerencia en todos los procesos electorales de América Latina para evitar un cambio que ya está en marcha y que no tiene marcha atrás, donde Nicaragua es un pilar fundamental.


Pero no solo está garantizada la libertad y la diversidad política, también existen mecanismos legales que certifican la transparencia y fiabilidad del resultado.


Más de 80.000 personas a propuesta de todos los partidos políticos en liza, integrarán las 13.459 mesas electorales, conocidas como Juntas Receptoras de Votos, distribuidas en los más de tres mil Centros de Votación repartidos por toda la geografía nicaragüense. Por otro lado, los partidos políticos nombran directamente a un conjunto de fiscales que estarán presentes en todas las fases del conteo, tanto en las Juntas Receptoras de Votos, como en los Consejos Electorales Municipales, departamentales y regionales, en los Centros de Cómputo y en el Consejo Supremo Electoral. Es prácticamente imposible que el resultado de estas Elecciones Generales no se corresponda estrictamente con lo expresado libremente por la voluntad popular.


Velando por la tranquilidad y normalidad del proceso, el Ministerio de la Gobernación y el Consejo Supremo Electoral han capacitado a 30.000 voluntarios y voluntarias para que presten sus servicios como policías electorales que se desplegarán en cada Centro de Votación para garantizar el pleno derecho al voto en libertad. Finalmente, un nutrido grupo de analistas internacionales independientes, al amparo de la Ley Electoral vigente, ejercerán de Acompañantes Electorales y darán cuenta de la limpieza de los comicios ante la opinión pública mundial.


Todos los preparativos para el 7 de noviembre marchan a buen ritmo, según lo previsto en el ordenamiento jurídico de Nicaragua y así lo reconoce cada día un pueblo comprometido con su gobierno y su sistema político. También discurre rápidamente en el mundo de las fake news —y es previsible que redoble su paso en fechas próximas— la realidad alternativa inventada por los media y los gobiernos neoliberales enemigos.


Pero si hay algo que augura esta descomunal campaña desinformativa, es una nueva e incontestable victoria del sandinismo como, por otro parte, vaticinan la práctica totalidad de las encuestas realizadas hasta la fecha en correspondencia con los avances realizados en sanidad, educación, vivienda, vías de comunicación, energía, soberanía alimentaria, igualdad de género, etc.


  • Juanlu González. Bits Rojiverdes. Colaborador geopolítico de medios públicos internacionales de

países del Eje del Mal y del Frente de la Resistencia, así como de diversas webs de información alternativa en castellano del Estado español, América Latina y Oriente Medio. Miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad. Autor del libro «El Gran Juego, claves para entender los conflictos internacionales de nuestro tiempo»

Nicaragua, con atención médica y educación gratuitas, desafía la dominación de Estados Unidos (Telesur)

Por Sara Flounders* Nicaragua se vio afectada por un lento lanzamiento de la vacuna Covid-19, debido a la distribución desigual de las vacunas a nivel mundial. La escritora era miembro de una delegación de Estados Unidos que visitó Nicaragua del 3 al 10 de octubre.


La razón por la que Nicaragua es etiquetada como una "amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de los Estados Unidos", una superpotencia corporativa militar, quedó muy clara para una delegación que visitó el país del 3 al 10 de octubre. La delegación fue organizada por la Alianza para la Justicia Global / Nica Network.


Nicaragua, un pequeño país en desarrollo de 6,6 millones de habitantes, vive en marcado contraste con sus países vecinos: Honduras, El Salvador y Guatemala. El poder de Estados Unidos los domina, y más de medio millón de personas han huido de la violencia extrema, el caos y las desesperadas condiciones económicas de estos países.


Fuera del Hospital Óscar Danilo Rosales en León, Nicaragua, con miembros del personal médico y la delegación de Estados Unidos, el 5 de octubre. Rosales, un cirujano y héroe sandinista, fue asesinado en 1967 por el régimen de Somoza respaldado por Estados Unidos.


En la frontera estadounidense, esos migrantes se enfrentan a redadas racistas, redadas y deportaciones, aunque son las políticas estadounidenses las que los obligan a huir. Por el contrario, comparativamente pocas personas se han ido de Nicaragua.


La estabilidad de Nicaragua desafía el dominio de Estados Unidos La reciente delegación se reunió con médicos nicaragüenses, personal médico, organizadores comunitarios, maestros, especialistas en desastres y planificadores financieros para conocer el impacto del Plan de Desarrollo Humano del país, que respalda su estabilidad.


En marcado contraste con otros países centroamericanos que han privatizado la atención médica con fines de lucro, Nicaragua ha establecido atención médica pública gratuita y basada en la comunidad, así como educación gratuita para todos.


A diferencia de sus vecinos, Nicaragua ha establecido un enfoque importante en la planificación de desastres, esencial en una región propensa a huracanes, volcanes, terremotos y tsunamis.


La delegación de la AFGJ pudo medir la diferencia entre Nicaragua hoy y el estado del país en 2007, cuando 16 años de políticas neoliberales respaldadas por Estados Unidos dejaron todos los programas sociales vendidos a inversionistas privados.


Retomando Nicaragua para el pueblo


En 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) había derrotado a la dictadura de Somoza respaldada por Estados Unidos.


Cuando el FSLN llegó al poder gubernamental, Estados Unidos envió mercenarios armados para librar una guerra implacable en Nicaragua. El Gobierno del FSLN fue derrotado cuando en 1990 se eligió una lista reaccionaria de candidatos respaldada por Estados Unidos.


En 2007, la Coalición Sandinista del FSLN volvió a ocupar cargos políticos en unas elecciones generales, con un enfoque marcadamente diferente. Han intentado revitalizar los programas de la Revolución Sandinista y los años de lucha contra la dominación estadounidense.


Desde el regreso de los sandinistas, ha habido avances asombrosos en la supervivencia materna e infantil, la esperanza de vida e incluso en la construcción de nueva infraestructura de carreteras, electrificación y saneamiento.


Las mujeres ocupan cerca de la mitad de los escaños electos en la legislatura nacional y son la mayoría de los médicos, profesionales de la salud y planificadores.


Estos éxitos concretos son lo que Washington y el poder empresarial de Estados Unidos encuentran tan amenazador. El ejemplo de la independencia de Nicaragua es demasiado peligroso para el control de Estados Unidos sobre la región. Plan de desarrollo humano


Hay mucho orgullo y entusiasmo nacional en Nicaragua por los resultados del Plan de Desarrollo Humano. Todas las personas con las que se reunió la delegación de las AFGJ fueron enfáticas sobre la diferencia que se logró al movilizar a la población con un enfoque holístico y el impacto positivo en cómo se sienten las personas sobre sí mismas y cómo cuidan a sus vecinos.


El plan ha aumentado enormemente la inversión pública en servicios básicos de salud, educación, agua potable y saneamiento ambiental, especialmente en áreas rurales ignoradas durante mucho tiempo.


Hoy, el 66 por ciento del presupuesto de Nicaragua se destina a la salud y la educación, una gran inversión para cualquier país.


Más de un siglo de explotación empresarial estadounidense y ocupación militar directa de EE.UU., dictaduras militares respaldadas por EE.UU. y guerras de la contra respaldadas por EE.UU., seguidas por el Gobierno de las élites más reciente respaldado por EE.UU, habían dejado a Nicaragua empobrecida y subdesarrollada cuando los sandinistas regresaron. 2007.

La costa caribeña del país en el este, donde vive la mayoría de los nicaragüenses de ascendencia africana, quedó casi completamente empobrecida, con el desarrollo restringido a las áreas urbanas de habla hispana de la costa del Pacífico.


Alrededor del 90 por ciento de los servicios médicos se destinaron a menos del 10 por ciento de la población: la élite gobernante y una clase media próspera. Millones de personas no tenían acceso a la atención médica.


Ahora, sin embargo, la mortalidad infantil y materna es menos de un tercio del nivel de 2007. En ese momento, menos del 50 por ciento de la población tenía acceso a la electricidad.


El Gobierno del FSLN proclama con orgullo que el 98 por ciento de los hogares tienen acceso a la electricidad. El país es autosuficiente en cuanto a las necesidades alimentarias básicas.


En 2007, el 48 por ciento de la población del país vivía por debajo del umbral de pobreza. Ahora la pobreza es del 18 por ciento. La educación, incluida la facultad de medicina, es gratuita.


Infraestructura del edificio


Las carreteras son fundamentales, tanto para el transporte de mercancías como para elevar el nivel de acceso a la atención sanitaria y la educación.


Hoy Nicaragua se jacta de tener las mejores carreteras pavimentadas de Centroamérica. Grandes partes del país, que alguna vez estuvieron totalmente aisladas, ahora forman parte de la vida nacional.


La excavación de pozos y las pruebas de agua constantes han llevado agua potable al 95 por ciento de las áreas urbanas y a más de la mitad de las comunidades rurales.


Si bien el alcantarillado y el saneamiento modernos se han más que duplicado en las áreas urbanas, siguen siendo un desafío en las áreas rurales.


Lo que impresionó a la delegación de las AFGJ en las sesiones informativas de los planificadores del Gobierno fue la evaluación honesta de lo que aún se necesita lograr para elevar el nivel de vida de toda la población. Pero las ganancias confirman que la inversión del Gobierno actual en programas de bienestar social ya está teniendo un gran impacto.


Atención médica comunitaria sin fines de lucro


El Plan de Desarrollo Humano enfatiza la atención médica primaria y preventiva basada en la comunidad. Hay un fuerte enfoque en enfrentar siglos de desigualdad en la costa caribeña subdesarrollada y en áreas rurales que nunca antes habían visto a un médico.


Se ha ampliado la red de cobertura de salud, con 192 centros de salud y 1.233 puestos de salud que brindan la primera línea de atención vecinal para inmunización, hipertensión arterial y control de la diabetes.


Hay 178 “casas madres” donde las mujeres pueden dar a luz con seguridad, recibir consejos de enfermería y tener embarazos complicados cuidadosamente monitoreados.


La formación de médicos, enfermeras, técnicos médicos y administradores de salud es de alta prioridad. Los trabajadores médicos son empleados estatales sindicalizados.


Profundizar la atención de la salud significa construir y equipar hospitales, instalaciones de prueba, clínicas médicas móviles y otra infraestructura de apoyo. Desde 2007 se han construido 19 nuevos hospitales y están previstos seis más.


Aquí hay una gran cantidad de atención a los pequeños proyectos de desarrollo comunitario, como la instalación de pozos, reparación de techos, la preparación de inundaciones y planes de evacuación contra desastres, y talleres en la salud y el bienestar.


La atención médica gratuita incluye muchas cosas que Medicare no cubre en los EE.UU., Como atención dental, audífonos, anteojos y productos farmacéuticos.


Las hierbas medicinales tradicionales, la fisioterapia, los masajes y la nutrición se están integrando en la atención médica. La recreación, el deporte y la cultura se consideran parte del cuidado de la salud.


Brigadas voluntarias de salud


Una innovación efectiva son los Voluntarios de la Brigada de Salud, defensores de la salud de la comunidad elegidos en su mayoría originalmente de la Organización Juvenil Sandinista para servir en las regiones rurales. Ahora todos los barrios tienen brigadistas capacitados.


Por ejemplo, la ciudad de León, con una población de 200.000 habitantes, cuenta con 3.000 brigadas de voluntarios que van de puerta en puerta a registrarse con los vecinos para darles atención personalizada y educación sanitaria.


Organizada años antes de la pandemia de Covid-19, la red Brigadista se utilizó para respaldar amplios programas de vacunación contra la gripe, la neumonía, el sarampión y otras enfermedades infantiles; para el dengue combate, zika y la malaria; realizar encuestas nutricionales, censos sanitarios y educación sanitaria; y ayudar a las personas a llegar a sus citas, recibir medicamentos y recibir atención de seguimiento.


Cuidado de la salud y Covid-19


Cuando llegó la Covid-19, la infraestructura social brigadista brindó apoyo instantáneo en salud a una población ya vacunada para muchas enfermedades y bien educada en medidas básicas de salud y saneamiento.


Nicaragua tuvo una intensa discusión sobre la dificultad de cerrar por completo una economía que todavía se basa en pequeños agricultores, pequeños productores, artesanos, mercados locales y desarrollo económico comunitario.


Alrededor del 41 por ciento de los nicaragüenses vive en áreas rurales y el 31 por ciento de la fuerza laboral está empleada en la agricultura. En lugar de un cierre, los profesionales de la salud y los brigadistas fueron de casa en casa, educando a las familias sobre cómo protegerse del virus. Se hizo hincapié en las pruebas y el aislamiento.


El impacto de la educación comunitaria fue visto por la delegación de AFGJ dondequiera que viajara. En todos los lugares a los que iban, los nicaragüenses llevaban máscaras: en restaurantes, calles, edificios gubernamentales, escuelas, cafés de barrio. Cuando las personas entraban a los edificios o se reunían en grupos, todos se rociaban las manos con desinfectante.


Nicaragua se vio afectada por un lento lanzamiento de la vacuna Covid-19, debido a la distribución desigual de las vacunas a nivel mundial. A mediados de septiembre comenzaron a llegar mayores donaciones de vacunas a través del sistema internacional Covax. El objetivo es una población completamente vacunada antes de enero de 2022.


Pero las vacunas podrían haber llegado antes: Estados Unidos donó vacunas a todos los países de Centroamérica excepto Nicaragua.


A principios de septiembre, Estados Unidos había desechado más de 15 millones de dosis de vacunas Covid-19, más que suficiente para haber vacunado a todos los nicaragüenses dos veces.


El uso de la “diplomacia de la vacuna” punitiva y la negación de Estados Unidos de la ayuda humanitaria pandémica resalta la intención de la clase dominante estadounidense de utilizar cualquier esfuerzo para derrocar al Gobierno sandinista.


Nicaragua enfrenta una intensa presión estadounidense y muchos desafíos basados en siglos de opresión colonial e imperialista. Pero hay una gran cantidad de energía creativa enfocada en mejoras que impactarán al mayor número de personas y abordarán la desigualdad histórica con determinación revolucionaria.


  • Escritora norteamericana, miembro de una delegación de Estados Unidos que visitó Nicaragua del 3

al 10 de octubre. Ir

Por qué es importante defender a Nicaragua (El 19 Digital)

Por Stephen Sefton * La decidida defensa de la soberanía nacional de Nicaragua y sus exitosas políticas económicas, sociales y medioambientales han convertido a este pequeño país de unos siete millones de habitantes en el objetivo de la agresión de Estados Unidos y sus países aliados.


Desde al menos el comienzo del siglo XXI, si no antes, han surgido dos tendencias globales muy claras. En primer lugar, el aumento de la agresión norteamericana y europea en el extranjero ha ido acompañado de un aumento de la represión económica y política interna en los propios Estados Unidos y sus países aliados. En los últimos dos años esta represión interna ha alcanzado niveles extremos no experimentados por la mayoría de las poblaciones occidentales en más de 70 años.


En segundo lugar, a pesar de la aparente desaparición de la globalización económica liderada por Occidente, la influencia de los intereses corporativos norteamericanos y europeos, bajo diversas formas, ha cooptado la formulación de políticas y la gobernanza internacionales, como han informado detalladamente durante muchos años escritores como Cory Morningstar y Iain Davis.


En el contexto de estas y otras tendencias, la decidida defensa de la soberanía nacional de Nicaragua y sus exitosas políticas económicas, sociales y medioambientales han convertido a este pequeño país de unos siete millones de habitantes en el objetivo de la agresión de Estados Unidos y sus países aliados.


A punto de celebrar sus elecciones generales el próximo 7 de noviembre, actualmente Nicaragua es el país de América Latina y el Caribe más atacado por los gobiernos occidentales, sus medios de comunicación corporativos y alternativos y sus ONG internacionales, por las siguientes razones:


- su sistema de salud ha sido uno de los más exitosos del mundo al abordar la COVID-19 sin restricciones económicas y sin cerrar escuelas


- está entre los diez países del mundo con mayor igualdad de género


- su modelo de autonomía regional para los pueblos indígenas y afrodescendientes es el más progresista y avanzado del hemisferio


- desempeña un papel destacado en la crítica a los países ricos en los debates internacionales sobre políticas medioambientales globales


- su sistema educativo es uno de los más innovadores y progresistas de América Latina y el Caribe


- su sistema de salud pública es el más amplio y moderno de Centroamérica, con 21 nuevos hospitales, 46 hospitales remodelados y modernizados, junto con 1.259 puestos de salud, 192 centros de salud y 178 albergues para mujeres embarazadas


- su infraestructura vial está entre las mejores de América Latina y el Caribe


- es uno de los países más seguros de todas las Américas


- es el país de la región que mejor combate el narcotráfico y el crimen organizado


- su economía es una de las más exitosas de la región porque es también la más estructurada socialmente de forma democrática y es prácticamente autosuficiente en la producción de alimentos - goza de excelentes relaciones diplomáticas con el mayor número de naciones del mundo mayoritario que cualquier otro país de la región


Todos estos logros del gobierno y el pueblo de Nicaragua se basan en el histórico programa revolucionario de 1969 del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Contrasta fuertemente con los respectivos fracasos políticos de los países de la región aliados de Estados Unidos y Europa. Estos incluyen no solo a todos los vecinos centroamericanos de Nicaragua, sino incluso a países mucho más grandes y supuestamente más desarrollados como Chile y Colombia. Este hecho incontrovertible se suprime sistemáticamente porque es vergonzosamente inconveniente para las y los dirigentes de la configuración fascista del poder corporativo y estatal que ahora domina Norteamérica y Europa.


Así que Nicaragua es objeto de informes falsos por parte de los medios de comunicación y las ONG occidentales, que tachan a su Gobierno de antidemocrático, corrupto e incompetente, cuando la verdad es precisamente lo contrario.


Este tipo de falsa campaña mediática es muy similar en los casos de Cuba, Bolivia y Venezuela. Los gobiernos occidentales y sus aliados han atacado con éxito a los pueblos de esos tres países, haciendo retroceder su desarrollo social y económico por diversos medios, como la agresión militar y el sabotaje, todo tipo de agresión económica, así como la intervención directa en la política interna. Con muy pocas excepciones, los medios de comunicación corporativos y alternativos y las ONG occidentales apoyan y promueven esta perversa criminalidad.


Informan acríticamente de que sus gobiernos pretenden promover la libertad y la democracia para los pueblos cuyas vidas de hecho destruyen. En el caso de Nicaragua, tras el fallido intento de cambio de régimen en 2018, los intereses corporativos dueños de los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados han intensificado la agresión económica, así como la guerra psicológica impulsada por la diplomacia, los medios de comunicación y las ONG contra el pueblo de Nicaragua. Quieren destruir las perspectivas del país de continuar con un desarrollo social y económico exitoso, al igual que han intentado hacer con los pueblos de Bolivia, Cuba y Venezuela.


Aun así, todo indica que el pueblo nicaragüense votará masivamente el 7 de noviembre en apoyo al Gobierno sandinista. Lo harán porque sus vidas han cambiado radicalmente a mejor en todos los ámbitos de la vida nacional en los últimos 14 años desde que el presidente Ortega asumió el poder en enero de 2007. La gente de todo el mundo debería defender el desafío de Nicaragua a la tiranía cada vez más represiva de las élites occidentales porque al hacerlo estarán defendiendo su propio derecho a la autonomía soberana y a la independencia.

  • Periodista, escribe para el 19 digital de Nicaragua y otros medios

La extrema derecha mundial apuesta todo a Bolsonaro (La Jornada)

Por Ángel Guerra Cabrera* De Donald Trump a Santiago Abascal, la extrema derecha mundial se está uniendo para lo que –según Steve Bannon– será la máxima prioridad en 2022: conseguir la relección de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil, afirma Nathália Urban. Resumo apretadamente su nota:


Las elecciones brasileñas de 2022 serán nodales para la izquierda, una contienda que podría asestar un golpe crucial a una red global de extrema derecha cada vez mejor organizada. Bannon habló abiertamente sobre su importancia: Bolsonaro se enfrentará al izquierdista más peligroso del mundo, Lula, un criminal y comunista apoyado por todos los medios de comunicación aquí en Estados Unidos. Esta elección es la más importante de todos los tiempos en Sudamérica. Bolsonaro ganará, a menos que sea robado.


Bannon repitió el alegato infundado de Bolsonaro sobre la supuesta manipulación de las máquinas de votación para impedir su victoria electoral. Él y la internacional de extrema derecha coinciden en que Bolsonaro es el último gran defensor de la “civilización occidental”.


La familia Bolsonaro se ha convertido en una pieza clave de una creciente red de ultraderecha que parece centrarse cada vez más en América Latina. En 2019, Eduardo Bolsonaro anunció que representaría a Sudamérica en el Movimiento, consorcio de representantes conservadores europeos fundado por Bannon que apoya el nacionalismo populista y rechaza la influencia del “globalismo”.


Recientemente, Eduardo ha estado involucrado en el Foro de Madrid, autodenominado “esfuerzo coordinado entre distintos actores, de diferentes ámbitos ideológicos, que comparten su determinación de hacer frente… al crecimiento del comunismo… que cuenta con el apoyo del Foro de San Pablo y del Grupo Puebla”.


Además de Eduardo Bolsonaro, el foro está supervisado por el líder del partido Vox, Santiago Abascal. El político español creó el foro como una plataforma internacional que promueve la xenofobia y la supremacía blanca. La relación de Abascal y Vox con América Latina es cada vez más fuerte: Abascal viajó recientemente a México donde recibió el apoyo de 18 legisladores del Partido Acción Nacional.

  • Periodista cubano, investigador y politólogo, miembro de la REDH, escribe para La Jornada y otros

medios de prensa.

Bolsonaro y Kast: dos perfiles de una ultraderecha vernácula (Rebelión)

Por Fernando de la Cuadra* Es bastante recurrente la comparación entre Jair Bolsonaro y José Antonio Kast como dos fieles representantes de la ultraderecha en la región, asimilando a ambos a una especie de actualización de la matriz ideológica y sociopolítica fascista o como una derivación contemporánea de aquello que el escritor y semiólogo italiano Umberto Eco (1932-2016) habría denominado como el fascismo eterno o Ur-fascismo.


En rigor, el fascismo de Bolsonaro es un tanto sui generis y en parte importante recoge los aspectos apuntados por Eco, más que los rasgos del fascismo tradicional instalado en Italia a partir de los años veinte, específicamente en 1922 después de la “Marcha sobre Roma”. El fascismo de Mussolini y seguidores tenía una fuerte impronta nacionalista, alimentada en la vocación de reconstruir el “Imperio” y retomar el poder de las colonias de ultramar, como fue el proyecto expansionista de la invasión de Etiopía en 1935. Por el contrario, el programa del bolsonarismo se caracteriza por un nacionalismo fanfarrón y por su casi absoluta sumisión a los intereses de las grandes corporaciones multinacionales y, específicamente, a los designios de Estados Unidos, lo cual se vio aún más acentuado durante el mandato de Donald Trump, verdadero modelo a seguir para el ex capitán.


Incluso en la actualidad, se puede observar manifestaciones de una evidente sujeción a los designios del país del norte, facilitándose la penetración de los capitales de empresas en el espacio brasileño, sobre todo en la explotación de recursos naturales en vastos territorios de la nación. El nacionalismo de Bolsonaro es de fachada, creado intencionalmente para pasar la imagen de que velará por intereses de la patria, cuan en realidad promueve el entreguismo más abyecto de la soberanía nacional a los intereses de conglomerados extranjeros. Parte de su proyecto, rechazado por las propias Fuerzas Armadas, consistía en instalar una serie de bases militares de Estados Unidos en territorio brasileño, transformándose en otra barrera de contención de los eventuales enemigos del “Imperio Americano”, al estilo de Colombia.


En lo que dice respecto al vínculo entre el Estado fascista con la clase obrera y los sindicatos, sabido es que el régimen de Mussolini suprimió la capacidad de movilización de los trabajadores por medio de la cooptación de los sindicatos, en donde las dirigencias sindicales eran sometidas a los designios de una autoridad central, promoviendo la verticalización, el control y el disciplinamiento de los operarios. Había por lo tanto un vínculo orgánico y estrecho entre el Estado fascista y el proletariado. Nada de eso se ha producido o se ha intentado generar durante el gobierno Bolsonaro.


A pesar del intento por restringir los derechos sindicales, el bolsonarismo se relaciona de una manera desarticulada con los trabajadores, seduciendo a un reducido número de dirigentes sin ningún impacto sobre el conjunto de la clase. Por el contrario, la destrucción de las bases sindicalizadas se ha producido por medio de los procesos de flexibilización, precarización y por el llamado emprendedorismo de agentes individuales que buscan fragmentados y por cuenta propia su inserción en una estructura laboral cada vez más gelatinosa, más líquida, al decir de Bauman.


Este fenómeno ha sido estudiado en profundidad por Ricardo Antunes, María Moraes Silva, Rui Braga, Giovanni Alves y otros autores, como ya lo hemos destacado en un artículo anterior (La precarización violenta del trabajador brasileño). En el actual escenario, lo que existe es un trabajador “independiente”, individualizado, precarizado y autónomo que no mantiene vínculos contractuales con ninguna industria, que actúa mayoritariamente en la informalidad y que, por lo mismo, no configura ninguna asociación o entidad que represente sus intereses. Esta situación no es nueva, pero ella refleja una tendencia que marca una clara diferencia entre la condición de la clase trabajadora en tiempos del fascismo italiano y la situación actual, que se podría sintetizar por su carácter fragilizado, disperso y atomizado.


Tampoco el bolsonarismo representa un proyecto político consistente, ya que este más bien parece un amontonado amorfo de prejuicios, fundamentalismo pentecostalista y furia irracional contra los sistemas de representación política. Se expresa por medio de formas autoritarias y utiliza la amenaza para inculcar miedo en la población, aunque no tiene ni la contundencia ni la dimensión totalizadora del fascismo clásico y de otras expresiones más contemporáneas de este, como las dictaduras latinoamericanas del último cuarto del siglo pasado. Si, como nos advierte Umberto Eco, el totalitarismo es “un régimen que subordina cada acto del individuo al Estado y su ideología”, ciertamente ni Bolsonaro ni Kast se pueden erigir como representantes de un modelo de sociedad totalitaria, en parte porque el primero es demasiado tosco para concebir una ideología con pretensiones de alcanzar la noción hegeliana del Estado absoluto y el segundo porque acusando recibo de constreñimientos externos casi siempre pretende hacerse pasar por un exponente de los valores pluralistas y democráticos.


Por eso mismo, el ultraderechismo de Kast tampoco se parece a la forma clásica del fascismo en lo dice relación con un nacionalismo exacerbado y con un Estado corporativo e intervencionista. Al contrario, Kast sigue en rigor los preceptos del neoliberalismo y la defensa del Estado mínimo, tal como lo ha planteado uno de sus principales asesores en materia económica, José Piñera, el tristemente conocido mentor e impulsor de los sistemas previsionales basados en la capitalización individual. Y coherente con ello, no concibe la formación de cuerpos sociales intermedios que hagan de eje articulador entre el Estado autoritario y una sociedad civil subordinada.


El proyecto de Kast consiste más bien en la construcción de un gobierno fuerte, que imponga el orden desde arriba, utilizando las prerrogativas que le concedería el mandato constitucional para arrogarse el monopolio del uso de la fuerza destinado a combatir las expresiones del “caos” y la “anarquía” que se observan en la sociedad chilena. Todo incluido en un mismo envoltorio, a saber: movilizaciones populares, luchas de los pueblos originarios, criminalidad urbana, inmigración ilegal, subversión desatada, libertinaje, vandalismo, etc.


Defensor de la dictadura militar por sus logros en la economía, se manifiesta verbalmente contrario a las violaciones a los derechos humanos, aun cuando existen pruebas fehacientes –y no son solo indicios- de que su padre (un ex soldado nazista) participó en el fusilamiento de campesinos en la zona de Paine, una localidad que queda a unos cincuenta kilómetros al sur de Santiago. En términos del discurso Kast se muestra partidario de la democracia, aunque su desprecio por la diversidad y su incapacidad de comprender, por ejemplo, el conflicto entre el Estado chileno y el pueblo Mapuche, lo inhabilita para tener credenciales de que su mandato se va a regir por los procedimientos democráticos y de que tendría la capacidad de negociar con quienes se oponen a su visión vertical, jerárquica y elitista de la política y de la acción del Estado.


Siendo Kast una figura casi imperturbable, mesurada y fría, bastante menos grosera y destemplada que el presidente brasileño, no huye de los preceptos morales del ex capitán, con su catolicismo cínico, su fobia a los extranjeros, homosexuales, pueblos originarios y al mundo popular en general. Bajo un manto de civilizada cordialidad, Kast es un ultraderechista que no se inhibiría para emitir una orden de represión violenta contra manifestantes o disidentes de su gobierno, incluidos los trabajadores que hagan uso del recurso de la huelga legal consagrada por los tribunales del trabajo. Es decir, como ya adelantamos, tanto el ultraderechismo de Bolsonaro como el de Kast se aproxima más de aquello que Umberto Eco acuñó con el nombre de fascismo eterno o Ur-fascismo. Es decir, son expresiones fascistoides que poseen un carácter más bien ideológico cultural, que político y económico. Ambos son ur-fascistas en la acepción de Eco, pues en ellos no existe ningún tipo de empatía por los más débiles y desamparados, para ellos el mundo es de los fuertes, de los triunfadores –sin importar los medios para conseguir el éxito- de los dominadores. En este tipo de fascismo también converge el gusto por la tradición, por los valores patrios, por la identidad nacional. Kast les responde a todos quienes cuestionen su origen y su estilo alemán que es un chileno nato: “Soy más chileno que los porotos”.


Por su parte, siendo Bolsonaro un tradicionalista que detesta los valores de la modernidad y sus procesos de individuación, sobresalen en él sus tendencias hacia el irracionalismo y el desprecio por la ciencia. Su postura negacionista frente a la covid-19 lo aleja de todos los estándares conocidos hasta ahora: no cree en la peligrosidad del virus, ironiza sobre la vacuna, no usa máscara y boicotea el distanciamiento social, recomienda el uso de fármacos sin efecto comprobado para combatir el virus, etc. En resumen, el ex militar es un caso aislado de espécimen que hace todo lo contrario a las recomendaciones que realizan los especialistas, epidemiólogos, infectologistas, científicos en general, incluidas las sugerencias emanadas desde la Organización Mundial de la Salud. Si bien Kast acepta algunos parámetros científicos, su estructura mental descarta el pensamiento discordante y diferente, defendiendo una moralidad retrógrada que se expresa como anti-modernidad e irracionalismo.


En cierto sentido, las diferencias que existen entre Bolsonaro y Kast son más bien de forma que de contenido, siendo que este último intenta convencer a sus electores manteniendo un perfil más moderado y pulcro, reflexionando con cuidado sobre lo que va a decir. A su lado, Bolsonaro parece un desequilibrado y un chulo, con sus alusiones frecuentes a la escatología y la excrecencia humana, como ya lo he explicitado en una columna anterior (Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico). Pero en el fondo ambos desprecian todas las formas de organización ciudadana y las conquistas obtenidas por las y los trabajadores a través de décadas de luchas y demandas por el cumplimiento de sus derechos laborales. Con mayor o menor efusividad, ambos tienen nostalgia de las dictaduras cívico-militar que se impusieron en sus respectivos países, aunque a diferencia de su homologo Kast, el presidente brasileño siempre reivindica sin ningún pudor el papel de la tortura y el asesinato que se produjeron durante el llamado proceso de restauración o normalización nacional.


Ambos se apoyan en un fenómeno de fascismo cultural que desprecia las expresiones de la diversidad, la consolidación de los derechos de la mayoría de la población y la emergencia de la cultura popular de sus respectivos países. En el caso del fascismo cultural de una parte de los brasileños, se puede apreciar como para este segmento que adscribe a una perspectiva elitista de la política y de la vida, es insoportable que el voto de un obrero o un campesino valga lo mismo que el voto de un ciudadano ilustrado e informado.


Con todas sus particularidades y diferencias de estilo, tanto Kast como Bolsonaro se alimentan en la frustración de las clases medias que vienen experimentando una caída en el estándar de vida, viendo como comparativamente hubo un mejoramiento en las condiciones de existencia de las clases subalternas o “inferiores”, constatando con estupor como una empleada doméstica podía viajar en avión al exterior o como un hijo de operario o sirvienta puede llegar a obtener un título universitario de una carrera tradicional (Radiografía de un retroceso). De la mano de una visión elitista de la sociedad, este fascismo se apoya en el militarismo y la amenaza permanente a las instituciones democráticas como una forma de chantaje político para imponer sus planteamientos. A pesar de su acecho permanente, corresponde a las mayorías democráticas estar alertas y hacer un esfuerzo de recuperación constante de la memoria histórica para bloquear los arrebatos y las perversidades de este paradigma que solo le acarreó miseria, destrucción y muerte a la humanidad.


  • Fernando de la Cuadra es doctor en Ciencias Sociales, editor del blog Socialismo y Democracia y

autor del libro De Dilma a Bolsonaro: itinerario de la tragedia sociopolítica brasileña (editorial RIL, 202

Evo Morales, de regreso en México (La Jornada)

Por Luis Hernández Navarro* A dos años del golpe de Estado y de su asilo en México, el ex presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, está de vuelta en nuestro país para asistir a un seminario internacional de las izquierdas organizado por el Partido del Trabajo. En la entrevista exclusiva con este diario, Morales narró los dramáticos momentos que vivió al lado del vicepresidente Álvaro García Linera, para volar rumbo a México a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, enviado para su rescate.


Conmovido, en la charla expresó su agradecimiento al jefe del Ejecutivo mexicano por la solidaridad que le brindó en momentos tan difíciles. Quiero decir al hermano presidente Andrés (Manuel) López Obrador, al pueblo, a quienes me han recibido, que realmente me salvaron la vida.


A continuación, partes sustantivas de esta entrevista.


–Jeanine Áñez fue nominada al Premio Sájarov a la libertad de conciencia por integrantes del Parlamento Europeo. ¿Qué opinión le merece?


–Muchas gracias, como siempre, por este contacto con La Jornada. Mis respetos y mi admiración. Su cobertura es siempre para los pueblos, para todos los que necesitan comunicarse.


“Estamos visitando México a dos años del golpe de Estado y a un año de la recuperación de la democracia. Ayer, 20 de octubre, fue el día en que ganamos las elecciones. Y el 18 de octubre del año pasado recuperamos la democracia. La derecha dijo: el Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) no volverá al gobierno, ni Evo a Bolivia. Hoy, el MAS está en el gobierno y Evo está con vida en Bolivia y estamos nuevamente con democracia, gracias al pueblo mexicano, a su Presidente, y a también a Argentina y Venezuela. Estoy muy agradecido.


“En algunos parlamentarios europeos todavía impera la Europa colonial. Pero ya no estamos en tiempos del colonialismo. Necesitamos una América y un planeta plurinacional, con ciudadanía universal. No se puede entender que un grupo de parlamentarios europeos premien a quienes usaron la fuerza, la Biblia, para hacer un golpe de Estado con tantos muertos y heridos.

“Estoy convencido de que esa Europa colonial tiene que reflexionar que el 12 de octubre de 1492 fue una invasión y no el descubrimiento de América. Como decían mis abuelos, no llegó la civilización, llegó la sifilización. No fue conquista, es una arremetida. La invasión europea no nos trajo felicidad sino saqueo, racismo. Con la espada o con la cruz nos querían dominar y no podían.


“No se puede entender que se pueda premiar. Esa mentalidad colonial tiene que terminar. A casi 200 años de la inmoral Doctrina Monroe (1823), el movimiento indígena y otros sectores sociales, incluso profesionales, proclaman una América plurinacional. Creían que toda América Latina es de Estados Unidos. Se equivocan. América Latina y el Caribe no son el patio trasero de Estados Unidos.


“Nuestra generación quiere una América plurinacional, de los pueblos para los pueblos. Lo plurinacional no es compatible con el capitalismo ni con el imperialismo. Planteamos un gran encuentro de originarios-milenarios con originarios-contemporáneos. Los originarios milenarios son los pueblos indígenas, los originarios-contemporáneos son los que llegaron de esta invasión europea o los que se escaparon después de la primera y segunda Guerra Mundial a América Latina. Si sus hijos nacieron acá, también son originarios, pero contemporáneos. ¡Qué lindo sería un encuentro, una unidad de la diversidad! Eso es el Estado plurinacional.


Por eso, no se puede entender que en estos tiempos algunos parlamentarios europeos traten de premiar a Áñez. ¡Es un premio por golpe de Estado!


–En el libro que acaba de publicar el presidente López Obrador se cuenta que, durante el despegue del avión de la Fuerza Aérea Mexicana, que voló a la base aérea de Chimoré, en Cochabamba, para rescatarlo, se habría disparado contra la nave en que viajaban. ¿Se dio usted cuenta de este ataque?


–El sábado 9 fui de La Paz a la región del trópico de Cochabamba. La policía estaba tomando el aeropuerto. Los militares cooperaron, pero cuando empecé a bajar del avión, llegó un capitán de seguridad y me mostró mensajes en su celular que decían: ‘Entrégueme a Evo. Tiene 50 palos grandes’ (50 mil dólares).


“Ya habían pedido mi renuncia (los) militares. Algún dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB) también la pidió. Sospeché, pero aún no entendía. El lunes, cuando estuve en Chimoré, alguien dijo: ‘si queremos salvar nuestro proceso de cambio, hay que salvar la vida de Evo’. Ahí reaccioné. ‘Es muy importante salvar la vida’.


“Pensé inmediatamente en el golpe de Estado de Luis García Meza, en 1980. Estaban reunidos el Comité Nacional de Defensa de la Democracia, la COB, Marcelo Quiroga –de Santa Cruz– y partidos de izquierda. Decidieron resistir y después convocaron a retirarse. Pero no falta un orador que se extiende. Todos identificaron a Marcelo Quiroga, y le dijeron: ‘¡Aléjese Marcelo!’ Marcelo nunca se alejó, seguía en la fila. Y le metieron bala. Entonces, yo dije que había que salvar la vida.


“Hugo Chávez me comentó que, cuando le dieron golpe de Estado, él y Fidel Castro se comunicaron y Fidel le dijo: ‘salve la vida en este momento’. Y los militares lo llevaron a una isla. Por eso pensé en cómo salvar la vida y planificar cómo salir.


“Cuando dije al piloto del avión de la Presidencia ‘tenemos que viajar a Chimoré’, no quiso. Nos molestamos. Tuve que llamar al comandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y decirle: ‘Qué pena general. Usted sabía que tenía planes para llegar a Chimoré. ¿Por qué no me está dando el avión?’ Él me respondió: ‘Está ya en golpe desde la mañana’.


“Hubo problemas en Challapata, de Potosí, Oruro. Ahí hubo un enfrentamiento en términos de campesinos. Yo vi, en canales de televisión, aviones chinos sobrevolando. Entonces, llamé al comandante de la FAB: ‘¿Comandante, quién le ordenó sacar esos aviones? Usted solamente puede usar esos aviones o el armamento con orden del capitán general de las fuerzas armadas’.


“Habíamos retirado el armamento de la Casa Grande del Pueblo. Hablé con los militares patriotas. Ni el jefe de casa ni el comandante del ejército se comunicaron. Las Fuerzas Armadas pidieron mi renuncia, no el último día del golpe de Estado, sino desde antes.


“Como sea, ese día salí. El comandante de la fuerza dijo: ‘No, usted puede usar el avión de la presidencia’. Apenas salimos. Aterrizamos, como siempre, en Chimoré. Cuando el avión paró, miré. Estábamos en la terminal militar y no en la comercial. Llamo al piloto y le digo: ‘¿Qué pasó? Cierre la puerta. Vamos a la terminal comercial’. Estaba cerrándola y ahí vi, 10, 15 carros a toda velocidad por la pista. Los dirigentes, las autoridades locales del trópico y la ciudadanía también estaban sorprendidos. Ellos me estaban esperando en la comercial.


“Cuando llegamos, ya no me rindieron parte. Yo no había renunciado todavía. Me informaron que un hangar estaba lleno de militares con uniformes, bien armados. No querían levantar las salidas de seguridad. Pero finalmente las levantaron para retirarnos de la terminal militar. ¿Qué significaba eso? Que ya estaba en el golpe de Estado de los militares. Esa noche renunciamos. Tratamos de darnos seguridad.


“Al día siguiente, el avión de México ya estaba en Perú, temprano, a las 7 u 8 de la mañana. Nos comentaron que no lo dejaron entrar, no le quisieron vender combustible. A las 11, a punto de levantar vuelo, estaba en la frontera y lo hicieron retornar a la pista. Hablamos con el general. Él me dijo: ‘Ningún avión militar puede entrar a Bolivia’. Me causó risa. Le digo: ‘General, ¿usted sabe cuántos aviones militares llegaron a Chimoré en tiempo de gobiernos neoliberales? Hace dos o tres semanas llegó un avión militar de Turquía. Y que me diga que ningún avión militar puede entrar a Bolivia…’ Se quedó callado y me respondió: ‘Como no puede entrar para no tener problemas legales, ¿por qué no viene de Perú un avión civil contratado?’


“Cuando estábamos debatiendo, llega un mensaje vía nuestro embajador ante la OEA, Emilio González, diciendo que Estados Unidos ofrecía un avión para sacarme de Chimoré al lugar que quisiera. Pensé: ‘éste me lleva directamente a Guantánamo o a Estados Unidos’.


“Por fin, el avión mexicano entró en la noche, gracias a las gestiones de Argentina, México, Venezuela y Cuba; de ex presidentes como Zapatero y Samper, de no sé cuantos cancilleres. Debo reconocer al presidente de Paraguay. Entró también gracias a que ese día estaban ahí concentrados más de 10 mil compañeros. Sin los 10 mil compañeros y sin esa gestión internacional, no sé qué hubiera pasado.


“Llegó el avión mexicano a las 10 u 11 de la noche. Carreteamos y llegamos a la punta de la pista para levantar vuelo, pero no lo hizo. Se quedó parado 10, 15, 20, 30 minutos. Pasó el comandante de la tripulación y nos dijo: ‘No tenemos permiso para levantar el vuelo’. Nos miramos: ‘¿Qué hacemos? Carretear nuevamente a la terminal comercial’.


“Mis compañeros ya estaban retirándose, pero como no me dejaban salir, otra vez se concentraron en el aeropuerto. Estábamos dentro del avión. El capitán nos dijo: ‘no salgan, acá es como territorio mexicano’.


“‘¿Y ahora qué hacemos?’ –nos preguntamos. Yo ya no podía seguir llamando al comandante de la Fuerza Boliviana. Pero Álvaro lo llamó y le dijo: ‘Comandante, aquí están concentrados más de 10 mil compañeros campesinos. Usted no nos deja salir. Va a arder el aeropuerto. Seguramente nosotros vamos a arder. Sus soldados van a arder. Y va a ser bajo su responsabilidad’. “Salimos otra vez, como a las 11, casi las 12. Había civiles, policías y militares que sospechosamente se movilizaban. Nuestra diputada de la región y nuestros dirigentes tomaron la torre de control aéreo.


“Ayer me entregaron este libro (A la mitad del camino) que cuenta la historia. Me sorprendió. He leído un poco. Cuenta la información de la tripulación de los hermanos mexicanos. Siempre he tenido amistades de gente infiltrada dentro de los opositores. Me informaron que la derecha está arrepentida de no haberme matado en el golpe.”

  • Periodista, investigador y politólogo mexicano

Guatemala: el silencio que mata (Crónicas de una Inquilina)

Por Ilka Oliva Corado* Generacionalmente nos han dicho, desde tiempos post dictaduras que en boca cerrada no entran moscas, de ahí que nos colguemos y seamos tan descarados, porque no se trata del miedo por lo que vivieron nuestros abuelos en las dictaduras, sino de voltear a ver hacia otro lugar cuando la violencia la viven los pueblos originarios que siempre han sido vistos como los mozos al servicio de los mestizos urbanos. Los más apaleados, los empobrecidos, los explotados hasta reventarles el cuero, los asesinados en masa.


Si hay gente que ha sido violentada en la historia latinoamericana son los pueblos originarios, que han sobrevivido a genocidios durante 500 años y sin embargo; su resistencia es superior a cualquier cartón de universidad y calle asfaltada. Han sido traicionados una y otra vez por el mestizo humanista que con su silencio solapa cualquier acto de violencia perpetrado desde el gobierno que, con sus tentáculos de opresión criminaliza cualquier manifestación de denuncia y resistencia que lleven a cabo los pueblos originarios.


Desde el gobierno les quitan el derecho a la educación, a la salud, a una vida integral, los obligan a ser los mozos del terrateniente más rastrero y hasta del mestizo más muerto de hambre que a cambio de una miseria los tiene limpiando sus casas y cuidándoles a sus hijos. Porque son junto a los negros, los últimos de la cola, los que en sus lomos cargan con todos los males de la sociedad inmoral y traicionera que se sienta a sus anchas sobre la dignidad de quienes siguen viendo de frente, aunque les escurra sangre de las sienes y tengan los pies reventados.


Siguen siendo esas manos las que edifican, las que se solidarizan, siguen siendo esos rebozos los que abrigan, siguen siendo esos ojos los que a pesar del llanto vislumbran los amaneceres de lucha y resistencia que jamás un mestizo podrá igualar. Son ellos los que conocen la tierra y sus encantos, la voz de las montañas y la tempestad del mar, son ellos los que saben de la sabiduría de los ríos y de la nobleza de los volcanes. Son ellos quienes conocen la inmensidad de la lluvia y la pureza del pétalo de las flores silvestres.


Nosotros, los mediocres, los arrogantes, los mestizos urbanos, somos la traición, el silencio que mata cuando solapa la violencia gubernamental y volteamos a ver a otro lugar porque la luz que emana desde el corazón de los pueblos originarios obliga a escondernos debajo de las camas, al ser tan diminutos y cobardes ante tantas agallas, resistencia y dignidad de los que llevan más de 500 años luchando.


Los títulos de universidad, el asfalto y el teflón los podemos meter con nosotros debajo de las camas, que no tienen lugar cuando se trata de lucha y entereza, porque para eso tenemos el ejemplo de los maestros de maestros, que sin saber leer ni escribir nos enseñan a defender la tierra y la vida hermanados en solidaridad. Malaya, pero nosotros somos buenos, pero para la traición y para el silencio que mata de igual forma que disparando la metralla, tenemos también las manos manchadas de sangre, porque al final de cuentas en esta sociedad de caretas, nadie puede esconder la cruz de su parroquia.


  • Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de

1979. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de cuatro libros. Ir al inicio

Chile, entre la rebelión popular, las elecciones y una Constituyente descafeinada(Nodal)

Por Marcos Roitman Rosenmann* La rebelión popular de octubre de 2019 marca el punto de inflexión en la política chilena. Su mayor éxito, lograr la convocatoria de un proceso constituyente que hoy se dirime entre el desencanto y la frustración. No olvidemos que el llamamiento fue hecho a regañadientes por los partidos del orden y su nuevo aliado el Frente Amplio, cuya cara es Gabriel Boric.


El 15 de noviembre de 2019 firmaron el pacto por la paz y una nueva Constitución definiendo los límites sobre los cuales podría transitar la nueva Carta Magna. Una redacción capaz de mantener en pie el edificio neoliberal. Para lograrlo, se exigiría una mayoría de dos tercios de los convencionales para dar el visto a cada artículo propuesto. Así, bastaría un tercio de los delegados para rechazar una propuesta rupturista de los principios neoliberales. Las votaciones para la convención arrojaron unos resultados sorprendentes. La derecha obtuvo menos de un tercio de representantes, viéndose la posibilidad de formar consensos progresistas para romper el pacto de la traición.


Pero la ilusión se ha ido al traste. Las alianzas en la convención recompusieron el cuadro. Lo impensable se hizo realidad. Los pactos se reditaron cuando los convencionales votaron su reglamento interno y mantener el quórum de los dos tercios. Así, la derecha, la ex concertación, el Frente Amplio, independientes no neutrales, logran el control real y cierran el paso a una redacción con efectos reales para la ciudadanía. Se podrán reconocer derechos, pero la economía de mercado pondrá límites al gasto público y de paso no permitirá la inversión en sanidad, vivienda, educación.


Por otro lado, ni pensar que los convencionales determinen que las riquezas del país no puedan ser vendidas a extranjeros. Las trasnacionales tendrán carta blanca para explotar los yacimientos de cobre, litio y de paso repatriar sus beneficios vía tratados de libre comercio. La Constituyente camina desoyendo las voces que dieron lugar a la rebelión popular.


La rebelión plantea preguntas que a dos años siguen sin respuesta. La movilización no ha cuajado en un proyecto. La crítica a la corrupción, a los partidos políticos, a la represión del pueblo mapuche, al patriarcado, contra la violencia de género, el cambio climático, la privatización de la educación, la sanidad, la desigualdad social no ha sido suficiente para construir una alternativa; seguramente no era su objetivo.


Pero la protesta, debió ser un punto de partida. Tal vez, las esperanzas se centraron en esa candidatura de independientes a la convención constituyente La Lista del Pueblo. Tuvo 24 constituyentes, hoy no existe. Se disolvió víctima de los males que combatía. El personalismo, la corrupción, la mentira, las malas artes políticas.


Las protestas en estos dos años, han tenido una constante, el grado de violencia con el cual se han empleado las fuerzas armadas y de carabineros contra los manifestantes. La gravedad de sus actuaciones se acrecienta. El uso indiscriminado del material antidisturbios ha significado decenas de muertos, lesiones oculares, violaciones y miles de detenidos. El Estado chileno no ha tenido límites para ejercer la represión.


El mantenimiento del Estado de excepción, la militarización del Wallmapu, la aparición de paramilitares contratados por las empresas madereras para acosar e intimidar al pueblo mapuche, son los síntomas de la degradación y la pérdida de legitimidad del gobierno. A pesar de ello, las protestas se han mantenido en medio de la pandemia. No es sólo Santiago, se desarrollan huelgas, paros de sanitarios, profesores, estudiantes, estibadores, pescadores, movimiento feminista y pueblos originarios. Es en toda su geografía.


La celebración de la rebelión popular busca mantener el sentido que llevó a millones de chilenos a tomar las calles clamando el fin de la Constitución pinochetista y una sociedad más justa. Hoy se suma a lo dicho, la demanda de libertad para los presos políticos detenidos durante la rebelión popular de 2019.


Mientras, el partido del orden y sus nuevos aliados debaten sobre las elecciones presidenciales del 21 de noviembre, cuyos índices de abstención superan 50 por ciento. A pesar de ello, todo parece indicar que Gabriel Boric, candidato de Apruebo Dignidad y miembro del Frente Amplio, ocupará una plaza. Lo que se cuestiona es quién lo acompañará en segunda vuelta. La derecha se divide entre Sichel y el nazifascista José Antonio Kast.


Por otro lado, está la democristiana Yasna Provoste, quien cuenta con apoyos entre las clases medias y sectores empresariales. En esta disyuntiva, es posible que una parte de la derecha apoye a Provoste para una segunda vuelta. En conclusión, a dos años de la rebelión popular, gane quien gane en las presidenciales, Chile seguirá bajo las leyes del mercado, gracias a una nueva Constitución que avalará su argumentario. (*) Académico, sociólogo, analista político y ensayista chileno. Desde 1974, exiliado reside en España

El lazo económico-financiero de Lasso (Tercera Información)

Por Hedelberto López Blanch* Todo hace indicar que el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, por sus errores políticos, económicos y financieros tiene colocada una soga al cuello que de apretarse el lazo, le obligarán a concluir su mandato antes de término como ya ocurrió anteriormente con otros tres mandatarios de esa nación andina.


A solo cinco meses de estrenarse en la presidencia, el millonario Lasso ha tratado de llevar al país por una profunda senda neoliberal y ha cometido errores que al parecer son difíciles de borrar pese a que cuenta con el fuerte apoyo de los medios hegemónicos de comunicación.


Como tenía que cumplir con las obligaciones contraídas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que este organismo le desembolse 802 millones de dólares a fines de octubre y 700 millones en diciembre, mandó a la Asamblea Nacional el proyecto de “Ley Orgánica de Creación de Oportunidades, Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal” con carácter económico-urgente, para poder sortear los últimos meses de 2021.


Craso desatino pues el proyecto enviado el 17 de agosto, le fue devuelto para que corrigiera varios acápites con los cuales el órgano legislativo está en completo desacuerdo.


Lasso que en esos momentos disfrutaba de cierta popularidad por haber realizado con efectividad una campaña masiva contra la Covid-19, amenazaba con llevar a referendo popular la Ley si la Asamblea Nacional no la aprobaba.


Con mucha premura lo reenvió el 24 de septiembre, en plena crisis carcelaria que se saldó con el asesinato de 120 reos y más de 80 heridos, hecho que sobrecogió a la sociedad.


Los principales partidos y movimientos políticos de la Asamblea, emitieron un mensaje en el cual le ratificaron al gobierno que no aprobarían ninguna reforma fiscal, tributaria, económica y laboral en contra de los derechos de los trabajadores.


Los sangrientos hechos en las prisiones de la ciudad de Guayaquil, volvieron a evidenciar los graves conflictos económico-sociales por los que atraviesa Ecuador con alto desempleo, pobreza galopante, falta de oportunidades y concentración de ingreso en las clases adineradas.


Con ese panorama nada halagüeño, estalla en la cara de Lasso la bomba financiera denominada Papeles de Pandora una pesquisa del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) donde aparece el presidente vinculado a 14 sociedades offshore (Paraísos Fiscales) establecidas en Panamá, Estados Unidos y Canadá. En los primeros momentos el mandatario ecuatoriano negó cualquier tipo de relación o beneficio con esas empresas pero al paso de los días se retractó y declaró que tenía algunos intereses fuera del país. Ahora la Asamblea Nacional aprobó una comisión para abrir la investigación la cual determinará el próximo 6 de noviembre si se inicia un juicio político contra el jefe de Estado.


Ya desde el 2017, el diario Página 12 publicó investigaciones en las que destapaba que Lasso estuvo vinculado en la creación de cerca de 49 empresas offshore y a principios de 2021, ese diario reveló que detrás del financiamiento de la campaña presidencial estaban sus numerosas compañías en Paraísos Fiscales y el Banco Guayaquil (donde fue su presidente por 20 años y se mantiene como uno de los principales accionistas).


En esos años se asegura que su fortuna creció inconmensurablemente y en la actualidad se desconoce a cuánto asciende. Pero el siguiente detalle es suficiente: Lasso al tratar de justificar el capital que tiene en el exterior aseguró que pagó en los últimos años 588 millones de dólares solo en impuestos.


Analicemos a grandes rasgos la situación económico-social en el país: la pobreza se sitúa en 35 % y la extrema en 14,2 %; más de 5,6 millones de ecuatorianos sobreviven con menos de 84 dólares al mes. En las zonas rurales alcanza al 47,9 % de las familias. La desnutrición afecta al 26 % de los niños de 0 a 5 años, cifras que aumentan al 40 % en las zonas rurales.


Un estudio de la fundación de investigación Donum asegura que Ecuador ha retrocedido a los parámetros de 2010. Por su parte, el Banco Central añadió que durante la pandemia se han eliminado 532 000 empleos y una pérdida de 12 791 millones de dólares en el sector productivo. La deuda pública pasó al 64 % del PIB con una reserva monetaria que solo representa el 20 % del gasto mensual del gobierno.


Sin importarle esta adversa situación, el mandatario introdujo su propuesta de ley neoliberal la cual intenta crear un régimen laboral alternativo al vigente Código del Trabajo que elimina todos los derechos laborales hasta ahora vigentes para instaurar un régimen de flexibilización laboral absoluta.


En otro acápite se establecen contribuciones temporales a través de imposiciones tributarias básicamente a la clase media que aumentarían las reservas internacionales para garantizar flujos de capital a los bancos privados.


Asimismo se contemplan reformas a varios cuerpos legales de diferentes sectores en los que subyacen la desregulación estatal y la transferencia de capacidades públicas hacia el sector privado.


Pero como la Asamblea Nacional se niega por mayoría a no aceptar esas imposiciones, el millonario presidente ha amenazado con disolver ese órgano parlamentario en un acto antidemocrático y de prepotencia.


Enfrentado a la Asamblea Nacional, envuelto el país en una crisis multifacética, con pérdida de moral ante la evasión de impuestos y pendiente del resultado de la Comisión que determinará si se le celebra juicio político, a lo que se suma su intención de profundizar las medidas neoliberales contra la mayoría del pueblo, Lasso parece estar destinado a seguir el camino de anteriores mandatarios ecuatorianos como Abdalá Bucarán, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez los cuales tuvieron que abandonar el cargo antes de su término.

  • Periodista e investigador cubano